¿LIBERTAD DE INFORMACIÓN EN LA CUBA DE FIDEL CASTRO?

17 de mayo: Día Mundial del Internet

 Los cubanos de a pie

continúan sin acceso a la red de redes

 

 


Firme aquí la petición para

el libre acceso a internet

para todos los cubanos

 

 

Eduardo del Llano:

(cineasta marxista cubano)

Se celebró el Día Internacional de los Derechos Humanos, y hubo un montón de opositores encarcelados por unas horas. Ocurre todos los años: se va haciendo parte del folklore. Lo sé por las noticias que me llegan por correo, pues para la prensa oficial esas cosas simplemente no ocurren. Sigo considerando absurdo y violatorio, precisamente, de los derechos humanos de todos nosotros que acosen y saquen de la circulación, aunque sea por un ratico, a gente pacífica que sale a pedir Libertad y derechos, no que legalicen el KKK. Y que tengamos que enterarnos por rebotes de la prensa extranjera. Ningún periodista cubano debería dormir tranquilo mientras no pueda salir a la calle y reportar hechos como esos  sin esperar a que de arriba le espolvoreen el pienso ideológico correcto”.

 

 

Guillermo Almeyra:

(profesor marxista argentino)

casi toda la prensa cubana (…) niega a los ciudadanos la posibilidad de informarse, pensar y reflexionar(…) y paraliza las iniciativas sociales”.

 

 

Envueltos en la historia oficial

Wendy Guerra

23 de febrero de 2014

 

A mi madre

 

Recuerdo perfectamente a mi madre discutiendo afligida en los pasillos de Radio Ciudad del Mar en la ciudad de Cienfuegos, su disgusto obedecía entonces al hecho de que le permitieran  NO trasmitir  aquella terrible nota de prensa que, sin fundamento alguno, describía esta épica y dramática secuencia: Todos los cubanos que se encontraban en Granada durante los sucesos de 1983 se envolvían juntos en la bandera cubana y se inmolaban por la patria.

 

¿Cuántos cubanos caben dentro de una bandera, de qué tamaño era la bandera y quién vio y permitió aquello sin hacer nada, sin avisar a nadie, con tiempo para redactar un texto en teletipo y enviarlo a La Habana mientras, en la construcción dramatúrgica redactada para informar al pueblo era realmente creíble que todas aquellas personas morían de este operático modo? Recordemos que se trataba de 784 cubanos laborando en un contingente obrero (junto a un grupo de militares) los obreros construían el nuevo aeropuerto cuando los americanos anuncian la toma del aeropuerto de Saint Georges dentro de la Operación Urgent Fury. Ese era el contexto que derivó en Granada a la destitución de Maurice Bishop el 12 de octubre de 1983 y el día 26 de ese mismo mes la 82.ª División aerotransportada de los Estados Unidos tomaba la isla.

 

Mi madre se negaba una y otra vez a trasmitir algo que ninguna agencia de prensa había firmado. La nota simplemente “venía de arriba” y ella estaba obligada a trasmitirla tal cual, punto. Pero no, eso no era profesional y ella pensaba en todos esos nombres y apellidos de la lista, qué sentirían sus familias al escuchar en Cuba sobre la supuesta inmolación, llorarían una muerte que, tal vez, no había sucedido.

 

Mi madre no cedió y fue retirada de su puesto de trabajo. Meses después vimos regresar a muchos de los que aparecían en la lista, especialmente no olvido la imagen del coronel Tortoló en su retorno “triunfal”. La cifra real de la resistencia cubana en Granada fue la siguiente: 24 cubanos muertos y 59 heridos. Pero todo eso se supo luego y la noticia “apócrifa” sí fue trasmitida.

 

A partir de entonces se hicieron famosos en el medio los estigmas “ideológicos” de mi madre, una periodista de provincia que jamás volvió al mundo noticioso, aunque sí le permitieron seguir en la dirección de los programas musicales mientras buscaba trabajo y casa en La Habana.

 

Cuando comenzó este último tramo de la agudización del proceso venezolano yo me encontraba en la ciudad de Barranquilla. Desde allí pude ver varios puntos de vista de esta crisis, dependiendo de las televisoras a las que accediera. Al llegar a Cuba solo tuve un punto de vista, aquel donde (alejadamente)  los “fascistas, antichavistas y oligarcas” quieren cambiar las cosas en Venezuela. No hay matices. Supe que CNN perdió y recuperó la autorización para trasmitir desde Venezuela los hechos en tiempo real.

 

Al hablar en La Habana con algunos colegas de mi madre, compañeros periodistas de la vieja guardia algunos ya retirados, otros no, comprendí que ellos no tenían ninguna duda de que lo que ocurría era un golpe bajo a Maduro, a la izquierda venezolana, al pueblo bolivariano, y vi con claridad que ni en sueños  se plantean la posibilidad contraria o matizada a la historia que oficialmente se nos comunica aquí desde TeleSUR o en los canales de la Televisión Cubana. 

 

Entre los manifestantes en Venezuela existen varias versiones del problema global, puntos muy complejos que dañan a un país hoy fragmentado que atraviesa por este duro enfrentamiento; pero en Cuba, ahora, existe solo una interpretación: La oficial.

 

Me pregunto si luego de 50 años los trabajadores de la prensa cubana están verdaderamente convencidos por no tener otro modo de información, ellos han sido instalados en esta zona de confort sin confort y de ahí no hay quien los mueva. ¿Para qué buscar más allá si se supone que tenemos siempre la razón?

 

Meses sin sueldo, separación del puesto de trabajo, manchas en tu expediente laboral y ninguna posibilidad de movimiento hacia un puesto más confortable es lo que espera si, trabajando en un medio masivo de difusión nacional nos atrevemos a irle a la contraria a la historia oficial.

 

Nadie en este mundo tiene la verdad, es cierto, cada televisora, canal, estación de radio o periódico responde a intereses de un partido, de un patrocinador, de un dueño; pero todos en este mundo debemos aspirar a la posibilidad de pensar por nosotros mismos viajando a uno u otro lado de la verdad, incluso para defender un ángulo que pueda parecer confuso inicialmente, contrario a nuestras convicciones o formaciones.

 

La realidad no depende de nosotros, se destapa ella misma a partir de referentes históricos independientes e inesperados.

 

¿Qué canal no nos manipula? ¿Qué servicio noticioso no responde a intereses particulares que inciden en los ratings y en las subvenciones? El problema es que nuestros canales no tienen espacio para la pluralidad de criterios. Un periodista que en Cuba no esté de acuerdo con el enfoque de las noticias no tiene para dónde irse a defender lo contrario.

 

Un país donde no existen posiciones diversas, informaciones diversas, puntos democráticos divergentes sobre los sucesos internacionales, primordialmente sobre sus propios acontecimientos,  sobre nuestras propias ideas no puede tener una prensa sana, fecunda, verosímil.

 

¿Podemos o debemos, estamos obligados a creer en una sola arista de la historia?

 

¿Le creen a la televisión cubana en el resto del mundo? ¿Por qué muchos cubanos han dejado atrás el ritual de sentarse a leer o ver las noticias en familia? ¿Cómo explicar a tus hijos o nietos la diferencia que hay entre realidad y noticia?

 

¿Será esta una de tantas razones que tienen tantos jóvenes para salir hoy a las calles a exigir un protagonismo más allá de la historia oficial venezolana?

 

Si estoy equivocada ha de ser porque no tengo toda la información aquí conmigo, y ese es un buen ejemplo de lo que nos ocurre en este lado del mundo.

 

En marzo se cumplen 10 años de la muerte de mi madre, el tiempo pasa velozmente, pero aun la prensa cubana sigue envuelta en aquella bandera imaginaria en una inmolación perpetua.

 

 

 

Cuba, territorio libre de internet

para el cubano de a pie

 

OFFLINE,

documental dirigido

por la joven realizadora Yaima Pardo,

sobre la falta de internet

para el cubano de a pie

 

 

El régimen elimina Google en la red Infomed, argumentando poco ancho de banda

Redes.cu

Documental sobre cómo

algunos jóvenes acceden a internet desde Cuba

Para comprender por qué en la Cuba de los hermanos Castro la inmensa mayoría del pueblo no tiene acceso a internet, véase aquí


La selectividad política con que

el régimen castrista trata el acceso a internet

actúa de muro de contención

para la auténtica sociedad del conocimiento

Tarjeta de internet en Cuba a 4,50 CUC (5,00 USD)

Aunque el régimen anunció que a partir del 4 de junio de 2013 “se ampliará el servicio público de acceso a Internet a través de 118 salas de navegación en todo el país (…)”, de hecho lo que puso al servicio público fue una intranetel Gran Hermano determina qué se puede ver-, a 4,5 dólares la hora.

 

O sea, que cuatro horas de conexión a esa intranet representan el equivalente al salario promedio mensual.

 

Más de 70 millones de dólares

para poner en línea 334 computadoras

 

En las nuevas salas, los usuarios son vigilados por la Seguridad del Estado. La clave para ello descansa en el centro de operaciones —el portal gubernamental Nauta— y fundamentalmente, en la exigencia de autentificación de los usuarios. Adiós privacidad, adiós contraseñas.

 

El internet tal como se conoce en el extranjero es impensable en Cuba. Implicaría una fuente de información fuera del control oficial; los que nacimos allí sabemos que ese más que ningún otro es el principal tabú de la tiranía de los hermanos Castro, porque esa sería su terminación.

Cubanos de a pie haciendo cola

en un centro con acceso a intranet

Cómo twittear por SMS

Yoani Sánchez

Cómo enviar imágenes

desde un celular sin acceso a internet

Yoani Sánchez

Papel de los periódicos en la República

José Martí

1875

 

   “Y corría anteayer un rumor doloroso, desvanecido hoy, por fortuna, con justísimo contento de los que estiman el decoro de la libertad. En el seno de las instituciones libres, donde es el primer derecho del hombre conocerse y serlo, toda libertad racional está garantizada por sí misma, toda idea justa lleva en sí misma su realización. Es entre nosotros, mal que pese a los que holgaran de que se les diese el bello derecho de las víctimas, enteramente libre la manifestación de los pensamientos por la prensa.” [1]

 

   “Abierta está la prensa; libre es, y así acaba de ejercerse, el derecho de acusación a los actos del gobierno: libre el derecho de reunir al pueblo y explicarle forma mejor que la actual para desenvolver sus derechos y asegurar y afirmar su prosperidad y ventura nacientes. ¿Por qué ha de acudirse a medios que manchan con sangre, cuando no se han empleado los medios que ilustran con el derecho? ¿Por qué ha de venir la revolución que mata hombres, cuando no se ha empleado la revolución que brota ideas? ¡Así serían acreedores al reconocimiento de la patria los que en su primera era de paz la detienen, la ensangrientan y la perturban?” [2]

 

   “No es el oficio de la prensa periódica informar ligera y frívolamente sobre los hechos que acaecen, o censurarlos con mayor suma de afecto o de adhesión. Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; tócale examinar los conflictos, no irritarlos con un juicio apasionado; no encarnizarlos con un alarde de adhesión tal vez extemporánea, tócale proponer soluciones, madurarlas y hacerlas fáciles, someterlas a consulta y reformarlas según ella; tócale, en fin, establecer y fundamentar enseñanzas, si pretende que el país la respete, y que conforme a sus servicios y merecimientos, la proteja y la honre.

 

   Tiene la prensa periódica altísimas misiones; es la una explicar en la paz, y en la lucha fortalecer y aconsejar; es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras, facilitar así la obra a la administración que rige, y ya que tantas graves cuestiones preocupan en una nación que asciende de una situación vacilante y anómala, a la de tierra dueña y libre, ayude la prensa periódica a los que gobiernan, señalando y presentando estudiadas las cuestiones que han menester más seria y urgente reforma. La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo.” [3]

 

   “La prensa está haciendo algo digno de ella: el país pregunta a sus hombres inteligentes por qué se muere de miseria sobre su tierra riquísima, por qué la industria extranjera vive en México mejor que la industria mexicana: escritores jóvenes y entusiastas toman a su cargo la respuesta, y de aquí ha nacido una polémica notable, que, aunque no tuviera otro buen resultado, tendría el muy importante de haber ocupado notablemente la inteligencia de nuestros escritores. Hace a la larga daño hablar incesantemente de cosas vanas y fútiles. Se siente uno mejor cuando ha dicho sinceramente un pensamiento que cree útil. Esta satisfacción del bien obrar, cabe a los que briosamente han empeñado en la prensa de la capital esta cuestión.” [4]

 

1884

 

   “Hay en los Estados Unidos la excelente costumbre de dirigirse a los periódicos pidiendo consejo para alguna situación difícil, guía para alguna carrera, respuesta para alguna duda.- Supónese, con razón, que en una redacción de periódico concurren aptitudes varias y supremas, como que en las redacciones de periódicos es donde hierve ahora el genio, que antes hervía en cortes, en conventos y en campos de batalla. Y los periódicos, los mercantiles y los científicos sobre todo, responden a los solicitantes, ya en las columnas de la publicación, cuando la respuesta puede ser de interés general, ya en carta privada que suele ahorrar gran trabajo, poner en buen camino y servir de mucho al preguntador.” [5]

 

1892

 

   “Una es la prensa, y mayor su libertad, cuando en la república segura se contiende, sin más escudo que ella, por defender las libertades de los que las invocan para violarlas, de los que hacen de ellas mercancía, y de los que las persiguen como enemigas de sus privilegios y de su autoridad. Pero la prensa es otra cuando se tiene enfrente el enemigo. Entonces, en voz baja, se pasa la señal. Lo que el enemigo ha de oír, no es más que la voz del ataque.

 

   Eso es Patria en la prensa. Es un soldado. Para el adversario mismo será parco de respuestas, y en vano se le querrá atraer a escaramuzas inútiles porque cada línea de los periódicos de la libertad es indispensable para fundarla: aún el adversario hallará en nosotros más bálsamo que acero. El arma es para herir, y la palabra para curar las heridas. Pero en nuestro campo no reconocemos adversario. Nuestra virtud nos escuda, y nos envolvemos en ella.” [6]

 

s/f

 

   “Que no haya una manifestación de la vida, cuyos diarios accidentes no sorprenda el diarista:- eso es hacer un buen diario.- Decir lo que a todos conviene- y no dejar de decir nada que a alguien pueda convenir. Que todos encuentren en el diario lo que puedan necesitar saber. Y decirlo con un lenguaje especial para cada especie:- escribiendo en todos los géneros, menos en el fastidioso de Bibeau, desdeñando lo inútil y atendiendo siempre lo útil elegantemente.- Que un periódico sea literario no depende de que se vierta en él mucha literatura, sino que se escriba literariamente todo.- El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano, y la espuela en el tacón. Al menor accidente, debe saltar sobre la silla,- sacudir la fusta, y echar a escape el caballo para salir pronto y que nadie llegue antes que él.- Debe, extractando en libros, facilitar su lectura a los pobres de tiempo,- o de voluntad o de dinero.- Hacer asistir a los teatros, como sentados en cómoda butaca, que este efecto hace una alineada y juiciosa revista, a los pobres y a los perezosos. Debe desobedecer los apetitos del bien personal, y atender imparcialmente al bien público.- Debe ser coqueta para seducir, catedrático para explicar, filósofo para mejorar, pilluelo para penetrar, guerrero para combatir.- Debe ser útil, sano, elegante, oportuno, valiente. En cada artículo debe verse la mano enguantada que lo escribe, y los labios sin mancha que lo dictan. No hay cetro mejor que un buen periódico.” [7]

 

Relación de notas.

[1] Artículo en “Revista Universal”. México, 12 de junio de 1875. Tomo 6. Páginas 230 a 231.

[2] Ídem. Página 231.

[3] Artículo en “Revista Universidad de México”. 8 de julio de 1875. Tomo 6. Página 263.

[4] Ídem.. 23 de septiembre de 1875. Tomo 6. Página 334.

[5] Artículo “Los libros que debe estudiar un buen mecánico.” “La América”, Nueva York, mayo de 1884. Tomo 8. Página 399.

[6] Artículo “A nuestra prensa.” De “Patria”. Nueva York, 14 de marzo de 1892. Tomo 1. Páginas 322 a 323.

[7] Apuntes. “Sobre periodismo.” Publicado por primera vez en La Habana, 1929. Tomo 28. Página 513.

 

 

¿Se prohíbe la crítica económica?

Fernando Ravsberg

19 de enero de 2014

 

La censura en la prensa cubana parece volver a tomar fuerza, dos importantes comentaristas económicos fueron sorpresivamente “sacados del aire”. Al colega Ariel Terrero se le apagó la cámara de la TV en el mismo momento en que realizaba una profunda crítica a los resultados económicos del pasado año. Y, poniéndose en la misma sintonía, la radio eliminó el programa semanal del economista Juan Triana, un investigador que recorre el país dando conferencias sobre los cambios que impulsan el gobierno. ¿Será una simple coincidencia o los Defensores de la Fe arremeten con nuevos bríos?

 

 

Se asila exjefa de la sección internacional

del diario Granma

17 de enero de 2014

 

Durante décadas el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, Granma, se ha esforzado por presentar  a Cuba como un país de esfuerzos monumentales, del tipo David contra Goliat; de estar cerca del bienestar utópico y dispuesto a compartir su progreso con otras naciones.

 

Al mismo tiempo ha pintado al resto del mundo sumido en desigualdades, tragedias y  pobreza, en especial su archirrival, EEUU, constantemente descrito como virtual infierno en la Tierra, con un deseo interminable de apoderarse de Cuba.

 

Granma se especializa en ofrecer una imagen del planeta en blanco y negro, con la filosofía del Bien y el Mal, donde los gobiernos aliados del régimen militar cubano no pueden hacer ningún mal y sus enemigos ningún bien.

 

Una de las periodistas encargadas de presentar el resto del mundo a los cubanos fue Aida Calviac Mora, una mujer de 29 años de edad, quien salió de Granma en 2012, donde dirigió su sección internacional por unos 4 años.

 

Calviac dijo que los dirigentes de Cuba y los responsables de los medios de comunicación siguen atrapados en una mentalidad de “fortaleza sitiada”, que va en contra de cualquier intento de periodismo profesional.

 

En su primera comparecencia pública tras arribar a territorio estadounidense, Calviac, de 29 años, fue entrevistada la noche del jueves en el programa El Espejo, que conduce Juan Manuel Cao por America TeVe, en Miami.


La periodista lanzó duras críticas contra el monopolio estatal de los medios de comunicacion en Cuba, y dijo haberse sentido frustrada cuando intentaba proponer coberturas informativas desde una perspectiva propia.
“Uno viene con ideas de abordar temas diferentes y críticos, pero los directores de los medios te dicen que no es conveniente, porque el enemigo puede usarlos en tu contra”, relató la entrevistada.


Atrapados en el pasado


Calviac señaló que los dirigentes del país y de los medios de prensa siguen atrapados en la mentalidad de “fortaleza sitiada” que impide cualquier desempeño profesional, a pesar de los recientes llamados del gobernante Raúl Castro y del vicepresidente primero Miguel Díaz Canel a romper el secretismo y la autocensura informativa.
“Los periodistas hemos tenido que convertir las redes sociales [Facebook y Twitter] en espacios de catarsis para tratar de decir lo que los medios donde trabajamos no nos permiten”, expresó.


Interrogada sobre Lázaro Barredo, destituido el pasado octubre como director de Granma tras ocho años en el cargo, Calviac dijo que “reproducía en el periódico lo mismo que pasaba a nivel de país: el verticalismo y el ordeno-y-mando”.


Calviac dijo que rompió con Granma luego que solicitara un permiso de salida temporal del país y no se lo otorgaran, debido a su responsabilidad en el diario. No precisó la vía de su llegada a Miami, a fines de noviembre, pero todo indica que arribó a través de la frontera mexicana.


Fotos recientes en su perfil de Facebook la muestran en la Ciudad de México, adonde viajó con motivos profesionales.


Fuga incontrolable


Durante su presentación en El Espejo estuvo acompañada por su esposo, el también periodista Abel González Veranes, quien la antecedió en su llegada a Estados Unidos en ocho meses. González Veranes se desempeñaba en Cuba como reportero de la emisora Radio Rebelde. El matrimonio estaba cumpliendo este jueves cuatro años de casados.


La presencia de ambos en Estados Unidos se suma a una larga lista de deserciones, fugas hacia el exterior de jóvenes periodistas de los medios oficiales durante los últimos años.


Calviac cursó estudios preuniversitarios en la Escuela Vocacional Lenin de La Habana. Se graduó de Periodismo por la Universidad de la Habana en 2007 y fue asignada a laborar en Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y principal periódico del país.


En la plantilla de Granma coincidió con su compañera de graduación, Mairelys Cuevas, quien fue jefa de edición de la publicación hasta septiembre de 2012. Cuevas viajó a México invitada a un evento, pero tomó el camino de la frontera para solicitar asilo a las autoridades estadounidenses y desde entonces reside en Miami.

 

A continuación se presenta la primera parte de una entrevista en el programa de televisión donde los invitados son Aida Calviac Mora y su esposo, Abel González Veranes.

Aida Calviac en El Espejo - América TeVé

 

 

Periodistas españoles con casa en Cuba

Yoani Sánchez habla en Google

13 de noviembre de 2013

Aldo quiere Internet para todos los cubanos

Isbel Díaz Torres

4 de marzo de 2014

 

Aldo Menéndez es un artista cubano que salió de la isla en 1991 y radica en España. Desde allá ha organizado la campaña Raúl Castro Ruz: Libre acceso a internet para todos los cubanos. En Cuba fue miembro del Grupo ArteCalle, y en Miami crea el espacio “La Clínica del Arte”. También es autor del libro “La Obra Entornada”, del blog Castor Jabao, y de Castor Jabao Productions.

 

En su reciente visita a la isla, en diciembre pasado, accedió a ofrecer una entrevista para Havana Times, referida al tema de Internet en Cuba.

 

HT: ¿Qué sentido tiene pedir Internet libre, si ya el gobierno abrió las salas de navegación Nauta, para todos los cubanos, sin distinción de filiación política?

 

Aldo: Yo entiendo que esas salas, aún si funcionaran perfectamente (cosa que no es así), no alcanzarían para todas las personas. Además, es obvio que los precios de conexión son una burla al pueblo, porque son la cuarta parte del sueldo medio de un cubano.

 

Por otro lado, hay violaciones de los derechos de las personas, pues tienen que identificarse; están siendo vigiladas las conexiones. Tampoco dan servicio de impresión, tienen incapacitados una serie de teclas y de mecanismos y herramientas para que no puedan descargarse videos, es deliberadamente lento para que toda la comunicación sea limitada. Sé que hay páginas prohibidas.

 

Es una broma para decirle al mundo que sí tenemos Internet. No existe conexión doméstica. La censura a Internet es equivalente a la quema de libros por los nazis, por los estalinistas, en diferentes momentos de la historia.

 

Internet es un lenguaje nuevo. El de aquí es un Internet del siglo pasado que no tiene nada que ver ni con las conexiones, ni con las formas de pensar del surfer actual. Yo trato de explicar a mis amigos cómo 3 gigas de velocidad de conexión personal doméstica te crea un modo de vida totalmente diferente, una velocidad de interacción con la realidad con posibilidades impresionantes, que a Cuba la está dejando atrás.

 

Ciertos ejecutivos de ETECSA han dicho extraoficialmente que para finales de 2014 se pueda comenzar a hacer algo en las conexiones domésticas, pero todo el mundo sabe que no se están haciendo. Además, ya las conexiones de fibra ópticas están caducas, actualmente la tecnología de internet satelital es la que funciona mucho mejor, la que no necesita instalaciones, ni siquiera necesita la intervención del gobierno, solo necesita el permiso para que la gente pueda comprar módems y antenas de este tipo para poderse conectar directamente a los satélites.

 

HT: La blogosfera cubana crece por día ¿no contradice eso tu demanda? ¿Conoces la plataforma de blogs Reflejos o Bloguea? ¿Percibes un crecimiento en este sentido?

 

Aldo: El estallido de los blogs es un paso de avance, pero las páginas personales ya tienen veinte años. Mientras Cuba sale al nivel de los blogs (que son lentos), ya el mundo está en las redes sociales, con características disimiles, sobre todo para ejercer influencia en la realidad social.

 

Si estuviéramos en un país civilizado, esta entrevista la pudiéramos estar transmitiendo por diferentes vías, y no sería una entrevista semisecreta en una casa que está por ser desahuciada. Hay un desfase tecnológico grave.

 

El próximo paso es que haya una tecnología más asequible, y que la gente lo pueda tener en su casa. En Cuba esto ahora lo están viendo desde el punto de vista político y el gobierno, en su temor de perder el poder, es capaz de sacrificarlo todo, sin darse cuenta que la cuestión política es lo de menos; lo más importante es la educación.

 

La aparición de las nuevas tecnologías ha echado abajo toda la estructura y el concepto de educación y de pedagogía clásicas. La información es tal que ya ninguna estructura clásica puede transmitir a un estudiante toda la información que necesita para volverse un ciudadano útil. La educación lineal ya no es posible, ni tampoco una educación para todo el mundo igual. Todos somos diferentes, todos pertenecemos a grupos étnicos, culturales, sociales, diferentes.

 

HT: ¿Cuáles crees que sean los temores del gobierno cubano en esta área?

 

Aldo: Por un lado está el tecnoestrés. De una manera casi humorística diría que Raúl Castro no se conecta, no tiene idea de cómo funciona ese mundo, lo cual es terrible porque no puede (ni para bien ni para mal) entender lo que está pasando.

 

Por otro lado, a lo que uno no entiende le tiene terror. Miedo a la tecnología y miedo a lo que no pueden entender. Solo de ver las posibilidades que tiene la tecnología les entra pánico, pues no durarían en el poder ni cinco minutos.

 

Los que están gobernando no saben nada de economía, no son útiles, realmente ni siquiera políticamente son correctos. Aunque ellos sepan que la información es fundamental, están dispuestos a sacrificar el desarrollo del país con tal de mantenerse en el poder.

 

HT: ¿Eres defensor o detractor de la socialización estatalizada de Internet?

 

Aldo: En la campaña “Libre acceso a Internet para todos los cubanos”, proponemos que en todas las bibliotecas públicas haya computadoras gratis para que la gente se conecte. Países como España tienen wifi gratuito, y las personas pueden sentarse en la escalera, la azotea o el parque, y conectarse a esa red.

 

Eso también lo hay en la mayoría de los parques importantes de las ciudades, en los aeropuertos, en casi todos los organismos públicos, comisarías, sindicatos etc. Esos gobiernos no buscan sacarle el dinero a la gente con Internet. Lo que el gobierno cubano le está vendiendo al pueblo como socialización de internet es otra estafa más. Socializar sería permitir, propiciar el wifi gratuito en las áreas públicas.

 

HT: ¿Dispone el país de los recursos y tecnologías necesarias para la ampliación de ese servicio al sector privado o particular?

 

Aldo: No hace falta ninguna inversión, esto no va por fibra óptica, no hay que hacer cableado ni implementar otras estructuras, ni pagar a personal nuevo. Los satélites están ahí, lo único que hay que hacer es hablar con estas compañías. Es una infraestructura realmente muy barata. El cable de fibra óptica, esos supuestos setenta millones que se gastaron, quedaron obsoletos antes de implementarse, y no funciona o no dejan que funcione.

 

HT: ¿Quieren todos los cubanos Internet?

 

Aldo: Esa es una pregunta muy triste porque cuando tú no conoces una cosa, crees que no la necesitas. Como el noventa por ciento de los cubanos vive en los años ochenta del siglo veinte, no ven la necesidad real de Internet, pues no lo conocen. No entienden que también se pueden ganar la vida a través de internet. No es solo el acceso a la información, es también el acceso a la educación, a la actualización, a la independencia económica y al desarrollo profesional. Es prácticamente todo.

 

HT: ¿No sientes que te pones en el mismo lugar del Estado, que “sabe” lo que necesita la gente?

 

Aldo: Nunca lo había mirado desde ese punto de vista. Es obvio que hay cierto paternalismo cuando se intenta ayudar a que la gente entienda y descubra ciertas cosas. Pero es para mí un paternalismo benigno, comparado con el paternalismo impositivo de prohibir.

 

Yo no pretendo que los cubanos accedan a determinada información ni a determinada ideología, sino que accedan a la información general y puedan tener su propia opinión y generar sus propias posibilidades.

 

Mi campaña no es ideológica. No trato de meterles una idea en la cabeza a los cubanos. Es sencillamente pedirle a Raúl Castro que permita que los cubanos puedan tener acceso libremente sin censura y sin limitaciones tecnológicas.

 

HT: ¿Puedes hablarnos de esa campaña?

 

Aldo: Su propio nombre lo dice todo: Campaña Raúl Castro Ruz: Libre acceso a internet para todos los cubanos. Casi todas las firmas que he recogido han sido en el exilio o fuera de Cuba: argentinos, checos, rusos, gente de todas partes.

 

La campaña inició el cuatro de abril de 2013, y es ahora que la traigo a Cuba. La experiencia ha sido tragicómica: que se haga una campaña para que los cubanos tengan acceso a Internet y que los cubanos no puedan firmar porque no tienen acceso… es como un círculo vicioso. La única manera es volver a lo analógico, papel escrito, y pasarlo a la primitiva totalmente.

 

HT: ¿Cómo van las estadísticas?

 

Aldo: Van mal, la gente más solidaria son los anglosajones, después europeos, y en último lugar los latinos, y en súper último lugar los cubanos. En el exilio hay una gran apatía hacia todo este tema porque el cubano del exilio no está curado del todo. Miami es una ciudad archiconservadora donde viven detenidos en el tiempo, no por la tecnología, sino por la nostalgia y por el trauma del propio exilio. Esas personas tienen una mentalidad muy anticuada, y no ven la necesidad de Internet para la democratización o para los cambios en Cuba.

 

En la primera presentación de la campaña (en Cuba) se consiguieron veinte firmas. Luego han ido creciendo. Otra oportunidad muy buena hubiese sido el día de los Derechos Humanos en Estado de SATS, donde estaba invitado como panelista, pero el MININT me detuvo durante 27 horas para que no pudiera asistir. En total vamos por más de dos mil firmas.

 

HT: ¿Qué pasaría si Cuba tuviera mañana ese “libre acceso a Internet para todos los cubanos”?

 

Aldo: Todos los cubanos escribirían a sus familiares fuera para que les compren módems y antenas para poderse conectar. Pocos días después comenzarían a florecer redes particulares, que ya existen pero florecerían más, y no serían clandestinas.

 

A raíz de eso puede suceder lo que el pueblo cubano quiera. Va a haber de todo: unos primeros días de un consumo generalizado de pornografía (porque siempre ocurre), y de música. Habría cambios culturales brutales en todas las artes.

 

Comenzaría a florecer un periodismo independiente tremendo. Los propios periódicos oficiales y los canales de televisión cambiarían por el acceso a la información real y no solo a las agencias permitidas de prensa.

 

Sería como una explosión en la conciencia, pasar a un estado superior, treinta o cuarenta años de adelanto en unas pocas semanas. Sería una auténtica revolución, para bien y para mal, porque cambios tan intensos pueden desencadenar muchísimas otras cosas, pero en sentido general, sería muy positiva, no como otras.

 

Estoy seguro que aparecerían muchos negocios que no se les han ocurrido a otras personas en el mundo. La curiosidad y la creatividad cubana son únicas.

 

 

Internet y la generación de los blogueros

Sarah Beaulieu*

25 de febrero de 2014

 

Existen actualmente más de un centenar de blogueros en la Isla. Son la prueba de que, aunque el gobierno intenta limitar los cambios en el seno de la sociedad, Cuba está poco a poco entrando en el siglo XXI

 

Hoy en día, la «blogosfera cubana -este espacio digital donde los cubanos pueden expresarse libremente, al amparo de la censura- representa la cuarta fuente de información sobre el país, después de los medios oficiales, de la prensa alternativa y de los corresponsales extranjeros acreditados en Cuba.

 

Sin embargo, todavía hoy es muy difícil para los cubanos conectarse a la Web y acceder a las páginas publicadas por esta nueva generación de blogueros. Además, el gobierno controla estrictamente todo lo relacionado con las conexiones y los contenidos considerados como subversivos. Desde su aparición en la Isla, Internet fue efectivamente víctima de una fuerte censura y es tan vigilado como la prensa escrita, la radio y la televisión. El régimen tiene el monopolio de todos los medios de comunicación a través de diferentes ministerios, instituciones y organizaciones.

 

En efecto, Internet apareció en Cuba en 1997 y el mismo año se creó el Centro Nacional de Intercambio Automatizado de Información (CENIAI), que fue el primer proveedor de servicio Web en Cuba. Actualmente, el único proveedor es la empresa ETECSA, que pertenece al gobierno, que controla pues a todas las personas que quieren acceder al servicio. Muy pocas obtienen autorizaciones y éstas pueden ser revocadas. La mayoría de las personas que tienen cuentas de acceso las comparten con amigos y familiares (a veces unos veinte individuos). En un país donde todo se vende o se compra, estas cuentas también se venden en el mercado negro. Al final son decenas de personas las que acceden a Internet mediante una misma autorización de conexión. No obstante, la utilización ilegal de Internet puede costar cinco años de cárcel.

 

En 2008 el gobierno autorizó la compra de ordenadores, de accesorios informáticos y de teléfonos móviles y le permitió a la población acceder a Internet desde los hoteles. Sin embargo no se puede adquirir una computadora sin autorización oficial. Se realiza una discriminación ideológica abierta y una discriminación económica más sutil: una computadora cuesta unos 600 CUC y el salario medio de un cubano es de menos de 20 CUC al mes. Los precios también son prohibitivos en el mercado negro (alrededor de 400 CUC), donde las computadoras se suelen vender por piezas sueltas. Concretamente, muy pocos cubanos tienen una computadora en casa.

 

Además, en Cuba existen dos redes distintas: la red nacional (o intranet) que sólo permite conectarse a sitios gubernamentales, una enciclopedia y documentos educativos, páginas de órganos de prensa oficiales y de diferentes organizaciones culturales y de masas (UNEAC, UPEC, UJC, etc.), blogs oficialistas cubanos, sitios Web pro-revolucionarios y a un servicio de correo electrónico (en «.cu»). La conexión es disponible en cibercafés (Correos de Cuba) y cuesta alrededor de 1 CUC por hora. La red internacional da acceso a la Web mundial, pero ciertas páginas están sometidas a la censura y no se pueden ver desde Cuba. No se puede acceder a portales como Yahoo! o Google a causa del embargo norteamericano. Portales como MSN o Hotmail están censurados desde 2007 y no se pueden abrir desde Cuba. Esta conexión internacional es muy cara: 4,5 CUC en los Correos de Cuba y 6 en los hoteles, o sea casi el tercio del sueldo medio de un cubano. Las tarjetas pre-pagadas que se venden en los hoteles se compran en divisas, una moneda más o menos veinticinco veces más fuerte que el peso cubano en el que se pagan los salarios de los cubanos. Entonces, pocos cubanos pueden utilizar este servicio, demasiado costoso. Una vez más las restricciones son técnicas y económicas y permiten limitar las conexiones y la posibilidad para el pueblo cubano de abrirse al mundo, a la actualidad nacional e internacional cuya mayor parte nunca llega hasta Cuba.

 

El gobierno vigila las conexiones mediante la obligación de conectarse desde puntos de acceso públicos. Cada usuario de un cibercafé tiene que dar sus apellidos y nombre, así como su dirección para poder conectarse. Cada internauta es vigilado y se sabe siempre quién se conectó y cuándo. También se crearon medidas para vigilar el contenido de las conexiones: existen mensajes de alerta que aparecen en la pantalla cuando se inscriben palabras «subversivas» en correos electrónicos o servidores. La página abierta se cierra automáticamente cuando se escriben tales palabras o si estas palabras están inscritas en un e-mail ya recibido. Así, las autoridades impiden a toda persona potencialmente «contrarrevolucionaria» recibir o buscar informaciones no conformes con la ideología oficial. Legalmente, todos los textos puestos en línea por los cubanos tienen que ser controlados y sometidos a censores antes de ser publicados. En efecto, todo documento o texto tiene que ser aprobado por el Registro Nacional de Publicación en Serie (Resolución 59/1999) antes de poder aparecer (o no) en la Web.

 

Con todas esas restricciones, hasta 2011, Cuba era uno de los países del mundo que tenía más retraso en lo que se refiere a Internet. En efecto, la Isla recibía el servicio por satélite puesto que el embargo americano le impide conectarse a la red mundial de cables ópticos. Esto explica la lentitud de las conexiones que demoraban a veces decenas de minutos en cargar una página o una foto. Ese año, Venezuela permitió a Cuba, Trinidad y Tobago, Haití y Jamaica recibir Internet mediante cables de fibra óptica, y así acceder a una red más sofisticada y rápida. En la Isla, sólo el 11,5 % de la población tenía acceso a Internet en 2008 y el 13 % en 2009, o sea menos de 1.500.000 cubanos para una población interior de más de 11.300.000 habitantes. Es el índice más bajo de América Latina. El gobierno justifica estas cifras por la mala conexión antes de la llegada de la fibra óptica hacia la Isla. Sin embargo, la conexión por satélite justifica la lentitud, pero no las restricciones ni la censura. Además, las cifras corresponden al acceso a la intranet cubana y sólo el 2,1% de la población pudo conectarse a la Web mundial en 2008[1]. En 2012, 2.700.000 cubanos pudieron conectarse a la Web (mundial, pero sobre todo nacional) y en 2013 más de 100.000 abrieron una cuenta Internet en los nuevos espacios públicos de navegación creados a mediados de ese año, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

 

No obstante, a pesar de los precios prohibitivos, la llegada de Internet a Cuba ofreció a los cubanos nuevos medios de expresión y de comunicación. Muchos jóvenes encontraron en los blogs nuevas vías para expresar sus dudas y sueños, sus observaciones y sus miedos. Empezaron a publicar textos en línea y permitieron al mundo acceder a las interrogaciones y las constataciones de cubanos que no reflejan siempre las imágenes vinculadas por los medios oficiales. Los blogs independientes ilustran en su mayoría el desfase que existe entre la visión de la sociedad transmitida por el gobierno y la realidad a la que están confrontados muchos cubanos. Generalmente, no son blogs políticos ni partidarios, sólo representan una especie de cuaderno de bitácora de temas (personales o de actualidad) que inspiran a hombres y mujeres a diario y ofrecen una ventana abierta hacia una realidad cubana que poco se conoce en el exterior de la Isla. Estas bitácoras permiten también a los (pocos) cubanos que pueden leerlas ver que personas como ellos intentan hacer evolucionar -quizás cambiar- el sistema en el que viven y que les parece cada día más incoherente. Generalmente los blogueros tratan de mantener una distancia tanto con el régimen, como con la disidencia. Aunque muchos emiten críticas hacia el sistema y ofrecen otra cara de la realidad, muchos no se definen como opositores: sólo piden cambios y dinamismo por parte del gobierno. Son blogueros independientes -en la medida en que se expresan libremente, sin estar sometidos a ninguna censura gubernamental-, no opositores al gobierno. Sin embargo, representan otra vía, otras voces cubanas que poco a poco salen de la inercia.

 

Los primeros blogs independientes aparecieron en 2007. La mayoría de las personas que publicaban artículos críticos respecto al funcionamiento de la sociedad cubana, utilizaban seudónimos. Con el tiempo, algunos empezaron a firmar sus artículos con su nombre, a iniciativa de Yoani Sánchez, la famosa bloguera que abrió su blog «Generación Y» en abril de 2007. Según Manuel Vázquez Portal existe un estrecho vínculo entre el periodismo libre y la nueva generación de blogueros. Efectivamente, éstos son la prolongación moderna, callejera de los periodistas independientes. Esta evolución se hizo a raíz de la llegada de Internet hacia ciertos ciudadanos cubanos que deseaban compartir sus reflexiones. Hoy no sólo los periodistas y la oposición denuncian la otra cara de la realidad socialista, sino también los cubanos de a pie. Los blogueros proceden de diferentes profesiones: son profesores, estudiantes, artistas o fotógrafos. La mayor parte de ellos viven en La Habana, donde es más fácil acceder a la Web que en las provincias. Los primeros en publicar textos se conectaban en los Correos de Cuba o en universidades, y a partir de 2008 empezaron a ir a los hoteles para acceder a Internet. Ciertas embajadas abren también sus puertas a los blogueros, pero muchos se niegan a aceptar la oferta porque no quieren que sea interpretado como una vinculación con la oposición. Los blogueros que tienen un ordenador en casa escriben sus textos en su computadora y los graban en memorias flash antes de ponerlos en línea desde Correos u hoteles. La mayoría de ellos envía los artículos por e-mail a personas que viven fuera de la Isla y que luego los cuelgan en Internet.

 

Todos los blogs cubanos son accesibles a los internautas que viven en la Isla. El gobierno no los censura. Sin embargo, como muy pocos ciudadanos tienen la posibilidad de conectarse, las autoridades saben que, de momento, los blogs no tienen un impacto demasiado importante en la población para representar una amenaza real. La presión ejercida por la comunidad internacional desde la adopción de la Posición Común Europea y la Primavera Negra tiene también sus efectos. El régimen sabe que si quiere salir del callejón sin salida económico en el que está, no puede permitirse nuevos arrestos masivos y nuevas sanciones. En efecto, hoy en día, algunos blogueros gozan de cierta fama internacional puesto que la gran mayoría de sus lectores no vive en Cuba. Sin embargo, algunos son víctimas de cierto acoso por parte de la policía política o de organizaciones de masas: el objetivo es conducirles a abandonar sus actividades, frenar el desarrollo del fenómeno y detener lo más posible la apertura de Cuba hacia el resto del mundo. Viven con una espada de Damocles encima porque la publicación digital de un artículo juzgado «contrarrevolucionario» puede conducir a una pena de veinte años de privación de libertad. El gobierno, para no dejarse adelantar por las nuevas tecnologías, incitó a la creación de páginas personales de cubanos revolucionarios. Entonces, muchos periodistas oficiales publican también en blogs personales. Internet se volvió el nuevo caballo de batalla de las autoridades.

 

A pesar de todo, existen actualmente más de un centenar de blogueros a través de la Isla: son la prueba de que, aunque el gobierno intenta limitar los cambios en el seno de la sociedad, Cuba está poco a poco entrando en el siglo XXI. Entre los más destacados podemos citar: Yoani Sánchez que escribe en «Generación Y», Reinaldo Escobar que publica sus artículos en «Desde aquí», y Caudia Cadelo, que alimentó con sus reflexiones una página titulada «Octavo Cerco» hasta 2011. Los recorridos de estos tres blogueros alternativos pertenecientes a tres generaciones diferentes son bastante distintos:

 

  • Yoani Sánchez, procedente del medio universitario se desilusionó del sistema de manera progresiva a partir de finales de la década del noventa, al ver el estricto control ejercido por las autoridades revolucionarias en el seno de la Universidad cubana. Tuvo además la posibilidad de vivir unos años en Suiza y de conocer lo que es la realidad fuera de Cuba. Cuando regresó a la Isla ya no creía más en el modelo revolucionario y empezó a fomentar actividades culturales alternativas antes de crear su blog en 2007 y la Academia Blogger en 2009.

 

  • La trayectoria de Reinaldo Escobar se parece a la de los periodistas independientes de la primera generación, ya que fue primero periodista oficial antes de entrar en disidencia a finales de los años ochenta (poco antes del Periodo Especial, en momentos en que el modelo revolucionario empezaba a entrar en crisis) y de integrarse a la prensa independiente. En 2007 creó su propia página Internet para poder difundir sus producciones periodísticas.

 

  • Por su parte, Claudia Cadelo, la más joven, perdió sus ilusiones revolucionarias al principio de la adolescencia, en pleno Periodo Especial. Pero hasta 2008 no sabía que existía en el país un movimiento disidente, lo que ilustra la división social que existe en Cuba y la casi impermeabilidad de los dos ámbitos, ya que el régimen hace todo lo posible para esconder la existencia de la oposición interna y silenciarla. Rápidamente Claudia Cadelo decidió abrir una bitácora digital para poder compartir sus dudas y sus miedos, su visión de la realidad cubana.

 

Estas trayectorias diferentes y variadas ilustran la diversidad que existe en el seno del movimiento bloguero. Cubanos de edades y horizontes distintos alzan hoy su voz para tratar de sus experiencias y de SU Cuba. Ningún estrato social escapa a la desilusión y, si muchos proceden del medio intelectual o cultural y fueron antes revolucionarios antes de distanciarse del sistema, no existen «paradigmas» de blogueros. El único punto en común que todos comparten es la voluntad de escribir sobre la otra Cuba, la que se esconde detrás de las consignas revolucionarias y de las informaciones oficiales.

 

* Sarah Beaulieu es una estudiante francesa que realiza un Doctorado de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Granada. Este trabajo forma parte de su tesis doctoral, Política cultural y periodismo en Cuba: trayectorias cruzadas de la prensa oficial y de los medios independientes (1956-2013).


[1] Comisión Interamericana de Derechos Humanos: «Informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 2009», Capítulo IV - Cuba, cidh.oas.org, 2010. http://www.cidh.oas.org/annualrep/2009sp/cap.4Cuba.09.sp.htm

 

 

 

El segundo desembarco del Granma

Eugenio Yánez

16 de enero de 2014

 

La solución correcta al problema equivocado

 

El yate Granma en 1956, más que desembarcar en Las Coloradas, naufragó, aunque la propaganda edulcoró la aventura para convertir el delirio en epopeya.

 

Ahora, en el 2014, otro Granma, órgano oficial del Partido Comunista cubano, tras un absurdo periplo de más de 48 años por el limbo conceptual, pretende desembarcar en la realidad económica cubana y lanzarse contra la ineficiencia, haciendo énfasis nada menos que en la agricultura. Dice el periódico:

 

“Como diría el célebre Sherlock Holmes: ¡Elemental, amigo Watson! Ningún negocio, establecimiento, entidad o timbiriche se crea para generar pérdidas. De ser así, su dueño no dudaría un segundo en cerrarlo o en transformar el perfil productivo o comercial para buscar la imprescindible solvencia económica. A pesar de constituir tal aseveración una verdad irrebatible, clara y evidente, ha costado mucho trabajo hacerla parte consustancial de la gestión empresarial, enmarañada en viejas prácticas con resultados casi siempre cuestionables en materia de eficiencia y rentabilidad”.

 

Naturalmente, siempre es mejor tarde que nunca, pero Granma no ha radicado en Saturno o Júpiter en las últimas décadas para “desembarcar” ahora en La Habana, y ha sido cómplice de quienes impusieron esas “viejas prácticas con resultados casi siempre cuestionables”. No pueden desconocerse las oportunidades sobre ese tema que el diario desperdició durante casi medio siglo al servicio del poder y no de la información: en la década de los sesenta, ante la polémica entre autofinanciamiento y financiamiento presupuestario, apoyó “el espíritu del Che” y pisoteó la eficiencia en la economía. En la de los setenta, cuando el primer congreso del Partido llamó a un nuevo sistema de dirección de la economía, Granma apoyó la retranca encabezada por Fidel Castro, que terminó en el llamado proceso de rectificación de errores y la antológica frase fidelista, casi 30 años después de haber comenzado, de que “ahora si vamos a construir el socialismo”.

 

¿A qué Granma creer? Uno de ellos, en diciembre de 1986, destacaba estas “visionarias” palabras de Fidel Castro a militantes del Partido: “Si no hay la competencia, si es imposible la motivación que tiene el propietario en la sociedad capitalista para defender sus intereses personales, ¿qué es lo que puede sustituir eso? Únicamente el sentido de la responsabilidad del cuadro, de los hombres, no solo ya del colectivo, por el papel que desempeñan los cuadros; ese hombre que está allí tiene que ser un comunista”.

 

O quizás sería mejor creer a otro Granma, el de enero del 2014 que señala: “Se trata de vincular los ingresos a los resultados que se obtengan, elevar la productividad, diversificar la producción y los servicios, incrementar los rendimientos, y buscar nuevas alternativas y variantes para desplegar al máximo las potencialidades de cada entidad”.

 

Naturalmente, quienes analizan estos asuntos con profundidad se dan cuenta que se está produciendo una transformación sustancial del paradigma “revolucionario” con esas posiciones que asume ahora el periódico del Partido, no porque desee hacerlo sino porque ha recibido la orden para ello, como parte del montaje del post-castrismo que se lleva a cabo para garantizar la tranquilidad de los sucesores. Por su parte, los abundantes camaleones ideológicos dirán que las aparentes diferencias de políticas de un momento histórico a otro solamente expresan la aplicación creativa de la dialéctica marxista, mientras que los ignorantes, como siempre, continuarán rebuznando.

 

Granma no ofrece periodismo profesional, sino la más pedestre y aburrida propaganda política, y sus periodistas no son tal, sino simples funcionarios del aparato partidista, de quienes no se espera que piensen ni escriban brillantemente, sino que contribuyan diariamente a la “educación política” de los cubanos, es decir, a su embrutecimiento sistemático. Así nació, así ha sido su existencia, y así será hasta el día que, afortunadamente, ya no circule más.

 

En los temas económicos, como en todos los demás, Granma siempre ha vivido de espaldas a la realidad y como apologista de las causas más espurias al servicio de la tiranía, tanto en temas nacionales como internacionales. Aunque no mienta escandalosamente, su presentación parcializada, tendenciosa e incompleta de las realidades confunde a sus lectores, transmitiéndoles continuamente información distorsionada. Puede apostarse, por ejemplo, contra los defensores de cifras e índices para todo, que Granma no dirá nunca que Cuba acaba de quedar en el penúltimo lugar mundial del Índice de Libertad Económica 2014, solamente por encima de Corea del Norte. Y en el poco probable caso que el periódico hiciera referencia al tema, lo haría descalificando a la institución que realizó la clasificación.

 

Para que algún día se pueda ver una supuesta diferencia de las posiciones y la conducta actual del periódico con su ignominioso currículum de casi medio siglo, hace falta mucho más que una solitaria golondrina pretendiendo hacer verano con un artículo de 586 palabras, escrito por encargo, como el que apareció en ese diario el lunes, bajo el título de “El pesado lastre de las pérdidas económicas”.

 

Porque el verdadero lastre, y muy pesado, más que las pérdidas económicas que se mencionan ahora, aunque existían desde hace más de medio siglo mientras Granma las ignoraba olímpicamente, radica en la tendencia distorsionadora de la realidad que caracteriza al órgano del partido comunista y a toda la prensa oficialista cubana, magnífico ejemplo de lo que es la prensa cuando existe un Ministerio de La Verdad orwelliano, que en Cuba se llama Departamento Ideológico del Partido.

 

De manera que, con este segundo desembarco del Granma, pretendiendo adivinar en el campo de la economía la respuesta correcta para el problema equivocado, no puede esperarse otra cosa que otro naufragio en Las Coloradas, agravado con el subsiguiente desastre de Alegría de Pío y la desenfrenada carrera de Fidel Castro —una vez más— abandonando a los suyos para salvar el pellejo.

 

 

Cuando el Granma regurgita

Haroldo Dilla Alfonso

18 de noviembre de 2013

 

Aplaudido por algunos, un artículo reciente de Granma no implica novedad sustancial ni en lo que dice, ni en como lo dice

 

Yo estoy entre quienes quisieran ver en mi país pasos positivos que permitan a la sociedad cubana rebasar el agujero en que se encuentra, y disminuyan los sufrimientos cotidianos de los cubanos comunes. Y creo que, aunque muy tímidos y no menos fragmentados, hay acciones que merecen considerarse, y sobre todo no-acciones (es decir omisiones de políticas) que también indican el final de una época. Y todo eso es, de alguna manera, bueno.

 

Pero francamente me aturden los analistas que hurgan entre los escombros de la política cubana a ver si descubren finalmente un indicio de transición que les permita palmotear hasta el agotamiento. Y esto acaba de pasar con un artículo de Granma —firmado por su subdirector— que explica las razones de la prohibición de los cines caseros y los timbiriches de venta de ropas. Y en el que los “transitólogos” criollos han ido descubriendo saltos hacia adelante, hechos insólitos y una muestra innegable que, como decía Galileo, a pesar de todo, se mueve.

 

En realidad el artículo de Granma solo es llamativo cuando lo comparamos con el registro histórico de este periódico —uno de los más soporíferos del mundo— pero no hay en él nada sustancialmente nuevo. Por un lado, reafirma la decisión de cerrar los cines y los timbiriches. Por otro, usa una información que nadie sabe de donde salió para mostrar una opinión pública que en lo básico aprueba la medida y solo discute matices de aplicación. Luego, con el estilo empalagoso de los artículos de Granma (¿por qué todos los artículos tienen el mismo estilo de damas ofendidas pero comedidas?) reafirma que no hubo equivocación, pero que la Revolución —magnánima— pudiera reconsiderar algunas cosas. Y finalmente deja claro que lo más importante es “el interés superior de toda la ciudadanía en preservar la legalidad y el orden” (sic).

 

Realmente el problema principal que aquí se discute es cual será el rol de la actividad privada nacional, cuya primera dificultad es que sus actividades aparecen autorizadas una a una. Todo un problema para una sociedad donde hay tantas necesidades productivas y de servicios, y donde al mismo tiempo hay tanta imaginación y energías en una población deseosa de salir del estado de postración en que se encuentra. Y aunque lo razonable hubiera sido sencillamente prohibir lo inaceptable y dejar el resto del campo libre a las iniciativas, ello hubiera ido a contrapelo de como se regula el sistema cubano, prohibiendo todo lo que no está expresamente autorizado. Esa es la clave de la ley y el orden que el articulista reclama como “interés superior”.

 

Cuando esta contradicción entre lo que el mercado reclama y lo que se puede hacer se resuelve a pequeña escala y en temas inocuos, se dejan pasar las transgresiones, y solo implican algunas moneditas para los inspectores estatales. Pero cuando no es así, llegan los conflictos sonados, las algarabías sobre la disciplina social, las regurgitaciones del Granma y los aplausos de quienes gustan saludar las maromas antes de que el maromero las haga.

 

Ello ha pasado, por ejemplo, en el caso de las ventas de ropa, y en particular de ropa usada. Ese es un negocio multimillonario en nuestro continente. En RD, por ejemplo, existen maquilas dedicadas a importar las pacas de tejidos de segunda mano, reorganizarlas y revenderlas. No son, como se imaginan algunos, panaceas comunitarias, sino negocios donde corre mucho dinero, pero que tiene dos virtudes: emplean a mucha gente, sobre todo mujeres, y abaratan los costos de la canasta familiar.

 

Pero este negocio sustrae una extensa clientela a las tiendas estatales en divisas —caras y regularmente con pésimas ofertas— y con ello limita una de las áreas en las que la burguesía verde olivo cubana está haciendo su acumulación. Y ese es un límite entendible de la vocación aperturista de la élite. Un supuesto comentario de un lector, reproducido por Granma, se explica por sí solo:

 

“¿cuántos millones de dólares se fugan del país por esas compras que después no se revierten en la población, porque de dónde salen los dólares para comprar en el exterior. Cambian aquí CUC por USD y se los llevan a otro país para comprar, o sea, eso es fuga de capitales”.

 

Y por supuesto que pueden ser millones. Pero lo que el supuesto lector de Granma olvida es que ese dinero no pertenece al Estado cubano, sino a otras personas, que seguramente lo proviene de Miami, que repercute positivamente en términos de empleos e ingresos, y que no se fuga como valor, porque regresa en tejidos, aunque con toda seguridad sí se fuga de los bolsillos de los aguerridos burócratas-haciéndose-burguesía. Reconocer que hay dinero legítimo que pertenece a otros y circula por canales diferentes a los del estado, es una cuestión cardinal para que cualquier reforma de mercado funcione.

 

El tema de los cines particulares es otro. El subdirector de Granma lo explicaba muy claramente: “impedir la promoción de códigos ajenos a nuestros principios y valores como sociedad”. Y como sabemos que la televisión cubana está llena de películas con lo peor de la producción hollywoodense —bombazos, zombis, carreras de carros, asesinos descuartizadores, violencia, consumismo— entonces habría que concluir que los códigos no están referidos a la inmensidad de lo ético, sino a los pasillos estrechos de la política. Pues si peligrosos para el sistema son los hábiles comerciantes compitiendo con las faraónicas TRDs, no lo es menos la proliferación de salas de cine en libertad para exhibir ideologías adversas.

 

En resumen, quien sea feliz aplaudiendo, que lo haga. Pero me parece que el artículo de Granma no implica novedad sustancial ni en lo que dice, ni en como lo dice: dice poco y dice mal. Al menos que creamos que eso de vomitar en público el resultado de las malas digestiones políticas, sea un signo de renovación.

 


Fuga de capitales, cuando conviene…

René Gómez Manzano

18 de noviembre de 2013

 

El pasado lunes 11 de noviembre, el periodiquito Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, publicó, bajo la firma de Oscar Sánchez Serra, un artículo que aborda las últimas medidas del régimen que han afectado a distintos trabajadores por cuenta propia. Su título: “Preservar la legalidad y el orden: un interés de todos”.

 

Nuestro fin no es discrepar a ultranza del objetivo que enuncia el nombre que acabo de citar. En un plano hipotético, ¿alguien será capaz de impugnar la conveniencia de respetar la ley y mantener el orden? El problema radica en qué contenido concreto se le asigna a ese enunciado teórico por los escribidores castristas; en este caso específico, por Sánchez Serra.

 

Al comienzo de su trabajo, el colega arremete contra “quienes piensan que la nuestra es una sociedad acrítica, que no opina”. Según él, el sistema totalitario —al que él llama “la Revolución”— “nos ha convocado a ejercer el criterio para, entre todos, encontrar las mejores soluciones”.

 

El articulista de Granma emplea su optimismo incombustible para referirse al tema de las medidas adoptadas por el régimen castrista contra determinados trabajadores por cuenta propia, al cual dediqué mi artículo El beso de la muerte, publicado por CubaNet hace una semana. En particular, el colega ataca a los dueños de salas de exhibición y de videojuegos, así como contra los vendedores de confecciones extranjeras y de “artículos varios de uso en el hogar”.

 

Sánchez Serra ridiculiza en este contexto el concepto de “unanimidad”. “Ni asomo de eso hay en el abanico social sobre este tema”, ironiza. Lástima que, unas líneas después, afirme de modo tajante: “Tampoco asoman contradicciones antagónicas”.

 

¡Menos mal que el pudor le aconsejó reconocer la ausencia de opiniones unánimes sobre el tema! ¡Resulta difícil imaginar una contradicción mayor que la existente entre alguien que ha desembolsado miles de dólares para acondicionar una sala de exhibición y los burócratas que, al prohibirle continuar su actividad, lo condenan a perder todo lo invertido!

 

El escribidor castrista se entrega a disquisiciones acerca de si las licencias en las que se amparaban los cuentapropistas afectados contemplaban o no las actividades que venían realizando. Lo que en modo alguno se cuestiona es la retorcida concepción misma que ha primado en este asunto. Ésta consiste no en admitir todas las actividades particulares (quizás con alguna excepción específica), sino —por el contrario— tolerar sólo aquellas que estén previstas de manera expresa en una lista limitada y casuística.

 

Sánchez Serra elogia la “sabiduría inmensa” de uno de los que se pronunció sobre el tema de las ventas de confecciones extranjeras. El opinante se pregunta: “¿Se han puesto a pensar cuántos millones de dólares se fugan del país por esas compras que después no se revierten en la población”.

 

Según las peculiares ideas económicas de ese señor (con las que Sánchez Serra se identifica de lleno), esos comerciantes “cambian aquí CUC por USD y se los llevan a otro país para comprar”. Acto seguido, sentencia de modo terminante: “Eso es fuga de capitales”.

 

Parece que tanto el opinante en cuestión, como el plumífero castrista, no tienen presente algo obvio: ¡Comprar con dólares en el extranjero es justamente lo mismo que hace el régimen cubano cada vez que su Ministerio del Comercio Exterior adquiere artículos en otro país!… ¿Se atreverán a acusarlo también de “fuga de capitales”!

 

Con respecto a las exhibiciones cinematográficas, se refleja que algunos “abogan por la regulación de esos espacios a partir de la política cultural del país” y apoyan “una fiscalización de ellos para impedir la promoción de códigos ajenos a nuestros principios y valores como sociedad”. Aunque impugnan el despojo, respaldan —pues— el establecimiento de una nueva especie de Index Librorum Prohibitorum, sólo que ya no en los tiempos oscurantistas del Medioevo, ¡sino en pleno Siglo XXI!

 

 

Misión imposible: eliminar el secretismo

en la prensa cubana

Eugenio Yánez

7 de noviembre de 2013

 

Los periodistas en Cuba no son profesionales de la información, sino soldados de la orientación revolucionaria y la educación política

 

Una vez más, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel tiene que hacer el ridículo llamando a la prensa oficial a una misión imposible: terminar con el “secretismo” que la caracteriza.

 

El segundo al mando en el Estado y gobierno cubano, a cargo de las cosas menos importantes en el país, dice que en los medios del régimen “debe prevalecer el equilibrio entre lo positivo y lo que no se hace bien, de forma que la prensa pueda contribuir con sus análisis e investigaciones a impulsar la solución del mayor número de problemas”.

 

Correcto solo en la superficie lo que señala el vicepresidente, que no menciona las causas de ese secretismo que impide solucionar problemas. Dijo que ocurre porque “en determinados sectores (…) sus directivos se oponen a dar informaciones de diversos temas”. Como si no hablara de Cuba, sino del planeta Júpiter o de la isla de Tonga.

 

Porque es válido preguntar: si esos directivos, que no son entes abstractos, sino “cuadros” del Estado, gobierno y partido, se oponen a dar información, ¿qué hacen el Estado y el gobierno, de los cuales Díaz-Canel es primer vicepresidente?, ¿qué hace el partido comunista, del cual es miembro de su buró político?

 

¿Cuántos dirigentes del Estado, gobierno o partido han sido “tronados”, demovidos o sancionados por no brindar información oportuna, veraz y completa a la prensa?

 

Como eso nunca ha ocurrido en más de medio siglo, el discurso del vicepresidente queda en pura demagogia: “el debate, el intercambio y la polémica deben estar presentes en la labor cotidiana de cada periodista”. Sin embargo ¿cómo podrían los periodistas debatir, intercambiar o polemizar si no existe información clara y abierta?

 

Si situaciones como esas hubieran ocurrido en la antigua Grecia, jamás hubiéramos sabido de Platón, Aristóteles y Sócrates. Problemas reales requieren soluciones reales, no discursos abstractos ni palabras vacías. Soluciones que no hay, aunque algunos ilusos creyeron que con el congreso de la Unión de Periodistas las cosas cambiarían. Pero la vida sigue igual. O peor.

 

Es significativo algo que la misma prensa que debería luchar contra los malos hábitos que se le señalan no demuestra asimilar: dijo el vicepresidente que “los medios provinciales, fundamentalmente, tienen un trabajo más consolidado en el tratamiento con enfoques críticos del acontecer de sus respectivos territorios”.

 

Interesante. Aunque nadie se pregunta por qué. Simplemente, se acepta que es así porque así lo declaró el orador, y todos felices como lombrices. Y nadie se plantea, por ejemplo, cuál es la responsabilidad del Departamento Ideológico del Partido en esta realidad.

 

Se dice que debe haber debate, intercambio y polémica en la actividad cotidiana de los periodistas. Sin embargo, ante la aplastante realidad de que los medios provinciales y locales, con muchos menos recursos que los nacionales, están más a tono con las realidades de sus territorios que lo que lo están los nacionales con las del país, ningún periodista se pregunta por qué, y mucho menos se atreve a comentar sobre ese tema.

 

Para ser honesto, pienso que nada se resuelve crucificando periodistas oficialistas. Tal vez ni hasta al propio orador, que perdió una maravillosa oportunidad de haberse quedado callado, pero no tuvo más remedio que hablar en Holguín: ese es el precio de una vicepresidencia adjudicada, porque no fueron los votantes cubanos quienes le eligieron.

 

Los periodistas en Cuba no son profesionales de la información, sino soldados de la orientación revolucionaria y la educación política. La prensa de los Castro no existe para informar, opinar o debatir libremente, sino para “educar” a la población de acuerdo a los intereses del partido, sean los famosos lineamientos, los cinco espías, o el “criminal bloqueo”, como actualmente, o como fue en otros tiempos la ofensiva revolucionaria, la zafra de los diez millones, la cantaleta de que la deuda externa era impagable, Ubre Blanca, las microbrigadas, los contingentes, la escuela en el campo, lo de “ahora si vamos a construir el socialismo”, el plátano Microjet, la revolución energética, o cualquier otra cosa que inventaran.

 

Ahora en estos días el partido impone destacar la supuesta aplicación perfecta de los lineamientos surgidos del sexto congreso, las ventajas de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, la lucha contra la carencia de valores morales y cívicos en la sociedad, o la eliminación del secretismo en la prensa. Hasta que surja un nuevo tema. Ya casi no se habla del fraude escolar, que semanas atrás parecía lo único que interesaba destacar. Pero ya pasó el embullo con esa consigna.

 

Para la prensa del régimen siempre harán falta nuevos temas y alborotos. Porque no puede hablar del buque norcoreano capturado en Panamá con armamento procedente de Cuba, del cólera y el dengue, de los bajos salarios, de la corrupción, de los abusivos precios estatales, de las indisciplinas, del aniversario del ridículo militar en Grenada, del mal estado de millones de viviendas, de las arbitrariedades del gobierno, de la represión, del estancamiento de la agricultura, de la falta de productividad, de las arcas vacías del gobierno, de la deuda externa, o de que los cuentapropistas son siempre mucho más efectivos y eficientes que las empresas estatales, en cualquier actividad que compitan.

 

Entonces, si no se puede hablar de temas verdaderamente importantes y trascendentes para el país y para los cubanos, lo más conveniente resulta hablar de otros secundarios y que no le interesan a nadie, como ahora este de pedir públicamente, por enésima vez, terminar con el secretismo en la prensa.

 

Aunque, en privado y en voz baja, se “oriente” que no se vayan a tomar demasiado en serio la consigna, porque si de verdad se hiciera la prensa “revolucionaria” no podría existir.

 

Así que tampoco hay que exagerar.

 

 

Internet en las relaciones Cuba-Estados Unidos

Walfrido López R.

3 de noviembre de 2013

 

NOTA: Ayer sábado 2 de noviembre del 2013 a las 11:00 a.m. fue presentado en un panel de Estado de SATS el primer número de la revista Cuadernos para la Transición. En ella aparece mi artículo “Internet en las relaciones Cuba-Estados Unidos”, el cual hoy reproduzco íntegramente en mi blog. Por ese motivo fui invitado a participar en el panel junto a Camilo E. Olivera (Consejo Editorial), Ailer González Mena (Consejo Editorial y directora artística de Estado de SATS)) y Antonio G. Rodiles (Director de la revista y  director general de Estado de SATS). Mis agradecimientos a todo el equipo que trabajó para hacer realidad el proyecto de esta revista, en especial a mis amigos Antonio G. Rodiles por su confianza, creer en mí y su idea para el párrafo final, y a Ailer González por la edición del artículo, todas las ideas que ayudaron a darle forma al texto y su paciencia conmigo. Espero que los lectores disfruten este primer número de la revista Cuadernos para la Transición y los que están por venir, pero sobre todo, que su lectura también los haga pensar en otra Cuba democrática, plural y moderna. Muchas gracias.

Walfrido López R.

La Habana, domingo 3 de noviembre del 2013

 

Internet en las relaciones Cuba-Estados Unidos

Walfrido López R.

 

El 3 de septiembre del 2009, nueve meses después que Barack Obama tomara posesión de su primer mandato como presidente de los Estados Unidos, el Departamento del Tesoro a través de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) daba a conocer una nueva norma (1) que modificaba el Reglamento de Control de Bienes Cubanos (CACR), 31 C.F.R. Parte 515 en temas relacionado a visitas familiares, remesas familiares y telecomunicaciones. La norma estaba a tono con la nueva política estadounidense de flexibilización y era el resultado de la iniciativa (2) anunciada por Obama el 13 de abril del 2009 que tenía como objetivo eliminar todas las sanciones relacionadas con viajes y remesas familiares, y promover las telecomunicaciones y el flujo de información entre Estados Unidos y Cuba.

 

La nueva iniciativa no fue del todo asimilada por el gobierno cubano. Solo los viajes y remesas familiares (3) tuvieron una aceptación inmediata porque (4) revivirían una industria que en el pasado movió miles de millones a las arcas del estado cubano y las transacciones desde los bolsillos cubanoamericanos garantizarían en el mediano plazo un respiro seguro para la siempre asfixiada economía nacional. Sin embargo el gobierno del General Raúl Castro, que para ese entonces ya contaba con año y medio de mandato, no recibió con el mismo beneplácito lo relacionado con la promoción de las telecomunicaciones y el flujo de información entre los dos países haciendo un gran silencio sobre este tema.

 

La modificación a la norma de la OFAC permite realizar acuerdos entre proveedores de comunicaciones cubanos, estadounidenses o de terceros países haciendo posible la contratación de servicio de telefonía celular en los Estados Unidos y dar el servicio en Cuba. Por ejemplo, una persona en Estados Unidos podría contratar y pagar a una compañía de telecomunicaciones de Estados Unidos o un tercer país para que proporcionara servicio de telefonía celular a un móvil de propiedad y uso de una persona que viva en Cuba. Además, los cubanos podrían contratar a proveedores norteamericanos de telecomunicaciones sus servicios desde Cuba, incluyendo los de internet móvil, internet de alta velocidad, televisión por cable, roaming, planes y ofertas promocionales, etc. Para estos fines se autorizaron las instalaciones de cables submarinos de fibra óptica que uniera los dos países  o nuevas conexiones vía satelitales.

 

Las ofertas para mejorar las telecomunicaciones entre Estados Unidos y Cuba no se hicieron esperar y el 12 de octubre del 2009 la empresa estadounidense TeleCuba Communications, Inc. radicada en Miami anunciaba (5) tener una licencia de la OFAC para tender un cable submarino de fibra óptica entre Key West, Florida y Cojímar, La Habana. Este moderno artefacto tecnológico seguiría la ruta de un viejo cable submarino de cobre que en el pasado prestó servicios telefónicos, pero años atrás había quedado obsoleto e inoperativo. Para el cable de fibra óptica de 175 kilómetros (110 millas) de largo que uniría Estados Unidos y Cuba se utilizaría un moderno cable de fibra óptica de última generación capaz de transportar de 8 a 10 terabytes por segundo, suficientes para realizar más de 160 millones de llamadas simultáneas y a la misma vez soportar otros modernos servicios de telecomunicaciones como televisión por cable de alta definición e internet de alta velocidad. El proyecto estaría operativo a mediados del año 2011 con un costo de 18 millones de dólares y sería financiado en su totalidad por empresas estadounidenses.

 

Pero algo se truncó en el camino, porque en la mañana del 26 de octubre del 2009 el gobierno cubano negaba (6) en su web CUBADEBATE la existencia de negociaciones con la empresa estadounidense TeleCuba Communications para el tendido de un cable de fibra óptica entre Florida y La Habana, y en un sorpresivo y veloz “cambio de bola” anunciaba que para ganar la independencia tecnológica de los Estados Unidos apostaría por un cable submarino que se trazaría desde Venezuela y comenzaría a montarse en pocas semanas. Haciendo gala de su total falta de transparencia para manejar información relacionada con los fondos nacionales y negocios públicos, 13 meses después del primer anuncio, el gobierno se limitó a publicar una nota (7) en CUBADEBATE detallando que el cable submarino de fibra óptica llamado ALBA-1 que se tendería entre La Guaira y Santiago de Cuba tendría 25 años de vida útil, costaría 70 millones de dólares y una capacidad de 360 Gigabytes, detalles que ya el mundo conocía desde el 2008, año en que Wikileaks filtró (8) toda la información relacionada con el proyecto tecnológico ALBA-1 nacido en el 2006.

 

El resto de la historia del ALBA-1 es conocida. Hoy, el proyecto cubano venezolano que en 2009 prometía multiplicar por 3000 la capacidad del país de conectarse a internet y ganar la independencia tecnológica de los Estados Unidos es un fracaso total. La realidad es que el país no está participando de la revolución tecnológica y de las telecomunicaciones que vive el mundo libre en la red de redes.

 

Los cuestionables datos de la gubernamental Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) (9) indican que durante el 2012 el país tuvo 257 usuarios de internet por cada 1000 habitantes, cifra que no se ajusta con los indicadores de desarrollo e infraestructura aportados durante los últimos cinco años por el Banco Mundial según una lista publicada en su sitio web que abarca más de 150 países entre los años 2008 y 2013. Con un 0,04% por cada 100 habitantes (10) Cuba es hoy el país del hemisferio occidental con peor penetración de banda ancha de internet (línea de abonado digital, cable módem u otra tecnología de alta velocidad) detrás de Nicaragua, Haití y El Salvador y uno de los peores a nivel mundial, incluso por debajo de países africanos en extrema pobreza como Uganda (0,11%), Sudan y Benín (0,05%).

 

Para los militares que han controlado las comunicaciones del país por más de 50 años la internet se ha convertido en la “joya de la corona” sobre todo en lo referido al manipulado tema de la "seguridad nacional”. Tal vez por esa razón se nota en los últimos tiempos una fuerte ofensiva en todos los medios de comunicación nacionales e internet ¿paradoja? para generar dentro del país una matriz de opinión negativa hacia todo lo que tenga que ver con la red de redes. Para el trabajo sucio de inducir la ciber paranoia a nivel nacional usan a periodistas y blogger gubernamentales que se dedican a “alertar” a los cubanos de todos los supuestos peligros que representa estar conectados al ciberespacio y negar cualquier posibilidad de acceso de Cuba a la red de redes a través de una conexión directa a Estados Unidos por medio de un cable submarino de fibra óptica, alegando que para este tipo de conexión se tendría que usar el nodo internet de las Américas existente en la Florida, que por consiguiente implicaría el libre acceso de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y otras agencias de seguridad norteamericanas a todo el flujo de información y las comunicaciones cubanas, lo que supondría un gran riesgo para los ciudadanos cubanos, la revolución y la existencia misma de la nación.

 

Por eso cuando me preguntan sobre la posible mejora de los precios, cantidad de servicios, calidad de conexión y libertad de la internet (11) en Cuba para los próximos cinco años mi pronóstico es incierto. Todo parece indicar, a no ser que en el futuro cercano el gobierno totalitario cubano ratifique en las Naciones Unidas el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) (12) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR)¹³ que por su carácter vinculante lo comprometen y obligan ante sus ciudadanos y el mundo a respetar y cumplir las libertades y derechos individuales recogidos en la Declaración Universal de forma tal que acerque a Cuba al concierto de naciones democráticas y existan reformas políticas que muestren una verdadera voluntad de mejorar sus relaciones con Estados Unidos, no se vislumbra en el horizonte ninguna oportunidad que propicie una apertura y modernización de las telecomunicaciones o acceso masivo a internet y Cuba seguirá viviendo en el paleolítico tecnológico, aislado de la globalización que hoy vive el resto del mundo. Mientras tanto, la élite militar del Grupo Administrativo Empresarial (GAE) que controla ETECSA seguirá ganando anualmente miles de millones de dólares aprovechándose de tener bajo su férreo control el monopolio de las comunicaciones, el cual utiliza para imponer a los 11,2 millones de cubanos las más altas tarifas mundiales de acceso a internet (14) y llamadas telefónicas fijas (15) y móviles (16), pero también de explotar los bolsillos, los vínculos familiares y los sentimientos de los 2 millones de cubanos del exilio, en especial los 1,8 millones que viven en los Estados Unidos.

 

A pesar de este oscuro panorama, los cubanos desarrollan con éxito sus propias inventivas para burlar la censura gubernamental o evitar pagar las altas tarifas de acceso al ciberespacio. La internet hoy en Cuba no fluye en tiempo real por WIFI o banda ancha como en el resto del mundo democrático sino en CDs, memory flash o discos duros portables que pasan de mano en mano a través de un mercado underground con una eficiente red de mensajeros que distribuyen casa por casa los contenidos media que globalmente se consumen en la internet vía streaming o de manera gratis y Paid for View en la televisión por cable. Lo curioso es que las fuentes principales de abastecimiento de dichos contenidos son las propias oficinas gubernamentales con acceso a internet. Aún cuando muchas veces la información llega a los interesados a destiempo, lo mas importante es esa espontánea e indetenible circulación. Y es que  regímenes totalitarios como el cubano deberían comprender de una vez y por todas, que al igual que el futuro, una herramienta libre, abierta y neutral como la internet nadie la puede parar.

 

Bibliografía:

 

(1) U.S Department of Treasury, Cuba Sanctions, “Hoja informativa: Tesoro modifica reglamento para el control de bienes cubanos a fin de implementar el programa del presidente sobre visitas familiares, remesas y telecomunicaciones”, September 3, 2009, http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/programs/documents/fact_sheet_span_09032009.pdf

 

(2) The White House, Office of the Press Secretary, “Fact sheet: Reaching out to the cuban people”, April 13, 2009, http://www.whitehouse.gov/the_press_office/Fact-Sheet-Reaching-out-to-the-Cuban-people

 

(3) Emilio Morales y Joseph L. Scarpaci, The Havana Consulting Group, “Política de Obama hacia Cuba y apertura de Raúl Castro hacen crecer las remesas”, 1 Junio,  2013, http://thehavanaconsultinggroups.com/index.php?option=com_content&view=article&id=123%3Abirds-of-a-feather-washington-and-havana-line-their-nests-with-remittances&catid=48%3Aremittances&lang=es

 

(4) Emilio Morales y Joseph L. Scarpaci, The Havana Consulting Group, “Miami: la ciudad que más vuelos y dinero envía a Cuba”,  24 de Julio, 2013, http://thehavanaconsultinggroups.com/index.php?option=com_content&view=article&id=346%3Amiami-leads-in-sending-flights-to-cuba&catid=36%3Atourism-&lang=es

 

(5) TeleCuba Communications, Inc., Press Release “Washington, D.C. Telecommunications Firm to Represent TeleCuba for Regulatory Approvals for Telecommunications Issues Between the U.S. and Cuba”, October 12, 2009, http://telecuba.com/pressrelease_nov102010.htm

 

(6) CUBADEBATE, “Cuba negó que negocie con firma de EEUU para internet”, 26 Octubre, 2009, http://www.cubadebate.cu/noticias/2009/10/26/cuba-nego-que-negocie-con-firma-de-eeuu-para-internet/

 

(7) CUBADEBATE, “Cable submarino entre Cuba y Venezuela revolucionará las telecomunicaciones en la región, afirma Ramiro Valdés”,  3 Noviembre, 2010, http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/11/03/cable-submarino-entre-cuba-y-venezuela-revolucionara-las-telecomunicaciones-en-la-region-afirma-ramiro-valdes/

 

(8) Julian Assange, WIKILEAKS, “Cuba to work around US embargo via undersea cable to Venezuela”, July 16, 2008, http://wikileaks.org/wiki/Cuba_to_work_around_US_embargo_via_undersea_cable_to_Venezuela

 

(9) Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), “Tecnología de la Información y las Comunicaciones (TIC). Indicadores seleccionados, Enero – Diciembre de 2012”, Junio 2013, http://www.one.cu/publicaciones/06turismoycomercio/TIC%20Indicadores%20Seleccionados%202012/TIC%20Indicadores%20Seleccionados%202012.pdf

 

(10) Banco Mundial, Indicadores del desarrollo mundial (WDI), “Infraestructura, Abonados a Internet por banda ancha fija (por cada 100 personas)”, 2013, http://datos.bancomundial.org/indicador/IT.NET.BBND.P2/countries

 

(11) Freedom House, Freedom on the Net, “Freedom on the Net 2013. A Global Assement of INTERNET and Digital Media”, October 3, 2013, http://www.freedomhouse.org/report-types/freedom-net

 

(12) Centro de Información de las Naciones Unidas (CINU), “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR)”, http://www.cinu.mx/onu/documentos/pacto-internacional-de-derecho-1/

 

(13) Centro de Información de las Naciones Unidas (CINU), “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR)”, http://www.cinu.mx/onu/documentos/pacto-internacional-de-derecho/

 

(14) Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A. (ETECSA), Internet y conectividad, Tarifas de servicios de INTERNET en NAUTA, Octubre 2013, http://www.etecsa.cu/?page=internet_conectividad&sub=internet

 

(15) Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A. (ETECSA), Tarifas de Telefonía Fija, Octubre 2013, http://www.etecsa.cu/?page=telefonia_fija&sub=fija_tarifa

 

(16) Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A. (ETECSA), Tarifas de Telefonía Móvil, Octubre 2013, http://www.etecsa.cu/index.php?page=telefonia_movil&sub=cubacel_tarifa

 

 

Marta Rojas y la mala memoria

Arnaldo M. Fernández

21 de octubre de 2013

 

Rojas cubría el juicio para la revista Bohemia, que publicaría otra conclusión del alegato: “El silencio de hoy no importa. La historia definitivamente lo dirá todo”

 

Por el aniversario 60 años del Moncada vienen reciclándose materiales de la periodista Marta Rojas y la semana pasada tenía que caer su testimonio de la sesión del juicio, el 16 de octubre de 1953, que ella y otros cinco periodistas cubrieron para diversos medios y en la cual Fidel Castro fue condenado a 15 años.

 

La televisión cubana recicló un vídeo en que Rojas describe cómo concluyó el alegato de autodefensa: “Da así en la mesa, con las manos, y dice: ‘¡Condenadme, no importa, la historia me absolverá!’. Eso es lo que dice Fidel. Todo el personal se queda a la expectativa, se quedan inmóviles, y entonces él, de pie, vuelve a hacer así y dice: ‘Bueno, ya terminé’.”

 

Rojas añade que, al ser conducido fuera de la sala improvisada del tribunal, Castro pasó por delante de ella y le dijo: “¿Tomaste nota?” Y ella respondió que sí.

 

El tiempo es el diablo

 

Rojas cubría el juicio para la revista Bohemia, que publicaría otra conclusión del alegato: “El silencio de hoy no importa. La historia definitivamente lo dirá todo”. (“Julio: La guerra civil”, sección En Cuba, 27 de diciembre de 1953, página 70).

 

En The Moncada Attack (Editora de la Universidad de Carolina del Sur, 2007), el historiador cubano-americano Rafael Antonio de la Cova señala que así mismo terminaba en las notas tomadas por Rojas, las cuales se transcribieron en manuscrito de 179 páginas mecanografiadas (página 231).

 

Tras el triunfo de la revolución de Castro, Rojas se excusó con que el último párrafo se modificó por los censores batistianos, pero las garantías constitucionales suspendidas desde el 26 de julio, entre ellas la libertad de prensa, se restablecieron dos meses antes del precitado reportaje en Bohemia (“Cabinet Restores Guaranteees; News Censorship Lifted”, Havana Post, 25 de octubre de 1953, página 1), justo al día siguiente de concluir la última sesión del juicio del Moncada con la condena a 10 años de Gustavo Arcos Bergnes, quien compareció en silla de ruedas por haber recibido un balazo en la espina dorsal.

 

En su libro El juicio del Moncada (Editorial Ciencias Sociales, 1988), Rojas sacó la última página —sin numerar— del manuscrito que mecanografió a partir de sus notas y la última frase aparece tachada. La corrección a pluma reza: “La historia me absolverá.” No parece lógico que si Rojas anotó la frase de cierre del alegato de Castro, se equivocara al mecanografiarla.

 

Coda

 

La sesión de octubre 16 de 1953 del juicio del Moncada duró seis horas y, además de Castro, comparecieron otro asaltante al cuartel: Abelardo Crespo, herido en el pulmón por friendly fire, y un trabajador ferroviario de Santa Clara: Gerardo Poll Cabrera, acusado falsamente por otro. En algún lugar Castro afirmó haber largado un discurso de tres horas ante los jueces, pero el presidente del tribunal, Adolfo Nieto, asegura que fueron dos.

 

En todo caso no hay tiempo para pronunciar una pieza oratoria tan larga como La historia me absolverá. Tampoco hay razón para encubrir que el panfleto impreso es versión aumentada y revisada del alegato, que incluye mejor cierre. Nada cambiaría.

 

 

 

 

Y conoceréis la INTERNET,

y la INTERNET os hará libres

Walfrido Lopez R.

18 de octubre de 2013

 

Hitler se entera… y los extremos se tocan

Cuando quiero ejemplificar los límites a las libertades universales que por más de 54 años ha impuesto el gobierno totalitario cubano a sus ciudadanos, me gusta decir que el 90% de las cosas que me gustan, en Cuba están prohibidas… y el otro 10% es ilegal. A mis amigos afines al régimen castrista no les hace gracia el “chiste”, los disidentes y opositores se ríen, a otros les parece cómico pero simulan la sonrisa y los demás ni siquiera lo entienden o en pleno estado de negación no lo quieren entender. Más o menos así mismo son sus reacciones cuando en estos días les enseño en mi laptop o desde la memoria USB el video “Hitler se entera que Robertico Carcasses e Interactivo van a tocar en Berlín” que desde hace un mes está colgado en Youtube y ya tiene más de 11400 visualizaciones en internet.

 

 

 

El video de 4,10 minutos es una escena tomada de la película alemana “El Hundimiento” (2004), genialmente protagonizada por Bruno Ganz, en la que Hitler lanza una furiosa diatriba a su élite militar por causa de la inminente entrada de los soviéticos a Berlín. El evento que transcurre en el bunker de Hitler ha sido utilizado como fuente de numerosas parodias en plataformas de vídeos en internet como YouTube. En estos vídeos titulados “Hitler se entera...” el audio original en alemán de la voz de Ganz se mantiene, pero los internautas añaden sus propios subtítulos que están relacionados con la cultura, la política, el deporte, los derechos humanos, las libertades civiles y la vida en general, dándole otro sentido a la fatídica escena.

 

 

 

Pero, ¿cómo es posible que a pesar de los 69 años transcurridos desde la derrota del fascismo, hoy se pueda conectar fácilmente la furia de Hitler ante la inevitable caída del III Reich con el imaginativo anuncio del viaje de Robertico Carcassés e Interactivo desde la Cuba de Raúl Castro del 2013 a la Alemania Nazi de 1945? La explicación son las muchísimas coincidencias existentes entre fascismo alemán (1933-1945)  y el comunismo cubano (1959 - Fecha actual).

 

 

 

La existencia del máximo líder, el desprecio a la democracia, el uso de los medios de propaganda para el manejo de las masas, el culto a la personalidad, la estatalización o privatización total de la economía, la concentración del poder en una sola persona, la importancia del carisma para dirigir, el control absoluto de los medios masivos de comunicación, la existencia de un partido único que solo responde al máximo líder y la ilegalización de los demás tendencias políticas, la necesidad de la expansión transnacional, el uso del miedo y el odio como herramienta de control y manipulación social, uso de la política estatal como mecanismo de control de la sociedad y todas las esferas de la actividad humana, la supresión de los derechos civiles y universales, el uso de la policía secreta para la aplicación del terror estatal como herramienta de control a la población y la existencia de campos de concentración son solo algunas coincidencias entre Fidel Castro, Benito Mussolini, Mao Zedong, Adolf Hitler, José Stalin, Francisco Franco, Kim Il Sung, Vladímir I. Lenin, Augusto Pinochet, Robert Mugabe, Anastasio Somoza, Pol Pot, Jorge Rafael Videla y otros.

 

 

 

Todos ellos son ejemplos más que suficientes para afirmar que las dictaduras y los regímenes totalitarios, no importa si son ideologías de izquierda (comunismo) o de derecha (fascismo), su duración y el país donde existieron o existen,  ¡siempre terminan tocándose en los extremos!

 

 

 

No muerdas la mano que te educó

Fernando Ravsberg

17 de octubre de 2013

 

Granma, el periódico oficial del Partido Comunista, arremete ahora contra los educadores cubanos que hacen trabajos extras para completar su salario. Según el extenso artículo, los maestros que imparten clases particulares revelan “la ausencia de una ética profesional”.

 

Sin embargo, la falta de “ética profesional” parece periodística al escribir una página completa sobre el tema sin mencionar ni una sola vez los bajos salarios que reciben los docentes, a pesar de que es la raíz de muchos de los problemas que enfrenta la educación en Cuba.

 

La superficialidad hollywoodense de Granma, con guiones que contraponen a héroes con villanos, oculta lo esencial del problema: que cualquier negocio particular para sobrevivir necesita de dos ingredientes fundamentales, la oferta y la demanda.

 

Y existe una demanda social ascendente de maestros particulares porque la educación en Cuba viene perdiendo calidad desde los años 90 y los estudiantes necesitan clases extras para completar los conocimientos que la escuela no es capaz de enseñarles.

 

La oferta es producto de los bajos salarios de los educadores. Curiosamente no se pregunta el periódico por qué un maestro dedica su tiempo libre a repasar alumnos. Seguramente no lo hacen porque se aburren en sus casas sino porque necesitan aumentar sus ingresos.

 

Los problemas sociales no se arreglan crucificando a las víctimas. Los educadores cubanos llevan 20 años sufriendo una crisis económica que les arrebató el 80% del poder adquisitivo de sus salarios, dejándolos sin los recursos imprescindibles para mantener a sus familias.

 

Miles han abandonado las aulas para dedicarse a actividades que les permitan sobrevivir. En la provincia de Camagüey conocí a una profesora dedicada a la producción de artesanías, me confesó que sueña con volver a dar clases pero no lo puede hacer porque necesita mantener a su madre.

 

A pesar de todo la mayoría permanecen al pie del cañón, moviéndose sin transporte público, impartiendo clases con escasos materiales pedagógicos, trabajando largas jornadas sin una buena alimentación y presionados constantemente para que eleven su nivel académico.

 

Y lo hacen aun sin poder “resolver” productos para revender en la calle como ocurre con otros trabajadores, ni siquiera reciben los regalos que los pacientes dan a los médicos. Prohibirles la única vía de completar sus ingresos para llegar a la canasta básica es empujarlos a abandonar las aulas.

 

Navegar entre el pueblo

 

Me contaron que una vez el Comandante Che Guevara puso a los periodistas a cortar caña todo el día antes de darles una entrevista sobre la zafra. Estoy seguro de que si los colegas de Granma pudieran vivir un mes la vida de un maestro serían mucho más comprensivos.

 

Porque debe ser muy irritante cobrar U$D 20 por mes de salario y que además el periódico oficial del partido de gobierno proclame que dar clases particulares “es un acto ilegal al cual debe ponerse límites”, como si los profesores fueran vulgares delincuentes.

 

La cruzada contra los maestros que, sin dejar las aulas, intentan ganarse el pan tapando los huecos del propio sistema educativo, no resulta extraña en un periódico acostumbrado a sobredimensionar algunos problemas y guardar vergonzosos silencios sobre otros.

 

Entre las joyas publicadas por Granma recuerdo la denuncia por enriquecimiento ilícito de los que cuidan automóviles en las calles, la acusación a todos los cubanos de ser pichones que pasivamente esperan ser alimentados por el Estado y el impúdico silencio sobre los 30 pacientes muertos en el psiquiátrico.

 

El periódico oficial, que lleva el nombre del barco que trajo a los guerrilleros a la Sierra Maestra, acaba de cambiar de director. Esperemos que el nuevo “capitán” sea capaz de corregir el rumbo de un yate que durante años no ha sabido navegar entre la gente.

 

Y para recuperar el norte profesional y político a Granma le sería útil terminar con el doble rasero de escribir con pluma de seda cuando se refiere a quienes ostentan cargo y poder, a la vez que se transforma en feroz inquisidor al criticar a los humildes.

 

En el caso de los maestros, la solución de cualquier incompatibilidad profesional no pasa por poner a los educadores en la picota pública, bastaría sentarse con ellos a buscar salidas que tengan en cuenta las necesidades de la sociedad cubana y también las de los docentes.

 

Si no se logra armonizar los intereses sociales con los particulares, continuará la migración de educadores hacia otros sectores económicos y la nación seguirá viendo languidecer el mayor de sus logros, base de la medicina, la ciencia, la cultura, el arte y hasta del deporte.

 

No parece muy coherente llenarse la boca hablando del éxito de la revolución en la educación y tratar a los docentes como delincuentes. Este logro de Cuba no es una abstracción, lleva el nombre y los apellidos de los cientos de miles de maestros que lo hacen posible.

**************************************************

Nota de Manuel Castro Rodríguez: Véase aquí que la supuesta buena educación en la Cuba de Fidel Castro es una ficción creada por la excelente labor propagandística del régimen.

 


Tímida apertura en la prensa de Cuba,

pero más periodistas detenidos

Maye Primera

16 de octubre de 2013

 

Los medios del Estado pretenden entrar en sintonía con la nueva reforma del Gobierno de los Castro y acabar con el “secretismo”

 

Los titulares de la prensa oficial cubana siguen retratando las mismas buenas noticias aunque el nuevo propósito público del Gobierno es dejar colar algunas críticas. Los diarios Granma y Juventud Rebelde - con nuevos directores desde hace menos de una semana - celebran en sus páginas el debut triunfal del peso ligero cubano Yasniel Toledo en el Mundial de Boxeo y el próximo comienzo de la zafra 2013-2014. Mientras, en el noticiero de la televisión nacional se ha estrenado el espacio Cuba dice para denunciar lo que no funciona en Cuba y así entrar en sintonía con la nueva reforma promovida por el Gobierno de Raúl Castro: el fin del “secretismo” en los medios del Estado. Esta tímida apertura tiene lugar, sin embargo, en medio de una nueva oleada de cortas detenciones a periodistas independientes dedicados también desde hace mucho a denunciar lo que no anda bien en la isla. 

 

“La voluntad del Partido es que no haya secretismo. Percibimos que hay un movimiento en ese sentido. El país necesita eso y necesita equilibrio”, dijo Rolando Alfonso Borges, jefe del Departamento Ideológico del comité central del Partido Comunista. Pronunció estas palabras ante la jerarquía de la Unión de Periodistas de Cuba, reunida en un pleno extraordinario este sábado 12 de octubre en La Habana. Ya en julio pasado, Miguel Díaz-Canel - primer vicepresidente de Cuba y propuesto por Raúl Castro - había dado esa misma línea a los periodistas que trabajan en medios del Estado. Les invitaba a hablar de lo que todos hablan en Cuba, a informar a tiempo de lo que ocurre pero sin dar demasiados detalles, la de participar en todos los debates para exponer los argumentos y las verdades de la revolución. “A esa prensa –dijo entonces Díaz-Canel- nuestro General de Ejército le ha pedido, le ha orientado, que debe ser capaz de reflejar la realidad cubana en toda su diversidad, informar de manera oportuna y objetiva, sistemática y transparente la obra de la Revolución, suprimiendo los vacíos informativos, las manifestaciones de secretismo y tomando en cuenta las necesidades e intereses de la población”. 

 

Desde entonces, el Gobierno cubano trabaja en los ajustes para llevar a la práctica la palabra de los Castro. La prensa oficial ha comenzado a referirse de forma crítica a pequeños problemas de indisciplina social, económica, política y moral en el funcionamiento del Estado, temas que ya han sido mencionados por Raúl Castro en sus discursos: la suciedad de las calles, el alcoholismo, algunos fallos en el funcionamiento de las escuelas.

 

La jerarquía del partido también decidió el pasado 9 de octubre remozar los cuadros directos de los dos principales diarios oficiales, Granma y Juventud Rebelde. El periodista Pelayo Terry Cuervo, hasta entonces director de Juventud Rebelde, fue nombrado director de Granma en sustitución de Lázaro Barredo Medina, en el cargo durante los últimos ocho años. Mientras, la periodista Marina Menéndez Quintero, hasta entonces subdirectora de Juventud Rebelde, fue promovida a directora del mismo diario.

 

La disidencia interna, sin embargo, tiene pocas expectativas de que estos anuncios y enroques generen cambios importantes en la línea editorial de los medios oficiales o conduzcan a un escenario de mayor apertura para ejercer las libertades de prensa y de expresión. Solo durante los últimos cuatro días han sido detenidos cinco periodistas de pequeños medios independientes. El día 10 fue arrestado el corresponsal del sitio web Misceláneas de Cuba, Mario Echevarría Driggs, cuando cubría una protesta en los alrededores del Palacio Nacional en La Habana. Al día siguiente fueron detenidos el director de la Agencia Social de Periodistas Independientes (Aspi), David Águila Montero, y uno de los corresponsales de la agencia Hablemos Press, William Cácer Díaz. Otros dos reporteros de esta misma agencia –Denis Noa Martínez y Pablo Morales Marchán—fueron arrestados el día 13. Todos ellos salieron en libertad este lunes 14.

 

La ONG Reporteros Sin Fronteras criticó este lunes la racha de detenciones a periodistas. “No es posible debatir y reformar si al mismo tiempo se continúa recurriendo a la censura, la brutalidad y la arbitrariedad”, declaró la organización a través de un comunicado difundido este lunes, poco antes de que se produjeran las liberaciones. La organización recordó que el 20 de septiembre las autoridades de La Habana rechazaron las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión. “Desgraciadamente, esta negativa adquiere mayores dimensiones con estos actos de represión selectiva. Esta actitud es, por demás, incomprensible, dado que el debate sobre la información moviliza cada vez más a la sociedad civil y, en la actualidad, a los medios de comunicación oficiales”, señala la ONG en el documento.

 

Otros dos periodistas aún se encuentran en prisión pagando sentencias dudosas. Ángel Santiesteban-Prats, escritor y autor del blog Los hijos que nadie quiso, fue encarcelado el 28 de febrero y condenado meses más tarde a cinco años de prisión por cargos de supuesta violencia doméstica durante un oscuro juicio. En abril fue trasladado a una celda de aislamiento en la cárcel de San Miguel de Padrón, en La Habana, y allí comenzó una huelga de hambre. Santiesteban-Prats ya había sido detenido antes por su férrea crítica al régimen y en septiembre de este año recibió el Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta por su obra sobre balseros cubanos titulada El verano en que dios dormía.

 

En julio de 2011, el corresponsal del diario Granma en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, José Antonio Torres, también fue condenado a pagar 14 años de cárcel por cargos de supuesto “espionaje”. Torres fue acusado de dejar información confidencial en el buzón de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, poco después de que escribiera para Granma un reportaje sobre irregularidades en la construcción de un acueducto en su provincia.

 

La investigación de José Torres fue publicada en Granma en julio de 2010. Cuando Raúl Castro la leyó, se deshizo en halagos públicos. “Este es el espíritu que debe caracterizar a la prensa del Partido (Comunista) en sus exámenes, ser transparentes, críticos y autocríticos”, dijo el presidente cubano entonces. Ya parecía estar barajando la idea de dar “la batalla contra el secretismo”, que ahora sus lugartenientes dicen promover.

 


El avance de la censura en la red

Andrés Oppenheimer

16 de octubre de 2013

 

Mirando un nuevo mapa mundial de la libertad en internet que acaba de ser publicado, no pude evitar sorprenderme al ver que los dos países más grandes de Latinoamérica —Brasil y México— están clasificados como apenas “parcialmente libres”.

 

Como viajero frecuente a ambos países, esta descripción me pareció algo extraña, porque resulta difícil creer que los gobiernos democráticamente electos de Brasil y México censuren el internet, o amenacen a blogueros.

 

Pero el mapa que ilustra la portada del informe de 881 páginas, titulado “La libertad en Internet, 2013”, publicado por Freedom House, la organización dedicada a la defensa de las libertades políticas con base en Washington D.C., pinta los territorios de Brasil y México de color amarillo, el mismo que usa para describir a otros países “parcialmente libres” como Venezuela y Ecuador.

 

El estudio de la libertad en internet en 60 países revela que sólo 17 de ellos son “libres”, incluyendo a Estados Unidos, Alemania, Japón, Sudáfrica y Argentina; 29 son “parcialmente libres”, incluyendo a Brasil, México, India, Rusia, Venezuela y Ecuador; y 14 son “no-libres”, incluyendo a China, Arabia Saudita, Irán y Cuba.

 

Según me explicaron sus autores, el estudio clasifica a los países según tres parámetros principales: los obstáculos para el acceso a internet, los límites impuestos a los contenidos y las violaciones a los derechos de los usuarios, incluyendo el acoso o persecución legal de los usuarios de internet. Y tanto Brasil como México cayeron en el ranking este año en estas categorías, señalaron.

 

Brasil, cuya presidenta Dilma Rousseff está exigiendo un nuevo sistema internacional para regular internet tras la revelación de que Estados Unidos espió a su país -y a ella misma- por medio de la Agencia de Seguridad Nacional, ha permitido crecientes restricciones del derecho de expresión online mediante una nueva ley electoral que prohíbe a los medios publicar contenidos "ofensivos" para los candidatos tres meses antes de una elección.

 

Aunque el gobierno brasileño no censura información de internet como lo hacen China y Cuba, el gobierno brasileño frecuentemente le pide a Google, Twitter y otras empresas de internet que eliminen algunos contenidos. En los meses previos a las elecciones municipales de 2012, hubo 235 órdenes judiciales y 3 pedidos ejecutivos a Google para que la empresa eliminara contenidos que violaban la ley electoral. Eso fue un record mundial, según el informe de Freedom House.

 

Brasil también es uno de los tres países que pidieron más eliminaciones de contenido de Twitter, con 16 órdenes judiciales emitidas en la segunda mitad de 2012, según el informe.

 

En el caso de México, la catalogación de “parcialmente libre” se debe mayormente al hecho de que el país sigue siendo uno de los más peligrosos del mundo para periodistas y blogueros, que suelen ser blancos favoritos de los carteles de narcotráfico y el delito organizado.

 

Además, hay buenas razones para sospechar que el gobierno mexicano espía a los usuarios de internet, porque el ejército mexicano ha realizado una compra secreta de equipo de espionaje online por valor de 355 millones de dólares, con ayuda económica de la oficina anti-drogas del Departamento de Estado de Estados Unidos. Esta tecnología de espionaje permite localizar a los usuarios y monitorear en tiempo real los mensajes de texto y el historial de navegación, según el informe.

 

En Venezuela, el gobierno directamente hostiga y con frecuencia cierra los sitios web de la oposición, y persigue a los blogueros de la oposición. Hubo interrupciones del servicio de internet en momentos críticos durante las elecciones presidenciales del 14 de abril y durante el recuento de votos subsiguientes, y los sitios web de la oposición han sido bloqueado varias veces, afirma el informe.

 

En Estados Unidos, aunque el uso de internet sigue siendo relativamente libre comparado con el resto del mundo, los documentos de la Agencia Nacional de Seguridad Nacional hechos públicos por Snowden revelan una amplia vigilancia gubernamental que se desconocía hasta ahora, dice el informe.

 

Mi opinión: Tal vez sea un poco injusto situar a Brasil y México en la misma categoría de “parcialmente libre” que Venezuela y otros países que directa o indirectamente cierran sitios web opositores, o acosan a blogueros críticos.

 

Irónicamente, el informe anual de Freedom House —financiado en parte por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda y por el Departamento de Estado de Estados Unidos— es demasiado generoso con Venezuela. Tal vez deba incluir más colores en su mapa, para reflejar los diferentes matices de países “libres” y “parcialmente libres”.

 

Pero el informe, en general, es revelador de las crecientes amenazas a la libertad en internet. Leerlo me dejó con una sensación de alarma: independientemente de que los países sean “libres” o “parcialmente libres”, en casi todas partes —incluyendo Brasil, México y Estados Unidos— las libertades y la privacidad en el internet se están deteriorando rápidamente.

 

aoppenheimer@elnuevoherald.com

 

 

Periodismo hipermedia en Cuba:

la hora de los print screen

Elaine Díaz

14 de octubre de 2013

 

Dar clases de periodismo hipermedia en un país que según las estadísticas oficiales tiene un 25 por ciento de penetración de Internet es un acto de fe. O una estupidez. Depende de con cuánto cinismo se mire el asunto. Hacerlo antes de la llegada del cable de fibra óptica era menos dramático. Uno tenía las esperanzas puestas en el futuro conectado. O quizás yo era la única que le apostaba a ese futuro; mientras muchos permanecían inteligentemente escépticos. Pero había que creer en algo. Porque cuando uno trabaja enseñando estos temas debes esperar el milagro… o el pretexto.

 

Por eso, cuando el cable de fibra óptica pasó por el kilómetro tres y medio de Campo Florido en el año 2009 yo lloré de la emoción. Literalmente. Vi cómo abrían la carretera, me aseguré de que los constructores no se robaran ni un pedacito, hice vigilancia ciudadana –que no cederista– día y noche hasta que taparon el hueco y me fui a dormir creyendo que cuando saliera del paraíso conectado, o sea, de la escuela para chinos de Tarará a finales de junio de 2009, Cuba amanecería online.

 

Han pasado casi 5 años. El quinquenio de la desconexión. O el quinquenio de la conexión de dudosa procedencia. En menos de dos meses he visto aparecer y desaparecer anchos de banda increíbles, conexiones a Skype, canales en YouTube en los lugares que otros consideraron apropiados y en los momentos en que resultó oportuno. Mientras tanto, cada lunes y jueves se inaugura la hora de los print screen en la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana.

 

Nuestra Facultad del Wifi apenas cuenta con un canal de 512 KB/s; todo un lujo comparado con el resto de las universidades del país pero bastante deficiente para la formación profesional de estudiantes y profesores. Durante la semana, a duras penas lograrás conseguir una conexión para hacer lo básico: revisar el correo, descargar información mínima para la próxima clase, socializar, comunicarte.

 

La lista de espera para la conexión doméstica a Internet supera con creces las colas para los ómnibus de La Coubre en pleno periodo vacacional. El mercado negro tiene precios inalcanzables. Las embajadas están prohibidas para los revolucionarios. Nauta es una ofensa a los trabajadores estatales y los Joven Club un corralito punto cu para contentar a la opinión pública.

 

Lo peor, por mucho; es que uno no sabe hacia dónde mirar. Por más que revisas las estadísticas de la ONE resulta casi imposible encontrar un plan de inversiones concretas para garantizar el acceso a Internet de la ciudadanía. El tema brilla por su ausencia en el parlamento, los Consejos de Ministros y en los lineamientos del Partido Comunista de Cuba. Los esfuerzos de la Mesa Redonda por abordarlo se quedan en la punta del iceberg y cada día que pasa la desconexión es más dramática.

 

El sábado encontré un artículo con 105 sitios para el periodista digital. Intenté abrirlos. La conexión lenta, inalcanzable, inaprensible me permitió revisar apenas cuatro. Allí descubrí “The whale hunt”, una historia sobre la caza de ballenas contada a través de imágenes tomadas cada cinco minutos en Alaska… en 2007. Seducida por la presentación de los contenidos, la forma de materializar una idea extremadamente sencilla y la visualidad minimalista intenté llevarme el reportaje al aula. Fue en vano. Apenas conseguí la ridícula cifra de 25 capturas de pantalla luego de cuatro horas.

 

En ese instante supe que había gente más jodida. Uno debe superar sus dolores e intentar sacar lo mejor de ellos. Recordé entonces un blog que había iniciado en 2011: DesdeFeedDamon, una suerte de resistencia pública a la desconexión que nos rodea y decidí reabrirlo; para dejar huellas que ayuden a profesores y alumnos de nuestro país a recibir/dar mejores clases y con la esperanza de que se convierta en una comunidad de intercambio de información sobre el tema, una suerte de hermandad entre profesionales desconectados que no quieren seguir desaprendiendo. Así que supongo que este es mi propio post “promo”.

 

A partir de hoy, La Polémica Digital tiene un hermano público donde voy a seguir intentando construir el milagro; con la suerte de terquedad suicida de los últimos 27 años. Pero este país no debe olvidar que muchos de sus profesionales, con el cansancio histórico del futuro prometido y nunca concretado, van a apostarle al pretexto. Un pretexto que casi siempre se encuentra fuera de nuestras fronteras geográficas. Y ay de quien los juzgue.

 

 

Yaima Pardo: “Internet para todos y gratis es un derecho”

Dmitri Prieto

14 de octubre de 2013

 

Entrevista a Yaima Pardo, realizadora del documental OFF_LINE

 

Conocí a Yaima Pardo porque de repente me invitó a ser uno de los protagonistas de lo que estaba haciendo junto a su equipo: el documental OFF_LINE. Me dejó impresionado el profesionalismo del team. Ya concluido, OFF_LINE es uno de los audiovisuales más “duros” en la escena virtual cubana.

 

Pudo haber salido antes, pero tuvieron que esperar por una entrevista que nunca fue concedida. Entonces, decidieron lanzarlo al “flashnet” criollo, como llamamos en Cuba el tráfico de material digital vía pendrives en un territorio que en gran medida sigue… offline.

 

Y es que, como bien claro demuestra el documental, la reciente “apertura” del internet para cubanos a $4.50 cuc/h no resuelve el problema. Pedí esta entrevista a Yaima (una chica que trabaja nada menos que en la Televisión Cubana (¡!) y hace cosas como OFF_LINE en su tiempo libre) con la clara consciencia de que –ya con el filme publicado- me honra seguir siendo un protagonista más de las causas que ella defiende.

 

HT: ¿Cómo nace la idea de hacer OFF_LINE?

 

Yaima Pardo: OFF_LINE surge durante una estancia que tuve en Colombia en la Ciudad Universitaria de Pamplona. Allí pude conocer lo que era un documental web 2.0 por la red, y descargarlo (“La vida en un día” de Kevin McDonald), donde ciudadanos de todos los lugares del mundo, menos de Cuba, pudieron enviar sus vivencias diarias a un canal de YouTube.

 

Pude ver cómo funcionaba la plataforma  informática de la universidad y todos los planes de estudios que  tenían online como parte del cumplimiento de los objetivos para el desarrollo del nuevo milenio, trazados para la sociedad colombiana.

 

También pude ver cómo se conectaban todas las universidades por canales de televisión online, donde te enterabas de lo que se estaba haciendo en todos los campus del país por Internet, y me imaginaba la posibilidad de hacerlo en Cuba. En sentido general, puede ver cómo se usaba la red real, y pude darme cuenta de  lo retrasados que estábamos como sociedad respecto al resto del mundo.

 

Anteriormente, había realizado junto a Didier Santos un documental sobre el envejecimiento demográfico -“Al final del camino”-, y sentía que esa línea de investigación podía ser aplicada en todos los aspectos de nuestra sociedad. Entonces, decidí aplicarlo en este caso a la obsolescencia tecnológica y a nuestra desconexión.

 

HT: Cuéntame del equipo de realización y de las experiencias durante el trabajo.

 

Yaima Pardo: Siempre trato de crear equipos de trabajo con personas a las que admiro y que le aporten a la obra, que se enamoren de los proyectos como yo lo hago hasta lograr concretarlos. En esta ocasión, la primera a la que llamé  fue a Aminta D’ Cárdenas, ella tenía  experiencia  produciendo de manera independiente, venía de Matraka, los productores del tristemente desaparecido festival Rotilla. Nosotras habíamos tenido una experiencia anterior haciendo una campaña de bien público para dicho festival. Decidí llamarla porque considero que es una productora que se preocupa por el cuidado y factura de la obra, y eso para mí es vital.

 

Juntas comenzamos a elegir al resto del equipo, así llamamos a Helman Avellé para que se encargara del diseño gráfico, la edición y la postproducción, pues ya teníamos referente de la magnífica calidad de su trabajo, con él y con su familia tuvimos una experiencia de vida y de trabajo que me encantaría repetir.

 

Cuando surgió la idea de crear el set de grabación, quisimos integrar a los entrevistados en una propuesta que ilustrara la dinámica virtual de la red. Entonces llamamos a Armando Castro, de Ciego de Ávila e integrante del proyecto Rezaka. Él realizó las proyecciones Vj en vivo sobre los entrevistados. Así creó su propio discurso como lo hacen los artistas de la plástica, relacionando las imágenes seleccionadas para abordar el tema con las ideas que exponían los entrevistados.

 

Queríamos probar con fotógrafos de foto fija que trabajaran la fotografía documental, y encontramos a dos fotógrafos espectaculares: Arien Chan y Raúl Cañibano. Sus miradas de los paisajes urbanos fueron realmente esenciales para la puesta de nuestro documental. El sonido directo y el diseño de banda sonora estuvieron a cargo de Esteban Vázquez, un colega con el que repito por la calidad de su trabajo y su buena energía en los rodajes.

 

La música escogida vino de jóvenes voceros del arte underground cubano que identifican sus discursos con temáticas sociales, y fue de nuestro interés visibilizarlo en el audiovisual. Tal fue el caso de Bárbaro El Urbano Vargas, Danay Suárez, Maykel Xtremo con la Alianza, Silvito el Libre y Francis del Río. En el caso especial de Roberto Fonseca tuvimos la suerte de que hiciera un tema original para OFF_LINE; aprovechamos esta oportunidad para agradecerle por su disposición.

 

También utilizamos la obra de artistas plásticos cuyo trabajo era afín al tema: podemos mencionar a Lázaro Saavedra, Abel Barroso y Jaime Prendes.

 

La selección de los entrevistados fue por el sentido de verdad existente en sus discursos, el nivel de ética y la  preocupación genuina por los destinos de nuestro país, y también por el uso justo que le daban a la red para ejercer sus derechos de expresarse, así pudimos dar con: Mauricio Abad, Daniel Díaz Mantilla, Dmitri  Prieto Samsónov, Danay Suárez, Alien García Agüero, Yani Monzón, Josefina Toledo Benedit, Gustavo Arcos, Roberto Salas. De todos aprendimos muchísimo y nos dieron excelentes entrevistas.

 

En sentido general fue un trabajo que siempre tendió a complicarse en todas las especialidades porque no queríamos dejar nada en el tintero, y la actitud del equipo siempre fue “vamos a hacerlo”. Los fotógrafos grabaron imágenes hasta en China para graficar ideas, no se dejó de grabar nada que se nos ocurriera. La edición demandó una búsqueda de materiales extensísima y un trabajo de postproducción verdaderamente complicado.

 

Fue una experiencia compleja, pero es el trabajo que más se acerca a lo que visualicé cuando lo pensaba.

 

Hoy lo entiendo como una obra abierta que no cerrará hasta conseguir estar todos online.

 

HT: ¿Algún obstáculo?

 

La entrevista solicitada al Ministerio de las Comunicaciones es mi único deseo sin cumplir y guardo la esperanza de que me la concedan algún día. Fue inesperado, realmente.

 

¿Cómo combinas tu empeño como documentalista freelancer y la labor “normal” en el ICRT? ¿Sueños, planes para el futuro?

 

Yaima Pardo: Me gusta la TV pública, me encanta como  medio, y me imagino lo que podría ser en un futuro nuestra TVC si no tuviera estructuras tan esquemáticas de producción y tantas complicaciones con los contenidos. Ha sido un espacio para ejercitarme al hacer ficción, el lugar donde me he formado como profesional, admiro a muchos profesionales que dedican también sus obras a este medio que han sido mis maestros y mis amigos como Elena Palacios, Roly Peña, Ernesto Fiallo, Alejandro Gil, Mariela  López, Charly Medina.

 

Pero el espacio freelancer me da la libertad de hacer y decir exactamente lo que quiero y como quiero, y en mis trabajos independientes suelo llamar al mismo equipo que llamo cuando hago televisión.

 

Tengo próximamente un Telefilme de la escritora Lil Romero que me encanta, versa sobre adolescentes y sus relaciones en espacios escolares.

 

Como freelancer estoy trabajando junto a la directora Lilian Broche en  un documental titulado “Antígona, el Proceso”; basado en la obra de Rogelio Orizondo  “Antigonón, un contingente épico” con la puesta en escena de Carlos Días y su Compañía Teatro “El Público”. Rogelio y Carlos quisieron hacer una Antígona enterradora de utopías, y a nosotras nos fascinó la idea, y decidimos incorporarnos al proceso como un contingente épico de Antígonas, mujeres todas empeñadas en hacer cine en Cuba.

 

HT: En general, ¿cómo deseas que sea nuestra sociedad dentro de 5 años? ¿Te parece que vamos acercándonos o nos alejamos de vivir realmente esa visión?

 

Yaima Pardo: Me encanta mi país y lo que más quiero para él y los míos es prosperidad y paz.

 

Me gustaría en principio no tener que esperar 5 años para que hubiese libertad de expresión, para que se legalizaran los matrimonios del mismo sexo y todo lo que la mayoría entienda que deba ser legalizado, para tener líderes reales con propuestas, proyectos y discursos genuinos a los que poder apostar o desmentir.

 

Me gustaría que, por ejemplo, los CDR se interpretaran como proyectos comunitarios para ayudar a las personas, no para vigilarlas, que fueran comités de defensas del pueblo, que es siempre el más indefenso. Que se sindicalizaran los trabadores del sexo que son muchos hoy y están desprotegidos a su “suerte”.  Que no hubiese ejército ni peligro de intervenciones enemigas en nuestro país. Que hubiese una sola moneda y que los nuevos billetes incluyeran imágenes de mujeres importantes en la historia de Cuba, artistas, científicos y filósofos. Que mis amigos no tuvieran que emigrar para poder  prosperar.

 

Cambiamos muy lentamente, preocupados ahora por la eficiencia y la calidad, no por las personas y sus necesidades. Eso alarma. Hay tremenda inercia por donde quiera, tremendo miedo al cambio, mucha hipocresía, mucha doble moral y muchas personas en muchos congresos de acuerdo por unanimidad, y no me lo creo. Me gustaría vivir en un país de vanguardia, en una sociedad con perspectivas donde se pueda desde el presente construir el futuro con todos y para el bien de todos.

 

HT: Si mañana despertaras y te enteraras que hay full internet en Cuba para cualquier habitante del archipiélago…

 

Yaima Pardo: Sería súper feliz. Nunca me ha gustado disfrutar de algo a lo que los demás no tengan derecho, por eso para mí es un compromiso moral luchar para que se masifique internet en Cuba y lo hago con las herramientas que tengo: el audiovisual. Considero que será un salto exponencial de nuestra economía y nuestras relaciones sociales, culturales, de nuestro pensamiento. No entiendo cómo pretenden construir socialismo en el siglo XXI sin internet para todos. Y te comento: el día que se masifique…, entonces lucharé porque sea gratis: porque es un derecho, insisto en que es un derecho.

—–

Contactos:

 

Facebook  https://www.facebook.com/cubaoffline

 

YouTube: pardoyaima

 

Email: cubaoffline@gmail.com

 

Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=W3izs-5MY0I

**************************************************

 

Un documental sobre (la falta de) Internet en Cuba

Dmitri Prieto

9 de octubre de 2013

 

Un fantasma recorre Cuba: el fantasma OFFLINE. Todas las fuerzas conservadoras de la vieja Cuba hacen todo lo posible para mantener el fantasma como residente permanente en el país, mientras que quienes nos identificamos con una Cuba nueva deseamos exorcizarlo ahora y para siempre.

 

OFFLINE: fuera de línea: estatus y síndrome alargadamente transitorio de inconexión digital masiva. Causa de quebraderos de cabezas, piedra de tropiezo para burócratas de mentes estulturadas durante el socialismo “de palo”, para artistas innovadores, para nuevos burgueses y alegadores de la “seguridad nacional”.

 

OFF-LINEOFFLINE es el título de un reciente documental, que –ya que casi tod@s l@s cuban@s de abajo estamos justamente OFFLINE- se propaga con una velocidad explosiva de USB a USB, de flash a flash, de mirada a mirada. Un documental sobre (la ausencia de) internet en Cuba.

 

Justo había yo recibido una llamada de la realizadora para que fuera a buscar mí copia, y aún antes de tenerla en mis manos una colega del trabajo me habla de esa nueva pieza de valiente crítica social.

 

Y es que OFFLINE es un fantasma cubano que ya es viral.

 

OFF-LINEDirigido por la joven realizadora Yaima Pardo, OFFLINE es una propuesta de reflexionar juntos sobre sueños y pesadillas de (la falta de) internet en Cuba.

 

Una gráfica bien agresiva a lo V-J, que coloniza hasta los cuerpos de las personas entrevistadas en el film, envía a los hemisferios cerebrales del espectador códigos digitales tomados de los más recientes softwares, websites y videos publicados en la Red.

 

El equipo de realización renunció a la táctica tradicional del debate sobre internet en Cuba: su propuesta evita involucrar a los mega-promocionados bloggers de las distintas posturas políticas, no toca las polémicas de turno, sino va al fondo del asunto: posiciona la falta de internet en perspectiva histórica de lo que ha sido Cuba en el tiempo. Van a quienes somos los clientes potenciales de un medio esencial que no está.

 

Un hallazgo duro y veraz, pienso yo.

 

El discurso visual de OFFLINE equipa las múltiples voces de las entrevistas con sugerencias casi subliminales de efectos posibles, de escenarios en el tapete, de trayectorias de Cubas futuras enfrascadas entre robots de palo y tanques de guerra callejeando entre muchedumbres.

 

No faltan las pañoletas ni la palabra Revolución – pero queda claro que la lógica de lo que para cualquier buen sentido la revolución es ha faltado, sigue faltando, y por su esencia faltará en las agendas de nuestra entrañable burocracia.

 

La entrevista de un decisor clave no aparece en el documental. No la dio. Sale clara, en cambio, la prueba documental de tal negativa prorrogativa de un estado de excepción digital.

 

Dice Yaima que quisiera para su creación la misma suerte que todos deseamos para 1984 (la famosa novela de Orwell): que pierda actualidad lo antes posible y pase a reposar en la pacífica placidez de no se sabe qué archivos.

 

Entre lo que comparto con Yaima está también ese deseo.

 

El deseo de que de una vez y por todas internet en Cuba deje de ser un fantasma.

**************************************************

 

Internet para todos los cubanos en 6 meses y gratis

La Singularidad/ Cubanet

3 de octubre de 2013

   

Al abordar el tema del acceso a Internet en Cuba hemos escuchado con frecuencia, incluso entre “expertos”, que la razón por la cual no puede existir acceso masivo y a corto plazo en Cuba es la falta de infraestructura y los altos costos que implicaría crearla.

 

Esta justificación puede haber tenido algún fundamento en tiempos pasados, cuando las tecnologías inalámbricas estaban en su infancia, pero la situación ha cambiado drásticamente.

 

En la actualidad existen múltiples tecnologías que permiten conexiones inalámbricas en ciudades completas, zonas rurales e incluso países, a muy bajo costo.  Por ejemplo, la tecnología Wimax permite conexiones a distancias de hasta 50 kilómetros a velocidades de hasta 70 Megabits por segundo. Pero, aunque son baratas, todavía estas tecnologías requieren de inversión de capital. Por eso, le proponemos al gobierno cubano una manera de hacer llegar el internet a todos en la Isla, sin que gaste un centavo, e incluso ganando dinero en el proceso. Parece magia …

 

Y sin que le cueste al gobierno

 

Parece un sueño, pero no lo es. Es además muy sencillo. Todo lo que necesitamos es que el gobierno de Cuba levante las restricciones aduanales que impiden la entrada de equipos satelitales para acceso a internet y de equipos caseros de comunicación (routers y repetidores inalámbricos).

 

El acceso a internet satelital cada vez es más fácil y asequible. Por ejemplo, la compañía HughesNet (una de tantas con cobertura en Cuba) ofrece planes de acceso satelital que comienzan en 5 megabits de descarga, por 40 dólares mensuales.

 

He aquí nuestra propuesta: Los cubanos de la diáspora podrían comprar estos equipos, enviarlos o llevarlos a Cuba, y pagar las mensualidades para que sus familiares tuvieran acceso a Internet de banda ancha. De esta manera lograrían comunicarse con ellos por internet, de forma barata, mediante aplicaciones como Skype, además, los de la Isla disfrutarían de las ventajas del acceso a la red de redes.

 

Los familiares que reciban el servicio en Cuba podrían establecer pequeños negocios como proveedores de acceso a Internet a nivel de barrio, mediante equipos caseros inalámbricos. El gobierno podría legalizar estos negocios y cobrarles impuestos, de ese modo engrosaría sus arcas y reduciría la creciente tasa de desempleo.

 

En el 2012 las remesas a Cuba ascendieron a la cifra récord de $2.605 millones de dólares. La mayoría de estos cubanos que envían remesas desean comunicarse con sus familiares mediante las nuevas tecnologías de la información.

 

Con el plan que proponemos no quedaría un barrio en Cuba sin al menos una familia con acceso a Internet y la posibilidad de compartirlo de forma inalámbrica con sus vecinos.

 

En el 2009 la administración Obama autorizó que personas en los Estados Unidos contraten y paguen a empresas de servicios satelitales de telecomunicaciones, norteamericanas o de otros países,  para que brinden sus servicios a cubanos en la Isla, con la excepción de funcionarios del gobierno y miembros de alto rango del partido comunista.

 

La verdadera razón

 

¿Por qué el gobierno cubano no permite lo que le proponemos si supuestamente le resultaría beneficioso?

 

La falta de infraestructura no es más que una justificación. La verdadera  razón es el miedo a perder el control totalitario de la información.

 

Les dejamos la propuesta.

**************************************************

 

Cuba penúltima en

escalafón de libertad de internet

3 de octubre de 2013

   

El informe Libertad en Internet 2012-2013 de Freedom House documenta las trabas al acceso, la censura del contenido y las violaciones a los derechos de los usuarios. No abarca hasta la apertura de telepuntos de acceso en junio pasado.

 

Cuba se clasificó en el penúltimo lugar, junto con China y sólo por encima de Irán, en el escalafón Libertad en Internet 2013,  elaborado por Freedom House, organización que vigila las libertades en el mundo.

 

Cuba y China recibieron 86 puntos de 100 posibles  –Irán acumuló 91– en una escala inversa que otorga la mejor evaluación al país con la puntuación más baja. Esta puntuación resulta de la suma de las calificaciones parciales en cuanto a Obstáculos al acceso, Límites al contenido y Violación de los derechos del usuario.

 

En la evaluación, los cinco países punteros en cuanto a la libertad en internet fueron Islandia, Estonia, Alemania, Estados Unidos y Australia.

 

Debido a que el informe de Freedom House comprende el período de mayo de 2012 a abril de 2013, el apartado dedicado a Cuba no contempla el período posterior a la apertura por el gobierno cubano, a principios de junio del 2013, de 118 puntos de acceso público pagado a la red, la intranet nacional o una cuenta de correo electrónico.

 

Un resumen del informe 2012-2013 de Freedom House recuerda que Cuba, que fue testigo de otra ofensiva contra los bloggers y periodistas ciudadanos a fines de 2012, ha clasificado siempre como uno de los entornos más represivos del mundo para el uso  de las tecnologías de  la informática y las comunicaciones (TIC).

 

Freedom House resalta que los altos precios, la conectividad excepcionalmente lenta y las meticulosas regulaciones del Gobierno han dado lugar a una pronunciada falta de acceso a aplicaciones y servicios, con excepción del correo electrónico.

 

El texto toma nota que la mayoría de los usuarios cubanos sólo pueden acceder a una intranet controlada por el gobierno, en lugar de la internet global. Y observa que a pesar de un puñado de cambios en el panorama de las TIC en los últimos años, incluyendo un aumento en la penetración de la telefonía móvil y la activación en enero de 2013 del muy esperado fibra cable de fibra óptica ALBA-1, el acceso a la red de redes y otras TIC sigue siendo limitado.

 

No obstante, agrega Freedom House, una creciente comunidad de blogueros ha consolidado su trabajo de manera creativa, utilizando medios online y offline  para expresar sus opiniones y difundir información sobre las condiciones en el país.

 

Aunque el gobierno pareció relajar sus restricciones a los medios de comunicación en línea al desbloquear cierto número de blogs en 2011, este período de apertura fue de corta duración, como lo demuestran una serie de detenciones arbitrarias en noviembre y diciembre de 2012.

 

Señala el resumen de Freedom House que blogs progubernamentales que osaron ser demasiado críticos de la política del gobierno fueron bloqueados, como también los números telefónicos asociados con la plataforma voz-a-tweet que había sido ampliamente utilizada por los activistas para dar a conocer violaciones de derechos humanos, acciones que no son desusadas en Cuba.

 

En 2013 la cantidad de sitios web bloqueados ha sido más o menos la misma que en 2012. Al menos una docena de blogueros han sido arrestados; varios activistas pacíficos, golpeados públicamente; y un periodista independiente estuvo detenido sin cargos formales durante seis meses antes de su eventual liberación

 

La vigilancia sigue siendo generalizada, incluyendo un software instalado por el Gobierno que le permite vigilar y controlar las cuentas de correo electrónico activas en sus oficinas, así como muchos de los telepuntos de acceso público a internet en Cuba.

 

Para confeccionar el apartado sobre Cuba de su Informe Libertad en Internet 2012-2013, Freedom House pidió la colaboración del bloguero cubano exiliado Ernesto Hernández Busto, editor del blog Penúltimos Días y activista en favor de la libertad en la red.

 


Poca leche y mucha censura

Orlando Delgado

3 de marzo de 2014

 

La periodista Rosa Miriam Elizalde aboga por mantener la plaza sitiada: los medios de comunicación han de estar en manos del Estado.

 

Rosa Miriam Elizalde es una de las niñas mimadas del periodismo oficial. Su historial es la envidia de muchos que hace años dedican sus mejores horas a alabar a los Castro. Después de prestarle un inestimable servicio a la Seguridad del Estado con su obra Los disidentes, en colaboración con Luis Báez —el escribano encargado de ensalzar la decrépita figura de Fidel Castro—, desde hace algunos años dirige la página web por excelencia del castrismo, Cubadebate, sitio que dice combatir el terrorismo mediático pero cuya misión es la única posible bajo una dictadura: contrarrestar la influencia de la prensa independiente.

 

Elizalde ha reconocido recientemente lo que desde hace medio siglo todo el mundo sabe de sobra, que en los medios de comunicación de la Isla hay censura. Dicha declaración, por supuesto, no fue hecha en una de las aburridas mesas redondas de la TV cubana, sino en un blog español. Desde allí justificó tan deplorable situación porque de existir libertad de prensa “supondría la pérdida de leche para los niños”.

 

Bien sabe la periodista que semejante argumento es totalmente risible. No podría sostenerlo ante ningún cubano, y mucho menos desde un medio oficial. Por eso dice tamaña barbaridad a través de internet, una plataforma inalcanzable para la mayoría de sus compatriotas.

 

Si en Cuba, como por arte de magia, se restableciera la libertad de prensa, Cubadebate sería de los primeros sitios en cerrar por falta de seguidores y lectores. Su credibilidad bajaría tanto que la Elizalde terminaría por dedicarse a otras tareas ante la imposibilidad de poder cambiar su lenguaje, tan permeado ya de lugares comunes. En el hipotético caso de que algún campesino se enterara de la más reciente declaración de la periodista, no podría comprender qué relación guardan sus escuálidas vacas con la censura de prensa. Tal vez la noticia le estimule a producir más para aspirar algún día a estar mejor informado.

 

Pero no se puede menospreciar la inteligencia de Elizalde. Cuando comprendió las posibilidades que abría el libre acceso a internet, se entusiasmó con el periodismo online y hoy dedica todo su potencial a tratar de difundir la jurásica propaganda de la dictadura cubana en la web. No está sola, cuenta en su empeño con  plumíferos como Enrique Ubieta e Iroel Sánchez, quienes compiten entre sí por ver cuál profiere más insultos ya sea a intelectuales y miembros del exilio, a personalidades de ideologías ajenas a la comunista o sencillamente a críticos del régimen.

 

Los trabajos periodísticos de Rosa Miriam Elizalde sobre la prostitución en Cuba, publicados en la década del 90 —una de las etapas más negras del régimen—, hicieron pensar a más de uno que podría dar el salto a un periodismo menos comprometido con el oficialismo y más con la realidad.

Nada de eso.

 

La Elizalde se dedica ahora a teorizar estérilmente sobre la necesidad de modificar los medios de comunicación cubanos. Dice que hay que cambiar sin cambiar lo fundamental, que es el monopolio del Estado sobre los medios de comunicación. Y ya el supuesto cambio muere sin haber nacido. La Elizalde nació bajo la “plaza sitiada” de los Castro y no ha podido salirse de ella. Tal vez cuando lo haga sea demasiado tarde, sus mejores años habrán pasado y con ella la posibilidad de enaltecer la siempre difícil misión de un periodista: informar de manera veraz e independiente.

 

 

La jauría de los iguales

Héctor Antón

14 de octubre de 2013

 

Borrando el nombre de atletas, demonizando el profesionalismo, gritando consignas… Fiel al régimen, la prensa deportiva cubana posterior a 1959 ha sido un arma política

 

Grande es la verdad, pero todavía mayor,

desde un punto de vista práctico,

es el silencio de la verdad

Aldous Huxley

 

La prensa deportiva posterior a 1959 ha sido cautelosa por exceso y abrumadora por defecto. Consignas iniciales como “Listos para vencer” y “El deporte, derecho del pueblo”, logran mantener la esencia de una gesta verbal en clase épica. La crónica roja del régimen prerrevolucionario dio paso a la sangre numerosa de la insurrección triunfante. Ya era hora que el deporte amateur barriera con el espectáculo de puños y piernas rentadas, la discriminación racial y el sensacionalismo. Divulgación y propaganda serían la espada y escudo de los periodistas que decidieron permanecer en su tierra y subirse al tren de la esperanza.

 

Sin la malicia herética y formación cultural de otros colegas, los reporteros de la esfera atlética se alistan a la “causa justa” con espíritu redentor. Su tarea de choque es la de ser traductores eufóricos del lenguaje hegemónico. Un teórico francés de la disciplina-bloqueo dijo que “el teatro es la indignidad de hablar por otro”. De modo paradójico, el diagnóstico sintetiza la dignidad mayor de la prensa deportiva insular.

 

A pesar de contar en su trayectoria con abandonos y deserciones, el grueso de sus impostados actores se ha plegado a la maquinaria estatal con el mismo rigor que exige conservar bien alto el honor de la patria. El giro emergente hacia una especie de semi-profesionalismo contemplará un cambio de tono, bajo la salvedad de continuar atentos a las órdenes de arriba que será preciso cumplir.

 

En el nombre del padre

 

El protagonismo tiránico de Eddy Martin (1929-2006) y Héctor Rodríguez (1946-2012) en la narración televisiva, sentó las bases de una escuela concentrada en demostrar que los muñecos del ventrílocuo único también pueden aspirar al sueño de la permanencia. Gracias a la perseverancia y lealtad de sus malabares vocales, Héctor y Eddy fundieron técnica y táctica para reinar durante más de treinta años en una carrera sin relevos que solo interrumpió la muerte.

 

Adorar la verdad foránea tanto como la mentira autóctona. Estallar con el triunfo y enmudecer ante la derrota. Culpar de una victoria en el bolsillo al sujeto o situación conveniente. Demonizar al profesionalismo abierto y los yanquis de entonces. Borrar de la memoria a los atletas fugados o caídos en desgracia. Enamorarse de un pelotero hasta llegar al mimo sospechoso. Ser apéndices de la Comisión Nacional de Béisbol. Cambiar de tema en plena efervescencia popular, debido a sanciones injustas contra figuras encumbradas por ellos mismos.

 

Lo anterior es parte del legado que nos deparó aquel binomio cuadrado perfecto, como “ejemplo a seguir para los que hoy comienzan”.

 

Alguien curtido en la sátira política sostiene que “tontos y pícaros coinciden siempre en la desinformación”. Dicho axioma sintetiza el dilema entre masa y poder latente en el ámbito social y deportivo insular. La batalla simbólica entre los chismes de aldea y esos loros de turno reñidos con una mínima transparencia ante cámaras y micrófonos.

 

Demagogia y populismo es una redundancia en comentaristas saciados de internet y publicaciones especializadas. Tal parece que “complacer a la afición” estriba en vociferar logros racionados, en lugar de analizar críticamente el ocaso del movimiento deportivo.

 

El televidente agradece cuando las trasmisiones de cadenas hispanas conservan a sus narradores originales. Sucede que los artífices del patio menos especializados se dedican a brindar fichas biográficas y cronologías históricas, sin emitir criterios personales de lo que acontece en el escenario atlético. ¿Se imaginan un duelo entre las tenistas punteras del ranking mundial femenino Serena Williams (EEUU) y Victoria Azarenka (Bielorrusia) comentado por una dupla nuestra?

 

Hacer de tripas corazón

 

¿Qué justifica la ausencia de velocistas y fondistas durante el Mundial de Atletismo Moscú-2013? ¿Debemos aceptar que un impredecible Víctor Mesa siga al mando del team Cuba, a pesar de su abuso de poder, grosería y método irracional de conducir hombres? ¿Será crucial el precedente de haber sido el pelotero favorito de Vilma Espín? ¿El despotismo de un carismático Gran Timonel podría rescatar a los tripulantes de un barco a la deriva? ¿Dónde estará metido el exrematador de la selección cubana de voleibol Wilfredo El Bebé León en su nuevo estatus de no-persona? ¿Qué significa en el argot de la nomenclatura “violar el código de ética revolucionario”?

 

Atrapar un raquítico periódico Granma o Juventud Rebelde, encender la radio o sintonizar TeleRebelde (El Canal de los Deportes en Cuba) deviene un absurdo más. Allí no conseguiremos despejar ninguna interrogante. La jauría de los iguales silencia este tipo de confesiones. El triunfalismo del presente se impone a la suma de injusticias y fracasos. En Cuba se sabe muy poco de Cuba, según los medios de comunicación masiva.

 

Ni siquiera se abre un espacio para el negocio de la nostalgia. Nadie habló del reencuentro en La Florida de los exjugadores de equipos capitalinos de béisbol Rey Vicente Anglada y Bárbaro Garbey, al cabo de treinta y tres años de sobrevida, incomunicación y espera. Tampoco se mencionaron las visitas a Cuba de José Ariel Contreras o Rey Ordoñez, quienes regresaron dispuestos a vencer el miedo a un supuesto rechazo de la afición o de sus antiguos compañeros.

 

Otros se limitaron a retornar prácticamente de incógnitos, como los baloncestistas Roberto Carlos y Ruperto Herrera Jr., quienes volaron a La Habana procedentes de Buenos Aires y Miami. Todo un secreto a voces a nivel de amigos y familiares cercanos. La Reforma Migratoria trajo el alivio de abrazos pendientes.

 

Tampoco el furor de la inmediatez satisface el interés de los aficionados. Un partido de la liga española de fútbol es más importante que el derby de jonrones conquistado por Yoenis Céspedes en la más reciente temporada de las Grandes Ligas. Un posible fichaje millonario requiere un seguimiento que no merecen las lecciones boxísticas de Guillermo El Chacal Rigondeaux. Todo se puede resolver con un largo y tedioso resumen de la Bundesliga alemana. ¡Qué pasaría si “la liga mejor organizada” (según dijo uno de acá lejos de allá) estuviera poblada de futbolistas cubanos titulares en sus respectivos clubes!

 

¿Masa vs. multitudes?

 

Cómo es posible recuperar el interés masivo por el béisbol, si el fútbol como “deporte de las multitudes” disfruta de una cobertura televisiva superior a la pelota como “deporte nacional”. Incluso, las trasmisiones de Grandes Ligas ofrecen la impresión de que ningún cubano se alista en las novenas regulares de los equipos élites. La selección de partidos que se brindan ante la teleaudiencia insular requiere de un detector de cubanología.

 

El complejo de Mesa Redonda, donde todos los panelistas simulan “estar de acuerdo”, también matiza la prensa deportiva. Se torna difícil presenciar una confrontación en un programa supuestamente destinado al debate como “Al duro y sin guante”. Al frente de este consenso premeditado, encontramos a Rodolfo García Lozano, rancio sustituto del “titán de la locución cubana”, Eddy Martin.

 

Sentado en su tribuna de vidrio, éste camaleón histriónico induce a sus invitados por la senda de un optimismo ramplón. A la sombra de su mesura sonora, los enfoques y recuentos obsesivamente enciclopédicos de Renier González, así como la precaución del refinado Sergio Ortega sucumben al monólogo del obeso ideológico.

 

Desviar la atención de problemas locales con tramas globales es una vieja artimaña política. Un periodismo “ameno, militante y creador” tiene la misión histórica de reivindicar esta opción estratégica. El escamoteo como mentira piadosa convierte al engaño en virtud. La melancolía de los conejos entusiastas se transforma en una cacería de leones fajados por destripar presas exóticas. Es decir, el compromiso de estudiar y promover el no-compromiso.

 

“No hay cosa que mate a un hombre más rápido que obligarlo a representar a su país” (Julio Cortázar). Frase lapidaria que lastra por igual al deporte cubano y sus fieles reporteros. Vaciados de instinto de rebelión, unos y otros le entregan su alma y cuerpo al diablo por un viaje al extranjero, para endurecer el nudo de su envilecimiento.

 

Obediencia y solemnidad no riman en el imaginario de multitudes despiertas. Rejuego político y frescura competitiva no pueden ser las dos caras de una misma moneda. El patrioterismo hereditario de la prensa oficial rechaza el desacato y sentido del humor genuinos de la sensibilidad popular.

 

Los voceros del puritanismo amateur se niegan a reconocer la mediación publicitaria y especulación financiera dominante en el contexto deportivo universal. Una vasta región donde principios como nación, Estado o fidelidad a los grandes hermanos ya no cuentan. El nuevo sistema de pago a los atletas y entrenadores será un tema postergado, hasta que ya sea imposible remendar la máscara de “regalarle al pueblo el alegrón que se merece”.

 

Mientras el deporte nacional emigra, tropieza y se autodestruye, los habitantes confinados en el archipiélago de corcho (víctima y verdugo del acoso imprescindible) inventan, carean y blasfeman en las ruidosas y vigiladas peñas callejeras, clamando por el diluvio de una catarsis informativa que nunca llega.

 


Reseñas y olvidos voluntarios

Raúl Rivero

13 de octubre de 2013

 

Las golpizas a las Damas de Blanco, los arrestos masivos de opositores pacíficos, los asaltos a viviendas, los mítines de repudio y la represión generalizada contra los demócratas cubanos, se han integrado de una manera vejatoria y terrible al paisaje cotidiano de la vida de la sociedad en la isla.

 

Esos episodios violentos y denigrantes, organizados con severidad, disciplina y constancia por la dictadura, son, desde luego, silenciados por los panfletos oficiales del gobierno. Y no caben en los encuadres de las cámaras de los corresponsales extranjeros, ni tiene espacios en las notas escritas por quienes, según establecen los códigos elementales de la profesión periodística, están acreditados en una territorio para cubrir las noticias y los acontecimientos relevantes del país. De todo el país.

 

Así las cosas, las palizas, las persecuciones, escándalos, insultos y acosos que se producen todos los domingos en las puertas de la iglesias, lo mismo en La Habana, Matanzas que en Santiago de Cuba, es materia única y exclusiva del periodismo independiente y de la habilidad de las víctimas de los ataques policiales que consiguen hacer algunas fotos o envían mensaje al exterior con leves reseñas de los hechos.

 

Una situación similar se produce con los opositores cuando son apresados (un promedio de 400 al mes) y conducidos por los agentes a los calabozos o a lugares retirados, lejos de los centros urbanos, para sacarlos de circulación y alejarlos de los puntos de protestas o de manifestaciones públicas.

 

Sólo los corresponsales libres y personas allegadas dan cuenta de esas detenciones que, a juicio de algunos líderes de la oposición, se producen cada día –por orden directa de altas esferas del gobierno– con mayor agresividad y mayor uso de fuerza por parte de la policía y sus ayudantías paramilitares.

 

El relato de la represión, las escenas violentas con hombres y mujeres heridos, hallan espacios entonces, con algunas excepciones, sólo en las páginas de los grupos de exiliados y las de amigos verdaderos que siguen con atención y sensibilidad el día a día de lo que pasa en Cuba.

 

Es más excitante reportar que, gracias a la condescendencia estatal, ya los dueños de timbiriches privados podrán vender marejadas de años y mojitos que contar como le partieron la cabeza a un activista en Santa Clara o relatar cuántos policías metieron a empujones y trastazos en un carro a una Dama de Blanco.

 

La mayoría de los medios que se interesan en el tema cubano pasan por alto el trabajo de la oposición, el del periodismo sin mandato y la represión que se ejerce sobre ellos todos los días. Esas escenas son ya una parte, la más espantosa y oscura, del esquema de la normalidad de la existencia bajo un régimen totalitario.

 

 

¿Qué nos dice Cuba?

Yusimí Rodríguez López

11 de octubre de 2013

 

Un nuevo segmento del Noticiero Nacional de Televisión, supuestamente participativo, oculta más de lo que expone

 

Un par de semanas atrás, un amigo me habló de un nuevo espacio dentro del Noticiero Nacional de Televisión: “Cuba Dice”. Lo primero que me pregunté fue qué Cuba es la que dice. Estoy acostumbrada a los titulares de la prensa oficial, en los que Cuba es el Gobierno, pero en esta ocasión, según aclaró mi amigo, Cuba es el pueblo, la gente común.

 

¿Y qué dice Cuba?, fue mi siguiente pregunta. Mi amigo explicó que en el espacio se reflejan opiniones de los cubanos sobre “temas cruciales” de la realidad nacional. El candente asunto de la vivienda estuvo sobre el tapete, por ejemplo.

 

El martes 24 de septiembre, el programa estaba dedicado a las nuevas medidas migratorias y el “efecto” que han tenido en la población.

 

Los entrevistados se expresaron en términos muy positivos sobre la atención que han recibido al acudir a las oficinas a solicitar su pasaporte, y la rapidez con que se han realizado los trámites. Todos afirmaron que no hay obstáculos ni demoras innecesarias por la parte cubana. Quienes regresan de una estancia en Estados Unidos, aclaran que no han tenido ninguna dificultad con el Gobierno cubano, como vaticinaban los familiares que visitaron en aquel país.

 

“Los obstáculos los ponen las embajadas de los países de destino”, afirmó un entrevistado, y las historias que aparecieron a continuación le dieron la razón. “Cuba Dice” mostró entonces personas que acaban de salir de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, donde les había sido denegada la visa.

 

Un matrimonio de personas mayores relató que al hombre le había sido concedida la visa, mientras que a su esposa no, a pesar de que ya había viajado a ese país dos o tres años antes, para una estancia de tres meses. No recibieron explicación por la negativa; ninguno de los entrevistados a quienes había sido denegada la visa recibió explicación.

 

Quienes esperan ante la Embajada de México contaron que ahora los trámites se han hecho más engorrosos, y se conceden menos visas.

 

Un funcionario de emigración afirmó que, aunque el número de cubanos que viajan fuera del país se ha incrementado tras la puesta en vigor de las nuevas medidas, no se ha producido una salida en masa de ciudadanos, como se especulaba.

 

Pero “Cuba Dice” no se detuvo en esas historias. Llegó con sus cámaras hasta aquellos que, desesperados por la demora de un “parole” o la negativa de una visa para entrar a Estados Unidos, se lanzan al mar. Sus esfuerzos por alcanzar las costas norteamericanas han sido frustrados por los guardafronteras. Ninguno es disidente ni opositor, dicen.

 

“Mi problema es económico”, afirma uno. Cuando les preguntan si están dispuestos a lanzarse al mar y poner sus vidas en riesgo otra vez, no pueden dar una respuesta definitiva. Sus caras dicen claramente que, a pesar del peligro, no descartan la vía ilegal.

 

No miente, pero omite

 

“Cuba Dice” no miente. Omite.

 

Omite que antes de las nuevas medidas migratorias, el pueblo cubano, o sea la Cuba que habla en el espacio, requería de un permiso del Gobierno para viajar, y que ese Gobierno podía negarlo, sin dar explicaciones, de la misma forma que las embajadas de otros países.

 

El gobierno de su país natal, donde es usted un ciudadano libre, ¿tiene más derecho a decidir si usted viaja o no que el de un país donde usted no nació ni ha adquirido ningún derecho?

 

¿No habría sido interesante escuchar a la bloguera Yoani Sánchez, que también forma parte del pueblo de Cuba, y por tanto también “dice”, hablar sobre su experiencia como ciudadana que viaja fuera libremente, sin tener que solicitar un permiso, y regresar? Quizás soy demasiado optimista, pero estoy casi segura de que también habría apreciado la atención que recibió al solicitar su pasaporte.

 

Claro que, tal vez, habría sido necesario explicar quién es y sobre todo cuál fue el obstáculo para que no pudiera viajar fuera en veinte ocasiones anteriores, cuando contaba con visa para entrar a otros países. ¿Pero para qué? ¿Para qué hablar del pasado, cuando lo importante es el presente?

 

Pasado y presente

 

Justo el día después de ver “Cuba Dice”, una conocida me contó que después de permanecer en una cola en la oficina de ETECSA, para pagar el teléfono, y ver la indolencia de las empleadas, empezó a quejarse de la falta de respeto al cliente que existe en el país. Un hombre de la cola (calzado con tenis Reebok, describe ella) le echó en cara “la miseria que había en Cuba antes de 1959”, como argumento para que dejara de quejarse.

 

Es maravilloso ver cómo seguimos recurriendo, después de 54 años, a los males (reales o exagerados) de la sociedad pre-revolucionaria, en la que, por cierto, los ciudadanos no necesitaban solicitar permiso para salir del país.

 

A la vez, borramos las barbaridades del pasado reciente. Se entregan licencias para abrir negocios privados, sin mencionar la atrocidad de la Ofensiva Revolucionaria de 1968. Se intenta promover, desde los medios, el respeto a orientaciones sexuales diferentes, sin hablar de quienes fueron expulsados de centros laborales o estudiantiles por su homosexualidad o de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), adonde fueron enviados, entre otros, los homosexuales. Se regresa lentamente al deporte profesional (no creo que vuelva a usarse nunca la palabra amateur para describir a nuestros deportistas), sin reconocer que fue una barbaridad eliminarlo.

 

Se permite el hospedaje de cubanos en los hoteles, sin decir que durante años, carecimos del derecho a hospedarse en las instalaciones del propio país. Y esto no era ley escrita, por lo que hablar de ello sería admitir que se estuvo violando un derecho reconocido en la Constitución.

 

Pero no importan los derechos que nos fueron violados antes, sino los que (casi) nos son reconocidos ahora. Digo casi, porque “Cuba Dice” también omite que, aunque no es necesario ahora solicitar permiso de salida, existe el artículo 25, que regula el traspaso de la frontera, que por motivos de utilidad pública también le puede ser negado a un ciudadano. La ley no habla de la capacidad de apelación del ciudadano ante una negativa del permiso.

 

La Cuba del noticiero dice que el número de ciudadanos que viajan al extranjero no es tan alto como se esperaba, pero omite que para viajar salir del país no se requiere solo un pasaporte y una visa. Si así fuera, yo habría viajado a Estados Unidos en diciembre de 2012. Solo me faltaba un pequeño detalle: el dinero.

 

Sin futuro

 

¿Cuáles son las posibilidades de un ciudadano, cuyo sueldo promedio es de 400 pesos cubanos mensuales (menos de veinte dólares) de hacerse un pasaporte, pagar por una visa que puede serle denegada, y luego, si la obtiene, disponer de dinero para viajar, hospedarse, alimentarse y regresar o permanecer en otro país?

 

“Cuba Dice” muestra las consecuencias de la política norteamericana, que, según ellos, por un lado niega visas y por el otro alienta a embarcarse en travesías que terminan de forma trágica, la mayor parte de las veces. Uno de los balseros se preguntó “si hay que poner una bomba para que Estados Unidos te reciba”. Pero sucede que él no es un terrorista, ni siquiera es un opositor ni un disidente. Su problema es económico.

 

Lo que el Noticiero no muestra es ese problema económico. ¿Hasta qué punto ha llegado la situación de ese hombre y de los otros que intentan abandonar el país de forma ilegal, para arriesgar sus vidas una y otra vez?

 

“Cuba Dice” no explica cómo estos cubanos han llegado a convencerse de que no tienen futuro en la Isla.

 

 

Cuba muda

Alejandro Rodríguez Rodríguez

9 de octubre de 2013

 

El post Cuba berrea, publicado por Rafael Escalona en su blog El Microwave, me anima a escribir sobre la más reciente sección del NTV, Cuba dice, en la que sale la población quejándose de sus desgracias patrimoniales y también jefes administrativos justificándolo todo o sacudiéndose las culpas. La sección, a pesar de ser el mismo caramelo envuelto en un papelito más brillante, ha sido bien acogida por la audiencia, lo cual es entendible: todo el mundo sabe que aquí un peso MN no vale el metal con que se fabrica, y sin embargo un mendigo te agradece cuando se lo das en la calle de modo que Cuba dice, como yo lo veo, afirma nuestro desamparo periodístico, nuestra incultura del debate, y también la sinapsis atrofiada de un sistema nervioso mayor.

 

No exagera el dueño de El Microwave cuando desestima el valor de un periodismo incómodo que solo lo es los 15 minutos que dura un reportaje, ni cuando se percata de lo lejos que está el periodismo del periodismo. Sin embargo sí creo que exagera al concluir pidiendo peras de un olmo: lo que se dice resolver, el espacio en cuestión no resuelve un carajo, termina Rafael. La sección, por no resolver, no resuelve ni un embrión de carajito, pero tampoco le corresponde a la prensa resolver nada. Ella puede montar la carpa, armar el show y dejar que la bola corra: su función esencial consiste en crear opinión, influir en su estado, sensibilizar a la gente o bien lo contrario por omisión.

 

¿Cuál es el conflicto entonces? Que en Cuba la opinión pública que es a quién le correspondería pinchar a los portadores de soluciones para que despierten y actúen tiene el empuje de una pistolita de globos plásticos. Pongo un ejemplo: en Camagüey un programa de televisión abordó durante aproximadamente 2 horas el tema de la calidad de la mortadella y otros productos de la canasta básica. Estaban presentes todos los implicados en el proceso, desde la fábrica hasta la tienda, y todos fueron cuestionados por los periodistas, y tras saberse que los recursos estaban, no pudieron sino prometer que lo harían mejor, incluso frente a la máxima autoridad del Partido provincial. Hoy, una pila de meses después, el trozo de mortadella que tengo en mi nevera es un pedazo asqueroso de harina entintada en sangre animal, que ni mi perro Patricio se atreve a meterle el diente. ¿Qué pasó entonces, si el programa logró impactar en la opinión de los camagüeyanos? Nada, nunca pasa nada; o sí, que la prensa local fue ridiculizada por administrativos que, presumo, tienen carne real en sus neveras.

 

Son innegables algunos valores en Cuba dice: por primera vez en la TV los reportajes de investigación duran más o menos lo que deben durar, y una concesión de tiempo aquí tiene que significar algo; recuérdese que estamos en un país con 2 periódicos de 8 páginas y menos de 3 horas de noticias nacionales en formato audiovisual al día. Además se hace trabajo en equipo,aunque siempre sea el mismo equipo, no puedo verlo sino como un elemento positivo. Desconozco si los temas surgen de manera espontánea, o si son orientados por los arquitectos de la comunicación en Cuba, pero sospecho lo último. Según me contó un amigo periodista, en una reunión le habían dicho que ya se podía criticar a los sectores vitales, o sea, Salud y Educación, pero igual le aclararon que la cosa tenía su límite, que debían primero documentarse muy pero que muy bien, consultar a las autoridades pertinentes y demás peros de siempre ¡y con semejantes truenos quién se baña en ese aguacero!

 

A mí Cuba dice me parece cosa artificial por razones que superan su imposibilidad para solucionar los problemas que punzan a diario en las vidas cubanas, y también su notable gusto por la cáscara. Un solo Noticiero Nacional de Televisión, con un solo proyecto de periodismo crítico, acometido por un solo equipo de reporteros estrellas apoyados por otros que, desde las provincias, de vez en cuando logran colarse en un concepto de prensa que privilegia a los issues capitalinos, no puede ser la respuesta al drama existencial de la prensa cubana. Granma igual critica en su página 8 desde hace tiempo, con similares estrategias: el tema del maltrato a los contenedores plásticos de basura, por ejemplo, no merece espacio importante en ningún medio nacional porque solo hay colectores de ese tipo en La Habana y Varadero, que yo sepa; y sin embargo ha sido amplia la matraquilla de los contenedores de basura: ¡a ver si ponen algunos en Camagüey para que la gente pueda maltratarlos y ya luego sentirse parte de los reportajes del Granma!

 

Yo quisiera que Cuba dice acaso el único experimento de discurso crítico al cual ahora mismo tienen acceso todos los cubanos, trascendiera el quejido canino por un boniato del agromercado y la vieja tángana por la cola en el Registro Civil. Que llegaran profundo en ese anhelo de todos que es tener acceso irrestricto a la información, al Internet, y otros quereres de naturaleza espiritual. Que investigaran sobre la telefonía móvil prohibida para el bolsillo del trabajador en pleno 2013; que hablaran del salario, de la doble moneda, de los precios de las TRD, y de las otras dificultades mayúsculas de esta nación, que por espinosas la prensa suele evitar. Que el agua les llegue al pecho si es que van a hablar de un bache, y si van a protestar porque los afectados del ciclón Flora aún no tienen la vivienda prometida, pues que lo hagan con el filo necesario para encontrar la dinámica fallida, el discurso mentiroso, o como pide Rafael, ponerle nombres a sus responsables y no soltar prenda hasta verlos caer. Se habla de asuntos muy serios, y hacerlo de mentiritas es faltar al respeto que merece la gente de este país, muy cansada ya de las tangentes.

 

No va a importar que una Cuba diga, chille, berree o patalee, mucho o poco, mal o bien, en el Noticiero de las 8:00 pm, mientras haya otra que se quede muda, ciega y sorda, con la tranquilidad del desahuciado ante los roles de la prensa.

**********************************************************

Cuba berrea

Rafael Escalona

5 de octubre de 2013

 

La insistencia de los amigos me llevó a dedicarle unos minutos al noticiero de televisión ayer en la noche –lo confieso, mi frugalidad televisiva llega a niveles alarmantes–. “Tienes que mirar ‘Cuba dice’, para que veas el último intento del periodismo cubano”. Y ahí estaba yo, plato en mano frente al televisor, listo para la embestida del periodismo crítico made in Cuba.

 

No me defraudó en lo más mínimo: muchas intervenciones de gente de pueblo hablando del bache del barrio, dirigentes con explicaciones ininteligibles y discursos retóricos de nuestros periodistas más inquisitivos y mediáticos. Mi saco de temores y prejuicios es infinito, así que no sufrí por el espacio televisivo. Sufrí cuando me puse a pensar en esa señora que se cayó por culpa de la calle mal asfaltada y que cuando se vea en la pantalla pensará en lo valiente que son esos periodistas, sufrí cuando caí en cuenta de que se juega a arañar la superficie del fenómeno con un puño enguantado, sufrí cuando comprendí lo lejos que está el periodismo del periodismo.

 

Hablar de un asunto, por escabroso que sea, es apenas atisbar un problema. Los micrófonos abiertos y las declaraciones de ciudadanos enfurecidos están bien, pero mostrar la realidad e inquirir sobre ella es bastante más que eso. ‘Cuba dice’ puede existir solo en un país como Cuba, en el que la sociedad apenas tiene acceso a tecnologías de la información y a la información misma. Si existieran Twitter, Facebook y los blogs para todos los cubanos cualquier persona pondría a la vista de millones una foto del hueco de la esquina, o un video del tráfico de frutas y vegetales en los agromercados; si existiera Internet quedaría en evidencia el pobrísimo papel que está cumpliendo ese programa que ahora presentan como el abanderado del periodismo nacional.

 

No creo en el valor de un periodismo incómodo que solo lo es los 15 minutos que dura un reportaje, no creo en el valor de un periodismo incómodo cuya hondura no sobrepasa la del charco del que habla. El periodismo, ‘Cuba dice’, es otra cosa, el periodismo es llegar a la raíz (y para llegar a la raíz hay que recorrer las ramas y el tronco), valorar la multicausalidad de un problema, ponerle nombres a sus responsables y no soltar prenda hasta verlos caer. Lo otro es la amplificación del dolor, y eso, resolver, lo que se dice resolver, no resuelve un carajo.

 

 

Y surgió el Granma…

René Gómez Manzano

8 de octubre de 2013

 

El pasado viernes, pese a no tratarse de un aniversario cerrado, el diario Granma recordó su surgimiento. Fue el 4 de octubre de 1965 cuando, tras decretar el cierre de Revolución y Noticias de Hoy, el régimen castrista creó el nuevo periódico, en calidad de órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

 

El rotativo evocó el asunto en primera plana y en un artículo de Jorge Oller. En esos materiales se narran incidencias de la noche que precedió al lanzamiento y se rememoran las principales noticias de aquella edición. También se recuerda al primer director, cuyo nombre, de múltiples implicaciones escatológicas, más que el de una persona de carne y hueso parece la creación de un escritor imaginativo y malévolo: Isidoro Malmierca Peoli.

 

Por encima de las anécdotas sobre el trabajo desplegado por los distintos colegas del recién nacido Granma, se destaca el hecho cierto de que el surgimiento del nuevo periódico, tras la desaparición de sus dos predecesores, representó el culmen del proceso de domesticación de la prensa nacional, iniciado con el triunfo mismo de la Revolución.

 

En su artículo, Oller plantea en son de triunfo que el número de ejemplares de la primera edición —casi medio millón— fue mayor que “la tirada de la veintena de diarios capitalinos juntos antes de 1959”.  Como era de esperar, no aparece allí ni una sola palabra sobre la pérdida de la diversidad ni sobre la entronización de la grisura que implicó la existencia de un solo periódico nacional.

 

Entre las noticias que hallaron cabida en aquel primer número, se destacan la constitución, con su nuevo nombre, del partido único, la presentación de su Comité Central, Secretariado y Buró Político, así como la publicación de la carta dirigida por Ernesto Guevara a Fidel Castro, anunciándole la actividad subversiva que se disponía a realizar en “otras tierras del mundo”.

 

Por supuesto, sobre este último punto los colegas del Granma se limitan a recordar la lectura del documento por parte del entonces Máximo Líder. Por ende, se abstienen de valorar la difusión de esa información como una maniobra de este último para obligar al sedicioso rosarino a permanecer fuera de Cuba, sin regresar públicamente a La Habana, tal vez como castigo por su descalabro en el Congo.

 

Por haber sido viernes, el número del pasado 4 de octubre contiene cartas de lectores. Ellas ofrecen una panorámica elocuente: alcoholismo, pésimo estado del transporte público, insensibilidad del personal hospitalario, mal trabajo en el mantenimiento de viales, ínfima calidad de mercancías vendidas, y conversión de una de las mayores ciudades del país —Santa Clara— en “un hipódromo” plagado de deyecciones caballares. También, “la manera lacerante con que se trata a algunos discapacitados”.

 

La simple enumeración de los temas abordados brinda una imagen certera e irrebatible de la magnitud del descalabro en el que ha sumido a Cuba el régimen castrista. Atrás quedaron los sueños de 1965 —el año del surgimiento del periódico—, cuando se suponía que, al institucionalizarse el partido único, comenzaría la solución de los múltiples problemas.

 

El Granma del siguiente día —sábado 5— refleja también la práctica viciosa de conceder grandes espacios de primera plana a “informaciones” (de algún modo hay que llamarlas) que poseen una antigüedad de decenios. En este caso, se trata de una que data de 37 años: El derribo de un avión cubano en Barbados.

 

Bajo el encabezamiento que, sin prueba alguna, atribuye el hecho al “terrorismo de estado de los Estados Unidos contra Cuba”, aparece, en calidad de titular, una conocida frase de Fidel Castro: “¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!” Los comunistas cubanos siguen sin aceptar que calificar de “viril” a un pueblo integrado en más de su mitad por mujeres, constituye una gran muestra de machismo y una inmensa falta de respeto hacia todas las cubanas.

 

 

Rumores

Eduardo del Llano

25 de septiembre de 2013

 

Donde la prensa es antipática proliferan los rumores

 

En Cuba no existe la prensa amarilla, ergo hay bolas y chismes. Y claro, las bolas crecen con cada transmisor, y una discusión verbal se convierte en una reyerta sangrienta.

 

Alguna vez he sido testigo de la contrariedad de quienes propalan los rumores cuando consigues demostrarles que son falsos. Los comprendo: la vida es más interesante con crímenes del corazón, fugas, declaraciones a la prensa extranjera, robos sensacionales. Quienes deciden decidieron que no tenemos que enterarnos de eso, así que lo sabemos por otras vías, o simplemente lo inventamos.

 

Las bolas están en mi vida desde que me recuerdo. Que si este actor está muriendo o ya murió, que si fulanita se fue, sí, muchacha, si un amigo de mi prima la vio en Miami la semana pasada, que si la que trabajaba en la novela mató al marido a puñalás y luego regó los trozos por ahí, que si Beatriz Valdés se había casado con Chávez, en serio, yo vi las fotos y todo… Luego sale el interesado en la televisión desmintiendo el rumor, pero ni por esas, la gente siempre piensa Si tiene que explicarlo tanto, algo habrá de cierto. La realidad es incómoda, la bola es poesía.

 

La prensa amarilla, por supuesto, acarrea consecuencias negativas: los paparazzi y la invasión de la intimidad, las verdades a medias y las calumnias cabales, la prostitución del oficio. Pero digo yo que si no amarilla, puede haber al menos una prensa verde limón que ponga a nuestro alcance no sólo noticias sociales de razonable impacto, sino estadísticas tan esenciales como las tasas de criminalidad urbana, las cifras de afectados por brotes epidémicos…

 

Con las cadenas de emails el rumor, en apariencia, se objetiviza. En realidad no hay nada de eso: las cartas, los testimonios y las réplicas son a menudo fruto de conclusiones aceleradas o tomados de fuentes dudosas. Y, en cualquier caso, sólo te llegan algunos, y no necesariamente en el orden correcto. Lejos de acallar los rumores, las cadenas de emails generan rumores nuevos.

 

Y ya que hablo de esto, mi apoyo y aplauso absolutos para Robertico Carcassés y su derecho –que es el nuestro- a decir lo que piensa. Es cierto que unos lugares son más pertinentes que otros, pero esa formulación sólo tiene sentido si esos otros lugares efectivamente existen.

 

 

Diez años del expolio

del Centro Cultural en La Habana

Luis Ayllón

11 de septiembre de 2013

 

Entre los aniversarios que se cumplen el 11 de septiembre, hay que contar el de la incautación del Centro Cultural de España en La Habana por las autoridades castrista. Hace diez años, los funcionarios españoles que trabajaban en él se vieron obligados a abandonarlo, después de que tres meses antes, Fidel Castro decidiera su cierre, alarmado por el éxito que las actividades que en él se desarrollaban tenían entre la población cubana menos afecta al castrismo e incluso entre algunos cargos del régimen, que podían mantener algunas tímidas posiciones críticas.

 

En realidad, la medida de Fidel Castro fue una consecuencia del deterioro de las relaciones entre España y Cuba, después de que la Unión Europea adoptara una serie de medidas sancionadoras contra La Habana, a raíz del fusilamiento de tres secuestradores y de la detención de 75 disidentes en la llamada Primavera Negra. Castro consideraba que el principal impulsor de esas medidas -que incluían la invitación a disidentes a las fiestas nacionales de las Embajadas europeas- era el entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar. Algunas fuentes hablan de que incluso llegó a plantearse la ruptura de relaciones diplomáticas con España. Finalmente, no se decidió a hacerlo, pero buscó una manera de expresar su malestar a Aznar.

 

El entonces presidente cubano argumentó que en el Centro Cultural de España se llevaba a cabo “un programa de actividades no relacionadas con su función original, en abierto desafío a las leyes e instituciones cubanas”. Sin expresar casos concretos, el régimen acusaba al Centro de “injerencia” en los asuntos de Cuba y de haberse desviado de su función original que –entendían- era la de promover la cultura española y no la cubana.

 

El Ejecutivo español rechazó siempre esas acusaciones y en una nota verbal de protesta entregada a Cuba, lamentaba que se tratara de “impedir a los propios intelectuales y artistas cubanos el acceso a un espacio plural de encuentro cultural”. A lo largo de algo más de ocho años de funcionamiento habían pasado por allí numerosos intelectuales, pintores, músicos y otros artistas cubanos y españoles. Entre otros, participaron en sus actividades Joaquín Ruiz Jiménez, Pedro Almodóvar o Hugo Thomas, por ejemplo.

 

De nada sirvieron las protestas de España. El personal del Centro tuvo que abandonar las instalaciones, ubicadas en el Palacio de las Cariátides, un edificio situado en el malecón de La Habana, y que había quedado embellecido tras la rehabilitación llevada a cabo, con una inversión cercana  los cuatro millones de dólares. Diez años después, el edificio, con un cierto grado de deterioro, alberga el Centro Hispanoamericano de Cultura, plenamente controlado por las autoridades cubanas.

 

España, que entonces dijo reservarse el derecho a emprender acciones legales por la incautación, no ha recibido ningún tipo de indemnización por parte de Cuba. Seis meses después, el PSOE ganó las elecciones generales y el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, emprendió una política de acercamiento al régimen castrista, que, sin embargo, no sirvió para lograr la devolución del centro.

 

El actual Gobierno tiene entre sus objetivos lograr esa devolución de las instalaciones y también lo ha reclamado, pero los avatares de las relaciones, incluido el “caso Carromero”, no ha propiciado el mejor escenario para abordar el asunto.

 

 

Aquellos que renuncian a una libertad esencial

Yusimí Rodríguez López

22 de agosto de 2013

 

¿Qué tienen en común quienes denuncian las violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno de EEUU, y los disidentes que acusan al régimen cubano?

 

Hace casi cuatro años, cuando comencé a escribir para havanatimes.org y se lo contaba a ciertas amistades, me aconsejaban que tuviera cuidado, “no sea que te acusen de disidente”. Yo respondía que solo ejercía el derecho elemental a expresar mis opiniones. Más tarde, me descubrí aclarando mi posición ante otras personas, especialmente ante quienes pretendía entrevistar: yo no era una disidente, sobre todo, no tenía nada que ver con “los blogueros”, denominación que me sonaba incluso a mala palabra. Y es que aquí, una no sabe a ciencia cierta si la disidencia es un delito del que pueden acusarnos, pero hemos creado una reacción condicionada que nos hace saltar ante el término.

 

Así de negativa es la connotación que tiene entre nosotros el calificativo de disidente, y así de aterrador es. Una no se detiene a preguntarse: ¿Y qué si soy disidente? ¿Qué si me opongo al Gobierno? ¿No tengo derecho a estar en contra? Para muchos de mis compatriotas la respuesta a esa pregunta es no. Otra buena cantidad, ni siquiera se cuestiona. Lo que está claro es que nadie quiere ser calificado de disidente.

 

Por eso, cuando el viernes 16 de agosto vi el titular Los disidentes en el periódico, estaba segura de que leería alguna nueva “hazaña” de la disidencia interna, que contribuiría a desacreditarla, y a reforzar nuestra convicción de que no debemos permitir que nos confundan con ellos.

 

El artículo no fue escrito por ningún periodista de nuestros medios oficiales, sino por David Brooks (periodista mexicano), y publicado originalmente en La Jornada. No tiene nada que ver con los disidentes cubanos, ni con Cuba, sino con los casos de ciudadanos norteamericanos que han sido o están siendo acusados por el gobierno de Barak Obama según la Ley de Espionaje, o por divulgar secretos oficiales. Los dos más conocidos son el analista Edward Snowden y el soldado Bradley Manning.

 

“Casi todos (arranca el texto) hablan de cómo creían en la retórica oficial de su país, en la misión de Estados Unidos como guardián mundial de la democracia, como faro de esperanza libertador, como ejemplo para la humanidad.

 

“Casi todos recuerdan que por eso se sumaron a las filas de agencias de inteligencia, a las fuerzas armadas, al Departamento de Estado o al FBI…”.

 

Casi todos los disidentes que he entrevistado (ninguno se describe con este término, así es que me disculpo por intentar agruparlos bajo la denominación empleada por la oficialidad) hablan de cómo creían en la retórica oficial de nuestro país, de cómo creyeron en la revolución y sus líderes, de cómo gritaron consignas hasta perder la voz.

 

Casi todos recuerdan que por eso se sumaron a las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba o cumplieron misión internacionalista.

 

Pero repito que el artículo en cuestión, Los disidentes, no tiene nada que ver con Cuba, ni con la disidencia interna del país, sino con valientes ciudadanos norteamericanos, cuya actitud es ponderada incluso en el discurso oficial de nuestro país. Aunque no sé si se trata tanto de ponderar su actitud, como de criticar la del gobierno de los Estados Unidos. 

 

Sin embargo, al leer el título encontré inevitable la comparación entre los disidentes cubanos, que en el imaginario popular tienen un estatus que roza el de los criminales (¿por qué será?), y los disidentes del artículo de David Brooks, que pagan las consecuencias de enfrentarse al poder en su país, para intentar defender los derechos humanos de sus compatriotas o mostrar al mundo lo que en su opinión es la verdad sobre las invasiones norteamericanas a Afganistán e Iraq. Muchas personas en su país y en el mundo los ven como héroes. 

 

El autor afirma que “aunque las autoridades (norteamericanas) insisten en que solo están aplicando la ley, los críticos sospechan que más bien se trata de suprimir las libertades de expresión y de prensa, y sobre todo la disidencia entre las filas oficiales”.

 

Estoy segura de que para muchos será casi una herejía que yo vea alguna similitud entre los protagonistas del artículo de David Brooks y la llamada disidencia interna cubana.  ¿Qué pueden tener en común quienes denuncian las violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno de Estados Unidos, y quienes denuncian las violaciones de derechos por parte del gobierno cubano? Solo pueden existir diferencias, y la principal es que mientras el soldado Bradley Manning (quien acaba de declarar su deseo de vivir como mujer y ha pedido que se le llame Chelsea E. Manning) tuvo la oportunidad de recibir un juicio justo, los disidentes cubanos carecen del más elemental derecho a réplica cuando el Gobierno los acusa de mercenarios pagados por EEUU.

 

A aquellos se les juzga según una Ley de Espionaje; a los cubanos (como al escritor Raúl Rivero) se les puede encausar por escribir contra el Gobierno.

 

David Brooks termina con una frase de Benjamín Franklin: “Aquellos que pueden ceder una libertad esencial para obtener un poco de seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad”.

 

Leí este artículo hace poco más de una semana y no he logrado dejar de preguntarme cómo es posible que el periódico Granma publicara ese texto, con semejante título y semejantes ideas. ¿Somos tan poco inteligentes los cubanos, que la dirección del Partido (el Granma es su órgano oficial) no considera la posibilidad de que nos cuestionemos las libertades a que hemos renunciado, por la tan recurrida necesidad de seguridad contra ese eterno enemigo que nos acecha?

 

Recuerdo las palabras del Miembro del Buró Político y Primer Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, en su discurso de clausura del noveno Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba: “estamos en un mundo lleno de mitos e hipocresía, en el que se habla de democracia, libertad de prensa, y nada de eso tiene sentido en un mundo de hegemonismo, de espionaje, de amenazas de guerra, de hambre, de analfabetismo”. ¿Se equivocaba entonces el señor Benjamín Franklin, o la libertad de prensa no es una libertad esencial? 

 

¿Será que en el afán de mostrar la doble moral de los gobiernos norteamericanos, defensores de las libertades ajenas y capaces de cercenarlas a sus propios compatriotas cuando lo creen necesario, los encargados de la prensa oficial en nuestro país terminan por dar la razón a los cubanos que exigen libertades de prensa, de expresión y asociación? ¿Estarán aplicando la lógica de que bien vale la pena perder un ojo para dejar ciego al enemigo?

 

¿Estarán mostrando a los disidentes cubanos lo que les podría suceder en una “democracia”, para que concluyan que disentir trae problemas en cualquier parte, y que nuestras autoridades solo les dan el tratamiento normal?

 

O quizás, los encargados de nuestra prensa oficial se solidarizan con la disidencia y el enfrentamiento al poder, siempre que no se trate del poder del gobierno cubano ni, por supuesto, de aquellos con los que hace causa común.

 

Dudo que nuestra prensa publique algún artículo que presente como héroes, o como víctimas, a los que murieron en la Plaza de Tiannamen, ni a quienes se enfrentan al poder en Corea del Norte o Irán, para exigir libertades esenciales. 

****************************************************

Nota de Manuel Castro Rodríguez: Fidel Castro Ruz declaró el 4 de enero de 1959:

 

El pueblo solo necesita que le informen los hechos, las conclusiones las saca él, porque para eso es lo suficientemente inteligente nuestro pueblo cubano. Por algo las dictaduras no quieren libertad de prensa, por algo nos tuvieron censurados y amordazados durante tantos meses

 

http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f040159e.html

Cuban Internet Update

Doug Madory

15 Aug, 2013

ECURED: los fieles y los difuntos

Haroldo Dilla Alfonso

12 de agosto de 2013

 

ECURED no solamente peca por omisión, sino también por comisión

 

Es usual que aparezcan portales virtuales con aspiraciones a convertirse en enciclopedias. En ocasiones funcionan como archivos documentales de altísima calidad. Por eso no es extraño que también suceda en nuestra Isla, y aparezca, por ejemplo, ECURED. Y con esa pasión irrefrenable que tienen los cubanos a sonar como José Martí y a vivir cada pedacito de la vida con ínfulas trascendentales, ECURED se anuncia como “un espacio de conocimientos con todos y para todos, desde Cuba y con el mundo”. Y modestamente remite su nombre a la noción de ecúmene.

 

Y creo que puede fundamentalmente hacerlo cuando trata con temas o personas que por sus contenidos y formas de actuación públicas pueden guardar distancias de los escabrosos temas políticos. Pero ECURED, por su contenido y por sus procedimientos, se enreda en sus propósitos cuando entra en el campo en que las ideas barruntan la contemporaneidad, y por tanto cobra un sentido político. Se inserta en esa práctica de contiendas binarias que caracteriza a la política cubana, y no puede asumir la noción que proclama de totalidad ecuménica, ni siquiera de campear imparcialmente en nuestra sociedad transnacional. Y por eso su administrador se ocupó en cierta ocasión de revalidar su dimensión militante —anticolonial, dijo— lo que ha llevado al portal a ser otro momento de la exclusión y del enfrentamiento maniqueo. ECURED no es un puente, sino una trinchera. No es parte de la solución, sino del problema.

 

Como no soy experto en tecnologías informáticas, menos aun en diseños de portales, no me detengo en estos temas más que para decir que se trata de una página extremadamente lenta, precaria y muy poco atractiva. Aún con una buena velocidad de banda ancha, hay que esperar para que aparezca en pantalla o pase a otra página interna. Su página principal es un batiburrillo de consejos para la vida, alabanzas a Hugo Chávez, noticias diversas, y curiosidades para adolescentes poco avispados. Sus textos parecen sacados de aburridos currículos académicos, y sus artículos están tan mal redactados que provocan rechazos espontáneos.

 

No sé hasta donde estas oquedades formales son culpa del “bloqueo imperialista” o de la incapacidad de sus artífices, pero presumo que siendo esto un proyecto absolutamente gubernamental —no sería posible de otra manera en Cuba aunque su administrador se rasgue las vestiduras diciendo que es colaborativo y descentralizado— la Isla merecía una vitrina un poco más sofisticada. Y si sus sostenedores quieren seguir creyendo que hacen algo alternativo, deben al menos hacerlo con más gracia, siquiera para que los lectores puedan imaginar de mejor manera al mundo prometido.

 

Pero si fuera solamente una página fea y lenta, pero estuviera realmente guiada por una motivación ecuménica, yo pasaría por alto los inconvenientes y aplaudiría sus contenidos. Solo que, como decía antes, ECURED es un remanente de esa “batalla de ideas” que los tecnócratas cubanos han dejado al puñado de funcionarios más o menos letrados que viven en —y de— la ideología.

 

Los pensadores sociales que aparecen en ECURED son de dos tipos: difuntos y fieles. Con los primeros es más permisiva, y los difuntos, paulatinamente se van ganando el derecho a ser considerados como parte de la ecúmene de ECURED. Figuras anatematizadas por la política cultural oficial —sea porque en algún momento mantuvieron algún perfil crítico o cultivaron alguna “ideología burguesa”— tienen ahora su espacio en ECURED. Pero solo tras subordinarlos, tamizarlos, hasta hacerlos digeribles. Foucault diría disciplinarlos.

 

Mi amigo Lichi Diego parece un novelista de fantasías, cuando en realidad fue un crítico político de primer orden y mayores quilates. Jorge Mañach no tuvo mejor suerte y su último muy fecundo año en Río Piedras solo lo pasó, según ECURED, dando conferencias sin mencionar una obra de tan altos vuelos como Teoría de la Frontera. Al gran Moreno Fraginals le despojaron hasta del buen humor. La vida creativa de Jesus Díaz llega hasta 1987 cuando publicó “las iniciales de la tierra”, pues tras eso, “en sus últimos años, se convirtió en un activo colaborador de la maquinaria propagandística contra Cuba a través de la revista Encuentro de la Cultura Cubana, sostenida con fondos del gobierno norteamericano”.

 

Pero el principal problema está con los vivos.

 

Siempre refiriéndome a los cientistas sociales más apegados a la contemporaneidad, la primera cualidad que ECURED impone es que estas personas vivan en la Isla. Los científicos sociales exiliados-emigrados que tengan la suerte de seguir vivos deben conformarse con ello y no aspirar a aparecer en ECURED. Digamos, para hurgar solo en la parte más consagrada, que no aparecen personalidades como Carmelo Mesa Lago, Alejandro Portes, Silvia Pedraza, Marifeli Perez Stable o Eusebio Mujal, cubanos y cubanas cuyas obras llenan anaqueles. Pero tampoco la miríada de pensadores que de esa misma generación o más jóvenes, incursionan espacios privilegiados de la creación cultural y académica en los dos mundos, el viejo y el nuevo.

 

Solo vi un nombre de un cientista social vivo y emigrado: Rafael Rojas. Pero no fue incluido sin más —como Rafael lo merece por su obra consolidada— sino para sostenerlo por las bridas mientras lo llenan de los más vulgares insultos que indican que ECURED no solamente peca por omisión, sino también por comisión. Y que de paso carece de las sutilezas necesarias que hacen evitable la blasfemia.

 

Pero son también trágicas las omisiones de pensadores “insulares” que se ubican en un espacio que va desde críticos estrictamente académicos que mantienen una adscripción fundamental al sistema hasta toda la pléyade de figuras intelectuales que se ubican en el activismo político opositor.

 

En el primer caso es notable la ausencia —para citar un ejemplo— del sociólogo Juan Valdés Paz. Se trata de un agudo pensador social cubano que reside en La Habana, un auténtico erudito, autor de varios y renombrados libros y cuya lealtad política al sistema cubano no se discute. Solo que Valdes Paz ha ejercido su adhesión desde posturas críticas muy agudas y dignas. Un caso que nos sirve para entender la debilidad de un poder político que es incapaz hasta de asumir en su regazo a quienes ven en él una virtud que debe ser mejorada.

 

Otros nombres —Cuesta Morúa, Reinaldo Escobar, Dagoberto Valdés, Dimas Castellanos, Miriam Celaya o Espinosa Chepe, entre otros— no aparecen a pesar de tratarse de personas ampliamente conocidas en el mundo interesado en los temas cubanos. Y no solo por sus activismos opositores, sino también por sus análisis de la realidad nacional desde los ángulos diferentes de sus disciplinas. De ese campo solo aparece Yoani Sánchez, pero más cubierta de improperios que Lucifer en una misa dominical.

 

Y si Valdés Paz y Cuesta Morúa no aparecen no es porque no tengan méritos de sobra, sino porque en este campo que nos ocupa ECURED solo admite a los muy fieles. De manera que es la fidelidad, y no la cualidad intelectual, el criterio decisivo para estar dentro o fuera. Lo que explica, que ECURED desestime el tremendo caudal de producción académica e intelectual producida en la diáspora cuando tiene el menor sello crítico (e incluso cuando no lo tiene) y consagre a los cortesanos ideológicos que revolotean en torno al gobierno cubano. Basta revisar las páginas de ECURED para comprobar que en los espacios dedicados a la sociología, la politología y el pensamiento filosófico predominan personas que carecen de aportes significativos al pensamiento social cubano. E incluso que arrastran pedigrís represivos contra personas e instituciones intelectuales, como son los casos de Eliades Acosta, Thalía Fung, Isabel Monal, Miguel Limia, y Enrique Ubieta. Además de prominentes figuras del clan Castro como son Alex y Mariela —el linaje obliga— el primero presentado nada más y nada menos que como un reputado camarógrafo y fotógrafo.

 

No sé si la inclusión tan poco envidiable de Rafael Rojas en ECURED fue anterior o posterior a un artículo que este escribió en El País quejándose de las omisiones y desviaciones del portal. Le denominó algo así como policías del recuerdo, y según Rojas ECURED era una página web parcializada y partidarizada. Creo que Rojas tenía razón. Y lo que es peor, la sigue teniendo.

 

Lamento mucho que mi amigo Rafael haya acertado. Y creo que él también lo lamenta. Ojalá se hubiera equivocado, y que ECURED fuese un puente entre todos los espacios que componen hoy la sociedad transnacional cubana. Un puente no exento de debates, pues no somos iguales, pero puente al fin y al cabo, y no la trinchera que es. Eso la hubiera hecho efectivamente alternativa, si de alternatividad a la exclusión y a la intolerancia se tratara. Pero ECURED ha apostado por seguir siendo parte del mismo problema. Y continuar digiriendo su pesada carga de fieles irrelevantes y difuntos disciplinados.

 

Solo a manera de chiste final, quiero recordar a los lectores que si desean leer algo sobre Ángel Castro, el papá de Fidel y Raúl, pueden ver su entrada en ECURED. Les cito una oración tan reñida con el decoro como con la sintaxis castellana: “un gran hombre —dice ECURED— de cualidades con carácter fuerte e impulsor de las grandes ideas de su Galicia querida con grandes y buenos triunfos para su desarrollo en la tierra donde nacieron sus grandes hijos” (sic).

 

¿Algo les recordó a Pyongyang?

 

 

Periodismo a la carta totalitaria

Los delirios del señor Ernesto Vera

Orlando Freire Santana

10 de agosto de 2013

 

¡Dios te salve, Comisario!

 

El IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), así como el 50 cumpleaños de esa propia organización que agrupa a los periodistas oficialistas de la isla, fueron acontecimientos en los que no podía pasar inadvertida la figura de Ernesto Vera.

 

A los más jóvenes podemos decirles que este señor es un viejo lobo de la prensa castrista, que durante muchos años dirigió la UPEC, y también la denominada Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), una entidad que aglutina a los trabajadores de la prensa de la más rancia izquierda de la región.

 

El Sr. Vera ya está jubilado, pero ello no es óbice para que, de vez en cuando, haga una de las suyas en el ámbito de la letra impresa.

 

Aunque tomó la palabra en más de una ocasión durante las sesiones del Congreso, fue precisamente un artículo que escribió para el diario Granma el que nos lo retrata de cuerpo entero. Se trata del texto “La UPEC y su cumpleaños 50″, aparecido el pasado 11 de julio, dos días antes de que comenzara la magna cita de los periodistas.

 

De dicho artículo escogemos el siguiente párrafo:

 

“Hoy podemos proclamar que nuestro periodismo y nuestros periodistas son los que marcan la dirección correcta que seguirán muchos colegas, especialmente en América Latina y el Caribe. Aunque insatisfechos por no haber alcanzado la plenitud de las exigencias inviolables del periodismo revolucionario, podemos afirmar que en nuestro país no se usa ese poder para mentir o para engañar, que la ética está y estará presente sin excepción en estos aspectos”.

 

Realmente, el párrafo no tiene desperdicio. A pesar del estado calamitoso en que se halla la prensa oficialista cubana, y que se reflejó en los múltiples reclamos que emergieron en todo el proceso previo de este IX Congreso, por medio de los cuales los periodistas solicitaban mayor acceso a las fuentes de información, así como la eliminación del tutelaje gubernamental sobre los medios, el señor Vera se atreve a colocar a la prensa cubana en un lugar de vanguardia en nuestro continente.

 

Y no solo eso, sino que cree ver en los muchachones de la UPEC un ejemplo a seguir para sus colegas del área.

 

Sin hablar de la libertad de prensa, que de por sí representa un abismo entre lo que escriben o emiten los medios castristas y lo que publica buena parte de la prensa libre de la región, existen otros elementos que echan por tierra la febril aseveración de Vera. Por ejemplo, no habría más que acceder al canal Telesur –no obstante sus limitaciones de contenido al erigirse en un bastión del chavismo- para apreciar un dinamismo y una inmediatez informativa que ni por asomo encontramos en sus homólogos cubanos.

 

En cuanto a “la insatisfacción por no haber alcanzado la plenitud de las exigencias inviolables del periodismo revolucionario”, Vera se refiere al secretismo que aún lastra el trabajo de los medios adscriptos a la UPEC, y que ha sido objeto de críticas en todos los congresos de esta organización.

 

Pues bien, apenas unos días después de concluido el cónclave periodístico, y en el contexto del llamado de Raúl Castro para erradicar el secretismo en los medios de prensa, un hecho reciente confirma que esa práctica se mantiene firmemente.

 

Sí, porque en momentos en que la opinión pública mundial comenta acerca de la detención en Panamá de un barco norcoreano, cargado con armas procedentes de Cuba, aquí en la isla no se habla del asunto. Después que el gobierno emitió una declaración oficial fijando su posición al respecto, ninguno de los periodistas “que marcan la dirección correcta” se ha dignado a mencionar ese episodio.

 

Este secretismo o autocensura –más lacerante aún que la propia censura- difícilmente puedan comulgar con la ética de la que se ufana el señor Ernesto Vera. Bueno, habría sido conveniente averiguar su temperatura corporal cuando redactó semejante artículo.

 

Nota de Manuel Castro Rodríguez: Aunque este artículo no aborda la problemática cubana, debe servirnos para evitar que algo similar ocurra en una Cuba democrática.

*************************************************************

‘The Washington Amazon’

Zoé Valdés

7 de agosto de 2013

 

Lo de la compra del diario The Washington Post por el dueño de Amazon, sea cubano o de otra nacionalidad, salvará sin duda alguna la institución, el nombre, la marca, pero como podrán suponer no salvará al periodismo; el periodismo no será lo que era antes nunca más, como no lo será tampoco la literatura desde que Amazon compitiera deslealmente con las librerías y con los libros y sus autores. The Washington Post dejará de ser un periódico para convertirse en un blog de lujo redactado por cualquiera desde su Twitter –como advierte un amigo mío-, otro blog más, ojalá que no, pero no lo veo de otra forma, y no soy la única.

 

Al respecto, y es como mejor he podido entender el fenómeno, me acabo de leer un libro coescrito por Jean-François Fogel y Bruno Patino que se titula La condición numérica, jugando con el título La condición humana, de André Malraux; los mismos autores coescribieron otro libro titulado La prensa sin Gutenberg. En ambos libros los autores se muestran optimistas pese al desastre que anuncian y que ya está sucediendo. Es cierto que la humanidad siempre ha renacido invicta de los peores desastres, porque sólo se moviliza cuando el advenimiento ya no puede detenerse, cuando ya es irreversible.

 

La cosa va de lo siguiente: la noticia la posee ya cualquiera y la puede dar a su libre albedrío, y no precisamente contará el análisis de los periodistas, a los cuales, como a los libreros, se les considera ya obsoletos. No es una sociedad de pensamiento y análisis en la que vivimos, es una sociedad de sucesos efectistas, sin razonamiento, que derivarán en consecuencias profundas, en experiencias que enriquecerían la mente humana sensiblemente. Lo sensible, la poesía, no cuentan, lo que cuenta es lo numérico. Somos números, sin alma, y dentro de poco sin ideas. En cualquier momento eliminarán la carrera de Periodismo de las facultades universitarias, así como ya están eliminando algunas de Humanidades, las que tienen que ver con la crítica literaria, por ejemplo.

 

Respeto profundamente a la prensa, a la profesión –como siempre se le ha llamado– y a los periodistas, así como a los libreros, a los que considero los médicos del espíritu. Aunque es cierto que muchos de ellos se dedicaron más a querer sanar con ideología y a vender más a la izquierda que al pensamiento libre, tal como me recuerda una amiga; con todo y eso eran un elemento importante, imprescindible en la sociedad. Cada vez que una librería desaparece en París, es una herida sin posible cicatrización de ningún tipo que se le abre a esta ciudad, cuya marca de identidad, entre otras, y casi al mismo nivel que su cocina y sus museos y monumentos, son las librerías.

 

Algunos libreros eran dueños de pequeñas empresas, incluso familiares, que no le hacían daño a nadie, todo lo contrario; empresas que sus hijos heredaban contentos, porque constituían además instituciones de prestigio, ligadas con la cultura, con el saber, con el conocimiento. Cuando cierra una librería en París, en su lugar invariablemente abre un chino vendedor de ropa baratucha o un Zara, Mango, H&M, o cualquiera de esas marcas que nos visten a todos por igual, que nos uniforman. Lamentable y obsceno.

 

Amazon no es el único que tiene la culpa del cierre de muchas librerías, pero ha contribuido muchísimo a ello. Además, con todo ese poder, no ha reinventado nada para salvarle la vida, porque de eso se trata, a los libreros y a sus familiares, gente que se ha ido a la quiebra y directamente a la pobreza.

 

No estoy convencida de que Jeff Bezos, que como un niño con un juguete dice ahora que reinventará The Washington Post, sea capaz de hacerlo salvaguardando los mejores valores tradicionales, ni creo que respete a pie juntillas los puestos de todos los profesionales, al contrario, los licenciará probablemente, ojalá no sea sin piedad, les pagará, claro, quizá unos quilos comparado con los millones que atesora, los pondrá en la calle, y hará un periodismo ciudadano, del rápido y pésimo, del que no se paga, o a través del que sólo cobran las estrellas inventadas al vuelo efímero de la fama.

 

No me quedan ya muchas esperanzas acerca del futuro de la prensa tal como la conocimos, es probable que tampoco a ustedes. Debiéramos movilizar sin embargo aunque sea algo dentro de nosotros, para que alguna cosa más o menos equilibrada quede en pie y no sea reemplazada por el aburrido mundo de los muy ricos o el solitario y triste de los muy pobres, por el amplio y trágico distanciamiento entre de los millonarios y los indigentes. No quiero ese mundo indigente o arrogante para mi hija, no puedo soportar esa idea.

 

Que Jeff Bezos sea hijo de cubano, de un Peter Pan, resulta muy halagador para el exilio, aunque no ignoramos que con el éxito y el poder los cubanos no han llegado más lejos que su ambición y enriquecimiento propios; no es totalmente injusto, eso al fin y al cabo es el capitalismo, y lo reconozco, aunque no lo aplaudo del todo. Porque la mayor prueba del triunfo del capitalismo actual, del salvaje, sean los hijos de los Castro, campeones de golf, presidentes de ONG (qué desprestigio tan grande para las ONG), managers deportivos, informáticos millonarios. Tan podridos en plata como el mejor de los capitalistas, bañados en oro como el peor de los reyes, y todos riéndose y burlándose del pueblo, cada día más pobre.

 

Atención, no estoy comparando, desde luego que no, al triunfador Jeff Bezos con los hijos de los tiranos. Sólo estoy diciendo que el mundo es cada vez más horrendo y uniforme, aun cuando los orígenes sean diferentes, incluso cuando nos separen valores tan grandes como la libertad y la democracia. Amazon tiene eso, es libre y democrático, cada cual escoge el libro que quiere, y no el que le imponga nadie con su ideología o religión; lo que no le da, por supuesto, ningún derecho a la ceguera humana frente a, por ejemplo, los verdaderos escritores. Quienes en cualquier momento desaparecerán también.

 

Pero, volviendo a la proposición que les hice, no sé si esa movilización interior tenga siquiera ya algún sentido, porque cuando la gente está ciega, mejor dejar que se dé con el canto de la puerta y regrese con el chichón en la cabeza reconociendo cuánta razón nos asistía. Tal vez cuando eso ocurra sea ya demasiado tarde.

Nota de Manuel Castro Rodríguez: Les envié un correo al represivo Ministerio del Interior y a varios de los integrantes de la ‘oposición’ que el propio régimen se está fabricando, expresándoles ¿Por qué continúan discriminando al pueblo cubano? Este artículo de la Lic. Daisy Valera me ha hecho recordar otra actividad en que la gerontocracia estalinista discrimina al pueblo cubano.

 

Hace sesenta años yo asistía semanalmente a una biblioteca situada a dos cuadras de mi casa, en el barrio pobre de La Rosalía, San Miguel del Padrón, sin necesidad de inscribirme y sin que me cobraran un centavo. Posteriormente hacía lo mismo en la Biblioteca Nacional y en la Biblioteca de Hacienda –situada en la calle Obispo, en la edificación que después albergaría al MINED-, donde podía leer lo que estuviese en esas bibliotecas. En la década del setenta comenzó la discriminación: para poder consultar libros de historia de Cuba y la prensa de las décadas anteriores –incluyendo los discursos de Fidel Castro, que ahora son subversivos-, había que llevar un documento de un alto jefe explicando que esa consulta era necesaria para la actividad laboral, investigativa o docente de la persona en cuestión, para que en la biblioteca analizasen si daban su autorización. Además de Corea del Norte y Cuba, ¿en qué otro país se censura el acceso a la información de la forma en que se hace en Cuba? A la semana de estar en Panamá –que es una república bananera- ya estaba asistiendo a las bibliotecas y fotocopiando la prensa cubana que no me permitieron ni ver en mi patria.

 

La Biblioteca Nacional de Cuba

y su nefanda política de inscripción de usuarios

Daisy Valera

2 de agosto de 2013

 

Breá, un escritor surrealista cubano termina su recopilación de ensayos “La verdad contemporánea” con una lista de pensamientos que podríamos calificar de intuitivos o extravagantes.

 

El hombre es el único animal capaz de morir por una delicadeza o por una borrachera. He aquí su diferencia, no su virtud.

 

Copié cada página de La verdad…Un libro del año 1941, mucho más conocido del otro lado del Atlántico que en la isla y condenado a no ser reeditado jamás.

 

Final feliz garantizado por mi licenciatura en Radioquímica.

 

La Biblioteca Nacional José Martí (BNJM) es, resumiendo: un edificio imponente, aproximadamente 4 millones de materiales, sillas incómodas, insípidos cuadros de Kcho, ancianas vigilantes y una política de inscripción infame.

 

La biblioteca reabrió sus puestas al público el pasado octubre casi con sonidos de bombos y platillos y sin escatimar reconocimientos que alcanzaron (quién sabe por qué) hasta a nuestro Ministro del Interior.

 

Su política de inscripción instaurada desde el año 2000 no se flexibilizó ni un ápice a pesar de que las reparaciones y restructuraciones en el seno de la institución tomaron más de 45 meses.

 

Para lograr acceder a los libros tienes que obtener primero un Carné de Asociado, requisito totalmente comprensible.

 

Pero el mencionado carné solo te es entregado si perteneces a algunas de las siguientes categorías: Investigador, Profesional, Estudiante Universitario o de Enseñanza Artística Especializada.

 

Lo anterior se traduce en una exclusión directa de la inmensa mayoría de la población al patrimonio bibliográfico, documental y sonoro de Cuba. Una exclusión imposible de justificar con el torpe argumento de la BNJM: la caracterización de los usuarios es una práctica común en la actividad bibliotecaria mundial.

 

Pero el afán de organizar/limitar el acceso a la información no termina cuando pruebas con carné de identidad, fotos y copias de título que perteneces a unos de los grupos minoritarios a los que la biblioteca abre sus puertas.

 

Existe una regulación que establece que el usuario debe consultar los documentos que realmente necesite para su actividad laboral, investigativa o docente. Con esto la biblioteca tiene el derecho a impedir el acceso a la información que no se relacione con el área de formación que aparece reflejada en el expediente del asociado. Por ejemplo, a un biólogo se le podría negar la consulta de documentos sobre arquitectura.

 

Continúa, para tener acceso a la información contenida en los documentos valiosos atesorados en la BNJM, el usuario deberá presentar una carta aval de su centro de trabajo o estudio. Regulación que implica que prácticamente ningún profesional en Cuba podrá contar con importantes materiales de la biblioteca para emprender investigaciones no confirmadas por instituciones estatales.

 

¿Dónde ha quedado aquella consigna tan inclusiva de crear un pueblo culto y lector?

 

Los esfuerzos de la década del 60, que resultaron en la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, la Escuela de Capacitación Bibliotecaria, la Campaña de Lectura Popular o el Movimiento de Bibliotecas Recuperadas efectivamente lograron fomentar el hábito de lectura entre la población.

 

La conservación de los materiales de la Biblioteca, que podría conseguirse por múltiples vías, no es excusa suficiente para estos 13 años de secuestro de la información.

 

La crítica calidad de la educación en todos los niveles y la constatable disminución del acceso a la enseñanza universitaria son hechos que reafirman la necesidad de eliminar semejantes restricciones.

 

Permitir la entrada de todos los interesados a las bibliotecas del país no fue, como se pretende hacer creer en estos tiempos de reforma, un gesto anacrónico de inicios de la Revolución.

El libro prohibido en Cuba

Luis Felipe Rojas

31 de julio de 2013

 

Estoy en busca del libro prohibido, como el Golem, o como el tesoro de la Eterna Juventud. ¿Por qué un edicto presidencial, dictatorial y autoritario decide prohibir, darle caza y hacer desaparecer un libro en el país? Ante estas interrogantes me fui a buscarlo con mis amigos de Facebook y lo puse como una incitación a un foro que siempre estuve seguro sería riquísimo en matices.

 

Enseguida aparecieron el expreso político Juan Carlos Herrera Acosta y el activista y hoy profesor Osmel Rodríguez para acentuar el absurdo de tal persecución literaria. “De los libros más censurados se encuentra ‘La Gran Estafa’, de Eudocio Ravines, de Adam Michnik también, de Milán Kundera, Aleksander Solzhenitsyn (SIC) con el ‘Archipiélago Gulag’, decenas y decenas”, afirmó Herrera Acosta.

 

Por otra parte Rodríguez cree que “no solo se prohibían los estudiosos del tema cubano sino hasta muchísimos novelistas, unos por no aplaudir el sistema y otros por haber escapado de la Isla, puedo hacer una pequeña lista…”.

 

No tengo ideas de cómo, cuánto y qué se prohibía a inicios de los ‘60, pero sí sé que en los ‘80, cuando regresaban, iban y venían los estudiantes y colaboradores cubanos en los llamados países socialistas, se traía bastante literatura de poco agrado para los mandamases del Partido Comunista. Ya entrados los ‘90 supe qué libros incomodaban y eran el móvil de los allanamientos a casas de opositores pacíficos.

 

Una breve pesquisa nos deja saber que la llamada ‘biblia de los opositores’, El poder de los sin poder, de Vaclav Havel, “Cómo llegó la noche”, la autobiografía del comandante Huber Matos, revistas como El disidente universal, Encuentro de la cultura cubana, la Revista Hispano Cubana y los libros de Carlos Aberto Montaner o Rafael Rojas, engrosan la lista de los ‘no-libros’.

 

Mi pregunta concreta para mis seguidores de Facebook fue esta: “Dicen que el libro más buscado en Cuba por la policía política es “La red avispa”./ ¿Cuáles son los libros prohibidos en Cuba? ¿Cuáles lo han sido desde 1959? ¿Cómo los cubanos han burlado la censura para hacerse de los libros prohibidos? ¿Hubert Matos con su “¿Cómo llegó la noche?, “1984”, de George Orwell o los de Gillermo Cabrera Infante?”.

 

Este hecho me dio la posibilidad de crear prácticamente en línea, ir redactando e intercambiando con mis lectores y amigos al tiempo en que entraban los mensajes, en una red que se tiene por frívola y dada a la palabra sosa.

 

Ramón H. Colás, conocido en el ámbito cubano por haber creado junto a Berta Mexidor las bibliotecas independientes señaló que “más que la prohibición a los libros siempre ha estado la política de censura contra los autores, lo cual indica que el conjunto de su obra, de hecho, es prohibida en el país. Bertrand Russell, Alexander Solzheityn, Paul Johnson, Jean-Paul Sartre, Mario Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, Milan Kundera, Eudocio Ravines y Juan Carlos Onetti, son, dentro de muchos, algunos de los escritores proscritos por la censura oficial en Cuba”, lo que hace más polémica la lista.

 

Es solo un esbozo de la prohibición, donde caben los autores, los perseguidos, el modus operandi de los perseguidores y allanadores de morada y un pequeño ranking de los títulos proscritos, donde seguro cabrán La red avispa (sobre 12 agentes y no cinco, que actuaron en territorio norteamericano al servicio de La Habana) o La historia me absolverá, ese alijo de promesas que Fidel Castro nunca cumplió del todo. Como diría Cabrera Infante, no es una breve, si no una brava lista.

Re-consagración de la censura

Miriam Celaya

29 de julio de 2013

 

Recién concluyó el 9no. Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) del cual Miguel Diaz-Canel, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, tuvo a su cargo la clausura, en una clara demostración de que, más allá de la muy cacareada “actualización del modelo” al estilo raulista, la prensa oficial permanecerá secuestrada por la ideología en el poder.

 

De hecho, la dirección del gobierno no consideró a los aguerridos y revolucionarios periodistas participantes en el congreso suficientemente capaces para elaborar lo que el señor Díaz-Canel definió como “el diseño de una política comunicacional del Estado y del Gobierno, incluidos los medios de comunicación”. En su lugar, dicha tarea recayó sobre un grupo de trabajo creado por la “Comisión del Buró Político que atiende la implementación y el desarrollo de los Lineamientos de la Política Económica y Social”, es decir, los propios Inquisidores, con la obediente aquiescencia de los profesionales del ramo… O quizás deberíamos decir “del amo”.

 

Otro punto del discurso de clausura que reafirma el control del PCC sobre los medios de prensa fue la insistencia en mantener “la vigencia de los Objetivos de Trabajo aprobados durante la Primera Conferencia Nacional del Partido y la resolución aprobada en el 2007 por el Buró Político para evaluar la eficiencia informativa de los medios de prensa”. En resumen, la subordinación absoluta del periodismo a la dirección del PCC y la re-consagración de la censura de prensa.

 

Si bien durante las sesiones hubo algunas intervenciones interesantes y moderadamente críticas, sobre todo por parte de algunos de los más jóvenes periodistas, las palabras de clausura resultaron un portazo a cualquier aspiración de apertura que pudieran abrigar los más optimistas. Todo indica que la misión de “lograr el perfeccionamiento de la prensa acorde con las actuales exigencias de la sociedad”, que deberán enfrentar los periodistas del gobierno, será otra encomienda imposible al persistir la ausencia de libertades. Se impuso así nuevamente la retórica del pasado totalitario definida en aquel demoledor principio de inspiración leninista-estalinista, Dentro de la revolución, todo; contra la revolución nada, una sentencia inverosímil para aplicar en los tiempos actuales.

 

Fue éste, en realidad, un sub-congreso del PCC, en el cual los delegados fueron instruidos sobre cómo ser más útiles a la cúpula gobernante en el complejo escenario actual, cuando las nuevas tecnologías han hecho literalmente imposible el control y monopolio absoluto de la información, de la difusión y de la propia prensa, hasta ahora detentado por el gobierno.

 

Paradójicamente, en el transcurso del congreso la única alusión a la libertad de prensa, esencia vital del periodismo, estaba contenida en una parrafada inextricable del encargado de la clausura: “Estamos en un mundo lleno de mitos e hipocresía, en el que se habla de democracia, de libertad de prensa, y nada de eso tiene sentido en un mundo de hegemonismo, de espionaje, de amenazas de guerra, de hambre, de analfabetismo”. (Subrayado de la autora). Lo cual es coherente con el sistema, porque la libertad de prensa, por su definición y naturaleza, es continente y garante de todas las libertades cívicas de las que hemos carecido por más de medio siglo los cubanos, y en consecuencia resulta el espectro más temido por los totalitarismos.

 

Lo incongruente del congreso de la UPEC realizado en plena era de la informática y las comunicaciones es que se autodefina como representante del periodismo cubano y enumere “aportes” al presente y al futuro de Cuba ignorando los espacios informativos, críticos, de denuncia y de opinión que desde hace muchos años ha venido abriendo el periodismo independiente en la Isla y, desde hace más de un quinquenio la blogósfera alternativa como periodismo ciudadano en el más puro ejercicio de la libertad de expresión y de opinión, sin censuras ni mecenazgos.

 

Un verdadero congreso de periodistas cubanos en ejercicio de sus libertades hubiese incluido este periodismo espontáneo, propio de esta época y de la realidad que vivimos, surgido a despecho del gobierno, y que incluye tanto espacios demonizados como algunos oficialmente tolerados, pero que en su conjunto ofrece multiplicidad de enfoques que conviven en una visión más objetiva y real de la Cuba actual. Son espacios polémicos y novedosos que reflejan las expectativas y propuestas de grupos de los más variados sectores de la población, con amplia diversidad de temáticas e intereses. Ellos representan hoy por hoy lo mejor del periodismo cubano. Baste mencionar varios, como las revistas Convivencia, Voces, Palabra Nueva, Espacio Laical, el Boletín del Observatorio Crítico, el Boletín del Movimiento Cristiano de Liberación, Primavera de Cuba, la plataforma blogger Voces Cubanas, entre muchos más, y varias decenas de blogs y otras webs independientes, que cubren todo lo que oculta y deja de relatar, analizar o informar el periodismo oficial.

 

El 9no Congreso de la UPEC, excluyente, elitista, servil y sectario, ha sido quizás el canto de cisne de ese vergonzoso monumento al pasado, la prensa del totalitarismo. Una maquinaria al servicio de la anacrónica autocracia, y así, como el propio poder y el sistema que la sustentan, está condenada a desaparecer.

 

 

Mienten cuando dicen que dejarán de mentir

Leonardo Calvo Cárdenas

29 de julio de 2013

 

Solo basta algún que otro hecho de relevancia nacional para que los golpes de pecho, y enardecidos reclamos y promesas de transparencia, objetividad y crítica abierta que escuchamos en el recién concluido IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), se conviertan en letra muerta e inconsecuentes monsergas.

 

Los propios gobernantes, como si hubieran llegado al poder la semana pasada y con el cinismo y la enajenación de la realidad que los caracteriza, han reprochado a comunicadores oficialistas su falta de profesionalismo y su incapacidad para incidir con informaciones y comentarios certeros sobre la realidad nacional y los muchos problemas que la complican. Ni cortos ni perezosos, en su cónclave quinquenal, los periodistas volvieron a danzar al compás del ritmo hegemonista al que sirven ciegamente y, al menos verbalmente, se comprometieron a no seguir siendo apóstoles de la omisión y la manipulación informativa, vehículo de la mentira institucionalizada y meros propagandistas del discurso y los diseños oficiales.

 

Es justo aclarar que tantas décadas de engaños, fraudes y estafas con que las autoridades agreden permanentemente la sensibilidad y la confianza de los ciudadanos, han generado total desprecio y desatención de la mayoría de los cubanos por el discurso y las argumentaciones del alto liderazgo y sus voceros. Nadie puede explicarse cómo es posible hacer votos de veracidad y transparencia para seguir defendiendo la revolución que constituye precisamente la negación de esos valores.

 

Para confirmar la institucionalizada inconsecuencia, en el momento en que, de palabra, los delegados juraban fidelidad a la verdad y la transparencia, los gobernantes ponían en práctica la “brillante” idea de enviar nada menos que hacia Corea del Norte, a través del Canal de Panamá, un buque cargado con diez mil toneladas de azúcar y bastante material bélico pesado con misiles convencionales y aviones caza bombarderos incluidos.

 

En un alarde de irresponsabilidad, Raúl Castro envía un cargamento de armas ocultas y sin declarar al otro totalitarismo sobreviviente, que para más señas está sometido a un embargo de armas por parte de la comunidad internacional.

 

Al ser descubierto el buque, la prensa oficialista -“comprometida con la transparencia y la verdad” - solo repite la versión oficial que asegura que el “dulce” material bélico iba a ser reparado en Corea.

 

El examen de los expertos de la ONU determinará la verdadera naturaleza de la carga; a nadie debe extrañar que los gobernantes cubanos persistan en el trasiego de armas o que violen acuerdos y leyes internacionales con la desfachatez que le caracteriza.

 

Aunque el hecho continúa generando diariamente páginas de revelaciones y nuevos elementos en los medios informativos internacionales, la prensa oficial -que hace unos días juró conexión activa y consecuente con la verdad y se pronunció contra el secretismo-, no ha vuelto a hacer un solo comentario sobre el particular. Según la prensa oficial parece que el barco norcoreano pasó por el Triángulo de las Bermudas en lugar de entrar al Canal de Panamá.

 

Se me ocurre que los miembros de la UPEC muy bien podrían inaugurar su nueva y cacareada “objetividad y transparencia” preguntándole a sus empleadores: ¿ Quién es, dónde está y cuál es el programa del Vicepresidente encargado de la problemática racial, cuya designación anunciara el canciller cubano durante el Examen Periódico Universal del Comité de Derechos Humanos? Los periodistas oficialistas fortalecerían su prestigio profesional y credibilidad si se atrevieran a cuestionar al alto liderazgo por anunciar la mencionada designación en Ginebra sin haberla informado al pueblo cubano.

 

Al apreciar las represalias sufridas por el académico Esteban Morales, con una larga trayectoria de fidelidad al régimen, cuando se atrevió a denunciar los actos de corrupción de un personaje muy cercano al presidente Raúl Castro y la inquisición mediática que cayó sobre el destacado intelectual Roberto Zurbano a causa de la publicación de un artículo en The New York Times sobre la problemática racial, resulta muy difícil creer en la posibilidad de informar sobre lo que sucede en Cuba con objetividad y sin riesgos.

 

Los periodistas oficialistas conocen muy bien sus espacios y límites. Hacen el ridículo de prometer una y otra vez lo que saben que no podrán cumplir.

 

Montesinos3788@gmail.com

 

 

El problema de la información

Haroldo Dilla Alfonso

29 de julio de 2013

 

Tras el asunto de la prensa se esconde otro problema más acuciante: la circulación de información en un sistema que tendrá que ser inevitablemente más abierto

 

En un artículo anterior me he referido a los problemas insolubles que enfrentan los dirigentes cubanos cuando tratan de “actualizar” el sistema totalitario e ineficientey que ahora debe dar paso a un capitalismo tercermundista en beneficio de unos pocos ganadores, entre ellos, ellos mismos y sus descendencias.

 

Para hacerlo, es lo que argumentaba antes, deben mover una serie de piezas que han sido pivotes claves de la gobernabilidad de la Isla, o al menos resultados inevitables de ellas: la corrupción generalizada en un mundo donde los salarios no alcanzan para sobrevivir, el cinismo político para afrontar el encuadramiento forzoso y la doble moral y los juramentos de lealtad (desfiles multitudinarios incluidos) mientras se espera por la visa que permite ensayar una nueva vida —o al menos disfrutar un pedazo de ella— en los predios del “enemigo histórico”. Una serie de prácticas técnicamente anómicas que delatan la extensión de una resistencia popular fragmentada, de corto plazo pero tenaz.

 

El recientemente concluido congreso de la Unión de Periodistas de Cuba es un ejemplo de ello. Todos los analistas coinciden —incluso los adictos al ditirambo— en que se trata en lo fundamental de lo mismo, parafraseando al borracho del cuento, lo mismitico del congreso pasado: arengas por una prensa más combativa y critica, pero que al mismo tiempo debe seguir siendo un baluarte leal de una revolución que hace medio siglo expiró y de un socialismo que nunca existió. La exaltación de la prensa como un fiel instrumento del Partido Comunista —un organismo auxiliar de la élite postrevolucionaria para perpetuar su poder inapelable— y al servicio del pueblo, un significante flotante que se rellena periódicamente según los intereses en juego.

 

Y como ha sido habitual por cinco decenios, la exposición a la crítica periodística de una serie de temas que han incluido los autobuses que no se detienen en las paradas, los cronogramas incumplidos de los ferrocarriles, las croquetas a medio freir, el robo de harina en las panaderías, los borrachos que orinan en las calles y las rupturas de ese gran sofisma que se llama la cadena puerto-transporte-economía interna.

 

Creo, sin embargo, que hay algo que varía y que vale la pena tomar en cuenta. Tras el asunto de la prensa se esconde otro problema más acuciante: la circulación de información en un sistema que tendrá que ser inevitablemente más abierto. Pues, aun cuando los dirigentes cubanos —ancianos y menos ancianos, militares y civiles— no han contemplado la democracia como opción, sí pueden entender (al menos los que aún poseen alguna capacidad para entender la vida) que un sistema de economía más abierto y de inevitable mayor permisividad, implica otros actores autónomos, y estos actores necesitan información. Y la información en un sistema autoritario con dosis crecientes de mercado, y que al mismo tiempo va renunciando a sus compromisos con el acceso universal al bienestar, no puede ser administrada como lo fue en el sistema de planificación centralizada precedente. Si los nuevos actores necesitan información para tomar decisiones, hay que brindarles de alguna manera esa información.

 

Y en tal contexto, como anotó un conferencista al congreso al referirse a lo que eufemísticamente llamaba “las regulaciones externas a la prensa”, el mensaje periodístico deviene más formal y menos creíble “…lo que complica el accionar de la prensa, pero también la credibilidad del Estado, del Gobierno, de las autoridades, y de la propia Revolución”.

 

Es a esto a lo que se refería el vicepresidente Díaz-Canel cuando en un par de ocasiones se refirió al tema, a lo que agregaba otro factor de primera importancia: el arribo inevitable de Internet, a partir de lo cual los blogs independientes dejarán de ser simples temas de analistas foráneos. Y el hecho de que nuestra sociedad transnacional tiene otras fuentes de información allende los mares. Y sea porque es más joven, o más instruido, o ambas cosas, el segundo-al-mando logra entender que el mundo al que aspira a gobernar no está incluido en el corto plazo atiborrado que vislumbran —desde sus infecundas ancianidades— los contertulios de José Ramón Machado Ventura.

 

Pero de cualquier manera, nada induce a creer que en sus conclusiones del Congreso el vicepresidente Díaz-Canel llegara a plantear algo diferente, si exceptuamos el anuncio de una oscura comisión que trabaja para reformular políticas al respecto. No hay en su discurso el menor asomo —como tampoco en los alegatos más críticos en el Congreso— al delicado y controvertido tema de la libertad de prensa.

 

Y ha sido así porque el delfín de la gerontocracia sabe que cualquier manejo independiente de información es subversivo para un sistema que sigue pretendiendo —de manera cada vez más irreal e ineficiente— un manejo totalitario de la sociedad. El sistema y sus administradores se debaten entre la necesidad de agilizar lo suficiente la información para que la economía de mercado funcione, y nunca hacerlo más allá de ciertos límites funcionales al sistema de dominación sociopolítica. Y entre uno y otro imperativo hay un umbral que reclama un mínimo de credibilidad, que es justamente lo que reclaman los maltrechos intelectuales orgánicos del sistema.

 

Obviamente, algún lector podrá advertirme que los chinos y los vietnamitas han logrado resolver este problema sin afectar los pilares del control político autoritario. Y es cierto, al menos por el momento. Pero chinos y vietnamitas han tenido a su favor dos variables que no existen en Cuba. La primera es una dinámica económica que facilita la inclusión al mercado —aun de manera subordinada— a un ritmo superior al crecimiento del descontento, lo que genera expectativas superiores a las frustraciones. La segunda que unos y otros son animados por una cultura de largo plazo donde la obediencia a la autoridad es un principio irrenunciable.

 

Y en Cuba no contamos ni con una, ni con otra condición. Y con lo que sí contamos es con plazos muy cortos para poder recomponer todo lo que se ha descompuesto en los últimos cincuenta años. Y entre ese todo, el asunto de la información restringida que hace al mundo que describe, decía un conferencista, menos y menos y creíble.

 

 

Barquito de papel, mi amigo infiel

Fernando Dámaso Fernández

26 de julio de 2013

 

El follón del barco norcoreano, cargado en Cuba con armamento obsoleto para reparar, escondido bajo algunas toneladas de sacos de azúcar, aderezado con los intentos de suicidio del capitán y la huelga de hambre de la tripulación, todos lunáticos de Kim Il Sung y sus descendientes, sigue acaparando la atención mediática internacional. Sin embargo, para los cubanos, después de la escueta nota informativa inicial, se mantiene el más absoluto silencio y secretismo, pretendiendo dar la sensación de que no ocurre nada, basándose en aquello de que si no sale en el Noticiero de TV ni aparece en Granma es porque no existe.

 

Llama la atención que esto suceda inmediatamente de terminado el 9no. Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) donde, entre lo poco interesante que se planteó, algunos periodistas solicitaron (no exigieron) que se les permitiera tener acceso a las informaciones. Parece que, aunque de palabra fue en la practica es no, comenzando por el ocultamiento, el mismo día de la clausura (l4 de julio), de la composición del equipo de béisbol, que participaría en un tope con uno conformado por universitarios norteamericanos en ciudades de ese país, del cual se enteraron los cronistas deportivos, cuándo éste ya se encontraba en Estados Unidos (l5 de julio), por la tarde, en el horario de la insufrible Mesa Redonda, y continuando, casi inmediatamente, con el follón del barco.

 

Lo de la prensa oficialista y el secretismo que la acompaña parece no tener remedio: es algo inherente al modelo, que no puede subsistir en un clima de libertad de información, ni siquiera bajo el control del partido a través de la UPEC, su cascarón burocrático.

 

Lo del barco es otra cosa: nadie entiende esta chapucería política, como no sea que haya sido orquestada con el objetivo de torpedear los posibles contactos, dirigidos a la paulatina normalización de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos. Como era de esperar, en el acto por el 60 aniversario del 26 de julio, después de la longaniza de discursos babosos de ocasión de los invitados, no se dijo absolutamente nada del espinoso asunto. Parece que éste pica y se extiende hasta agosto. ¡Tiempo al tiempo!

 

 

Prensa oficial sigue escondiendo noticias de Panamá

Miriam Celaya

24 de julio de 2013

 

El episodio del buque norcoreano no puede resultar más desacertado para el gobierno de Castro II. Ha sido ocasión propicia para que aflore una característica del general-presidente y que aquí llamaré “sentido de la inoportunidad”.

 

Declino, entonces, comentar la pueril y precipitada declaración oficial de la parte cubana, con la increíblemente ridícula versión de que se trata de un armamento obsoleto destinado a ser reparado en Corea del Norte para después ser devuelto a la Isla, algo que porta en sí material suficiente para componer una opereta. Prefiero en esta ocasión centrarme en ciertas circunstancias que rodean el incidente en el peor momento posible: justo cuando La Habana necesita continuar dando pasos de avance en sus negociaciones con Washington y mostrar a dicho gobierno y al resto del mundo un rostro más amable y pacifista para ponerse a tono con las naciones democráticas.

 

Existen tres factores particulares en este momento que agravan esta nueva travesura del castrismo y atentan con mayor fuerza contra la ya endeble autoridad moral del gobierno cubano, acentuando su desprestigio ante el mundo democrático y ante aquellas instituciones internacionales de las cuales Cuba es signataria.

 

Uno de ellos es que el hecho se produce poco tiempo después de que el castrismo, sus aliados y sus eternos simpatizantes de vocerío arremetieran contra la Casa Blanca por la insoportable injusticia de volver a incluir a Cuba en la lista de los países que apoyan el terrorismo. Resulta, sin embargo, que el gobierno cubano, por más que pretenda justificar las razones y propósitos que tuvo para hacerlo, entregó armas –sean éstas “obsoletas” o “defectuosas”– al gobierno de Corea del Norte, el mismo que hace apenas unas semanas mantuvo al mundo en vilo ante la amenaza de una conflagración nuclear de magnitud incalculable y que fuera sancionado por la ONU, organización de la cual Cuba es miembro desde su misma fundación en 1945.

 

Otro factor coincidente es la muy publicitada saga del joven Snowden, desertor de la CIA, cuyas acciones de hacer públicos ciertos documentos y ofrecer testimonios sobre el sistema de espionaje de su país han puesto en el ojo del huracán al gobierno estadounidense convirtiéndolo en el peor villano del momento, como si fuera noticia la existencia de algo casi tan viejo como la humanidad misma, como si el espionaje no hubiese nacido desde que se inventó la política y como si ningún otro país espiara a todos los gobiernos, instituciones o individuos que resulten de su interés político, económico, militar, estratégico, financiero o de otro tipo.

 

Lo relevante en todo caso sería la utilización de las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones, que han permitido refinar las herramientas y artilugios de espionaje de ese país, perfeccionándolos exponencialmente, de manera que –como siempre ha sucedido– en realidad no se trata de que algún gobierno esté libre del pecado de espiar a otros, sino de que las potencias con mayor desarrollo disponen de los medios más sofisticados y eficientes para hacerlo, nos guste o no. No hay espionaje bueno y espionaje malo, solo espionaje.

 

Eso explica que algunos países ricos poseen, para tales fines, satélites, redes digitales y, de vez en vez, desertores con sed de protagonismo, con espíritu justiciero, o quizás con otras ambiciones que desconocemos; mientras algunos de los países más pobres en tecnología disponen fundamentalmente de “héroes” que en ocasiones caen presos, no precisamente por espiar, sino “por luchar contra el terrorismo”. Pero, con independencia de los matices y las técnicas utilizadas, el objetivo de todos es el mismo: escudriñar sin permiso en el patio del vecino.

 

Y he aquí que justamente gracias a la refinada tecnología de un malvado satélite espía estadounidense fue detectado el trasiego de armamento de Cuba a Corea del Norte. Cargamento tan “inocente” que, curiosamente, estaba oculto bajo la dulzura de muchos sacos de azúcar, y que de alguna misteriosa manera el capitán del navío omitió declarar a su llegada al Canal de Panamá, cuando estaba obligado a hacerlo.

 

La tercera circunstancia agravante para el general-presidente tiene más que ver con la explicación que nos debería ofrecer a los cubanos, habida cuenta que hace apenas unos días fue clausurado el 9no. Congreso de la UPEC, evento éste en que los periodistas de los medios oficiales, y en especial el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, se hicieron eco de la expresa voluntad del gobierno de acabar de una vez por todas con el secretismo en la prensa.

 

Cabría preguntar a este gobierno, entonces, por qué los cubanos estamos informados sobre los supuestos trapicheos armamentistas del “violento” opositor venezolano Henrique Capriles, de quien se dice compró un número significativo de aviones militares a unidades aéreas estadounidenses y con ellos piensa derrocar al gobierno venezolano; en cambio, no se nos informó nunca que se mandarían “a reparar” algunos viejos armamentos cubanos en Corea del Norte, quizás en virtud de algún tipo de callado acuerdo refrendado entre nuestro presidente y el alto representante del gobierno de ese país que nos visitara recientemente y con el cual tuvo a bien reunirse.

 

En fin, que a Castro II no le quedan más que dos caminos: o bien cantinflear algunas explicaciones al mundo mientras entre bambalinas pide disculpas por el desliz a los poderosos vecinos; o bien lanzar la más usual y torpe de sus estrategias, orquestando un circo con el resto del coro de payasos latinoamericanos –el médium Maduro, el vilipendiado Evo y el vocinglero Correa, entre ellos– para esgrimir como escudo la infinita maldad del Imperio más poderoso de la Tierra y el soberano derecho de Cuba a burlarse de todas las normas internacionales y de los acuerdos que suscribe.

 

En cualquiera de estos casos y más allá de los acontecimientos que se deriven, esta vez el gobierno cubano no podrá despojarse del pecado de haber sido políticamente muy inoportuno.

 

 

Lo que manden los jefes

René Gómez Manzano

24 de julio de 2013

 

Recién concluido el IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), el diario gobiernista Granma del pasado martes dedicó al tema un artículo del colega Alberto Alvariño Atiénzar, que ocupó una página completa. Resulta obvio que ese texto, publicado en el órgano del Comité Central del partido único, pretende hacer el resumen autorizado del evento. ¿Qué pone de manifiesto ese documento?

 

Tras una sesgada introducción de carácter histórico, lo primero que hace el informador oficialista es señalar con toda claridad por dónde vienen los tiros: La prensa cubana —dice— “se fundamenta en los preceptos de la Constitución de la República y la política trazada por el Partido en su condición de fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

 

De inmediato, Alvariño Atiénzar sale del ámbito nacional para pasar al tema de la perestroika y la glasnost de la era de Gorbachov en la extinta Unión Soviética. Según él, en el gran país eurasiático “los medios de comunicación masiva… apuntaron contra los planes principales de aquella sociedad, el Partido, la historia, las fuerzas armadas y las instituciones del Estado”.

 

Conforme a lo que argumenta el autor, lo anterior se hizo de tal forma que “prestaron un servicio a la ideología y los objetivos enemigos, a las actividades oportunistas y traidoras”. Es decir, que la determinación de si lo que informaban esos órganos de prensa era verdad o mentira no se toma en consideración. Lo único importante es si se ayudaba o no al mantenimiento del statu quo. Esto parece ser un excelente indicio para saber qué se pretende ahora de los medios oficialistas de nuestro Archipiélago.

 

Aunque en los documentos emanados del Congreso de la UPEC se habla de la información como “un derecho ciudadano”, el verdadero sentido de este enfoque se ha puesto de manifiesto con el reciente escándalo provocado por la intercepción en Panamá de un buque de Corea del Norte que de manera oculta transportaba armas desde Cuba hacia el referido país asiático.

 

Los flamantes “órganos de prensa” cubanos se han limitado a reproducir la Declaración emitida al respecto por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Isla. No han añadido absolutamente nada a esa versión oficial de los hechos; ni siquiera algunas imágenes que complementen e ilustren lo expresado en palabras.

 

Hasta ahí llegan los propósitos exteriorizados en el Congreso (de los que se hace eco Alvariño) acerca del fin de “reflejar la realidad cubana en toda su diversidad”, así como de “informar de manera oportuna, objetiva, sistemática y transparente la política del Partido y los problemas, dificultades, insuficiencias y adversidades que enfrentamos”.

 

Unas líneas después, el autor define el alcance de sus conceptos: “En los pronunciamientos y orientaciones de Fidel y Raúl y los órganos de dirección del Partido están planteadas con riqueza las líneas presentes y futuras para nuestro periodismo”. Y agrega: “De lo que se trata ahora es de ser consecuentes con esas definiciones”. ¿Qué es lo que no procede?: “Desconocer lo que está claramente delineado, que es voluntad y mandatos supremos”.

 

Esto mismo pudiera expresarse de manera mucho más simple: Hay que hacer lo que manden los jefes. En ese contexto, ¿cuál es el papel de los medios?: “Actuar de modo enérgico con la autoridad conferida, en aras de cumplir su función social, sin cortapisa, y desplegar en toda su extensión su posibilidad informativa, educativa, compulsiva y moralizadora ilimitada”.

 

Después de tanta palabrería, la llamada “prensa cubana” (la oficialista, claro está) seguirá constituyendo una masa incolora, sometida al funesto Departamento Ideológico del partido único. Ella deberá callar la mayor parte del tiempo, aplaudir siempre al gobierno y criticar al “enemigo yanqui” y su “criminal bloqueo”. Se tratará —pues— de “una prensa a la altura de la Revolución”.

 

En resumidas cuentas, cabe citar el refrán: Para ese viaje no hacían falta tantas alforjas. Por suerte, los medios informativos de nuestra patria no se limitan a los que cuentan con la anuencia del sistema totalitario. Existe también la aguerrida prensa independiente, la cual, aunque por ahora sigue careciendo de medios para llegar al conjunto de la población, goza, por fortuna, de excelente salud.

 

 

Lo que el Congreso de la UPEC nos dejó

Yusimí Rodríguez López

21 de julio de 2013

 

La autora, periodista independiente, reflexiona sobre el periodismo y la prensa nacional

 

La Unión de Periodistas de Cuba acaba de celebrar su noveno congreso. Me alegró que la televisión transmitiera momentos del evento en la Mesa Redonda y que hubiese artículos dedicados a él en el periódico Granma, para tener idea del periodismo que se avecina, ese que informa al cubano de a pie, carente de otras opciones informativas. (Perdón, ahora contamos además con Telesur, e internet, a 4,50 la hora.)

 

Las primeras palabras de uno de los participantes en el congreso me llegaron el domingo, transmitidas durante el noticiero, mientras almorzaba. Afirmó que el periodismo en nuestro país no podía seguir siendo oficialista.

 

Mi madre se entusiasmó. “Viste, me dijo, los tiempos cambian”. Me habría contagiado su entusiasmo, si el periodista no hubiese afirmado que necesitamos un periodismo acorde con la actualización de nuestro socialismo.

 

No puedo recordar el nombre de este periodista ni sus palabras textuales, pero justo ahora tengo ante mí el artículo El Congreso de quienes nos ven, nos escuchan y leen, del periodista Oscar Sánchez Serra, publicado en Granma el lunes 15 de julio. El autor cita a José Alejandro Rodríguez, de Juventud Rebelde, quién definió al periodista como “un constructor del socialismo”.

 

¿Un periodista es un constructor del socialismo, de un sistema socioeconómico determinado, o un profesional de la información, comprometido, en primer lugar, con la verdad?

 

¿Qué posibilidades tiene el periodismo de nuestro país de no ser oficialista, cuando los profesionales se definen como constructores del socialismo?

 

Tengo claro que cada periodista, cada profesional, tiene derecho a profesar cualquier ideología (no sé si lo tienen claro nuestros dirigentes), ¿pero qué confianza podría tener en las informaciones y los análisis de alguien cuya misión es contribuir a la actualización del socialismo? Tanta como en un constructor del capitalismo; tanta como en un periodista cuyo objetivo sea derrocar al Gobierno: ninguna. No puedo confiar en un periodismo encaminado a algo que no sea la búsqueda de la verdad, a cualquier precio.

 

¿Pueden los periodistas cubanos no ser oficialistas cuando el discurso de clausura de su Congreso fue pronunciado por el miembro del Buró Político y Primer Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel?

 

Durante su discurso, según la síntesis realizada por Fidel Rendón Matienzo para la portada del Granma del lunes 15 de julio, Díaz-Canel felicitó a la nueva dirección de la UPEC, que tiene la retadora y necesaria misión de lograr el perfeccionamiento de una prensa acorde con las actuales exigencias de la sociedad, del pueblo, para así contribuir al logro de un socialismo próspero y sostenible.

 

¿Pero cuáles son esas exigencias actuales de la sociedad y del pueblo? ¿Son esas las que en realidad espera que tengan en cuenta los periodistas, o las del Gobierno y del Partido (¿o estoy siendo redundante?) para mantenerse en el poder?

 

Cuando leo las palabras de Oscar Sánchez Serra (he admirado sus artículos sobre béisbol) afirmando que este fue “un Congreso de la unidad, entre los periodistas…; y entre la prensa y el Partido, sí, porque no nos concebimos sin él…”, me asusto.

 

Recuerdo mi época como traductora de la página web del semanario Tribuna de La Habana, cuando fui miembro de la UPEC, como personal periodístico, y asistía a las reuniones semanales del periódico, en las que se informaba a los periodistas sobre los temas que al Partido le interesaba que fueran tratados en las siguientes ediciones.

 

Aquello me parecía aberrante, pero ahora le encuentro cierta lógica, si tenemos en cuenta de que aquel era órgano oficial del Partido en Ciudad de La Habana. También tiene lógica que suceda en el Granma, órgano oficial del Partido en el país. ¿Pero el Partido orienta el trabajo de los periodistas a nivel nacional? Quizás la respuesta esté en el artículo 5to de nuestra Constitución: “El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”.

 

No puedo negar, sin embargo, que nuestra prensa es hoy algo distinta a la de quince o veinte años atrás. Incluso el periodista independiente Reinaldo Escobar reconoció, cuando lo entrevisté en febrero de este año, avances como la Sesión Cartas a la Dirección en el Granma. Aunque posteriormente me relató que una carta enviada por él a dicha sesión jamás fue publicada ni respondida.

 

Vi a la doctora Zenaida Costales en televisión, cuando habló de aquel pintor de brocha gorda que se mostraba tan orgulloso de su trabajo luego de haber pintado una cenefa en la Calzada de Diez de Octubre, y se refirió a la necesidad de contar las historias del pueblo. Tuve ganas de aplaudirla. Esas son también las historias que quiero leer, las que me gustaría escribir. Pero me pregunto si la doctora y el resto de los periodistas, agrupados en la UPEC, estarían dispuestos a reflejar la realidad de esa señora con ambas piernas amputadas, que entrevisté a finales del 2012, para Havana Times.

 

Supongo que sí, porque a pesar de que su pensión no le alcanza y una muchacha la lleva con su silla de ruedas a La Habana Vieja varias veces en la semana a ver qué pueden darle los turistas (nunca usó la palabra mendigar), afirmó que este Gobierno se preocupa por la gente.

 

La pregunta en realidad es si la doctora Costales y el resto de los periodistas reflejarían la historia de ese otro impedido físico que me vio luego en la calle Mercaderes y quiso contarme su versión de los hechos, o la de ese otro inválido que vi en la calle Obispo cuando se lo llevaba un policía, por pedir dinero, justo el día en que se celebraban las elecciones de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

 

Cuando escuché a aquel periodista decir que no podían seguir siendo oficialistas, llegué a imaginar que en algún momento leería en nuestra prensa cuestionamientos sobre la falta de libertad de prensa y de expresión en nuestro país; que algún periodista cuestionaría la falta de derecho de los cubanos a asociarse en un partido diferente al Partido. Ahora, sé que eso no va a suceder.

 

En su discurso de clausura, Díaz-Canel dijo que “estamos en un mundo lleno de mitos e hipocresía, en el que se habla de democracia, libertad de prensa, y nada de eso tiene sentido en un mundo de hegemonismo, de espionaje, de amenazas de guerra, de hambre, de analfabetismo”. En otras palabras, es necesario establecer el hegemonismo sobre los medios de comunicación, para salvarnos del otro hegemonismo, y de paso del espionaje y todas las otras amenazas.

 

Cuando leo que los periodistas son constructores del socialismo, me pregunto si serán periodistas o propagandistas del socialismo; si estarán simplemente admitiendo de una vez y por todas que son voceros del Partido, del sistema. Ni siquiera los estoy criticando; para hacerlo, tendríamos que comenzar por cuestionar una Constitución que condiciona las libertades de expresión y de prensa a los fines del socialismo. Algunos podrían decirme que la libertad de prensa es una falacia, que no existe en ninguna parte del mundo; que a los ciudadanos solo se les hace pensar que hay libertad de expresión y de prensa. Puede ser. Aquí por lo menos hay sinceridad en ese aspecto y la Constitución lo deja claro.

 

Pero en realidad, todos los planteamientos de los periodistas fueron coherentes; tal vez el problema está en el nombre de la organización que los agrupa. No debería llamarse Unión de Periodistas de Cuba, porque no agrupa a todos los periodistas de este país, decididamente no agrupa a todos los que intentan informar sobre la realidad de este país; sino Unión de Periodistas (oficialistas, o no disidentes) de Cuba. No me atreveré a sugerir Unión de Periodistas Pro Socialismo de Cuba, porque para muchos socialistas, lo que ha habido y lo que se pretende actualizar en nuestro país, no es socialismo.

 

¿Qué me dejó el Congreso de la UPEC? Nada. Si tuve algún vestigio de esperanza en el periodismo que se hace desde los medios oficiales de este país, el Congreso la barrió. Lo más triste es que sé que en el futuro podrán aparecer algunos artículos que algunos lectores encontrarán atrevidos, y los harán creer que el periodismo cubano, el que conocen, evoluciona, que las cosas cambian. Pero lo que tengo claro es que en el fondo, nada va a cambiar.

 

 

La UPEC y la libertad de prensa

Dimas Castellanos

19 de julio de 2013

 

Es imposible explicar ningún acontecimiento de nuestra historia sin tener presente el papel de la libertad de prensa. Hoy, la UPEC responde a un partido y a una ideología

 

Las pocas expectativas generadas por el IX Congreso de la Unión de Periodistas y Escritores de Cuba (UPEC), celebrado el pasado fin de semana, terminaron en la frustración. Los cambios que demanda el periodismo para desempeñar un papel efectivo en las transformaciones sociales brillaron por su ausencia. El cónclave pasó por alto el tema de la libertad de prensa, un asunto vital para hurgar en las causas de la crisis actual y sugerir posibles soluciones, a pesar de que Cuba cuenta con una rica historia en esa materia.

 

El prócer camagüeyano Ignacio Agramonte, en la defensa de su tesis de licenciatura en Derecho, expresó: “Al derecho de pensar libremente le corresponde la libertad de examen, de duda, de opinión, como fases o direcciones de aquel”.

 

La prensa en Cuba se inauguró con el Papel Periódico de La Habana en 1790; se diseminó con los acuerdos emanados del Pacto del Zanjón de 1878, gracias a los cuales Juan Gualberto Gómez ganó un proceso jurídico contra las autoridades coloniales que permitió divulgar públicamente las ideas independentistas; se multiplicó durante la República: Diario de La Marina, Bohemia, El País, El Mundo, Alerta, Noticias de Hoy, La Calle, Prensa Libre, Carteles y Vanidades, por solo citar diez de ellos; las estaciones de radio en 1930 alcanzaron la cifra de 61, una cantidad que ubicó a Cuba en cuarto lugar a nivel mundial; y en cuanto a la televisión, en 1950, casi inmediatamente después de Estados Unidos, se inauguró Unión Radio Televisión Canal 4, la tercera planta televisiva de América Latina, seguida ese mismo año del canal 6.

 

Gracias a esos medios, desde la colonia hasta la República, el debate de ideas alcanzó una importancia tal que resulta imposible explicar ningún acontecimiento de nuestra historia sin tener presente el papel de la libertad de prensa. La mejor prueba fue el alegato del Dr. Fidel Castro, conocido como La historia me absolverá, en el cual expresó: “Os voy a referir una historia. Había una vez una república. Tenía su constitución, sus leyes, sus libertades; Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo… Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos…”.

 

El historiador, sociólogo y político ruso Pavel Miliukov, en un artículo titulado En defensa de la palabra, definió a la prensa como la forma “más fina y perfecta de las formas de interacción sociopsicológica”; explicaba que “las normas de relaciones entre el hombre y la sociedad constituyen la médula de los derechos humanos y que la libertad de prensa es la única de las libertades civiles capaz de garantizar todas las demás”.

 

Si a partir de las ideas expuestas aceptamos que la libertad de prensa constituye un factor ineludible para el desarrollo social, cualquier acción encaminada a excluir su uso, no puede calificarse sino como un acto contra el desarrollo del país y contra la dignidad de las personas.

 

Sí la nación realmente es de todos, comunistas o no, revolucionarios o no, intelectuales o no, tienen el derecho de pensar, expresar y difundir libremente sus ideas como sujetos activos en los problemas nacionales. Lo contrario es exclusión, totalitarismo o apartheid. Por tanto en la era de las novísimas tecnologías de la información y las comunicaciones, resulta inadmisible cualquier restricción a la libertad de prensa en un país con tan rica tradición libertaria. Baste recordar que en años difíciles como 1947, 1950 y un día después del asalto al cuartel Moncada, en 1953, Noticias de Hoy, órgano del entonces Partido Comunista (Partido Socialista Popular) fue clausurado. Sin embargo, una y otra vez, gracias a la llamada libertad de prensa “burguesa”, los comunistas, apoyados por una buena parte de la prensa existente, exigieron su reapertura y lo lograron, a pesar de que Noticias de Hoy propugnaba la lucha de clases para derribar el sistema imperante.

 

Sin embargo, el miembro del Buró Político del PCC, Miguel Díaz-Canel, en la clausura del congreso de la UPEC, consideró que lo que falta para alimentar el deseo de mejorar la prensa y hacerla más virtuosa es el diálogo. Es decir, la prensa oficial es virtuosa y esas virtudes, según sus palabras, están en haber denunciado las campañas imperialistas de los enemigos internos y externos, por lo cual está en condiciones y tiene por misión contribuir al logro de un socialismo próspero y sostenible. “Tenemos que apoyarnos —dijo Díaz-Canel— en un grupo de principios de la prensa cubana, extraídos del pensamiento martiano y de Fidel”.

 

La pregunta a Díaz-Canel es si lo expresado por Fidel Castro sobre la sociedad civil y las libertades ciudadanas durante el juicio del Moncada conserva su valor, y respecto a Martí es bueno recordarle la idea central que expuso en el Tercer Aniversario del Partido Revolucionario Cubano: “Un pueblo es composición de muchas voluntades, viles o puras, francas o torvas, impedidas por la timidez o precipitadas por la ignorancia”.

 

Varios periodistas de la prensa oficial elogiaron la subordinación de la prensa a los fines del PCC, como es el caso de Oscar Sánchez Serra, en el artículo El Congreso de quienes nos ven, nos escuchan y leen, publicado en Granma, el lunes 15 de julio, quien planteó que “el periodista es un constructor del socialismo”. Pero quien con mayor nitidez resumió las loas a la subordinación de la prensa oficial al PCC fue Víctor Joaquín Ortega, quien en un artículo de corte editorial, aparecido en el semanario Tribuna de La Habana, el domingo 14 de julio, escribió: “Somos arma del Partido Comunista de Cuba, el único que necesitamos para la brega, hijo de la dignidad y la línea creadora del Partido Revolucionario Cubano fundado y liderado por el Apóstol”.

 

Estos y otros planteamientos similares demuestran que el periodismo de la UPEC es el periodismo de un partido político y de una ideología específica, por lo cual no puede autodefinirse como representante de la prensa cubana en general, cuya naturaleza plural desborda las ideas comunistas.

 

La prensa oficial se sostiene sobre la base de la restricciones a la libertad de prensa, no es —como bien expresó Jorge Barata en el dossier sobre este tema publicado en Espacio Laical— “plural ni abierta”, por lo cual está impedida de hablar en nombre de la sociedad cubana en su conjunto. Su política la define el PCC, basado en los límites establecidos en el Congreso de Cultura de 1961: “Dentro de la revolución todo. Contra la revolución nada”, un límite que debería comenzar por definir qué es una revolución y después demostrar que existe una revolución en Cuba.

 

La exclusión no solo es injusta e inadmisible, sino irreal, pues las nuevas tecnologías lo impiden. De forma paralela a la prensa oficial ha surgido y coexiste otra prensa. Espacio Laical, Convivencia, Observatorio Crítico, Voces, el Boletín SPD, Primavera de Cuba y decenas de blogs y sitios webs que no responden al PCC, cuya importancia radica en la decisión de participar —sin permiso— desde visiones diferentes en los problemas de la nación. Un periodismo alternativo, independiente, ciudadano y participativo, que refleja realidades ignoradas por la prensa oficial y que cumple con los requisitos del periodismo tradicional e incorpora otros que son posibles con las nuevas tecnologías, a pesar de los obstáculos que significa la ausencia de libertad de prensa.

 

 

La Novena Sinfonía de la UPEC

Orlando Delgado

19 de julio de 2013

 

Viejos y sucios estanquillos perennemente vacíos en los cuales solo se ven colas de ancianos: que sea este el público lector de la prensa oficial da la medida de la credibilidad de esos diarios

 

El periodismo oficialista celebró su IX Congreso. Al descubierto quedaron, a pesar de los editados reportes oficiales, las inmensas grietas de los medios de comunicación al servicio de la maquinaria propagandística de los hermanos Castro. Al menos esa fue la impresión de lo que trascendió públicamente sobre este insulso cónclave. En él, los periodistas “revolucionarios” aprovecharon la cita para mostrar un pliego de demandas a los más altos jerarcas del Partido Comunista en la nueva figura de Miguel Díaz-Canel.

 

Periodistas y fotorreporteros hablaron de la insuficiencia del salario para poder vestirse adecuadamente y la obsolescencia del parque tecnológico de casi todos los medios, dotados en su mayoría de viejas computadoras, antiquísimas impresoras de cinta y una lenta conexión a internet. Reclamaron, ante todo, revertir esa situación que los coloca en una situación muy desfavorable de cara a la “batalla” que deben dar frente a “los medios de comunicación occidentales” en su sempiterna “guerra contra el terrorismo mediático”.

 

En la nueva era digital, las redes sociales, el llamado periodismo ciudadano y la activa blogosfera alternativa le ponen a los medios oficiales de comunicación la tarea cuesta arriba, muy a pesar de nuestra escasa conexión a la web, debido a que los medios oficiales muestran un pobre desarrollo tecnológico y un rezagado posicionamiento en internet, en ello mucho tiene que ver su lenguaje meramente propagandístico, dedicado exclusivamente a tratar de maquillar el desastre económico en que nos ha sumido el castrismo en su más de medio siglo de existencia.

 

Quien se tome el trabajo de revisar y leer las actas de los ocho congresos anteriores notará que los temas se repiten una y otra vez, son como una vieja ropa desempolvada cíclicamente de congreso en congreso. Uno de los periodistas de Granma hubo de reconocerlo: “Y salió el tema de que llevamos discutiendo los mismos asuntos en cada congreso, sin resolverse, y que la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) debería dejar claras sus líneas de trabajo presentadas ante el plenario”.

 

No hay ni habrá casualidades, entre el primero y el último evento del oficialismo hay muy pocas diferencias, porque el caduco sistema de prensa se mantiene incólume, por lo cual cualquier sugerencia para hacer más fresca y ágil la prensa cubana está viciado por una mordaza insuperable: debe concebirse “dentro de la Revolución” y como la “Revolución” murió hace mucho tiempo, todas las demandas o sugerencias del eufemísticamente llamado “periodismo revolucionario” caerán eternamente en saco roto.

 

Del derecho más importante que tiene un periodista —la libertad de expresión— no se habló en el congreso de la UPEC, totalmente controlado por el oscurantista Departamento Ideológico del Partido Comunista y a quien le debe fidelidad absoluta, no al pueblo, como proclama cínicamente en su portada dominical Juventud Rebelde.

 

El castrismo ha sumido en un descrédito muy difícil de revertir a una arriesgada y apasionante profesión en un país con una tradición de grandes periodistas y que poseía antes de 1959 una variedad de diarios dotados de las más modernas tecnologías para la época. Si el régimen de Batista impuso en varias ocasiones la censura y clausuró alguno que otro periódico abiertamente antibatistiano, con la llegada de Castro al poder y la imposición de una dictadura comunista se pasó de la censura autocrática a la censura totalitaria y la eliminación de toda prensa independiente, uno de los elementos básicos de cualquier sistema democrático.

 

Hoy la prensa cubana se enfrenta al triste espectáculo de viejos y sucios estanquillos perennemente vacíos, en los cuales solo se ve una pequeña cola de ancianos para comprar la exigua prensa oficial. Que sea este el público lector de Granma o Juventud Rebelde es un fiel reflejo de la credibilidad de esos diarios, es de esa manera que el buen lector le hace plena justicia poética a su contenido.

 

Como era de esperar, en la sesión final los periodistas ratificaron su total adhesión al régimen, a insistir en la libertad de los espías presos y a seguir “combatiendo” al “imperialismo”. En el discurso de clausura Miguel Díaz-Canel, la nueva cara de la dictadura, convocó, en el colmo del cinismo, a seguir “denunciando los mitos e hipocresía de la democracia y la libertad de prensa”, con lo cual sepultó cualquier esperanza de cambio y ratificó que el neocastrismo aspira a transmutarse en su mediocre figura.

 

Ante tanta afrenta el periodismo independiente debe continuar su labor para que germine la siempre fértil semilla de la libertad en nuestra tierra y termine, más temprano que tarde, nuestra tragedia nacional.

 

 

Por una prensa revolucionaria, leal y militante

Eugenio Yánez

18 de julio de 2013

 

Aunque no informe ni sirva para nada

 

Ha terminado el congreso de la Unión de Periodistas de Cuba con las mismas promesas y absurdos del primer conclave hace medio siglo, cuando se constituyó la organización.

 

Tal vez lo más creativo de aquella reunión inicial fue el acuerdo de llamar a la nueva organización por las siglas de UPEC, porque si la identificaban como UPC podría confundirse con la Unión de Pioneros de Cuba, y claro, los periodistas revolucionarios deberían ser un poco más maduros que los niños. ¿O no?

 

Sin embargo, después de cinco décadas de abúlica existencia informativa la prensa oficialista sigue tan rancia, cobarde, falta de transparencia y aburrida como entonces, sólo que ahora ya puede proclamar que acumula cincuenta años de experiencia.

 

¿Cuántas veces en este medio siglo hemos oído plantear que la prensa revolucionaria debe ser crítica, ajena al secretismo, veraz, profunda, comprometida y quien sabe cuantas cosas más? Pero de las palabras vacías y las consignas huecas nunca ha pasado, y quienes intentaron hacer un periodismo verdaderamente profesional y serio en la Cuba de los Castro, más temprano que tarde perdieron sus trabajos, su libertad, o tuvieron que partir al exilio que ahora el régimen quiere llamar emigración económica.

 

El idiota que tiene la tarea de comentar continuamente todo lo que se escribe en Cubaencuentro para tratar de desviar los comentarios (aunque es tan torpe que a veces me pregunto si no será un idiota por cuenta propia), podrá decir que en Cuba no aparecen periodistas asesinados (lo cual es cierto), o se podrá referir a la falta de libertad de prensa en Estados Unidos o Dinamarca, el hambre en Baluchistán, el coeficiente de boberías por palabras que él mismo escribe, o la inmortalidad del cangrejo (su gran especialidad), pero nada de eso hará a la prensa del régimen más veraz, más responsable, más informativa, más atractiva, más seria, ni más entretenida.

 

Desde la oposición, diarios comunistas como “L’Humanité” en Francia y “L’Unitá” en Italia eran respetables. “Noticias de Hoy”, órgano del Partido Socialista Popular en Cuba, fue un periódico presentable. Todos esos periódicos comunistas tenían que competir en el mercado con otros periódicos. Sin embargo, la densidad, falta de veracidad, aburrimiento y rechazo de la población a la prensa de los comunistas en el poder no es privilegio exclusivo de “Granma”. Ninguna prensa comunista en el socialismo real sirvió mucho en ningún lugar, especialmente los órganos oficiales de los partidos comunistas: “Pravda” en la Unión Soviética, “Renmin Ribao” en China, “Rodong Sinmun” en Corea del Norte, “Rude Pravo” en Checoslovaquia, “Nhan Dan” en Vietnam, “Neues Deutschland” en Alemania Oriental, y todos los demás, nunca impresionaron a los lectores de a pie.

 

Cuando más interesaron las publicaciones soviéticas a los cubanos fue en tiempos de la “glasnot” de Gorbachev, cuando se agotaban de inmediato “Sputnik” y “Novedades de Moscú” en los estanquillos, porque contaban la realidad y no lo que quería el partido comunista. No por gusto el régimen cubano prohibió su venta en el país.

 

Es un problema intrínseco del comunismo. No se trata de que no existan buenos periodistas cubanos. He conocido muchos de primerísimo nivel profesional, desde los del núcleo inicial que en 1963 participó en la creación de la UPEC, pasando por otros que fueron excelentes estudiantes en la Escuela de Periodismo y que, a pesar de los pesares, mantienen dignidad profesional en sus trabajos en la prensa oficialista, hasta los que fuera de Cuba se desempeñan muy profesionalmente en diversos medios. Y también otros que, lamentablemente, por una razón u otra, en las nada fáciles condiciones del exilio encaminaron sus vidas en otras actividades profesionales.

 

El problema de la prensa en Cuba no está en los periodistas, sino en los dueños de los medios de prensa, o más exactamente, en el único dueño, porque todos son propiedad del Estado totalitario. Y para ese Estado dictatorial y contrarrevolucionario el periodismo no es la profesión de informar veraz y responsablemente, sino la actividad de adoctrinar a “las masas” en las “verdades” que convienen a quienes detentan el poder.

 

Consiguientemente, los periodistas en Cuba no pueden ser profesionales de la palabra porque tienen que ser comisarios, trabajadores ideológicos, militantes que deben subordinar su pluma (o su computadora) a los intereses y objetivos del partido. Sus propias ideas y convicciones podrán expresarlas en la intimidad de sus familias o a sus amigos de confianza, pero no cuentan para nada en el trabajo, donde lo que impera son las instrucciones del jerifalte de turno del Departamento Ideológico del Partido.

 

Ese entorno totalitario y represivo ha sido durante más de medio siglo, y sigue siendo, excelente caldo de cultivo para oportunistas, ineptos, lamebotas, trepadores, escoria, lo más miserable de la profesión y de la vida misma, incapaces de brillar por su talento y su propio esfuerzo, que desde posiciones protegidas por sinecuras ideológicas o el cómodo anonimato “revolucionario”, ofenden, mienten, difaman, insultan, falsifican, amenazan, tergiversan y esconden información, bajo el manto de enfoques “políticos” e “intereses de la revolución”.

 

Ese infame grupo se extiende desde algunos que pueden mostrar un nivel profesional respetable, hasta cafres de la más baja estofa y condición humana, que por un plato de chícharos (de lentejas, nada), un viajecito al extranjero o una palmadita en la espalda, son capaces de vender hasta a su propia madre envuelta para regalo. La casi totalidad de esta sub-capa de miserables disfrazados de mediocres periodistas-comisarios sería incapaz de sostener un debate digno y respetuoso durante más de cinco minutos con muchos cubanos preparados, periodistas independientes, o simplemente cubanos de a pie.

 

Ahora es Miguel Díaz-Canel quien desde el poder llamó a la prensa cubana a la carga al machete contra todos los males que se puedan mencionar, y tal vez los más jóvenes piensen que esta vez será distinto. Pero deberían saber, antes de creer en Los Reyes Magos, que antes llamaron a lo mismo, con más o menos las mismas palabras, “cuadros políticos” que en su momento estuvieron en el tope del hit-parade del régimen y hoy ya no los recuerda casi nadie. ¿Por qué ahora debería ser diferente, si lo único que ha cambiado son algunos personajes, no las opresivas condiciones en que se desarrollaron los periodistas y los acontecimientos?

 

Allá quienes quieran creer en cuentos de hadas. Los cubanos de a pie, esos que no escriben en los periódicos ni salen en la televisión, conocen perfectamente el mejor uso que le pueden dar a los periódicos oficialistas. Tanto a “Granma” como a “Juventud Rebelde”, “Trabajadores” y a todos los órganos provinciales.

 

Y lo hacen continuamente.

 

 

Adiós congresito de la UPEC

Alfredo Fernández

18 de julio de 2013

 

Ha concluido el 9no congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), las reacciones en los medios extraoficiales ha sido unánime, todos concuerdan que el periodismo oficial en Cuba seguirá siendo un vocero acrítico del régimen.

 

La prensa cubana se ubica justo en la descripción de las cuatros categorías de los regímenes totalitarios del filósofo francés Jean Francois Revel:

 

- Ignorancia voluntaria de los hechos.

 

- Capacidad para vivir inmerso en la contradicción respeto a sus propios principios.

 

- Negativa a analizar los propios fracasos.

 

- Rechazo al progreso.

 

Desde hace más de cincuenta años el periodismo cubano es un estricto cumplidor de estos postulados muy afines a la censura.

 

El supuesto Mea Culpa del Vicepresidente Miguel Díaz Canel, de que “la máxima responsabilidad del secretismo de la prensa en Cuba es del partido”, si bien no deja de ser verdad, tampoco es exacto.

 

El 30 de junio de 1961 en la Biblioteca Nacional “José Martí”, en la clausura de una serie de discursos conocidos como “Palabras a los intelectuales”, la ciudad letrada cubana se dejaba coactar su derecho a la libre expresión. Una vez conquistada esta por Fidel Castro, entonces devenido guía político y espiritual de la nación, toda posibilidad de disentir quedó excluida del proyecto revolucionario.

 

La intelectualidad cubana al dejarse secuestrar su principal materia prima, “la libertad de pensamiento”, también postergaba su posibilidad de plena acción justo hasta el instante de la desaparición del sistema ante el cual optó callar.

 

El periodismo en Cuba no tendrá lugar sino en una sociedad democrática, así de simple, mientras este permanezca bajo la saya del partido, que nadie se haga ilusiones con que se refleje la realidad en las noticias.

 

De ahí que lo único bueno con respeto al 9no Congreso de la UPEC, sea que este haya concluido. Ahora las esperanzas de algún pseudocambio, se postergan hasta el discurso de Raúl Castro el próximo 26 de julio.

 

Adiós congresito de la UPEC, que te vaya bien.

 

alfredolahabana@gmail.com

 

 

Cincuenta años de complacencia

Fernando Dámaso

16 de julio de 2013

 

El recién finalizado Congreso de la oficial Unión de Periodistas de Cuba enmascara el pasado y deja en evidencia su incapacidad de renovarse

 

Como otras organizaciones similares, creadas para controlar los diferentes sectores de la sociedad cubana en función del nuevo poder establecido, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) —que siempre ha sido y continúa siendo una organización gubernamental— se creó en los primeros años del proceso revolucionario, el 15 de julio de 1963. Acaba, pues, de cumplir 50 años.

 

Hablar de periodismo en este medio siglo transcurrido es complejo, pues en realidad se ha hecho muy poco, salvo contadas excepciones, y mucha (tal vez demasiada) propaganda política e ideológica, dedicada a validar el “modelo”, ocultando sus defectos y exagerando sus virtudes.

 

En verdad no ha existido un periodismo libre. Esto lo conocen, más que nadie, los mismos periodistas, quienes han tenido que escribir y hablar sobre lo que las autoridades han querido o autorizado en cada momento, convirtiéndose en simples repetidores de textos, redactados a veces por otros, permitiendo a los periodistas incorporar solamente sus firmas y voces. Quienes no lo han aceptado, han tenido que cambiar de profesión, en unos casos por voluntad propia, en otros por descalificación y separación o expulsión del gremio.

 

Las raíces de la UPEC, que oficialmente se han querido situar de manera exclusiva en la prensa clandestina de los dos o tres años anteriores al triunfo insurreccional, obviando la prensa legal opositora que existió durante los años de la dictadura batistiana, y después, durante los primeros meses de 1960 en la aplicación de las denominadas “coletillas” (verdadera falta de ética profesional de quienes llegaban, cuestionando o rechazando las opiniones de los establecidos con insultantes notas agregadas a sus escritos, planteando no estar de acuerdo con lo que en ellos se decía), mostraron desde sus inicios lo que sería el futuro: una camisa de fuerza para impedir el ejercicio de un periodismo crítico y veraz, ajeno a los intereses del Gobierno.

 

La UPEC, que se vanagloria de haber cumplido siempre al pie de la letra la política del Partido Comunista sobre la prensa, “abordando de manera analítica los problemas existentes en la sociedad, destacando sus aspectos positivos y también los negativos y señalando la responsabilidad de quienes lo han hecho bien o mal”, lo cual no es verdad, se despoja de su responsabilidad, planteando que el no haberlo logrado totalmente se debe al hecho de que esto estaba en manos de las direcciones de los medios y de los periodistas, y no de la Unión, pues ella “no intervino ni interviene en su aplicación y realización”. Sin lugar a dudas constituye una salida cómoda y poco seria.

 

En éste, su cincuenta cumpleaños, y en el IX Congreso que acaba de efectuar, la UPEC, si pretende hacerse creíble, debiera haber realizado un profundo análisis de su actitud complaciente y triunfalista, y de su pasividad ante el “modelo” y sus graves problemas, así como de su responsabilidad y la de la mayoría de sus miembros, por la manipulación de la información y de los ciudadanos durante estos años, fomentando la apatía social y la aceptación de las desgracias y dificultades nacionales, causadas principalmente por los graves errores económicos, políticos y sociales cometidos por las autoridades.

 

Parece, por lo publicado hasta ahora, que no ha sido así y que, una vez más, la mayoría de los acuerdos tomados tienen un carácter general, repitiendo lo mismo de siempre, y que a pesar de las palabras, continuaremos con un periodismo oficial repetitivo, panfletario y aburrido, teniendo que acudir, si queremos tener verdadera información, a la prensa extranjera y a los periodistas, blogueros y twiteros independientes, ninguno de los cuales, por suerte, forma parte de la UPEC.

 

 

Misiles de azúcar

Yoani Sánchez

17 de julio de 2013

 

El Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) acaba de ser desmentido. A sólo pocos días de esa cita de informadores oficiales, la realidad los ha puesto a prueba… y han fallado. Ayer, la noticia de que a un buque con bandera de Corea del Norte, proveniente de La Habana, le habían encontrado misiles y demás material bélico en sus bodegas, saltaba a las primeras planas de muchos diarios internacionales. En Panamá, lugar donde se detectaron las armas, hasta el propio presidente del país envío vía Twitter el reporte de lo sucedido. A sabiendas de que en estos tiempos que corren ya es casi imposible censurar –para el público nacional- un hecho de semejantes dimensiones, hoy nos hemos despertado con una escueta nota del Ministerio de Relaciones Exteriores. En tono autoritario explica que tal armamento “obsoleto” —pero funcional— iba con destino a la península coreana para ser reparado. No aclara, sin embargo, el por qué para ello era necesario esconderlo en un cargamento de azúcar.

 

En un momento en que los periódicos dan lecciones de que los gobiernos no se pueden salir con la suya en cuanto al secretismo, es penoso –cuando menos- el papel conformista de la prensa oficial cubana. Mientras en España varios diarios han puesto en jaque al partido gobernante al publicar las declaraciones de su ex tesorero; en Estados Unidos el caso Snowden llena portadas y se le piden explicaciones a la Casa Blanca sobre la invasión de la privacidad de tantos ciudadanos. Resulta inconcebible que esta mañana, el ministerio de las Fuerzas Armadas en Cuba y su homólogo de Exteriores no estén siendo interpelados por los reporteros y compulsados a rendir cuentas. ¿Dónde están los periodistas? ¿Dónde están esos profesionales de la noticia y la palabra, que deben obligar a los gobernantes a declarar, a los políticos a no engañarnos, a los militares a no comportarse ante los ciudadanos como si fueran niños a los que se les puede mentir constantemente?

 

Dónde quedaron los acuerdos del Congreso de la UPEC, con sus llamados a quitar trabas, abolir silencios y hacer una labor informativa más pegada a la realidad. Una nota breve y a todas luces plagada de falsedades, no es suficiente para explicar el acto de mandar —a escondidas— armas a un país que las propias Naciones Unidas han advertido de no ayudar con tecnología para la guerra. No van a convencernos de su inocencia con los años de antigüedad del armamento, las cosas que producen horror nunca caducan del todo. Pero, como periodistas, la lección más importante a sacar de toda esta “crisis de los mísiles de azúcar” es que no podemos conformarnos con que las instituciones se expliquen a golpe de breves notas, que no pueden ser cuestionadas. Tienen que hablar, tienen que explicar… y mucho.

En Cuba: Tener o no tener… hijos

Verónica Vega

12 de julio de 2013

 

Un reciente artículo del periódico Granma aborda la crisis de natalidad que enfrenta nuestro país y expone las medidas implementadas en este sentido por el Ministerio de Salud Pública.

 

Medidas tales como proveer de mayor información a la población fértil, especialmente a la adolescente, sobre la viabilidad de planificar los embarazos y no usar el aborto como método anticonceptivo, causa fundamental de infertilidad en años posteriores.

 

Pautar la concepción mediante contraceptivos confiables, preferiblemente orales o inyectables (más seguros que los dispositivos intrauterinos). El texto también enfatiza la urgencia de que los adolescentes tengan una actitud responsable ante la sexualidad, que incluye el uso de condón para prevenir las infecciones de Transmisión Sexual.

 

Por supuesto que en tales medidas no hay nada reprochable. Lo que me pregunto es cómo podrían adolescentes o personas fértiles en general planificar gestaciones en un panorama económico inmutable.

 

Cómo fructificarán esas disposiciones en un país cuya juventud no puede planificar un salario que no sea simbólico, una vivienda después del matrimonio, un espacio propio para criar sus hijos.

 

Como si la situación demográfica actual no fuese resultado más que de la inconsciencia. Nunca de la decepción, de la imposibilidad. Como si la abrumadora mayoría de los adolescentes no tuviera fijos sus ojos en esa delgada línea sobre el mar y el promisorio “más allá”.

 

No dudo que pueda inocularse la fe desde una consulta de fertilidad, pero una vez que la pareja salga de ella necesitará mucho más para cimentar el futuro de ese niño.

 

Si además se considera el detrimento plausible de nuestras escuelas y las borrosas perspectivas que garantiza la educación (con o sin una carrera universitaria), me temo que una actitud realmente responsable en las parejas reduciría aún más la natalidad en la isla.

 

La que se mantiene es justa porque el cubano es en general imprudente, soñador y confía en su eterna facultad de improvisación. Muchos de los embarazos accidentales que por una u otra razón terminan en nacimiento tienen que ver con esa ingenuidad.

 

Recuerdo ahora una niña que conocí, quien al ser preguntada sobre qué quería estudiar, sorprendió a sus padres con esta respuesta: “Yo quiero estudiar extranjera”. Es decir, quería graduarse de extranjera, pues a sus escasos cuatro años había observado la diferencia entre los turistas y los cubanos.

 

Qué triste conclusión (por demás irrefutable), en un ser que recién comienza a percibir su entorno.

 

No es un secreto que un alto por ciento de los matrimonios se separan por conflictos que provoca la convivencia forzada, el hacinamiento, y el prolongado espejismo de empleos que no pueden sostener un hogar. Cuando la miseria entra por la puerta- reza una sentencia popular- el amor salta por la ventana.

 

Como me pasa siempre con la televisión cubana, el artículo de Granma casi logra convencerme de que estoy en otro sitio. En un país donde las condiciones económicas y sociales son idóneas para la reproducción. Solo falta que la gente acabe de darse cuenta.

Delirios bien publicitados

René Gómez Manzano

4 de julio de 2013

 

Acabo de terminar la lectura de un libro interesantísimo: Fidel y Raúl: Delirios y fantasías. Se trata de un trabajo del prestigioso periodista Pablo Alfonso, publicado en abril del presente año por la Editorial Hispano Cubana, de Madrid, en su colección Ensayo.

 

Aunque algo se plantea en esa obra sobre el actual General-Presidente, en realidad los pasajes consagrados a su persona son escasos y secundarios. Por ejemplo, el capítulo “Raúl no es Fidel, pero es igual”, está dedicado a las similitudes de los hermanos en el empleo de la mano dura; no a hipotéticas quimeras del menor, de quien el autor no cita ni una sola. Los delirios y las fantasías parecen ser monopolio del Hermano Mayor.

 

Pienso que Don Pablo bien habría podido prescindir de esos fragmentos consagrados a Raúl Castro, aunque resulta evidente que, en ese caso, el libro y su título, al versar sólo sobre el hombre que cesó en el desempeño del mando supremo hace ya más de un lustro, habría perdido buena parte de actualidad.

 

No obstante, el defecto no es grave. Aunque se tocan algunos temas de la política cubana de hoy, el plato fuerte del colega lo constituyen las ocurrencias del Máximo Líder, que éste puso en práctica durante los decenios en que ejerció facultades omnímodas al frente del Estado Cubano, el Partido Único y las Fuerzas Armadas.

 

Es probable que esas situaciones resulten sorprendentes para nuestros compatriotas jóvenes, pero quienes peinamos canas las experimentamos durante la mayor parte de nuestras vidas de adultos. A los más viejos nos correspondió sufrir, en nuestros propios pellejos, las peregrinas invenciones que recapitula el libro.

 

Por sus páginas desfilan el experimento comunista en San Andrés de Caiguanabo, los planes de siembra de frutas europeas, la fiebre de la inseminación artificial (¡hasta a los manjuaríes!), la Brigada Invasora Che Guevara, el Cordón de La Habana, la Zafra de los Diez Millones y la actuación de bestias epónimas como Ubre Blanca y Rosafé Signet.

 

También se recuerdan la paulatina extinción del dinero, la fabricación de tierra, el debate de Castro con un genetista británico sobre los cruces de vacunos, la desecación de la Ciénaga de Zapata, la conversión de la Bahía de Nipe en un gran lago de agua dulce. El clásico cierre con broche de oro es una nota actual: la moringa.

 

El gran mérito de la obra radica en que no sólo menciona todos aquellos empeños frustrados, sino que lo hace en forma harto documentada. Las páginas del periódico oficialista Granma, en las que se entonan loas a cada campaña de turno del Compañero Fidel o se publican sus discursos, desfilan a todo lo largo del trabajo. De cada pronunciamiento se señala el día, mes y año en que fue publicado.

 

Alfonso emplea en sus comentarios un tono —distendido y socarrón— que se ajusta de maravillas a la índole del tema abordado. Un botón de muestra son las líneas consagradas al toro Rosafé Signet, comprado ya vejancón en Canadá por 27 mil dólares, y “que fue sometido luego a tantas masturbaciones, que murió eyaculando, convertido en todo un mártir de la revolución inseminadora”.

 

El libro no está exento de alguna pequeña incongruencia: por ejemplo, habla de la Conferencia del Partido Comunista de Cuba, celebrada en enero del pasado año, en términos de futuro. Pero eso no es lo más importante. Fidel y Raúl… es digno de ser leído. Sirve no sólo para rememorar los muchos esfuerzos baldíos del pasado, sino también para recordar cómo la obsecuente prensa castrista, lejos de ensayar alguna modesta crítica, se dedicó siempre a exaltarlos y loarlos.

La ley y la trampa de ETECSA

Walfrido López R.

4 de julio de 2013

 

Desde hace varias noches no puedo pegar los ojos y solo doy vueltas en la cama. La causa principal es mi visita, hace un par de semana atrás, a varios locales de ETECSA para probar y evaluar su nuevo servicio NAUTA para conectarse a INTERNET. He publicado un par de post anteriormente pero es evidente que no han sido suficientes para yo poder dormir tranquilo. Una de las causas es que después de analizar  con más tiempo los procedimientos 2.1.1 y 2.1.2 publicados en el post “Evaluación PNI de los servicios INTERNET NAUTA de ETECSA en Cuba”, y relacionados ambos con la privacidad y tratamiento de datos personales de los clientes, tengo la sospecha que la empresa ETECSA estaría violando las nuevas leyes cubanas de comercialización del servicio de acceso a INTERNET con NAUTA. El fundamento de mí sospecha se basa en que después de volver estudiar más detalladamente las nuevas resoluciones No. 197/2013 del Ministerio de Comunicaciones y No. 182/2013 del Ministerio de Finanzas y Precios, dictadas para regular todo lo relacionado con el nuevo servicio NAUTA, descubro que en ninguna parte de los textos se plantea que durante el proceso de comercialización de tarjetas temporales de NAUTA se le pida al cliente la identificación personal para que este pueda acceder al al servicio, entregar los datos personales, y mucho menos que los datos entregados sean almacenado en algún soporte por parte de ETECSA o terceros. Y esto sería muy preocupante no solo porque ETECSA estaría violando las leyes cubanas, sino también porque el monopolio de las comunicaciones en Cuba tiene un oscuro pasado y un sucio presente relacionado con la mala protección de los datos personales e invasión de la privacidad de sus clientes.

 

Muchos cubanos conocen que en años recientes han existido varias fugas de información confidencial de miles de clientes ETECSA sin que la empresa nunca asumiera su responsabilidad corporativa en un comunicado, diera explicaciones públicas de esta violación de seguridad, o procurara alguna compensación a los usuarios afectados por los datos personales filtrados. Los datos expuestos sirvieron para que informáticos inescrupulosos crearan aplicaciones de “Guías no oficiales de ETECSA” en sus versiones para Windows, IOS (iPhones) y Androi (Samsung, LG, HTC, Sony, etc). Estas aplicaciones son fáciles de conseguir en Revolico o en el mercado underground porque se venden por 1 CUC (1 USD) en muchos de los negocios privados de reparación de celulares que florecen por toda la isla.

 

Por otra parte, es conocida dentro de Cuba y en todo el mundo la estrecha colaboración de ETECSA con el Ministerio del Interior (MININT) para la represión a opositores y disidentes. Tal vez el caso más documentado fue la escandalosa operación Voto de Silencio ejecutada por el MININT durante la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba entre el 26 y el 28 de marzo del 2012. Durante esa semana la empresa ETECSA desvió a números telefónicos del MININT las comunicaciones privadas de blogueros y periodistas independientes, abogados, activistas sociales y pro Derechos Humanos, y otros miembros de la sociedad civil. Esa colaboración ha sido fuerte durante los veinte años que ha existido ETECSA, pero en los últimos tiempos se ha estrechado mucho más, sobre todo desde enero del 2011 cuando sus accionistas italianos de TELECOM le vendieron su parte a RAFIN S.A. por 700 millones de dólares, pasando a ser el gobierno cubano el dueño del 100% de las acciones de ETECSA. Tal alto es el grado de colaboración de ETECSA con la represión, que muchos comentan que la empresa estatal socialista hoy tiene la triste función de ser el brazo tecnológico del MININT, y tienen razón. Es fácil comprobarlo si paseas por la ciudad y te fijas que sus postes telefónicos sirven para la instalación de decenas de miles de cámaras domos de vigilancia. Pero muchos no saben porque no ven más allá o no conocen la otra historia oculta de ETECSA: desde sus oficinas se realizan escuchas telefónicas, arbitrarios cortes de comunicación, sus autos sirven para trasladar personal militar y paramilitar durante operativos de represión y seguimiento, las antenas de su empresa de servicios móviles CUBACEL sirven para la triangulación, localización y seguimiento de “objetivos”, y desde sus servidores se realiza la intersección, revisión y censura de mensajes SMS de muchos miembros de la sociedad civil. Estas operaciones son ejecutadas por ETECSA, el MININT y otros órganos de represión sin orden judicial porque muchas veces el gobierno cubano invoca la “amenaza al orden establecido” o el “peligro de seguridad nacional”, dejando de esta manera totalmente indefensa a la sociedad civil al no existir herramientas judiciales con las que se pueda enfrentar en tribunales a la maquinaria gubernamental, el MININT o ETECSA.

 

He tratado de explicar, y lo seguiré haciendo una y mil veces en privado o tantos espacios públicos tanto como sea  posible, que cada persona es la máxima responsable del cuidado y protección de sus datos personales en INTERNET u otras plataformas informáticas. Es por eso que todos los miembros de la sociedad civil cubana deben estar conscientes que muchas vidas, familias y proyectos por una futura Cuba democrática pueden peligrar o truncarse si por descuido, incapacidad o desconocimiento informático se filtra alguna información que se debería tener bajo absoluto control. Todos estamos de acuerdo del alto nivel de empoderamiento que puede alcanzar la sociedad civil a través del acceso a INTERNET y las nuevas tecnologías, pero es necesario que también todos los involucrados en este importante tema estén consientes del alto riesgo que implica trabajar con ellas. Es bueno también ser realistas y tener conciencia que el MININT, la seguridad del estado y los servicios de inteligencia cubanos tienen todos los conocimientos, la tecnología, los softwares, los medios materiales y los recursos humanos necesarios para estudiar la información que dejan nuestras trazas en las oficinas gubernamentales o en cualquiera de los cibercafés estatales de acceso a INTERNET, y aprovecharse de cualquier vulnerabilidad para acceder a nuestros servicios de email y usuarios de redes sociales. Por eso es necesario que cada uno de nosotros sea consciente de este peligro y maneje lo mejor posible este riego. Para lograr ese objetivo es necesario que cada uno de nosotros estudie, se supere y se actualizarse de forma periódica con las noticias actualizadas sobre el manejo de los equipos informáticos, la ofimática, la seguridad de la información, la navegación en INTERNET y las más novedosas tecnologías de la información.

 

Después de leer este post y otros relacionados, en verdad… ¿Vas a conectarte a INTERNET a revisar tu servicio de email, publicar en tu blog y acceder a Facebook o Twitter desde una computadora ubicada en un cibercafé de NAUTA ETECSA?

 

PD: Por lo actual y trascendental del tema relacionado con la violación de la privacidad de las comunicaciones personales en Cuba, le recuerdo a todos los factores involucrados en cualquier infracción de este tipo lo que plantea la CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA DE CUBA sobre este importante tema:

 

Artículo 57o.- La correspondencia es inviolable. Solo puede ser ocupada, abierta y examinada en los casos previstos por la ley. Se guardara secreto de los asuntos ajenos al hecho que motivare el examen.

El mismo principio se observará con respecto a las comunicaciones cablegráficas, telegráficas y telefónicas.

 

Otros post relacionados:

Evaluación PNI de los servicios INTERNET NAUTA de ETECSA en Cuba

NAUTA navega por el mal camino de ETECSA

Cuba y el “modelo cubano” de INTERNET

¿Se mueve algo en la prensa oficial?

Luis Cino

2 de julio de 2013

 

El castrismo, preparándose para sobrevivir a los Castro, mueve sus fichas en una jugada putesca, el putinismo del que hablan en el generalato, las escuelas del Partido y otros círculos de la nomenklatura.

 

Dicen que el régimen considera la posibilidad de aceptar –o más bien fabricar- una oposición que según sus parámetros sea moderada, responsable y patriótica, y que sirva para simular que la apertura está en marcha.

 

Como parte de la jugada y a juzgar por los llamados oficiales, presiento que se avecina una prensa de amago y simulacro, menos triunfalista, complaciente y almidonada, pero dentro de la revolución (quiero decir, eso que todavía llaman así).

 

Recuerden las recientes declaraciones del vicepresidente Miguel Díaz-Canel sobre la “quimera imposible” que resulta bloquear la información en tiempos de Internet, la foto que se tomó el vice con los blogueros de La Joven Cuba, y la entrevista que les concedió el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, quien afirmó que “los blogueros son el embrión de la prensa alternativa que necesitamos”.


Sumen a todo esto la inusual reunión en el Parque Villalón de los participantes en el Twithab –incluidos Conrad Tribble, jefe adjunto de la Sección de Intereses Norteamericana en La Habana, y el agente de la Seguridad del Estado Manuel David Orrio, que dice ahora en la prensa oficial un poco menos de lo que decía hasta hace 10 años en Cubanet- y ya tendrá el café…ligado con esa cosa que llaman sucedáneo.

 

Para su nueva movida, la prensa oficial necesita periodistas que resulten creíbles, no los incondicionales del teque y el disco rayado de Granma, el NTV y la Mesa Redonda.

 

Hablo de periodistas que aunque respondan al sistema, sean críticos, y que por varias de cal, en sus loas a los dirigentes históricos, y sus diatribas contra el bloqueo yanqui, la mafia de Miami y por la libertad de los Cuatro –ya no son Cinco- pongan alguna de arena, que tenga que ver con la realidad.

 

Eso si quieren que sean medianamente creíbles, para disimular el truco, porque no lo son ni un poquito los chicos de La Joven Cuba, que luego de la foto con Díaz- Canel y la entrevista a Fernando Rojas, viraron palo pa` rumba y reclamaron mano dura contra blogueros y periodistas independientes…

 

El caso es que los periodistas críticos que precisa la prensa oficial para retocar el capullo y que asome solo un poquito la crisálida, no aparecen por ninguna parte. Y de tan amedrentados que están, ni esperar que asomen sus narices en el Noveno Congreso de la UPEC que se celebrará en julio y que será otro show circense.

 

Aseguran que hay movimiento en el bull pen, pero lo que se nota es confusión. El blog del seguroso Yohandry no se sabe si cierra por reformas o por derribo. Y M. Lagarde, oficial empistolado de la Contrainteligencia, en la primera línea del enfrentamiento a los ciberdisidentes, dicen que sigue preso, sabrá Dios y sus jefes por qué.

  

Orrio, por muy crítico que sea, no hay modo de que la gente pase por alto el hecho de que fue -¿es?- el agente Miguel de la Seguridad del Estado. Solo queda cargar con Enrique Ubieta, soltarles las riendas a José Alejandro Rodríguez y otros periodistas de los mejorcitos. O inventar –si es que ya no los tienen preparados- a un puñado de blogueros que jugarán a la prensa alternativa, a discrepar con moderación, y que serán presentados por el oficialismo matrero como los únicos periodistas verdaderamente independientes en Cuba, porque los demás, los disidentes, somos…ya usted sabe qué.

 

En definitiva, sería más fácil que la llamada “prensa revolucionaria”, en vez de esforzarse por ser “más audaz y creativa”, dejara de ser mera propaganda partidista de la más mala para ser simplemente periodismo. Sin apellidos ni etiquetas. Pero, soberbios como son los mandarines verde olivo, dispuestos siempre a ir por el camino más largo para llegar a ningún lugar, eso sería pedirles demasiado.

 

luicino2012@gmail.com

Más mentiras y menos atención dental

Susana Teresa Más Iglesias

29 de junio de 2013

 

En un reportaje emitido en el espacio estelar del noticiero nacional de televisión el día 7 de junio se trató el tema de la salud dental de los cubanos y de las consecuencias que puede acarrear el descuido a la atención de la misma.

 

Se expresó que más del cuarenta y siete por ciento de la población cubana presenta problemas en tan importante aspecto. Se argumentó también sobre la ausencia parcial o total de incisivos y molares en las personas, tanto jóvenes como adultas, y el incremento del cáncer bucal, que gana terreno ante el descuido de la atención estomatológica.

 

Esta edición no sólo se dedicó a subrayar el descuido por parte de las personas y la acción del mal hábito de fumar que atenta contra la salud dental, sino que adornó el trabajo periodístico con escenas de pacientes que recibían atención especializada, en instalaciones confortables, con excelente iluminación, ventilación y pulcritud, claro está, con la previa preparación del instrumental, herramientas y locales higiénicos.

 

El reportaje olvidó expresar las verdaderas causas del por qué la población pierde el interés de mantener su salud bucal con la perfección que necesita y desea.

 

Por ejemplo, el reportaje no se refirió a que en la mayoría de las clínicas dentales cuando no escasea el algodón, algo imprescindible para cualquier operación médica, falta el agua o el fluido eléctrico, y no se puede hacer nada a pesar de que el turno fue programado con varias semanas de antelación; o bien dicen al paciente que no se puede trabajar por falta de material estéril, o simplemente porque no hay papel para envolver los instrumentos esterilizados, experiencia que viví en carne propia hace unos 6 años, en el Policlínico de la Calzada de Monte y Romay.

 

Así pasan días, semanas, meses años y un águila por el mar, hasta que las personas se cansan: unos de pedir permiso en el trabajo, para al final retornar con una explicación de lo sucedido, que nunca es creíble, y otros que pierden la paciencia y es ahí cuando crece el desaliento, se desmorona la ilusión de acudir al dentista, y se cae en el descuido bucal.

 

Con un poco de buena suerte se pudiera lograr una extracción, pero tal vez sea un riesgo doloroso a correr, pues la anestesia, en la mayoría de los casos, nunca llega a surtir el efecto esperado.

 

Tampoco la reportera explicó que uno de los aspectos principales para mantener una buena salud bucal también depende de la alimentación de la persona, lo que es primordial para que no se produzcan malformaciones en la dentadura. La carencia de leche en la niñez incide en ello, al igual que la variedad alimentaria, la ingestión de frutas, carnes, viandas y vegetales, los cuales cada vez son más altos sus precios.

 

Categóricamente el pueblo sabe que la palabra leche es una ilusión para el que no tiene divisa, igual que la carne de res, que algunos no conocen y ni siquiera se imaginan su sabor y valor nutritivo. Decir pescado es remover una añoranza pasada en un país que rodeado de mar carece de todas y cada una de las especies sin poder siquiera tener acceso a una de ellas.

 

Esa periodista tal vez está dentro del grupo de los privilegiados que pueden darles un vaso de leche diario a sus hijos mayores de siete años, o a su anciana abuelita que no tiene dieta por enfermedad.

 

No es consecuente que se editen trabajos televisivos de esa índole: todos los que lo ven, saben que está confeccionado con mentiras y ficciones.

 

Los periodistas deben ser los portadores del sentir de los pueblos, de sus carencias, penurias y dificultades. Están para decir la verdad y denunciar los errores de los gobiernos para tratar de resolver sus problemas; no para asumir la posición de cuenteros que para justificar el salario que perciben con falsedades, mucho menos ubicarse del lado que más les convenga para mantener su trabajo y cierto estatus social.

 

Solo hay que salir a caminar por las calles y barrios que no llegan a ser marginales, y dedicarse a mirar las bocas de la gente para darse cuenta que existe gran cantidad de personas que no han podido tener acceso a una atención dental adecuada, producto de la incompetencia que ronda la mayoría de esos centros asistenciales.

 

susana.mas24@yahoo.com

Una forma del engaño

Wilfredo Vallín Almeida

29 de junio de 2013

 

Conversando con una amiga, esta me dijo: –Si Marx y Engels lo hubieran visto, volverían a morirse.

 

No pude menos que sonreírme ante su afirmación.

 

Intercambiábamos impresiones en torno a las cosas que estaban pasando en el país y sobre las cuales los cubanos hacemos todo tipo de especulaciones y pronósticos.

 

En el momento de la frase de marras, conversábamos sobre un acontecimiento en particular que ambos vimos en el noticiero nocturno de la televisión cubana: un congreso celebrado en el Palacio de las Convenciones.

 

Que se celebre un congreso allí no tiene nada de particular pues es el lugar donde el gobierno acostumbra a celebrar los eventos a los que otorga relevancia. El problema era el tipo de congreso de que se trataba. Era un congreso mundial… dedicado al tema del espiritismo.

 

Para los que vivimos los años 60-80 en Cuba, esto es inaudito si recordábamos el carácter férreamente ateo que se quiso imponer con la implantación del socialismo en el país.

 

Está también el absoluto silencio que siempre se mantuvo con asuntos neurálgicos para el gobierno cubano (a modo de ejemplo: las excentricidades de Gadafi, el muro de Berlín, el Sindicato Solidaridad, la huída de Mengistu Haile Mariam, la ejecución de Elena y Nicolae Ceaucescu, la perestroika en la URSS, etc., etc.)

 

Con relación a la crónica roja en particular, la línea fue publicar aquellos sucesos negativos en las sociedades capitalistas (en particular en la norteamericana) dando la imagen de que tales cosas no tenían lugar en los países socialistas (y por ende en Cuba).

 

No he creído nunca que esconder a los ciudadanos de un país lo que ocurre en él, o fuera de él, sea una medida que los beneficie de alguna manera, sino todo lo contrario.

 

Y no se trata de dar una publicidad morbosa a eventos traumáticos o espectacularmente crueles, sino brindar al ciudadano la información a la que tiene derecho.

 

Si la política informativa va a ser, a partir de ahora, informar clara y sencillamente sobre TODO lo que sucede en el país, bienvenida sea. Si va a continuar siendo a conveniencia, entonces, hay que seguir cambiando cosas porque, como dijo una vez un célebre escritor latinoamericano: –La libertad, a medias, es una forma del despotismo, como la verdad, a medias, es una forma del engaño.

Ahora sí vamos a hacer un Congreso de la UPEC

Reinaldo Escobar

28 de junio de 2013

 

Los lemas que de edición en edición han tenido los Congresos de la Unión de Periodistas de Cuba pudieran confundirse tanto en su redacción como en su inefectividad e incumplimiento posterior. Recuerdo aquello de “Por un periodismo crítico, militante y creador” y otros que la higiene me impide reproducir.

 

Una vez más los profesionales de la prensa se ven enrolados en la realización de otro congreso. Obviamente no invitarán a ningún periodista independiente ni a ningún bloguero. De todas formas aquí, en el título de este post les regalo una consigna. a lo mejor hasta la usan.

Espacio Laical o El Caimán Barbudo

Raúl León

27 de junio de 2013

 

El Caimán Barbudo de la Diócesis. Así titulé a la revista Espacio laical cuando sacaron un número en cuya portada principal aparecía la foto de Fidel Castro y otros barbudos entrando a La Habana en la “caravana de la libertad”. Así lo dije en voz alta en la portería del Arzobispado y algunos sacerdotes y empleados compartieron el escándalo al ver hasta qué punto había llegado la politización de una publicación que había sufrido cambios radicales con la expulsión de su director, Joaquín Bello, y el resto del Consejo de Redacción, “por meterse en política”.

 

Claro, Joaquín Bello y los otros siquitrillados hablaban de la política que molestaba al gobierno. Ahora Robertico Veiga and Co. hablan de la política que contenta al gobierno. Por lo tanto, hay política conveniente y política inconveniente.

 

Cuando lo hice ver esta parcialización a algún miembro del consejo de Espacio Laical, me mencionaron algún que otro texto o frase que señalaba otras tendencias. Por eso me tomé el trabajo de estudiar varias ediciones y pude comprobar que más del 85 % de los artículos enaltecían la figura de Raúl Castro y estaban dirigidos a lograr el apoyo de los lectores a los cambios emprendidos.

 

En el otro 15 % aparecían artículos que no apoyaban, pero tampoco molestaban a las autoridades.

 

Aunque no es órgano del Consejo de Laicos, la revista sigue nombrándose laical, por lo que se entiende que está bajo la sombrilla de la iglesia institucional, y se sigue editando e imprimiendo en las imprentas eclesiales. Sin embargo, está violando la imparcialidad política que le exigieron a Joaquín Bello and Co. y que define claramente el Consejo Pontificio para las Comunicaciones.

 

Oswaldo Payá no podía pararse en las puertas de las iglesias habaneras a repartir prensa pidiendo un cambio de gobierno porque eso era “utilizar a la Iglesia para hacer campaña política”. Entonces, ¿por qué ahora Roberto Veiga and Co. pueden repartir prensa pidiendo apoyo al gobierno? Saque usted sus propias conclusiones.

Aprensión con la prensa

Regina Coyula

26 de junio de 2013

 

Todo debe ser cambiado, ¿pero algo cambiará? El periodismo oficial prepara Congreso

 

Sigo las noticias, me enfermo con los periódicos nacionales, despotrico del noticiero de televisión, y más que desprecio, siento conmiseración por lo que se ha convertido Radio Reloj.  Es pertinente mi introducción pues la prensa cubana se encuentra en los preparativos del congreso de la organización de periodistas, UPEC, una de esas ONGO que el gobierno gusta de creer que representan a la sociedad civil.

 

Si en algún sector no se visibiliza el cumplimiento interno del llamado proceso de Actualización del modelo y de los numerados “Lineamientos”, si en algún sector es desoído el llamado del General-Presidente al cambio de mentalidad y a la frase de moda sin prisa pero sin pausa; si en algún sector nada parece cambiar, es en la prensa.  No cambian los directivos, no cambian las políticas.  El secretismo, el triunfalismo, la superficialidad, el lenguaje “culto” —o peor, poético— para no decir nada, configuran un panorama del que el periodismo cubano no quiere, no sabe, o no puede salir.

 

Hasta cuándo el “bloqueo” y la “amenaza Imperialista”, esa nefasta sensación inoculada a toda la sociedad de encontrarnos bajo perenne peligro, para “no dar armas al enemigo”, o el también socorrido pretexto de no ser el lugar y el momento, o no ser la forma adecuada. La prensa ha reforzado la paranoia nacional de que nuestro trabajo, la familia, la vida y la isla misma podrían desaparecer en solo un segundo. Ese sentimiento de precariedad para mantenernos en estado de guerra es una de las innumerables ideas atribuidas a Fidel Castro. Pavlovianamente, los periodistas cubanos se acostumbraron a no rozar temas escabrosos, a no realizar encuestas críticas, a detenerse en seco ante el primer no. Se acostumbraron a realizar los reportajes y artículos que agradaran al jefe, o mejor, a realizar los reportajes que “orientara” el jefe, una manera infalible de agradar al jefe del jefe.

 

No puede culparse a la prensa de la enfermedad social que nos aqueja, pero sí de no asumir compromisos con la sociedad que dice defender, pues de haber existido una prensa atenta, se hubiera podido hacer un diagnóstico temprano, y quizás, solo quizás, encontrar soluciones.

 

Por eso es necesaria una prensa independiente del Gobierno, no esgrimir el pretexto cada vez más desfasado de que no existe prensa libre, pues donde cada órgano de prensa refleja los intereses de sus directivos existe más libertad que donde todos son el mismo y del mismo dueño. Desfasado también porque ese muro ha sido debilitado por la tecnología, que de forma creciente, indetenible y muchas veces instantánea pone al alcance del individuo la información de su interés.

 

Es lamentable y para nada casual cómo desde la propia formación de los futuros profesionales se cercena la creatividad, la curiosidad y el espíritu iconoclasta. No hablo de historia antigua.  Ahora mismo, en la discusión de la tesis de graduación de la Facultad de Periodismo, el estudiante Lázaro Carrasco, con un tema inédito, ha sido irrespetado durante la exposición de su trabajo, por parte de una oponente inquisitorial (fíjense que no digo inquisitiva) y un tribunal cómplice, o cuando menos, indolente.

 

No es la pureza ideológica quien mueve este tipo de actitud, ni siquiera en este puntual caso el móvil es una homofobia trasnochada. Sí debe haber pesado una carta de Carrasco al escritor Reinaldo Arenas, donde confiesa que “en una facultad de Periodismo no te dejan imaginar demasiado”. Demasiado anfibológico para el gusto de los directivos de la Facultad.

 

Si de verdad se creen el concepto de revolución que puede leerse en cualquier esquina, una revolución acontecerá en el próximo congreso de la UPEC, porque si en algún lugar se debe cambiar todo lo que debe ser cambiado —y en este caso se trata de cambiar todo—, ese lugar es la prensa.

Internet en Cuba: con más penas que glorias

Iván García Quintero

26 de junio de 2013

 

El alto costo de la vida en Cuba ha crispado los bolsillos de probables consumidores. No es que internet no interese a la gente, pero es añadir una nueva carga al presupuesto familiar.

 

Según un estudio de mercado realizado en 2010 por la empresa de telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), se preveía que entre un millón 500 mil y dos millones de personas optarían por el servicio de internet aunque fuera en divisas.

 

Tomando como muestra la telefonía móvil, donde la línea llegó a costar 120 cuc, el salario de seis meses de un profesional, la novedad tecnológica empujó a muchos cubanos a pagar ese precio.

 

Después los costos se ‘abarataron’. Hoy una línea cuesta 30 cuc: casi el salario de dos meses de un obrero. Pero las estadísticas estaban a favor de ETECSA.

 

El número de líneas móviles supera al de la telefonía fija. Los usuarios de celulares rondan los dos millones. Mientras los abonados a la telefonía clásica no llegan al millón y medio.

 

Se pensaba que la comercialización de internet, a partir de las 118 salas abiertas el 4 de junio, sería una golosina. El estudio de factibilidad calculaba que herramientas como Twitter y Facebook llevaría a los más jóvenes a pagar en moneda dura los altos precios.

 

No ha sido así. Al menos hasta la fecha. Un sector amplio de la población desearía poder acceder a internet. “Pero no voy a cambiar mi presupuesto familiar. Cada mes gasto 100 pesos convertibles en conseguir carnes, pescados y mariscos en el mercado negro. Claro que me interesa internet, pero si mi esposa, mis dos hijos y yo nos conectáramos a internet una vez a la semana, gastaríamos 72 cuc al mes. Y comeríamos menos. Por ahora tendremos que esperar”, comenta Raúl, 56 años, ingeniero civil.

 

Según reportes oficiales, solo 11 mil usuarios habían contratado los nuevos servicios en los primeros quince días. Una cuenta rápida nos dice que el promedio de usuarios en cada una de las 118 salas ha sido de 94.

 

Poco más de 6 usuarios por día. Las expectativas eran mayores. “La sala donde trabajo, en el reparto Casino Deportivo, casi siempre está vacía. La mayoría ha optado por pagar 1,50 cuc para abrirse una cuenta de correo internacional. Intranet, una red local, a pesar de ser la más barata, 0,60 centavos, ha tenido poca aceptación. E internet, que cuesta 4,50 está lejos de tener la repercusión que se esperaba”, señala la empleada.

 

Un ingeniero de ETECSA enrolado en los trabajos técnicos para mejorar y ampliar la conectividad también se muestra decepcionado. “Ha tenido más eco mediático, tanto internacional como nacional. La realidad es dura y simple: el alto costo de la vida en Cuba ha crispado los bolsillos de probables consumidores. No es que internet no interese a la gente, pero es añadir una nueva carga al presupuesto familiar. Habrá que hacer ajustes, rebajar los precios y permitir que se pueda pagar en moneda nacional”.

 

El nuevo servicio, además, esconde tras sí una historia salpicada por un trabajo técnico chapucero, corrupción y robo de dinero. La iniciativa de diseñar un cable submarino que pudieran administrar Cuba y Venezuela se canalizó en 2008.

 

El proyecto contaba con un presupuesto de 70 millones de dólares y también enrolaba a Jamaica. Su trazado se inició en la región venezolana de La Guaira y culminó en el poblado Siboney, Santiago de Cuba.

 

En febrero de 2011 el cable llegó a costas cubanas. El trabajo no fue bueno. Según una fuente que laboró en el proyecto, se compraron materiales de baja calidad. “Algunos tramos del trazado fueron dañados por depredadores marinos. Un ingeniero clave del proyecto desertó en Panamá. Medio centenar de funcionarios de ETECSA se vieron envueltos en escándalos de corrupción relacionados con el cable. Los separaron de sus puestos de trabajo y están a la espera de ser enjuiciados. Deduzco que al menos 15 millones se desfalcaron”.

 

Después de la llegada del cable a Cuba comenzó un culebrón de intrigas. En junio de 2010 el ALBA 1, como se le conoce, se hizo operativo. Pero el tráfico de datos no comenzó a gestionarse hasta tres años después. Aunque fuentes de todo crédito sostienen que antes de hacerse efectiva la conexión en las 118 salas cubanas, el cable submarino trasmitió paquetes de datos concernientes a las elecciones de Venezuela en octubre de 2012, las regionales de diciembre de ese año y las presidenciales de abril 2013, donde en un dudoso plebiscito Nicolás Maduro superó reñidamente a Henrique Capriles.

 

Empresas internacionales que rastrean el tráfico en internet detectaron altos volúmenes de transmisión desde finales de 2012 en el ALBA 1. La capacidad operativa del cable permite mejorar la conectividad en Cuba. Su velocidad, teóricamente, es 3 mil veces más rápida a la conexión actual.

 

La isla podría desechar el ancho de banda satelital actual, inferior a cualquier centro universitario en Estados Unidos. De una conexión entre 50 kilobyte y 100 a 2 megabyte y en un fututo inmediato a más de un gigabyte.

 

Un especialista aclara que de antemano había una infraestructura creada. “Existe un cable de fibra óptica que abarca todo el territorio nacional. También el 98% de las centrales telefónicas son digitales. Pero después que los socios italianos abandonaron sus negocios en ETECSA, la obsolescencia tecnológica ha frenado el proyecto. Se deben hacer inversiones de varios cientos de millones de dólares. A pesar de que se amortizarían en un plazo breve, las obras marchan a paso de tortuga”.

 

El régimen cubano observó por su retrovisor los incidentes de la Primavera Árabe y el papel movilizador de las nuevas tecnologías. Un funcionario de ETECSA piensa que ésa pudiera haber sido una de las causas para ralentizar los trabajos de conexión a internet.

 

Luego de tres años de silencio se hizo la luz. El acceso en las nuevas salas de navegación es de 2 megabyte. Veinte veces superior a la de hoteles 5 estrellas como el Saratoga, donde en abril de este año se hospedó la cantante estadounidense Beyoncé y su esposo Jay Z.

 

Ningún empleado del hotel Saratoga me pudo explicar las causas de por qué, a pesar que la hora de internet cuesta 10 pesos convertibles, se mantiene la conexión a 100 kilobyte.

 

“Se negocia el monto de dinero que la empresa de turismo debe pagar. Pero también los hoteles se beneficiarán de una mejor conectividad del cable ALBA 1 que ya es operativo en las nuevas salas”, expresa el funcionario. En declaraciones recientes, un directivo de ETECSA dijo que en 2013 se pondrá en marcha el wi-fi de pago en áreas cerradas como instalaciones turísticas y centros de negocios. Y a largo plazo no se descarta ofrecer acceso a la red desde móviles.

 

Otro problema a resolver por la empresa cubana de telecomunicaciones en el futuro es el bajo número de usuarios a la telefonía fija: en Cuba solo el 19% de la población tiene teléfono en su casa. Y esto es imprescindible para la conexión a internet desde los hogares, inicialmente previsto para fines de 2014. Aunque según el directivo de ETECSA, piensan hacerlo con tecnología ADSL y no a través de la red telefónica, por su mala calidad y no estar diseñada para acceder a internet.

 

A pesar de que la isla parece insertarse de lleno en siglo 21, con la llegada de internet y la televisión digital en una mayor escala, los altos precios constituyen un freno para el cubano de a pie. Para muchos, la web sigue siendo un mundo mágico o de ciencia ficción. Y pocos se atreven a cambiar dos libras de carne de res que en el mercado negro cuesta 4,40 cuc, por una hora de internet a 4,50 cuc.

Julio

Juan Orlando Pérez

21 de junio de 2013

 

Leí por última vez el mensaje, tragué en seco, hice click en “Send”. Eran las siete y treinta y tres de la noche en Londres.   Pasó un día entero antes de que apareciera en mi correo la respuesta. La copio aquí, como un acto de justicia, como un tardío tributo.

 

From: Julio Garcia Luis

To: Juan Orlando Pérez

Sent: Tuesday, 1 February 2005, 19:07

Subject: Re: De Juan Orlando

 

Juan Orlando:

 

Me ahorro el sermón y los reproches. Como tú vas a vivir seguramente más que yo, y eres una persona honesta e inteligente, es posible que alcances el momento en que todos puedan ver con claridad de qué lado estuvo la razón en esta ya larga y dura parábola de la historia de nuestra islita. No la razón pragmática o individual, que también es válida, sino la histórica y moral. Quizás ese día vuelvas sobre tus pasos, y mis huesos brincarán de alegría, porque te deseo lo mejor. Mientras, te dejo una puerta abierta a la comunicación. Un saludo,

 

Julio

 

Yo me había preparado para un duro rapapolvos, no para aquella tácita absolución. Julio, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana, me había escrito unos días antes para preguntar cuándo yo iba a regresar a Cuba. Mi permiso de salida estaba a punto de expirar, y algún diligente chupatintas de la universidad lo había notado. A Julio, seguramente, le habían halado las orejas. “¿Cuándo va a regresar ese niño? ¡Que no se vaya a quedar en Londres!” Escribí, como respuesta, aquel largo mensaje-manifiesto, que días más tarde sería leído, analizado y rotundamente condenado en el comité del Partido de la Facultad de Comunicación, la ruidosa escuelita donde yo me había graduado, y donde luego había dado clases de periodismo por casi diez años. En el mensaje, después de algunas cortesías, le informaba a Julio mi decisión, tomada meses, quizás años atrás.

 

“No voy a regresar a Cuba. No ahora. No pronto.”

 

Julio no debe haberse sorprendido. Dejaba ir a sus jóvenes profesores al extranjero con la esperanza de que regresarían a la Facultad, pero resignado ante la posibilidad de una deserción. Tonto, no era. Administraba, tan bien como podía, o como lo dejaban, una Facultad que no tenía un centavo, se le estaba cayendo el techo, e iba de crisis en crisis, siempre había un alumno que había escrito o dicho algo que no debía, o un joven profesor que no había regresado de México o de España. El aparentemente imperturbable Julio se dedicaba entonces a enmendar el entuerto, daba explicaciones a la Universidad, recomendaba no castigar demasiado severamente al alumno revoltoso, proponía en cambio “reforzar el trabajo educativo con los estudiantes”. Una vez, cayó en las manos de un idiota un ensayo sobre Reynaldo Arenas escrito por dos estudiantes de periodismo. Ardió Troya, la Seguridad del Estado cayó sobre la Facultad, los dos chiquillos estaban a punto de ser expulsados. Julio, delicadamente, presidió las sesiones del tribunal disciplinario, con la misma parsimonia con que dirigía las reuniones del Consejo de Dirección. Tanto se alargó aquel proceso, tantas averiguaciones y entrevistas fueron realizados, que hasta los genízaros de la Seguridad se aburrieron, y dejaron ir a los chiquillos casi ilesos. Aquellos dos niñatos, y otros buscapleitos, habrían sido expulsados irremediablemente de la universidad si otra persona, de honra y astucia más cortas, y con ganas de hacerse notar por sus superiores, hubiese sido decano de la Facultad en aquella época.

 

En la Facultad, Julio impartía clases de Ética Periodística. Yo nunca fui a sus clases, no sé qué les diría a sus estudiantes sobre la ética de Granma o del Noticiero Nacional de Televisión. ¿Acaso les diría lo mismo que le dijo a Juventud Rebelde, en 1988? Julio era por entonces Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, y se había tomado en serio aquella falsa perestroika cubana que Fidel Castro había llamado “proceso de rectificación de errores”. Entrevistado por JR sobre el estado del periodismo nacional, Julio declaró que el modelo de prensa aplicado en el país estaba “agotado”, y no se correspondía “con las necesidades del desarrollo económico y social de Cuba”. Sin poder contenerse, Julio denunció fuerzas de “resistencia” o de “inercia” capaces de paralizar “el mejor de los proyectos”. Y le puso la tapa al pomo: dijo, clarito clarito, que los intentos de reformar la prensa cubana continuaban fracasando “porque una prensa como la nuestra no cambia si no es como parte de una transformación de la sociedad”. Aquel fue el momento culminante de su carrera:   aquellas pocas frases, la razón por la que se le recordará mejor.   Le costaron su puesto, Fidel se apresuró a cambiarlo, en la primera oportunidad, por el nefasto Tubal Páez. Lo desterraron a la Facultad, lo nombraron decano de aquel tugurio, que era una forma de jubilarlo, de la política y del periodismo, y todavía pagarle un salario, y darle un título, para cubrir las apariencias.

 

Julio no se hacía ilusiones, creo, cumplía sus funciones con irreprochable diligencia, pero también con sospechosa discreción, haciéndose deliberadamente tan invisible como alguien en su posición pudiera estarlo. Probablemente contaba los meses que le faltaban para jubilarse de verdad, para escapar a su casa, quizás escribir sus memorias, y poner, para la posteridad, tres puntos sobre tres íes. Es de imaginar que la catástrofe cubana, la muerte de la revolución, lo entristecía profundamente, desgarraba sus más obstinadas ilusiones. Mirando a su alrededor, Julio casi no podía encontrar al final nadie que creyera tan sinceramente como él en el futuro del socialismo cubano. Yo mismo le eché en cara mi ríspido escepticismo. “Yo no puedo continuar enseñando periodismo en Cuba, aparentando creer que mis estudiantes tendrán oportunidad de hacer más que árida propaganda de un espejismo o una mentira”, escribí en mi mensaje de despedida. Me han contado que una vez, pasando en su auto frente a la casa de mi madre, en la calle Virtudes, en el ghetto de Centro Habana, Julio dijo a los que lo acompañaban: “La verdad es que Juan Orlando no tenía nada que hacer en este país”. Tampoco él, al final. Julio se marchó también, el año pasado, con un último, brusco gesto, definitivamente.

NAUTA navega por el mal camino de ETECSA

Walfrido López R.

21 de junio de 2013

 

Esta semana visité varias de las salas de navegación ETECSA que brindan, por primera vez a los cubanos, el nuevo y publicitado servicio de acceso a Internet NAUTA a un precio de 4,50 USD la hora. No quiero pecar de hipercrítico pero a pesar que las computadoras son rápidas, los muebles ergonométricos, hay buena iluminación, limpieza y climatización, y la conexión es más rápida que la de muchos hoteles, mi experiencia ha sido MALA con mayúsculas por las cuatro siguientes razones:

 

1- La degradación al mínimo del sistema operativo Windows XP instalado en el ordenador de la sala de navegación no me dejó ninguna posibilidad de instalar temporalmente programas utilitarios que me ayudaran en el ahorro de mi tiempo y dinero.

 

2- La eliminación de las principales funciones del navegador de software libre Mozilla Firefox (Ej: copiar y pegar, seleccionar todo, control de descargas, navegación privada, herramientas, etc.) limitó al máximo mi desempeño durante la navegación en INTERNET, repercutiendo directamente en un excesivo consumo de tiempo, un gasto extra del presupuesto calculado para la ocasión y el no cumplimiento de mis principales objetivos (enviar e-mail, actualizar el blog, etc).

 

3- Al no poder ejecutar software portables (Ej: PortableApps.com) desde mi USB, me limitó en no poder usar programas de software libre en su versión portable (Ej: Mozilla Firefox, Mozilla Thunderbird, Chromium, etc). Estos programas me han ayudado durante años a tener una mejor experiencia en otros servicios de cibercafés, repercutiendo siempre en un ahorro significativo de mi tiempo y dinero durante la navegación.

 

4- La falta de transparencia de ETECSA con el manejo de mis datos personales durante el proceso de venta de la tarjeta de servicio temporal NAUTA.

 

Desde hace 20 años, la empresa ETECSA brinda criticables servicios nada acorde con los estándares internacionales de comunicaciones y el manejo de datos personales. Desde su posición de poder como monopolio estatal de las telecomunicaciones en Cuba, ahora ETECSA ha inaugurado el servicio de salas de INTERNET para cubanos imponiendo a sus eternos clientes cautivos muy altos precios, cortos ciclos de vida comercial y un control excesivo sobre el equipamiento tecnológico y los usuarios. Por otra parte, el cliente de NAUTA siente gran frustración e impotencia al no estar acorde los altos precio de la navegación en INTERNET con el limitado servicio, y también el sentimiento de vulnerabilidad e indefensión por la falta de transparencia durante la entrega y manejo de datos personales a ETECSA, o ante una posible violación de la privacidad del cliente durante su navegación en INTERNET por parte de dicha empresa u otro órgano de control o represión gubernamental.

 

Por eso no me extraña que a pesar de que en buena cantidad de centros comerciales de ETECSA siempre hay muchos clientes haciendo colas para pagar facturas telefónicas, poner crédito al celular o hacer otras gestiones comerciales y burocráticas, dos semanas después de inaugurado el “novedoso” servicio aun no he visto la primera cola para navegar en las salas INTERNET con NAUTA.

La cara oculta de la Facultad de Comunicación

Carlos Manuel Álvarez

20 de junio de 2013

 

El tratamiento ofrecido a Lázaro Carrasco, quien incluyó en su tesis una carta a Reinaldo Arenas, muestra cómo opera en La Habana el más alto centro de formación de periodistas

 

En su tesis de licenciatura, Lázaro Carrasco, estudiante de quinto año de periodismo, escribe gratuitamente, sin guía metodológica alguna que lo exija, una carta a Reinaldo Arenas donde revela, entre otras cosas, que en la Facultad de Comunicación (FCOM) del 2013 no dejan imaginar demasiado.

 

Como respuesta, su tribunal esgrimió el pasado martes 11 de junio, durante el ejercicio de defensa, un argumento que parecía irrebatible. Meses antes, el estudiante había propuesto su tema, la comisión pertinente lo había aprobado, y finalmente iba a graduarse con una serie de productos comunicativos bastante controversiales: crónicas y entrevistas sobre el cruising. Esto es: los sitios de La Habana donde los gays —con su tradición subversiva y periférica— practican el sexo abiertamente. Carrasco no tenía entonces por qué acusar a la institución, magnánima y tolerante, de literal y ortodoxa.

 

Que la Facultad de Comunicación aceptara semejante atrevimiento, y no censurase un ejercicio de búsqueda en zonas moralmente heréticas y políticamente incorrectas, era ya un privilegio insospechado que él debía tener en cuenta, y, por tanto, no portarse demasiado mal. El tribunal nunca lo dijo, pero le reprochó su ingratitud e inconsciencia. Carrasco no debía olvidar que por cosas menores Arenas había ido a prisión, y que él estuviese allí, defendiendo su tesis, treinta y tantos años después, era una evidencia innegable de progreso.

 

Sin embargo, pagó demasiado caro el tema. Es preferible que la Facultad se siga reconociendo como lo que es, un escenario poco conflictivo, antes que fomente el riesgo y lo deje correr, para luego —pacata y prejuiciada— perpetrar en la hora final un acto de vejación francamente imperdonable. Si la confesión de Carrasco a Arenas no parecía a priori más que un mea culpa imposible de sostener con pruebas físicas, concluido su acto de defensa resultaba todo lo contrario: una dolorosa premonición. Al estudiante le otorgarían cuatro puntos justamente porque se había largado a imaginar, porque había metido las manos en lo sucio, y estaba en el sitio equivocado para ello.

 

Cuatro puntos no parecerá una nota muy alarmante para alguien que desconozca los mecanismos internos de FCOM, donde, al menos en periodismo, solo las tesis extremadamente defectuosas no terminan con la máxima calificación. Cada año, decenas de estudiantes reciben cinco puntos, casi porque sí, sin mucho preámbulo ni brete, con temas infames, temas inventados, investigaciones sin vida real, análisis de asuntos que no merecen un mínimo acercamiento por una sencilla razón: no existen.

 

Cada año, además, otra decena de estudiantes toma sus títulos, incluso con sellos de oro, solo por haberse adentrado en temáticas dóciles, o políticamente incentivadas, no sé, la cobertura de AP durante la Crisis de los Misiles, la campaña mediática de El País contra La Habana, el uso del lead en las noticias de agricultura, y nunca, por ningún lugar, el papel reaccionario del periódico Granma, o del Noticiero Nacional de Televisión dentro de la sociedad cubana, no digamos ya la subordinación total de la prensa al Estado y al Partido. Nadie ve eso nunca (salvo Julio García Luis). La Facultad se lava sus manos y acumula en su biblioteca tesis que solo serán referentes de otras tesis, y estas, a su vez, de otras tesis, sin aplicaciones de los resultados; simplemente estudios de la academia y para la academia, la seudo-teoría por la seudo-teoría, así hasta el infinito o hasta que venga el orden y mande a detener semejante cadáver.

 

Obviamente, si esta es la norma de los cinco puntos, resulta indiscutible que algunas malas notas suponen más mérito que cualquier congratulación. Como me dijera hace poco un maestro que ya se ha ido: “en mis tiempos era casi glorioso recibir cuatro puntos por una tesis dizque disidente”.

 

De ahí que el problema no sea la calificación final otorgada a Lázaro Carrasco. Su nota es más digna que cualquier cinco de mi año (incluido el mío, que, perdónenme, es un cinco muy digno). La verdadera injuria, desde mi punto de vista, fueron los métodos de la oponencia y la posición del tribunal.

 

No hagamos el cuento largo. Carrasco había asomado la cabeza en un sitio peligroso, donde no la asoma ninguno de los estudiantes ni de los periodistas cubanos de hoy. Había una intención y esa intención, que supera todos nuestros provincianos límites, merecía por sí sola cinco puntos, un reconocimiento al esfuerzo. Por si fuera poco, Carrasco escribió con arte, logró testimonios impactantes, husmeó, importunó, partió de cero y regresó con una trama, con una historia.*

 

No había un referente, un método o una experiencia anterior a la que pudiera asirse. En Cuba no existe el periodismo contrahegemónico, no hay nadie que lo haga, podemos pasar lista en nuestras redacciones y el resultado será nulo, todos acumularán una larga experiencia en coberturas protocolares. Carrasco improvisó, salió a flote, trajo algo para mostrar, y si hubo tal mención por parte de sus jueces, entre tantos errores metodológicos señalados, fue tan insignificante que seguramente ninguno de los presentes en su defensa la recordará.

 

Tras varios cambios inconcebibles, le designaron un oponente experto en sexualidad, pero sin mínima idea de periodismo literario. Seguimos creyendo que el contenido es una cosa y la forma otra. Seguimos creyendo que la forma es secundaria, por eso no tenemos contenido. Las negligencias y la injusticia fueron tantas que terminaron reprochándole cuestiones ridículas. Digamos: no devolverle a los entrevistados las grabaciones. Yo quisiera saber qué tradición periodística exige eso, porque ni siquiera la tradición de la Facultad.

 

Casi al final, Carrasco se arrebujó en su silla y respondió, asustado, sin fuerzas, las preguntas inquisidoras del oponente. La oponencia exigía que respondiera sí o no, con monosílabos, e iba mencionando leyes (¿cuántas leyes, me pregunto, habrá violado Gunter Walraff?**), una tras otra, casi imparablemente. Por un momento llegamos a pensar que Carrasco iría preso. Era mucho el tema, y es mucho el prejuicio de los que se reconocen desprejuiciados.

 

No asistieron, al acto de defensa, los contumaces blogueros de la Facultad, no tenían por qué estar allí. Sin embargo, la noticia, el chisme, se ha regado como pólvora por los pasillos de Bohemia. Ojalá me equivoque, pero ninguno de los estudiantes hablará, ninguno buscará a fondo e intentará reconocer las claves del incidente más allá del morbo. Ninguno describirá los rostros indignos que puede mostrar FCOM. Andan demasiado entretenidos con la ocupación en Siria, o con los post mal escritos de Yoani Sánchez. Hablan de vejación y no reconocen la vejación y el engaño delante de sus narices.

 

Pero no me alarma: mi principal problema con Cuba, lo inconcebible, no es que no me entienda con sus mayores, sino que no me entiendo un carajo con la gente de mi generación. Yo ya me gradué, en semanas me largo, y durante cinco años no hice casi nada por cambiar el sino de la Facultad. Me alejé de ella, la di por perdida, sus problemas me parecieron menores, pero este no ha sido un problema menor, y he creído imprescindible mencionarlo. Le entrego, con gusto, mi cinco, mi título y mis elogios a Lázaro Carrasco, todo a cambio de su cuatro, y seguro salgo ganando.

 

En la Facultad hay grandes profesores, hay grandes seres humanos, pero no hay una articulación determinante de sus fuerzas. Hay estudiantes que quieren decir, pero primero, antes de ganarse cualquier nombre, antes de contar los comentarios y las visitas a sus blogs, antes de creerse que están cambiando la realidad cubana, deberán denunciar los pequeños atracos de los cuales son víctimas sus colegas de oficio y generación. Yo he llegado a pensar, tristemente, que la inmensa mayoría de los estudiantes o los recién graduados de periodismo escriben para mirarse el ombligo, o para caerle en gracia a alguien.

 

Hay más que una Copa de Cultura o unos Juegos Caribe en la universidad. No se puede estar todo el tiempo mirando hacia los lados, distraídos con la floritura. Si la Facultad no redimiese lo sucedido el pasado 11 de junio, si sus profesores o sus dirigentes no llamasen a Lázaro Carrasco y revisasen el tema, si los estudiantes no se agruparan y protestaran, todos, absolutamente todos, nos habremos hundido un poco más. Decenas de graduados seguirán abandonando los periódicos, y los profesores valiosos —bien que los conozco— acabarán un tanto más frustrados.

 

Los reductos de luz que sobreviven en Bohemia, no debieran permitir que les arrebaten de sus manos las pocas tesis valiosas, ni que el atrevimiento parezca un pecado. Deberán, con arte y sutileza, luchar contra esa otra zona y reducirla, un cónclave poblado de personas que no saben siquiera que lo pueblan, los conciliadores en su peor versión: el conservadurismo que se cree revolucionario. Yo, con el perdón de mis amigos, o más bien en nombre de mis amigos, en nombre de los profesores que se quedan, y que se baten únicamente con fe, no puedo hacer otra cosa que desearles suerte para que ganen el pulso. Al menos desde septiembre de 2008, hasta junio de 2013, la ortodoxia fue la maza, y fue el poder.

 

* Lo acompañó en el trayecto, justo señalarlo, su tutor Jesús Arencibia.

 

** El bien de social de las investigaciones de Wallraff, bien lo dijo el sabio de Daniel Salas en las clases de periodismo investigativo, era mucho mayor que el mal de las violaciones legales, por lo que sus encubrimientos son, quién lo duda, éticamente permisibles e irreprochables.

Espías buenos y negritos malos

René Gómez Manzano

20 de junio de 2013

 

Se han cumplido sesenta años de la ejecución de los esposos Julius y Ethel Rosenberg, condenados a muerte en Estados Unidos por espiar para la Unión Soviética. La propaganda castrista recordó la fecha; el diario Granma publicó un artículo de Dalia González Delgado, en el cual califica el ajusticiamiento como un “asesinato legal”.

 

Los agitadores de pluma suelta del régimen actúan como si todavía estuviéramos en 1953, cuando los partidarios del comunismo internacional —algunos tal vez de buena fe— denunciaban la detención y el enjuiciamiento de la pareja de judíos neoyorquinos como una clamorosa injusticia.

 

Los que erigieron el monumento a los Rosenberg en la esquina habanera de Paseo y Zapata, al igual que quienes al cabo de seis decenios siguen defendiendo la actuación del matrimonio, parecen no haberse enterado de los muchos elementos probatorios que han ido aflorando y que indican la responsabilidad de ambos, sobre todo del marido.

 

¿Desconocen esas personas que Nikita Jruschov, en sus memorias, expresó no poder precisar en qué consistió el apoyo específico brindado por ellos a la URSS, pero reconoció que, por conducto de Stalin y Mólotov, supo que el matrimonio “había prestado una importante ayuda para acelerar la fabricación de nuestra bomba atómica”?

 

¿Ignoran que los criptógrafos del proyecto americano-británico VENONA descifraron materiales —desclasificados ahora desde hace años— que demuestran que Julius Rosenberg era un espía y reclutador al servicio del Kremlin? Aunque parece que la importancia de los secretos nucleares que reveló no fue tan grande como se creyó en su momento, la información que suministró en otros campos fue amplísima.

 

Con el paso del tiempo, algunos de sus compinches, que lo negaron todo durante años, han reconocido su participación. ¿Habrán sentido arrepentimiento por traicionar a su Patria en provecho de una potencia criminal y feroz? ¿Por ayudar nada menos que a la Rusia de Stalin? Morton Sobell, quien purgó 18 años de encierro por la misma causa que los Rosenberg, reconoció en 2008 que conspiró para entregar a los soviéticos información industrial y militar clasificada.

 

Alexánder Feklísov, el oficial que actuó como contacto entre el espía y sus jefes de Moscú, sostuvo no menos de cincuenta encuentros con el primero. El ruso planteó en un libro que el señor Rosenberg no dominaba el tema atómico y que, por ende, no pudo prestar mucha ayuda en este asunto. No obstante, reconoce que sí suministró datos de inmensa utilidad sobre los sistemas electrónicos de los Estados Unidos.

 

En cuanto a Ethel, las nuevas informaciones no confirman su plena responsabilidad, aunque sí indican que por lo menos conocía los malos pasos de su marido y colaboró de modo consciente con él. En el caso de ella, los datos suministrados por VENONA resultan más ambiguos.

 

En resumidas cuentas, lo que a estas alturas puede ser objeto de dudas no es si fue justo o no sancionar a los esposos como espías al servicio de la Unión Soviética, sino si sus actividades ameritaban la pena de muerte. Esto último resulta particularmente cierto en el caso de la mujer.

 

Picasso, Sartre, Brecht, Rivera, Kahlo y otros rojitos

 

Por supuesto, ya se sabe que, en su tiempo, el rojerío internacional no anduvo con tales exquisiteces. Las acusaciones contra el “criminal imperialismo yanqui” llovían sin descanso. El inefable Jean-Paul Sartre calificó el caso como “un linchamiento legal que mancha de sangre a toda una nación”. Pablo Picasso aludió a un “crimen contra la humanidad” (frase que el Granma repite ahora gustoso). En general, los franceses se dedicaron a hablar del “affaire Dreyfus americano”.

 

Pero debemos reconocer que esos personajes, al igual que muchos otros de ideas afines —Bertold Brecht, Dashiell Hammett, Diego Rivera, Frida Kahlo— actuaban al calor de los acontecimientos, y no conocían —ni podían conocer— las revelaciones y confesiones que sólo se hicieron públicas con el paso de los lustros.

 

No obstante, resulta obvio que esa justificación no puede alcanzar a quienes — ¡a estas alturas!— insisten en los mismos temas gastados de la obsoleta propaganda bolchevique. Ni siquiera aunque se utilice como ingrediente fundamental —como se hace en el artículo del Granma— la sensiblería lacrimosa.

 

Dalia González señala compungida: “Cuando Ethel caminaba hacia la silla eléctrica sabía que su esposo ya había sido ejecutado. ¿Cómo imaginar los últimos minutos de dolor de esa mujer? Pensaría acaso en los años felices, en los dos niños pequeños que dejaban”.

 

Como la colega escribe en la prensa oficialista cubana, debo confesar que su misericordia hacia los espías extranjeros me resultaría más creíble si hubiera mostrado igual compasión por los tres jóvenes compatriotas nuestros (por sólo citar el caso más reciente) que en menos de una semana fueron fusilados en 2003 por intentar secuestrar una embarcación, un hecho que duró unas pocas horas y no ocasionó desgracias personales.

Internet in Cuba y “facilidades para la población”

Dariela Aquique

18 de junio de 2013

 

Un artículo publicado en Cubadebate, bajo el título Internet en Cuba: buenas y malas noticias y tomado del blog La Joven Cuba me hizo no menos que sonreír, ante el esfuerzo de estos chicos por intentar desestimar ciertas cosas y a su vez sobrevalorar otras, según su conveniencia.

 

El post se inicia así: … Primero fue la noticia relativa a las facilidades aduaneras para la entrada al país de equipos electrodomésticos comprados en el exterior y hoy amanecemos con la buena nueva de la posibilidad de conectarse a Internet en todo el país. Para los detractores, Cuba está estancada en el inmovilismo pero la realidad es que estas medidas y otras que faltan- se toman porque responden a las necesidades del pueblo- …

 

Más adelante plantea, y cito textualmente (porque esto hay que leérselo tal cual lo dijo)… Algunos me dirán que sí, que se autorizó Internet pero que los precios son muy altos y es verdad, pero ¿y los hoteles, celulares, pasaportes? Es cierto que son altos y alejados del alcance de un amplio sector de la población pero están ahí. Ya no la tenemos que contar entre las prohibiciones absurdas o no- que teníamos y que aún nos quedan por ahí. Navegar por Internet será un lujo pero el correo electrónico por ejemplo está un poco más asequible y eso contribuirá al acercamiento entre las familias cubanas

 

Detengámonos en este punto del lujo (y lo dijo él). La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) informó hace unos días que 118 salas de navegación estarán disponibles en Cuba, para el acceso público a Internet. Que las prestaciones consisten en la posibilidad de conectarse a Internet, el uso del correo electrónico internacional y de la red nacional. Que estas locaciones abrirán de lunes a domingo de 8:30 a.m. a 7:30 p.m.

 

Las tarifas: En el caso de solo acceder a la navegación nacional, el servicio tendrá un precio de 0,60 CUC la hora. Si se desea solicitar un correo electrónico internacional y navegar en la red nacional, el importe ascenderá a 1,50 CUC la hora. El uso de Internet y todos sus servicios tendrá un costo de 4,50 CUC la hora.

 

Mediante el pago directo en las salas colectivas, o por medio de la compra en las oficinas comerciales de ETECSA de una Tarjeta Nauta para ser empleada en las estaciones habilitadas. Los usuarios podrán activar cuentas de acceso temporales, válidas por 30 días naturales a partir de la primera conexión. Igualmente, podrán contratar una cuenta permanente, con su nombre de usuario, contraseña y correo electrónico internacional fijo si lo solicita y abona el pago correspondiente.

 

Más de lo mismo, ¿de qué estamos hablando?, con esos manidos textos de “facilidades para la población”, cobradas en una moneda que no es la que perciben los trabajadores. A una tasa de cambio excesivamente alta.

 

Persisten en jugadas de engaño. Sí, se puede ir a los hoteles, pero, ¿cómo una familia cubana puede costearse un fin de semana en el Hotel Playa Pesquero a 99 CUC la noche para los adultos y 56 CUC los niños? ¿O en el Hotel Brisas Caribe Tuxpan de Varadero (cadena Cubanacan), a 159 CUC para adultos y a 111 CUC para pequeños, dos noches?

 

¿Cómo un cubano obtiene una visa de turista de cualquier embajada o consulado, si tiene que declarar solvencia económica, respaldada en una cuenta que muchas veces exige como mínimo un fondo de 2000 dólares? Si probablemente sea un sacrificio cubrir el pasaporte en 100 CUC.

 

El post es totalmente errático. El siguiente párrafo lo demuestra: … Cuando me paso un día sin conectarme a Internet me siento mal, es como una adicción, pero la verdad es que la Internet no es esencial para la vida o para ser libres como algunos nos quieren hacer creer. (¿quién se lo hace creer, su voz interna?)… Tengo amigos y familiares que no saben lo que es Internet y viven felices, para ellos lo fundamental son otras cosas. Por supuesto la opción de convertirlo o no en algo esencial debe ser de cada persona a partir de tener la opción de acceder a ella.

 

Después se pierde en las habituales “disquisiciones filosóficas”, de que… cientos de miles de jóvenes cubanos tienen acceso a Internet en las universidades de forma gratuita, a eso sumamos profesores, investigadores, deportistas y trabajadores en otros sectores, muchos de ellos desde sus casas…Valga destacar que con una cantidad enorme de páginas bloqueadas y con horario predeterminados hasta para entrar a Facebook (después de las 6:00 pm, de lunes a sábado y el día completo los domingos).

 

No puede faltar su mención a la prensa y los blogs digitales mercenarios y claro está, la infaltable lata de la actitud del gobierno de los Estados Unidos. Y las lecturas del hecho desde las dos orillas.

 

Pero lo más risible para mí fue esto… Hace poco publicamos una encuesta en La Joven Cuba donde hacíamos una pregunta: “¿Cuál de estas tres noticias le gustaría que fuera mañana primera plana en Cuba? Y dábamos tres opciones: 1- Nueva reforma migratoria 2- Acceso público a Internet 3- Eliminación de la doble moneda. Los resultados no pueden ser más interesantes. En total votaron más de 770 personas y solamente el 29 % dio máxima prioridad al acceso a Internet.

 

Nunca explica cuál fue la opción con más votos. Pero es lógico que para los cubanos, ahora mismo el acceso a Internet no sea una prioridad, si tiene que hacer malabares para llegar a fin de mes con algo de comida en la mesa. ¿Cómo puede alguien pagarse 4,50 CUC la hora navegando en la red, si no tiene aceite o arroz en casa? Entonces, viene mi interrogante, Internet en cuba: ¿respondiendo a las necesidades del pueblo?

Navegando con carné de identidad

Alberto Méndez Castelló

5 de junio de 2013

 

Pasadas las seis de la tarde de este martes, cuando mediante el pago de pesos convertibles se permitió a los cubanos el acceso a Internet en establecimientos de la Empresa de Telecomunicaciones S.A. (ETECSA), hasta entonces reservados para el uso de extranjeros, alrededor de veinte personas en esta pequeña ciudad de poco más de treinta mil habitantes ya habían activado sus cuentas de internautas primerizos en tres computadoras que, cuales osos polares, la mayor parte del tiempo permanecían hibernando en un rincón.

 

Vista por el ángulo de la sociometría simple, la cifra es irrisoria. Pero otro matiz adquiere el asunto desde el punto de vista sociológico, antropológico y del derecho comparado.

 

Imagine que, hasta la víspera, un cubano no podía ni soñar con sentarse delante de una de esas solitarias computadoras.

 

“Sólo para extranjeros”, decían los empleados si a usted se le ocurría preguntar por aquel servicio.

 

En honor a la verdad, los cubanos también podían acceder a Internet en ETECSA, sólo que con pasaporte extranjero, esto es residentes en Miami, Madrid, Ontario, Roma… Pero, ¿cubano domiciliado en Puerto Padre, en Guabineyón…? ¡Solavaya!

 

“El Ministerio de Comunicaciones y la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. informaron a Juventud Rebelde que el servicio que actualmente se comercializa con la marca Nauta, podrá solicitarse ahora en cualquier unidad comercial de ETECSA que tenga asociada una sala de acceso a Internet”, dijo el citado periódico el pasado 28 de mayo omitiendo un detalle:

 

Esas tarjetas Nautas, con valor de seis pesos convertibles por sesenta minutos de conectividad, la mitad del precio por treinta minutos de acceso, son las que indistintamente ciudadanos nacionales y extranjeros usaron en los hoteles y sus sucursales; levantado el apartheid en ellos, pero que aún poseyéndolas, los cubanos no podían emplearlas en los establecimientos de ETECSA hasta este 4 de junio por una sencillísima razón: esas “unidades comerciales” eran cotos vedados para los cubanos, sólo abiertos a la navegación para extranjeros.

 

En el tercer párrafo de la citada edición, omitiendo un importante dato, Juventud Rebelde dijo a propósito de la ampliación del acceso al ciberespacio para los cubanos: “Para ello se han habilitado 118 salas en todo el país, especialmente en las cabeceras provinciales, si bien se irán paulatinamente incorporando nuevas áreas de navegación en diferentes instalaciones”.

 

Pues no. Salvo alguna que otra de última creación, las salas de Internet en Telepuntos y Centros Multiservicios de ETECSA no son nada nuevas, hace mucho que están ahí, reitero, sólo que para el exclusivo uso de los extranjeros.

 

Acabemos de admitirlo: como mismo los cubanos fuimos segregados de los hoteles, hasta ayer también lo fuimos de Internet.

 

Cierto: se nos permitió el acceso a hoteles y locales anexos, pero se nos impidió y se nos impide entrar a muchísimos sitios y apenas movernos de otros. Con todo, es una grieta en el muro. Sólo una pestaña en la reja, transformarla en ventana corresponde a cada cual.

 

La cláusula No. 6 en el contrato de cuenta permanente Nauta suscrito este 4 de junio me recuerda la letra y el espíritu de la Ley No. 88:

 

“El que, con el propósito de lograr los objetivos de la Ley Helms-Burton, el bloqueo y la guerra económica contra nuestro pueblo, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia de Cuba, colabore por cualquier vía con emisoras de radio o televisión, periódicos, revistas u otros medios de difusión extranjeros incurre en sanción de privación de libertad…”, dice el artículo 7.1 de Ley Mordaza.

 

“Obligaciones del usuario: No usar el servicio para realizar acciones que puedan considerarse por ETECSA o por las autoridades administrativas y judiciales competentes, como dañinas o perjudiciales para la seguridad pública, la integridad, la economía, la independencia y la soberanía nacional…”, dice el apartado No. 6 de “Condiciones Generales para el Servicio de Acceso a Internet”, Nauta.

 

Hasta hace pocas horas, el gobierno cubano incurría en un crimen inaudito: impedir a sus ciudadanos sentarse en lugares destinados para el uso exclusivo de extranjeros.

 

Que en una población de poco más de treinta mil habitantes este martes unos veinte pudieran sentarse por primera vez en lugares destinados sólo para personas llegadas de otros lugares, parece risible si no fuera grotesco. Pero es esperanzador: dice a los segregacionistas que su tiempo ya concluye. Falta hace que al introducirse por esa fisura en el muro del apartheid, los segregados comiencen a actuar como seres emancipados y no cual meros conducidos. Sólo así las rejas se transformaran en ventanas.

Veinte años después: del dólar a Internet

Yoani Sánchez

5 de junio de 2013

 

En 1993 Fidel Castro se vio contra las cuerdas de la crisis económica y aceptó la circulación del dólar en territorio cubano. Hasta ese momento, la tenencia de divisas extranjeras podía pagarse con varios años de cárcel. “La moneda del enemigo” entró para quedarse, aunque años después sería reemplazada por un sucedáneo llamado peso convertible. Entre los detalles más llamativos del decreto que autorizaba la dualidad monetaria, estaban los motivos para hacerlo. En la Gaceta Oficial se reconocía que esta medida “contribuye positivamente a disminuir el número de hechos caracterizados como punibles lo cual aliviará y favorecerá el trabajo de la policía y los tribunales de justicia”. O sea, para ahorrarle trabajo a instructores y jueces se permitía portar dólares. Sin embargo, la clave principal radicaba en la fecha elegida para que la nueva legalidad entrara en vigencia: el 13 de agosto, día del cumpleaños del Máximo Líder.

 

Han pasado dos décadas de ese momento y aún la sociedad cubana sigue atenazada a la esquizofrenia monetaria. Ya Fidel Castro no ocupa el cargo de presidente pero parece que su hermano también es dado a mezclar las flexibilizaciones legales con el calendario familiar. El 3 de junio ha conmemorado no sólo sus 82 años de vida, sino que ha puesto fin a una estrategia de control excesivo sobre el acceso a Internet. Apenas pocas horas de terminar esa jornada abrían las 118 salas de navegación con conexión pública a la web. Un regalo de cumpleaños un tanto amargo para el General que había estado demorando todo lo posible la conversión de los cubanos en internautas. Muy probablemente a este pequeño paso hacia la flexibilización informática le ocurrirá lo mismo que a la despenalización del dólar: no tendrá marcha atrás.

 

Desde la mañana de hoy martes comenzaron a funcionar los nuevos locales públicos con servicio de Internet e Intranet. Por el costo de 4,50 pesos convertibles (CUC), alrededor de 3,50 euros, el usuario cuenta con una hora de acceso al ciberespacio. También se puede optar por una navegación en la intranet nacional por 0,60 CUC o en su lugar utilizar solo el correo electrónico “.cu” a un precio de 1,50 CUC la hora. En varias pruebas realizadas no se detectó –hasta el momento- ninguna página censurada por considerandos políticos. Con una velocidad mínima de conexión de 512 Kbps, la interfaz que da la bienvenida al usuario nada más encender el ordenador lleva el nombre de Nauta. Aunque todo el funcionamiento y los programas instalados discurren sobre Microsoft Windows.

 

En la primera jornada de apertura eran accesibles desde los nuevos locales de Internet portales como El Nuevo Herald, sitio de noticias al estilo de Diario de Cuba y varios blogs críticos con el gobierno hechos desde dentro de la Isla. El costo elevado del servicio, en un país donde el salario medio mensual ronda los 17 euros, parece ser la limitante fundamental. Lo cual contradice al viceministro de comunicaciones quien recientemente había declarado que “no será el mercado quien regule el acceso al conocimiento en nuestro país”. Hasta el momento quienes tienen la moneda fuerte –autorizada a circular por el otrora presidente- podrán costearse la entrada a redes sociales, a sitios de clasificados y las apetecidas bolsas de empleo o becas para inscribirse e intentar emigrar.

 

Curiosamente ambas medidas: la despenalización del dólar y esta tímida apertura a Internet, han sido fruto más de la presión que del deseo aperturista del gobierno. Permitir que los cubanos pudieran portar moneda convertible, fue una decisión tomada ante la evidencia de que en el mercado informal los llamados “verdes” circulaban cada día con más fuerza a finales de los años ochenta y principio de los noventa. Similar situación ocurre ahora con la información que circula desde la gran telaraña mundial. Las conexiones piratas a la web por una lado y el avance de las redes clandestinas de distribución de audiovisuales por otro, confirman lo inútil de poner puertas al campo de los kilobytes.

 

Los primeros usuarios que probaron las salas de navegación esta mañana se sorprendieron ante la velocidad de la conexión pero lamentaron los excesivos costos de la misma. Varios periodistas oficiales revoloteaban alrededor de las mesas de un céntrico local del barrio del Vedado tratando de captar la instantánea de los habaneros lanzándose en masa sobre los teclados. En lugar de eso, unos pocos y cautelosos clientes tanteaban los límites del nuevos servicio. Cada uno debía mostrar su documento de identidad y firmar un contrato antes de sentarse siquiera frente a la pantalla del ordenador. En el mismo se aclaraba que no debe usarse el servicio para “acciones que puedan considerase (…) dañinas o perjudiciales para la seguridad pública”. Una espada de Damocles que podría ser interpretada también a partir de considerandos políticos e ideológicos.

 

De cumpleaños en cumpleaños, así van los cambios en Cuba. Hace veinte años fue el dólar… hoy Internet.

 

 

Internet cubano a precios del “imperio”

Maye Primera

5 de junio de 2013

 

Pese a todo, la tasa de conectividad es la más baja de América Latina

La ventana a la web se ha abierto en la isla este martes

 

“Una hora de Internet equivale más o menos a lo que gasto en una semana en comer”, explica el bloguero cubano Henry Constantin al otro lado de la línea del teléfono. El mismo teléfono celular que aún utiliza para navegar a ciegas en Internet porque el dinero no le alcanza para visitar alguno de los 118 centros públicos de conexión a Internet que este martes ha inaugurado el Gobierno de Raúl Castro en toda la isla, y por pura precaución. Porque una de las reglas establecidas por el Estado para el uso de estas salas dice claramente: “No usar para realizar acciones que puedan considerarse (…) como dañinas o perjudiciales para la seguridad pública, la integridad, la economía, la independencia y la soberanía nacional”. Y los mensajes que publica Constantin en su blog y en su cuenta de Twitter  han sido considerados como eso: dañinos y perjudiciales.

 

Constantin vive en Camagüey: la capital de la provincia centro-oriental de Cuba que lleva el mismo nombre, donde ayer comenzaron a operar cinco nuevas salas de Internet administradas por la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa). Allí se ofrecen tres tipos de servicios, con tres tarifas: una hora de navegación en internacional por Internet cuesta 4,5 pesos cubanos convertibles, que equivalen a 4,5 dólares estadounidenses; una hora de navegación por la intranet nacional, con activación de correo electrónico internacional, 1,5 pesos convertibles; y una hora de navegación en la intranet nacional, son 0,60 pesos convertibles.

 

“Uno pasa en bicicleta y ve que el público que hay allí es mínimo. Esos precios solo los puede pagar quien tiene familiares o amigos en el extranjero que les envíen dinero para recargar las tarjetas”, sigue Constantin. El servicio funciona a través de tarjetas de prepago que expiran en 30 días o mediante la contratación de una cuenta internacional de correo webmail que almacena hasta 50 megabytes de información siempre y cuando sea recargada al menos cada dos meses. “Lo que hace la mayoría es aprovechar la opción del correo electrónico, que tiene un precio menor que el de navegación. Pero hay que usar el servicio con reservas, porque se sabe que estos lugares están controlados por el Estado”.

 

Todavía hay sitios prohibidos. Desde que el Gobierno de los hermanos Castro admitió las conexiones a Internet desde hoteles y oficinas de correo, hay páginas de Internet que permanecen bloqueadas a la consulta. Revolico.com es una de ellas: una plataforma cubana, creada inicialmente para promocionar la compra-venta de equipos usados de computación, donde ahora se anuncian desde ventas de zapatos hasta ofertas de gimnasios. Sin embargo, ayer los cubanos pudieron navegar por las ediciones electrónicas de diarios internacionales y de blogs locales anteriormente vedados, como la edición electrónica del diario cubano-americano El Nuevo Herald y los portales www.vocescubanas.com y www.desdecuba.com, que alojan los blogs de decenas de cubanos disidentes, unos más modestos, como el de Henry Constantin, y otros que han alcanzado popularidad global, como Generación Y, escrito la ciberactivista Yoani Sánchez. “#Cuba A pesar d altos precios, letra chica en el contrato e imposibilidad d acceso doméstico, hay q ocupar estas pequeñas grietas en el muro”, escribió Yoani Sánchez en su cuenta de Twitter, luego de visitar la sala de conexión habilitada en la calle 17 de El Vedado, en La Habana.

 

Aunque la tasa de conectividad de Cuba es la más baja de América Latina (3%), Internet se ha convertido en un nuevo campo de batalla política para los cubanos durante los últimos años. “Con Internet hay que hacer como pidió el Che que hiciéramos con las universidades: pintarla de negro, de mulato, de obrero y de campesino. (…) Un objetivo del Gobierno norteamericano es impedirnos el acceso a estas tecnologías y limitarnos los recursos financieros para obtenerlas, mientras gasta decenas de millones de dólares en facilitárselos a la quinta columna que alimenta aquí para que usurpe la expresión de los cubanos”, decía este martes el bloguero pro-castrista Iroel Sánchez en una entrevista con el diario oficial Juventud Rebelde, a propósito de la publicación de su libro titulado Sospechas y disidencias: una mirada cubana en la red. La obra es un compendio de entradas que Iroel Sánchez ha publicado en su blog, La pupila insomne, desde julio 2010 y hasta tres veces por día. El autor comparte la tesis del Gobierno de los hermanos Castro, que ha atribuye limitaciones de conectividad de la isla al embargo económico que mantiene Estados Unidos en su contra desde la década de los sesenta del siglo XX y que blogueros como Yoani Sánchez o como Henry Constantin son financiados por “el imperio”.

 

La ventana a la web que se ha abierto en Cuba este martes, sostiene el Gobierno, ha sido posible gracias al tendido de un cable submarino de fibra óptica, de 1.600 kilómetros de largo y a un costo de 70 millones de dólares, que conecta a Cuba con Venezuela y Jamaica. La instalación del cable terminó en febrero de 2011, pero este comenzó a funcionar el pasado 24 de enero. Según dijo el viceministro de Comunicaciones de Cuba, Wilfredo González, al día siguiente de anunciar la apertura al público de los centros de conexión que abrieron sus puertas este martes, las únicas limitaciones al uso privado de internet en Cuba responden a razones “tecnológicas y financieras”.

Cuba y el “modelo cubano” de internet

Walfrido López R.

3 de junio de 2013

 

Cuando a partir de mañana se ponga en vigor la nueva ley de “ampliación” del servicio de internet en Cuba, 11 millones de cubanos podrán entrar a 118 cibercafés y pagar 4,50 USD (115 pesos cubanos) la hora para navegar por el ciberespacio. Estoy seguro que con salarios promedios de 400 pesos cubanos al mes muy pocos podrán hacerlo, lo que provocará que la brecha digital ya existente entre cubanos, y con el resto del mundo, se torne más ancha y profunda. Pero lo que probablemente no saben los que puedan brincar la primera valla del precio y se sienten delante de cualquiera de los 334 ordenadores disponibles para el nuevo negocio estatal es que estarán pagando para entrar en una de las maquinarias gubernamentales más sofisticadas, invisibles y exóticas para el control de internet que jamás ha existido. Es lo que a mí me gusta llamar el “modelo cubano” de internet.

Es muy posible que los nuevos clientes de Nauta ETECSA se pongan nerviosos porque mientras teclean sus usuarios y contraseñas de redes sociales, revisan sus email y visitan sitios de noticias online fuera de Cuba, tienen muy cerca a una “cuidadora de sala” o una cámara domo, pero eso es pura distracción. La realidad es que desde que abrieron la puerta del cibercafé están dentro del “modelo cubano” de internet. Muchos desconocen que el gobierno cubano no sólo es dueño y tiene control total de todos los cibercafés cubanos y computadoras desde el cual los nuevos clientes de ETECSA teclearán información privada. También el gobierno es dueño y  controla el publicitado cable de fibra óptica ALBA 1 que conecta la isla a la red de redes, y de todas las antenas satelitales que desde 1996 tienen la misma función, del único proveedor de servicios de internet (ISP), NAP, DNS, nodos, firewalls, proxies, routers, modems, switches, access points, hotspots, antenas, radiofrecuencias, NIC, IP, dominios .CU, hosting, postes y cableados telefónicos, empresas de servicios TIC y tiendas de ordenadores. Pero cuando muchos piensan que es demasiado, entonces comienza la lista negra de las fuerzas oscuras que trabajan en paralelo haciendo el trabajo sucio: administradores de red, informáticos, policías políticos, ciberpolicías, empresas de servicios de seguridad informática, agencias de control y supervisión, leyes de seguridad nacional, leyes mordaza, leyes de seguridad informática, leyes de control de precios, ejércitos de trolls, blogueros oficialistas, sitios online de noticias, canales de televisión, emisoras de radio, periódicos, etc.


Mientras en el mundo muchos gobiernos y negocios promueven WIFI gratis. Mientras el 4G se vuelve un estándar. Mientras cada día 3000 millones de personas se conectan a internet y 1000 de ellas lo hacen desde sus teléfonos móviles. Mientras los tribunales aprueban leyes de protección de datos. Mientras el ciberactivismo pelea por mantener una internet libre, abierta y neutral. Mientras los internautas batallan por tumbar leyes como SOPA, PIPA, SINDE y HADOPI. Todavía hoy, más de 15 años después de la llegada de internet a Cuba, el 99% de los 11 millones de cubanos que viven en la isla intenta acceder por primera vez a la red de redes. Debe ser porque Cuba, los cubanos y el “modelo cubano” de internet no se parecen a nadie.

Censura comprada

Raúl Rivero

1 de junio de 2013

 

Mientras Caracas usa el dinero y el poder de los ricos para silenciar a la oposición, La Habana abre unos corrales de internet.

 

Algunos de los campeones latinoamericanos de la lucha contra el imperialismo, amigos y protectores de los pobres, enemigos a muerte del capital, se valen del dinero y de las estructuras del mercado para estrangular con guantes quirúrgicos los medios de prensa que resuellan todavía en sus países. Otros, utilizan lo que han llamado el vil metal para impedir que los ciudadanos toquen la libertad aunque sea en las pantallas de los ordenadores.

 

En Venezuela, el chavismo le ha pasado la tarea de controlar la información y las opiniones a empresarios cómplices y oportunistas. Esos personajes, que gestionan con la anuencia gubernamental sus fortunas en otros dominios, compran los medios independientes y enseguida imponen una línea editorial inaceptable para los profesionales libres, como ha sucedido con el canal de noticias Globovisión.

 

Nicolás Maduro, su equipo y sus asesores están interesados ahora en que los camaradas ricos que le acompañan en la travesía hacia la ruina del país adquieran otras emisoras de televisión y un periódico de tirada nacional. Para algunos expertos de aquella zona, esa filosofía está en las agendas íntimas de muchos dirigentes de los países del ALBA. Es una forma de callar las voces divergentes sin necesidad de clausurar el medio o de utilizar mecanismos de fuerza directa contra los periodistas.

 

En Cuba el uso del dinero para la censura es diferente. Allí no hay prensa, pero internet existe y la gente lo sabe. Solo los diplomáticos, empresarios extranjeros y personal de confianza tiene acceso a la red en sus casa. El Gobierno abrirá en junio 118 centros para que los cubanos puedan conectarse. Se repartirán por provincias y tendrán en total 334 computadoras, unas 2,8 por cada instalación.

 

Para entrar una hora a internet los ciudadanos pagarán 4,50 CUC, la moneda convertible del país. Se cambia por 24 pesos cubanos. El salario promedio es de 20 CUC al mes. Se advirtió, además, que se le anulará el servicio a quienes violen “las normas de comportamiento ético que promueve el Estado”.

 

Caracas usa el dinero y el poder de los ricos para silenciar la oposición. La Habana abre unos corrales de internet porque sabe que la pobreza obliga a sentarse primero frente al pan que a una pantalla.

 

 

Webmail te conecta y portal Nauta te vigila

Odelín Alfonso Torna

30 de mayo de 2013

 

Los aberrados sensores del régimen dicen que la cuota de internet asignada por Estados Unidos a Cuba fue consecuencia de la ley Torricelli, no con el deseo de velar por el desarrollo de Cuba, sino como una herramienta para debilitar por dentro al régimen. Sin embargo, después de 17 años sirviéndose de la “tecnología enemiga”, los honores son para las infocomunicaciones entre Cuba y Venezuela y para las 118 salas con acceso a la red de redes que estarán habilitadas en todo el país, a partir del 4 de junio.

 

Los 200 megabytes de salida y 379 de entrada, ofrecidos por el gobierno estadounidense, en 1996, se suman –juntos pero no revueltos- a los 640 gigabytes del cable binacional de fibra óptica, un tendido de mil 602 kilómetros entre el estado venezolano de La Guaira y la playa de Siboney, en Santiago de Cuba.  

 

La conexión, tanto para internet como para correo internacional, se hará a través del portal Nauta, a un costo de 4,50 pesos convertibles la hora (4,90 dólares), aproximadamente un tercio del salario mensual para cualquier empleado estatal. Los clientes podrán habilitar cuentas permanentes o temporales, a través de tarjetas de prepago o recargables.  

 

¿Cuál será la brecha entre el precio oficial de internet y el costo real de una conexión que garantiza “mayor calidad y estabilidad en las comunicaciones internacionales de la Isla”, aun cuando la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), un consorcio administrado por las Fuerzas Armadas, no especificó qué velocidad de conexión tendrá este servicio? ¿Por qué crear un dominio.cu para acceder a Internet o al correo internacional, servicio que ya se ofrece en hoteles, cibercafés y tele-puntos de ETECSA?

 

La cacareada ampliación del servicio público a Internet, es más de lo mismo, un apéndice de las redes estatales Intranet e Infomed, o de los servicios de correo electrónico.cu habilitados en 606 clubes de computación diseminados en todo el país.

 

En 2010, el viceministro primero de la Informática y las Comunicaciones de Cuba, Ramón Luís Linares, aseguró que “como política, no hay nada que se oponga a la prestación de servicio de internet a particulares” ¿Se hará extensivo y de uso obligatorio el dominio portal Nauta en el sector residencial?

 

Con la “buena nueva”, juegan un rol importante las conmutaciones temporales o bloqueos de sitios considerados “subversivos” por el gobierno cubano, acciones justificadas por las restricciones de Estados Unidos, país que domina el 75 por ciento de internet y a la vez consume el 40 por ciento.

 

En abril de 2009, el gobierno de Barack Obama autorizaba a que empresas norteamericanas de telecomunicaciones se enlazaran con Cuba mediante sus cables de fibra óptica o internet satelital. Desafortunadamente, la medida se enredó en los mecanismos legales de su administración: las regulaciones del embargo, que prohíbe las inversiones en la red cubana de telecomunicaciones, más la ratificación de Cuba en la lista de países promotores del terrorismo, o ciberterrorismo.

 

Este es el referente para que portal Nauta se convierta en otra receta de la ciber-confrontación Cuba-Estados Unidos, presta a simplificar la censura e insuficiente disponibilidad de Internet en “tiempo real”, desde y hacia Cuba.

 

La novedad con portal Nauta es que se abarata en casi 50% la hora de conexión a internet, comparado con la oferta en los hoteles. Aun así, persisten los precios prohibitivos de “navegación por Internet en los primeros momentos”, según reza en la información brindada por el periodista oficial Amaury E. del Valle, en el diario Juventud Rebelde (edición 28 de mayo).

 

Está por ver si nuestra incursión en sitios web, páginas personales y redes sociales estarán bajo el asedio de ciber-policías, o si tomarán otro atajo. A mi juicio, Webmail te conecta y portal Nauta te vigila. No creo que el gobierno esté interesado en abrir los cerrojos de la libertad de información.

 

odelinalfonso@yahoo.com

 

 

 

Internet, a paso de cangrejo y precios inalcanzables

Gladys Linares

30 de mayo de 2013

 

Hace algunos años que en gran parte del mundo infinidad de personas buscan cualquier información y se comunican con sus amigos a través de internet. También pueden acceder a este servicio desde sus teléfonos móviles.

 

En Cuba, sin embargo, aunque el gobierno se conectó a internet en 1996, este servicio es solo para la élite gobernante y algunas dependencias estatales donde, aunque está controlado, algunos trabajadores hacen uso discreto del correo electrónico.

 

Los médicos y técnicos de Salud Pública disponen de veinticinco horas mensuales en Infomed, que en realidad solo les sirve para recibir y enviar correos, no pueden buscar información en internet. Para colmo, este correo no es privado, y se les prohíbe dar consultas médicas a través de él, así como hablar de temas políticos.

 

Me comentó una doctora que su hijo le escribió desde España contándole que se sentía mal y describiéndole sus síntomas, pero como ella sabe que el correo lo revisan, y ante el temor de perder el servicio, solo pudo insistirle en que fuera al médico.

 

Pero no todos los profesionales de la salud tienen este servicio. Como la capacidad es limitada para cada centro, se hace un escalafón en el que tienen preferencia aquellos que han ido o irán a misiones internacionalistas, aunque en dichos lugares también hay una especie de buzones para enviar y recibir mensajes.

 

En los titulares se lee “Otro paso en la informatización de la sociedad cubana”, cuando la única información que llega a los cubanos lo hace a través de los medios estatales (los únicos), y controlada por el gobierno. Otro de los cintillos es “Cuba amplía el servicio público de acceso a internet”, pero en la práctica este servicio no existe.

 

Es solo después de diecisiete años que se brindará este servicio a la población en ciento dieciocho salas de navegación en todo el país. La lista de éstas aparece en el periódico Juventud Rebelde del 28 de mayo. Llama la atención que ninguna de ellas está en el municipio Diez de Octubre, el más poblado del país.

 

Una hora de acceso a las páginas nacionales costará 0,60 CUC (equivalente al dólar estadounidense), y al correo electrónico internacional, 1,50 CUC. La hora de navegación en internet tendrá un costo de 4 CUC, en un país donde el sueldo medio no llega a 20 CUC mensuales.

 

Estos precios han despertado comentarios desfavorables entre la población. Muchos temen que la conexión sea tan lenta que una hora no será suficiente, y otros opinan que ocurrirá seguramente como con los celulares, que, debido a su prohibitivo precio, la mayoría los emplea casi exclusivamente para enviar mensajes de texto.

 

Aparece también en Juventud Rebelde la información del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones sobre este servicio, que actualmente se comercializa a través de la tarjeta Nauta, que podrá ser adquirida ahora en cualquier unidad comercial de ETECSA con una sala de acceso a internet.

 

Hasta hace pocos días, los cubanos no podían utilizar esta tarjeta. La semana pasada, una vecina fue a la feria de San José, en la Avenida del Puerto, frente a la Iglesia de Paula, donde hay una de estas oficinas. Mostró su tarjeta Nauta –que le había regalado una amiga alemana-, pues no estaba segura de estar en el lugar adecuado.

 

La empleada le confirmó que en efecto, la tarjeta era para salas como aquella. Sin embargo, para permitirle el uso debía ver su pasaporte extranjero o de residente en el exterior.

 

Los voceros de ETECSA anunciaron que además se estaba estudiando la posibilidad de acceder a internet y al correo electrónico a través de la telefonía móvil, así como la contratación personal en los hogares. Sobre esto comentan algunos que la trampa estará también en los abusivos precios que cobrará el gobierno.


 

La estrategia del cuentagotas

Fernando Ravsberg

30 de mayo de 2013

 

Se supone que los cubanos deben alegrarse porque el próximo mes se abrirán 118 puntos de acceso público a Internet. En principio se debe aplaudir cualquier paso que se dé en la dirección correcta pero también sería sano medir el impacto real de la medida.

 

Suponiendo que en Cuba haya 8 millones de jóvenes y adultos con interés de acceder a las redes, tocaría a unas 65 mil personas por cada uno de los cibercafé. Las colas que se formarán serán más largas que si volviesen a entregar carne de res por la libreta.

 

Los puntos estarán abiertos 11 horas y disponen en todo el país de 334 computadoras. Si cada usuario se conectase 1 hora, solo podrían hacerlo unos 3.700 cada día. Sobre la base de 8 millones de internautas tocaría a un turno de computadora cada 5 años.

 

Supongamos que me equivoco y que solo un 10% de esa población quiera navegar, aun así el acceso sería una vez cada 6 meses. Y para dar semejante paso la telefónica (ETECSA) necesitó 2 años, desde que instaló el cable telefónico submarino entre Cuba y Venezuela.

 

Pero sus directivos dan esperanzas asegurando que “en el futuro” tratarán de brindar una mejor respuesta a la demanda con redes WI-FI, conexiones a celulares y hasta en los hogares pero de inmediato se curan en salud diciendo que “no podemos hablar de fechas”.

 

Sin embargo, los ciudadanos pueden hacer sus cálculos. Si desde que se instaló el cable submarino solo lograron crear capacidades para dar servicio a 3.700 nuevos usuarios por día, necesitarán, literalmente, siglos para conectar a todos los cubanos en edad de merecer Internet.

 

Por lo demás anuncian que se reducen las tarifas a US$4,50 la hora de conexión, lo cual no es un precio excesivo si uno se conecta una vez cada 6 meses pero si lo hiciera un mínimo de 1 hora al día, el cibernauta tendría que gastar US$135 al mes.

 

El salario promedio de un cubano es de US$20 mensuales. Suponiendo que en una familia haya 2, más un par de jubilaciones de US$10 y algún hijo en Miami que les envíe US$50, deberían dedicar íntegros sus ingresos a pagar la cuenta del cibercafé.

 

El problema es que ETECSA necesita aún más dinero porque se requieren “importantes inversiones” para modernizar el parque tecnológico. No les costará trabajo reunir los fondos, solo con los nuevos cibercafés pueden facturar US$16 mil diarios, unos 6 millones al año.

 

Pero además de caros los cibercafés tendrán reglas estrictas, las autoridades cerraran la cuenta de cualquier persona que utilice las redes para realizar acciones “perjudiciales para la seguridad pública, la integridad, la economía, la independencia y la soberanía nacional”.

 

También ETECSA “denegará al usuario el uso del servicio de forma inmediata cuando se detecte que durante el transcurso de la sesión ha incurrido en alguna violación de las normas de comportamiento ético que promueve el Estado cubano”.

 

Dicho en pocas palabras ni política ni sexo. Imagino que la consigna de los cibercafé será “un Internet sano para disfrute de la familia cubana”. Existe ya un sistema de filtros que impide abrir algunos sitios que “atentan” contra la ideología o la moral.

 

La censura política es muy “tropical”, hay sitios del exilio de Miami bloqueados pero su principal periódico está abierto a los cibernautas cubanos. En el caso de España, una de las páginas anticastristas está prohibida y la otra no, a pesar que tienen el mismo perfil informativo.

 

En asuntos de moral, sin embargo, se manejan con el puritanismo de un párroco de pueblo. En su cruzada genérica contra la pornografía prohíben cada día nuevas páginas de videos, fotografías, contactos, relatos o erotismo, nada se les escapa.

 

Tampoco toleran ninguna apertura comercial, la principal página de venta de productos en Cuba, Revolico.com, está prohibida. Pero no hay un internauta cubano que no conozca los proxis para entrar a ver los anuncios eludiendo los filtros oficiales.

 

Pero la restricción más sorprendente es que no se permitirá navegar a los menores de 18 años, así que los estudiantes de secundaria y preuniversitario tendrán que armarse de paciencia y esperar hasta llegar a la Universidad para conocer Internet.

 

Los dirigentes del sector hablan constantemente de un luminoso futuro y mencionan la existencia de una estrategia para el crecimiento del acceso a internet, que bien podría bautizarse como la estrategia del cuentagotas.

Ampliación de internet abre brecha digital

Ernesto Santana

30 de mayo de 2013

 

En la edición del martes 28 de mayo, el periódico Juventud Rebelde anunció, en un artículo a dos páginas: “Cuba amplía el servicio público de acceso a Internet”, añadiendo que “a partir del próximo 4 de junio se extenderá el acceso a Internet desde 118 salas de navegación en todo el país” y reconociendo además que el cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela se encuentra en pleno funcionamiento.

 

Si a una persona que quisiera llegar a determinado sitio lo más pronto posible le dijeran que, en vez de mil kilómetros, le faltan novecientos noventa y nueve, no se entristecería, pero tampoco tendría mucho que celebrar, porque esos novecientos noventa y nueve kilómetros pueden demorar muchísimo y resultar demasiado difíciles.

 

El gobierno cubano, resuelto a mejorar su imagen en el mundo, sigue haciendo supuestas reformas que no son más que levantar prohibiciones de cuartel y regresarle al pueblo derechos que tenía negados desde 1959, como comprar o vender su casa o su automóvil, adquirir en una tienda un equipo electrónico y minucias así. A nadie se le ocurre que, si antes de 1959 hubieran existido las computadoras personales, los teléfonos celulares e Internet, Cuba habría sido uno de los últimos países del mundo —no de América, por supuesto— en permitirle a su población el derecho a ellos.

 

Tampoco sería concebible que el precio de esos artículos y servicios fuera exorbitante y, además, cobrado en una moneda en la que no se le paga a los trabajadores. Por no hablar del monopolio de ETECSA, del bloqueo arbitrario de cuentas telefónicas y de la fuerte censura a la información en la Red de Redes.

 

Pero el cinismo del gobierno cubano está sobre todo en que utiliza, para su propaganda poderosísima y sin límites éticos, todo lo que le parecen defectos de la sociedad capitalista y de los países que no son sus aliados. Y así habla de violencia policial contra pacíficos ciudadanos que protestan, contra opositores políticos, contra periodistas independientes; de injusticias legales, de abusos económicos, de elecciones dudosas, de prácticas fraudulentas de partidos en el poder.

 

Pero es curioso cómo hablan siempre nuestros medios de prensa de “la brecha digital”, del abismo que supuestamente se está abriendo entre los países y estratos sociales menos favorecidos en comparación con los más solventes en el acceso a las nuevas tecnologías. Según esta apocalíptica descripción, el mundo se está dividiendo en un pequeño grupo de personas con privilegios para obtener lo último y lo máximo de las comunicaciones actuales, con sus abundantes artilugios tecnológicos cada vez más sofisticados, por un lado, y, por el otro, en una enorme masa de pobres sin posibilidades para hacer uso de esas maravillas.

 

Y de ese modo vemos cómo, sin el menor escrúpulo, pueden hablar ahora de que “Cuba amplía el servicio público de acceso a Internet”, cuando de lo que se habla es de que se abre, con un mínimo arranque del servicio masivo, una enorme “brecha digital”. Ahora tendrán cierto acceso a la información los que puedan pagar los carísimos precios de conexión en todas sus variantes, pero la mayor parte de los cubanos, los más pobres, seguirán sin saber qué cosa es “eso de Internet”. Sobre todo —y esto es fundamental en el supremo cinismo al que nos referimos— casi toda la población afro-descendiente.

 

Los objetivos de este procedimiento son evidentes: aparte de maquillar su imagen pública internacional (¡Miren cómo estamos cambiando!), el gobierno embolsará nuevas y considerables cantidades de dinero que, por supuesto, tendrá su origen principal en los trabajadores cubanos del exilio, no en el fruto del trabajo de los cubanos del país (¡Si quieren información y comunicación páguenlas a precio de oro!). ¿Qué importa el costo social? ¿Acaso todo lo que se ha hecho no ha sido dando una y otra vuelta de tuerca al costo social?

 

La brecha digital será en definitiva un pálido reflejo de la brecha social que se abre cada vez más en el país porque, en definitiva, en cualquier ciudadela o solar habaneros podemos ver a muchas personas con un teléfono móvil todo el tiempo en la mano, pero sin recursos para reparar el techo que está a punto de caerles encima y deben vivir del cambalache y el mercado negro porque no tienen otra opción. Esos servicios novedosos no son, por el momento, sino otra droga más para entretener a la gente.

 

Sin embargo, habrá, como siempre ha habido, quienes se abrirán paso cada vez más en medio del marasmo y los obstáculos y buscarán información, y conocerán. Y serán cada vez más en número. A pesar de todo y no obstante el control descomunal de los gobernantes sobre los gobernados, la necesidad de mayor libertad, y la misma libertad, seguirán abriéndose camino, poco a poco, sin cesar, no porque esos gobernantes quieran ser más dadivosos con sus súbditos, sino porque no pueden hacer otra cosa para no perder el poder total: ceder un milímetro aquí y un milímetro allá, ganar tiempo: demorar el fin, en fin (valga la redundancia).

Una hora de Internet en Cuba: 4,5 dólares

Maye Primera

30 de mayo de 2013

 

El Gobierno cubano anuncia la ampliación del acceso público a la Red con la apertura de 118 nuevos centros de conexión, que comenzarán a operar el 4 de junio

Con un mes completo de salario, un cubano medio podrá conectarse cuatro horas y media

 

Una hora de navegación internacional por Internet: 4,5 pesos cubanos convertibles (4,5 dólares estadounidenses). Una hora de navegación nacional por Internet, con activación de correo electrónico internacional: 1,5 pesos convertibles. Una hora de navegación nacional: 0,60 pesos convertibles. Estas son las tarifas que cobrarán los 118 nuevos centros de conexión estatales que comenzarán a operar en Cuba el próximo 4 de junio, como parte del plan de ampliación del acceso público a Internet anunciado este martes por el Gobierno de Raúl Castro. Así, con un mes completo de salario, un cubano promedio podrá comprar cuatro horas y media de conexión a la Red.

 

La oferta de estos centros de conexión incluirá el acceso a casi todos los servicios que permitan la velocidad de conexión -de dos megabits- y las regulaciones establecidas por el Gobierno en la resolución número 182, publicada el pasado lunes 27. Habrá acceso a salas de chat, redes sociales, descarga y envío de archivos en diversos formatos, consulta de sitios web, acceso a correos electrónicos internacionales; pero quedan exceptuadas las llamadas de voz. Las cuentas internacionales de correo que ofrece la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) estarán bajo el dominio @nauta.cu: un servicio de webmail con capacidad de almacenaje de 50 megabytes; la información que se envíe a través de ellas estará disponible para el usuario solo durante dos meses posteriores a la última recarga de saldo de la cuenta. Las nuevas salas serán administradas por la estatal Etecsa, que gestiona los 200 centros de conexión que ya funcionaban en hoteles y oficinas de correo.

 

La noticia de la ampliación del acceso público al ciberespacio fue recibida con reservas por los ciberactivistas cubanos, que han hecho de las redes sociales su tribuna. “Ahora, con 1/3 del salario mensual, compramos 1 hora de mala #Internet”, escribió este 28 de mayo el bloguero Henry Constantin a través de su cuenta de Twitter @constantincuba. En Cuba, el salario promedio de un ciudadano no supera los 20 dólares y con estas tarifas, un mes de sueldo alcanza para comprar cuatro horas y media de Internet. “¿Si pudiera guardar estos kilobytes? ¿Si pudiera llevarme en un bolsillo un trozo del ciberespacio? :-0”, fue el mensaje de la bloguera Yoani Sánchez, quien este miércoles volará de regreso a La Habana luego una gira de 80 días por América y Europa, a propósito de los costos y las restricciones que prevé la ampliación del servicio.

 

El acceso a la Red desde hogares, teléfonos móviles o computadores portátiles aún no será posible, aunque está en los planes de futuro, según el Gobierno. “Está previsto que los cubanos puedan tener conexión en sus casas, pero la prioridad inicial, en las actuales circunstancias, la tendrán los puntos de acceso colectivos, para lograr con menos inversiones llegar a un mayor número de personas”, ha dicho el viceministro de Comunicaciones de Cuba, Wilfredo González, en una entrevista publicada este miércoles por el diario oficial Granma. Según González, las únicas limitaciones al uso privado de internet en Cuba responden a razones “tecnológicas y financieras”.

 

Lo que hay, aseguran las autoridades cubanas, es solo posible gracias a la puesta en funcionamiento, el 24 de enero pasado, del cable submarino de fibra óptica que conecta a Cuba con Venezuela y Jamaica. El tendido del cable, de unos 1.600 kilómetros de largo, tuvo un costo de 70 millones de dólares y culminó en febrero de 2011. En agosto de 2012 comenzó a emplearse en forma experimental para llamadas telefónicas y conexiones de Internet, de acuerdo a la información ofrecida por Etecsa. Las autoridades cubanas nunca dieron explicaciones sobre la demora en el inicio de operaciones, pero sí advirtieron: “Cuando concluya el proceso de pruebas, la puesta en operación del cable submarino no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso (a Internet en Cuba)”.

 

El Gobierno cubano ha atribuido las limitaciones de conectividad de la isla al embargo económico que mantiene Estados Unidos en su contra desde la década de los sesenta. Hasta ahora, además de los centros de conexión habilitados en hoteles y oficinas de correos, solo había acceso a la red desde las escuelas y los institutos científicos, y apenas algunos profesionales autorizados por el Gobierno –médicos, periodistas, entre ellos-- gozan del privilegio de navegar desde sus casas; en el caso de los médicos, con limitaciones de acceso. Así, por ejemplo, de acuerdo a cifras oficiales, unos 68.000 especialistas de la salud pueden consultar desde sus hogares la intranet pública de salud de Cuba a Infomed. Lo que indican estudios independientes es que Cuba se sitúa en el último puesto de América Latina, con una tasa de 3% de conectividad a la red internacional.

 

 

El desarrollo de internet en Cuba,

el mercado y el estado

Elías Amor Bravo

29 de mayo de 2013

 

Me parece que Wilfredo González Vidal, viceministro del Ministerio de comunicaciones, ha dicho que “No será el mercado quien regule el acceso al conocimiento”. La frase, que no tiene desperdicio, ha sido pronunciada el lunes pasado cuando se anunció que el régimen castrista había decidido ampliar el acceso público a Internet, con 118 centros o salas de navegación en distintos puntos del país, auspiciadas por la empresa estatal ETECSA.

 

Ante quién afirma este tipo de cosas, conviene realizar algunas precisiones.

 

El mercado, como institución de funcionamiento eficiente de las economías, no tiene vocación reguladora alguna. El mercado es una entidad espontánea que cumple un papel fundamental, poner en relación a los que tienen algo que ofrecer con aquellos que tienen una necesidad y recursos para su adquisición. Y de la relación entre unos y otros, se alcanza un equilibrio que tiende a vaciar los mercados. Un equilibrio que define un precio que es estable, porque una pequeña separación del mismo, por arriba o por abajo, vuelve a situar a la economía en ese nivel de equilibrio.

 

Cumplir esta función es muy importante, yo diría que fundamental para que una economía funcione correctamente. Por lo que no es vocación del mercado entrar en los aspectos de regulación, que competen, como no cabe otra interpretación, al ámbito de la gestión pública.

 

Hecha esta previsión inicial, no creo que la provisión del servicio de internet en la economía castrista, decidida por el estado planificador y ejecutada por su brazo armado, ETECSA, sea eficiente y mucho mejor que la que podría realizar el mercado, si se autorizase su funcionamiento libre.

 

Y precisamente por ello, surgen preguntas cuya respuesta, evidentemente, no resulta fácil. Por ejemplo, ¿por qué 118 salas, y no 75 o 350? ¿Es esto el resultado de una ocurrencia más de algún burócrata ocioso, o se han realizado estudios de mercado para determinar el número más adecuado para atender la demanda? ¿Se ha tenido en cuenta la demanda?

 

Yendo más lejos aún, ¿hay alguna razón para que en la economía castrista la gente que quiera utilizar el internet tenga que acudir a áreas o puntos de acceso colectivo de ETECSA, y no lo puedan tener en sus casas, como sucede en la práctica totalidad de países del mundo?

 

Y qué podemos decir del precio. ¿Ha pensado alguien que las tarifas impuestas por la empresa estatal, monopolista, están fuera de la capacidad media salarial de los cubanos? ¿A quién se le puede ocurrir poner un precio de 0,60 CUC la hora de navegación en internet, a 1,50 la de correo electrónico y a 4,50 CUC la disponibilidad de cuenta de correo, cuando el salario medio mensual no supera los 18 CUC? Es evidente que están pensando en el cubano que vive en el exterior. Para un hijo que quiera comunicarse con su madre, al menos una hora cada dos o tres días, a estos precios, tendrá que enviar unos 25 euros más al mes. Si quiere comunicarse a diario la cifra se dispara. Ese mismo cubano en España puede adquirir tarifa plana (es decir, comunicación durante todo el día) por 49 euros al mes.

 

Pero es que hay más, ¿esta discriminación de precios tiene alguna racionalidad? La mayoría de la gente sabe que disponer de un correo es muy fácil accediendo a determinadas webs que lo proporcionan gratis, ¿Cómo discriminar unas vías de otras? ¿Hasta dónde pretender llegar con el control de las comunicaciones en la red? Y la velocidad, a 512 Kbps, ¿Están los cubanos preparados para esperar y esperar? Tengo la impresión que con este tipo de políticas, más que acercar a la gente a las nuevas tecnologías, el régimen está poniendo todo tipo de zancadillas para conseguir que los cubanos rechacen su uso. Gran error. El futuro no consiste en poner puertas al campo. La movilidad que facilitan las redes sociales es infinita. Ni el castrismo, con su permanente bloqueo, se puede resistir.

 

No es cierto lo que señala el ministro en relación a las tarifas de los servicios de internet en los países más ricos y los que están en desarrollo. Como saben muy bien los consultores que viajan en proyectos de cooperación, es mucho más fácil y accesible mantener una conexión desde Cabo Verde o Argentina, que en Madrid o Roma. Los precios están en línea con los niveles de renta y bienestar de los países. Los mercados son los que determinan cuánto se está dispuesto a pagar por el servicio. Si en la economía castrista las tarifas son elevadas, es evidente que se está buscando desincentivar la demanda, frenando su desarrollo y creando nuevamente desigualdades en función del acceso a la moneda en la que se deben pagar los servicios que, obviamente, es el CUC y no el peso cubano tradicional.

 

Además, servicios que ya están disponibles en otros países de nivel de desarrollo inferior al del régimen castrista, como el wifi o la conexión a través del móvil, parece que son objeto de planes, reflexiones y consideraciones de futuro. O sea, que no verán la luz, al menos a corto o medio plazo, privando así a la sociedad de estos servicios que son fundamentales para las relaciones y el desarrollo del conocimiento.

 

No atender las necesidades familiares y obligar a los cubanos a acudir a esas salas comunitarias es más de lo mismo, y no se puede atribuir esa decisión del régimen a los recursos económicos o las limitaciones tecnológicas. Insisto, países con desarrollo económico inferior, permiten a sus ciudadanos contar con la red de redes en sus casas.

 

La sociedad del conocimiento exige inversiones en infraestructuras que no se pueden postergar ni distorsionar. Al final, la comunicación en red es global, y los cubanos, no pueden quedar al margen de los procesos que están transformando la sociedad, tal y como la conocemos. Sinceramente, me alegro de que el internet rompa los muros pétreos de la desinformación castrista, a pesar del control, Pero, como ya señalé anteriormente, es imposible poner puertas al campo en la sociedad del conocimiento. Y si importante es para los cubanos recibir información del exterior, también los que estamos fuera queremos tener información libre, no mediatizada, ni sometida a controles por el gobierno. Este es el comienzo del fin de un poder absoluto que ya los teléfonos móviles han empezado a plantar cara. ¿Quién lo iba a decir...?

 

 

El periodismo que sacude conciencias

Rosario G. Gómez / Rocío García

29 de mayo de 2013

 

Los premios Ortega y Gasset reconocen la labor de los profesionales que dan voz a quienes nunca se oye

 

Un trabajo tan reconfortante como ingrato. Así se refirió ayer la bloguera cubana Yoani Sánchez al periodismo que sacude conciencias, ese que golpea sólidas paredes blindadas para despertar y sacar del letargo y del desconocimiento a los habitantes de este planeta. Este periodismo fue el que reunió ayer a los galardonados con los premios Ortega y Gasset, que en su trigésima edición reconoció a profesionales que ejercen un oficio pegado a la calle. Como la historia de ese niño colombiano de 13 años que camina cinco horas diarias para acudir a la escuela y que retrató Alberto Salcedo Ramos en el reportaje La travesía de Wikdi. O como Mireia, una dependienta de un comercio de Barcelona que asistió con pavor a los efectos de los piquetes violentos durante una huelga general y que el fotógrafo Emilio Morenatti captó con su cámara. También al pánico que muchos ciudadanos vivieron en el interior de la estación de Atocha, de Madrid, acorralados por una policía que hizo un uso desproporcionado de la fuerza y que, gracias a las imágenes captadas por el estudiante Juan Ramón Robles, saltaron a periódicos y televisiones. Este periodismo es el mismo que ha defendido siempre el maestro Jesús de la Serna, galardonado con el premio a la trayectoria profesional, y que, por razones de salud, fue el único que no acudió al acto de entrega, celebrado en el Caixa Forum de Madrid, y que congregó a personalidades del mundo de la política, la empresa y la cultura.

 

Fue una hipotética casa de hierro, sin puertas ni ventanas, prácticamente indestructible, donde habían quedado encerradas varias personas, dibujada por un escritor chino, la que sirvió a Yoani Sánchez para hilvanar un discurso en el que hizo una cerrada defensa del periodismo y de esas personas que se dedican a golpear el grueso muro de la desinformación y la apatía. “Los galardonados de hoy reúnen la especial condición de haber estado tanto dentro como fuera de esa casa de hierro”, aseguró la bloguera cubana, para quien el periodismo atraviesa un periodo de profunda crisis no solo por los monopolios ideológicos y económicos que “lo restringen y condicionan, sino también por el fin de los modelos tradicionales de creación y consumo de contenidos y noticias”.

 

Yoani Sánchez, que hoy tras un viaje de más de dos meses regresará a Cuba —“estoy nerviosa con mi vuelta, es complicado pero es el lugar donde siento que debo de estar”— animó a los lectores a arremeter contra los “sólidos y a veces confortables muros entre los cuales tantos periodistas se han quedado dormidos” y que “espabilen y les señalen la grieta por la que se puedan atisbar soluciones para los tremendos retos del mundo actual”.

 

El acto, al que asistieron en primera fila el expresidente del Gobierno, Felipe González, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, fue un homenaje al periodismo de calidad y planteó algunos de los retos a los que se enfrenta la profesión ante los cambios tecnológicos y la crisis económica. Javier Moreno, director de EL PAÍS, lamentó el riesgo en el que viven en la actualidad tanto el periodismo como la democracia —“la democracia y el periodismo se deshilachan como un traje que se hubiera usado durante mucho tiempo”— y lanzó una pregunta al aire: “¿Qué podemos hacer los periodistas?”. La respuesta, dijo, es muy humilde: “Dar testimonio de lo que les sucede a otros”. También de periodismo habló el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián que, tras haber ejercido durante 50 años, aseguró que corren malos vientos y se preguntó si el futuro de la prensa en papel y la crisis por la que atraviesa es coyuntural o responde a un cambio más profundo, como así parece ser. “No me preocupa tanto el futuro de los periódicos como el de los periodistas. El primero está en entredicho, pero el de los periodistas es más prometedor y brillante que nunca”, aseguró Cebrián, para advertir a continuación que los periódicos tendrán que adaptarse a los nuevos comportamientos de los usuarios. Cebrián recordó a Manuel Aznar, abuelo del expresidente Jose María Aznar, y aseguró: “Hubo buenos periodistas durante la dictadura y malos gobernantes durante la democracia”. “Será imposible que las democracias pervivan si no existen profesionales capaces de criticar al poder sin tapujos”.

 

De eso sabe mucho Jesús de la Serna, cuya intervención a través de un vídeo grabado en su casa, —su mujer, Pura Ramos, lo vio en primera fila— marcó el momento emotivo de la noche. A pesar de que la periodista y miembro del jurado Pepa Bueno nunca trabajó con él, recabó testimonios de amigos y profesionales para descubrir para ella misma y compartir con los congregados la humildad del premiado y el rechazo al ego en la profesión. “El ego para De la Serna es una de las grandes lacras del periodismo de hoy”, dijo la directora de Hoy por hoy, de la cadena SER.

 Alerta para televidentes de Telesur

Rafael Ferro Salas

22 de mayo de 2013

 

Creo que vale la pena llenarse un poco de ilusiones en estos tiempos de cambios. Hace unos días, vi en TELESUR una entrevista concedida por Mariela Castro al espacio Cruce de Palabras. En su cruzada contra la homofobia, ella explicaba sobre los avances del programa que dirige.

 

Desde finales de los setenta, dijo la entrevistada, en la Isla se realizaban complejas operaciones de cambio de sexo. Quizás lo dicho por ella sea una verdad tan grande como una casa, pero de lo que no hay dudas es de que la casa nunca se vio. Dijo también que desde esa misma época había comenzado en Cuba el programa para el trato y respeto a los homosexuales, con interés de Estado para su cumplimiento.

 

¿Qué edad tendría Mariela en el año 1980, en pleno éxodo desde el puerto Mariel, cuando se cometieron todo tipo de violaciones y maltratos contra homosexuales, orientadas por las autoridades? Incluso, quien no participaba en los mítines homofóbicos era considerado contrario al régimen.

En esta ciudad de mi infancia vi más de un caso. Personas que eran sacadas de sus casas por las turbas, bombardeadas con todo tipo de inmundicias, obligadas, por el simple hecho de ser homosexuales, a marchar al exilio. Tiempos verdaderamente duros y que ahora intentan borrar de golpe y porrazo.

 

Con el don de la palabra en réplica amordazada, los cubanos nos vemos obligados a contemplar cómo de la noche a la mañana nuestros gobernantes perpetuos hacen y deshacen leyes, decretos y toda clase de invento abusivo, para después mostrarle al mundo supuestos y bien ensayados lavados de imagen, sin ningún tipo de resarcimiento material o moral para las víctimas de las violaciones.

 

Como telón de fondo para la entrevista de marras, colocaron imágenes de un gran desfile habanero contra la intolerancia, encabezado por la propia Mariela, seguida por una gran multitud de homosexuales y travestidos. En ambiente de libertad y fiesta, desfilaron los liberados del momento.

 

No critico eso, todo lo contrario, bato palmas cuando en cada rincón de este mundo se abre una grieta al muro de la imposición y la marginalidad, pero, a manera de SOS desesperado, alerto a los televidentes de Tele Sur y otras cadenas: En Cuba siguen apartados muchos “diferentes”, y bajo la lupa de ese apartheid insólito están los opositores políticos, periodistas independientes y disidentes.

¿Qué nos quiere decir Granma?

Tania Díaz Castro

13 de mayo de 2013

 

Por estos días, Granma, órgano oficial del régimen castrista, nos quiere decir cosas que llaman la atención a todo aquel que gusta de leer entre línea.

 

Por ejemplo, el día 8 de mayo publicó una información de Save the Children, organización no gubernamental con sede en Londres, la cual afirma que Cuba es el país latinoamericano donde existen mejores condiciones para ser madre.

 

Al siguiente día, en la página 2 del mismo periódico, uno de los periodistas más destacados, José A. de la Osa, dio a conocer que, según datos emanados del Sistema de Vigilancia del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos, del Ministerio de Salud Pública, en 2010, la obesidad y el sobrepeso en las mujeres embarazadas era de 30,4%.

 

Es de todos conocidos que esta enfermedad comporta serias complicaciones materno-infantiles: diabetes estacional, hipertensión arterial, mayor número de cesáreas, e incremento de la mortalidad materna y perinatal.

 

Una de las causas principales de la obesidad radica en los hábitos alimentarios, en los que predominan los carbohidratos, grasas, y la poca actividad física. Basta conocer la paupérrima y escasísima dieta que reciben las embarazadas, para encontrar la razón de este problema. Y ni hablar de los problemas nutricionales que provocan los salarios cubanos, considerados los más bajos del continente.

 

Ante la evidencia de situaciones semejantes, una se pregunta si Granma no estará queriendo desmentir a Save the Children.

 

Otro de los asuntos dignos de mención y que Granma trató en los primeros días de mayo, es el de la basura en las calles. El día 9, en la página 2, aparece una foto titulada Paisaje, sobre el súper conocido caso de la esquina de San Joaquín y Estévez, en el Cerro, La Habana. El texto aclara que nuestra capital se ha convertido en algo desagradable a la vista y dañino para la salud de la comunidad, ya que en sus calles se concentran desperdicios sólidos de todo tipo.

 

¿Acaso esta foto trata de sugerir algo a la nomenclatura política del gobierno, especialmente a Raúl Castro, sucesor de la dinastía familiar?

 

El día anterior, en el mismo periódico Granma, se divulgó que Noruega, país con el que Cuba mantiene excelentes relaciones diplomáticas y comerciales, necesita basura, la cual le sobra a Cuba, así que bien pudiera exportarla, en vista de que tiene grandes dificultades para producir todo lo que cincuenta años antes producía con facilidad: azúcar, café, cacao, minerales, bebidas alcohólicas, etc.

 

Dice Granma que los noruegos y los suecos son tan eficientes en su gestión de residuos, que están sufriendo una gran escasez de basura. Todo porque en los países escandinavos han proliferado las plantas mecánicas que convierten la basura en electricidad y calefacción.

 

Los cubanos de la Isla, que llevamos más de medio siglo viviendo entre la basura y los escombros de las calles, nos preguntamos por qué no se le ocurrió al sabio Fidel Castro, entre tantas y tantas invenciones, montar una de esas plantas. Nos hubiéramos evitado la fama de “hijos bobos” de la difunta URSS y ahora de la conflictiva Venezuela.

 

 

¿Cuándo se publicará en Cuba

la obra de Octavio Paz?

Irina Echarry

10 de mayo de 2013

 

El 31 de marzo de 1914 nació Octavio Paz, poeta, ensayista y pensador mexicano conocido en Cuba por varias generaciones de personas que gustan de saborear una buena lectura.

 

Un hombre que no solo estudió y repensó la historia de México, sino que a través de magníficos ensayos nos descubrió el arte, las tradiciones y la evolución política y social de este país de América del Norte.

 

Paz, con prosa lírica y moderna, nos introduce en el laberinto del arte precolombino, interpretando mitos y lenguajes crípticos; los pintores muralistas como Diego Rivera, Orozco o Tamayo también encuentran espacio y pensamiento en su crítica de arte; y la corriente surrealista se nos hace más cercana cuando sus palabras lo recorren desde Europa hasta América, pues el escritor daba mucha importancia a este movimiento artístico y espiritual que marcó su poesía.

 

Hablando de poesía, todavía recuerdo mi emoción, allá por los 90, cuando encontré a solo 60 centavos ¿Águila o sol? aquel librito que deslumbró a la jovencita soñadora que era, con la prosa poética de El ramo azul o Mi vida con la ola.

 

Pero Octavio Paz no solo se interesó por la vida pasada y presente de México, sino que visitó la obra de grandes personalidades, tanto pintores como escritores, bardos o políticos. Se sentía parte del mundo y expresaba su opinión sincera sobre cuestiones políticas que consideraba, a la vez, humanas.

 

Al igual que muchos intelectuales cercanos a la izquierda se identificó un poco con el proceso que comenzó en Cuba en 1959, pero luego, como su espíritu rebelde y provocador no le permitía tranzar con autoritarismos o imposiciones, lo criticó con severidad.

 

Tengo entendido que Plural y Vuelta, las revistas que dirigió, fueron prohibidas por el gobierno en la isla pues ellas contenían parte del pensamiento crítico en torno a la revolución en las décadas de los 70 y 80.

 

Paz no estuvo de acuerdo con el apoyo de La Habana a la intervención soviética a Checoslovaquia; criticó los campos de trabajo forzado para religiosos y homosexuales; se pronunció contra la represión intelectual, tanto, que en 1971 firmó las dos cartas que intelectuales extranjeros dirigieron a Fidel Castro en solidaridad con el poeta Heberto Padilla, donde planteaban el deseo de que la revolución regresara a lo que había sido en sus inicios.

 

Diez años después Paz escribió en su libro Tiempo Nublado que la revolución cubana erauna losa de piedra que ha caído sobre el pueblo”, preocupado por las arbitrariedades y el apego al poder de los dirigentes; y el servicio incondicional, la sumisión y obediencia del pueblo a un líder que no permitía levantar la voz para hacer ni una crítica.

 

En fin, Octavio Paz estuvo vinculado a Cuba de manera constante a través de su obra, su pensamiento, y es una pena que en las librerías cubanas no se puedan comprar sus libros.

 

Para disfrutarlos hay que hurgar en los anaqueles de los vendedores de libros de uso, o pedírsela a algún amigo que viva en el extranjero. En Cuba no se publica. En parte, por eso mismo que Paz criticaba; y, en algún momento, por decisión del escritor, pues creo que en los 90 hubo un intento (el único) de publicación que él rechazó.

 

Es cierto que a su muerte (14 de abril de 1998) y en el aniversario 90 de su nacimiento dos revistas cubanas le rindieron homenaje: Casa de las Américas y Revolución y Cultura; pero son casi nulos los espacios donde se le menciona. Hace poco salió a la luz un libro sobre su crítica literaria; pero su obra sigue esperando para ser impresa en Cuba.

 

Creo que ya es tiempo de repensar las cosas. Los discursos oficiales hablan de elevar la cultura, de integración de las Américas, de cambio de mentalidad, y siguen sin publicar a importantes intelectuales cubanos o extranjeros que en algún momento o de forma sostenida han ejercido su derecho a la crítica y no solo han tenido palabras de alabanzas para el gobierno de la isla.

 

A lo mejor para el año que viene, en su centenario, le dediquen algún sábado del libro a este hombre inquieto, provocador y significativo del mundo de las letras que muchos en Cuba desconocen.

 

 

Libertad de prensa a lo castrista

Orlando Freire Santana

9 de mayo de 2013

 

En el contexto del Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamado por la Asamblea General de Naciones Unidas (el 3 de mayo), el señor Ernesto Vera Méndez ha mantenido una inusual actividad. El señor Vera es un viejo lobo de la prensa oficialista cubana. Durante muchos años dirigió la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), y ahora, ya jubilado, ostenta la presidencia de honor de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), una organización que agrupa a los profesionales de la prensa de la más rancia izquierda en la región.

 

El veterano periodista participó en un panel temático entre profesionales del sector que tuvo lugar en el habanero Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”. Además, escribió un largo artículo sobre la libertad de prensa, que apareció en la edición del 1ro. de mayo del periódico Granma. En ambas ocasiones, el señor Vera arremetió contra la situación de la prensa en las que denomina peyorativamente “sociedades capitalistas”. Allí, según él, los dueños de los medios han secuestrado la verdad, y hasta el propio concepto de la libertad de prensa, y a los receptores de la información solo les queda la posibilidad de optar por uno u otro órgano de prensa, pero siguen leyendo o escuchando lo mismo.

 

El señor Vera, con esa visión absolutizadora que tiende a desconocer los matices--- tan propia de los adeptos a la ideología comunista---, pretende ocultar que en esas sociedades tan criticadas por él, aun si la derecha controlara la mayoría de los medios de prensa, siempre se le permite a la izquierda el mantenimiento legal de periódicos, revistas y hasta estaciones de radio y televisión. En Cuba, por ejemplo, el periódico Hoy, de activa presencia en la etapa republicana, era el portavoz de la ideas marxista-leninistas que profesaban los miembros del Partido Socialista Popular.

 

Un análisis más cercano a la realidad cubana, sin embargo, podría convencernos de que las intenciones de Vera iban más allá de la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa. El mismo día en que apareció el referido artículo de Granma, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla presentó en Ginebra un informe sobre el estado de los derechos humanos en Cuba. En el informe, por supuesto, se expresa que en Cuba se respetan todos esos derechos, incluida la libertad de prensa.

 

Después de la intervención del Ministro cubano, y como era de esperarse, numerosos delegados hicieron uso de la palabra para cuestionar algunos de los planteamientos del señor Rodríguez Parrilla. Y el tema de la supuesta libertad de prensa existente en Cuba fue uno de los blancos principales de las discrepancias. Entonces el artículo de Ernesto Vera habría actuado como el clásico “poner el parche antes de que salga el grano”.

 

Con respecto a la defensa del representante del gobierno cubano frente a los señalamientos de otras delegaciones, el canciller llegó a decir que “la mayor garantía de Cuba para la libertad de prensa es que los medios son de propiedad social, y por tanto no obedecen a intereses específicos de la propiedad privada”. Y no conforme con haber expuesto semejante “solución” para el caso cubano, el ministro Bruno se atrevió a hacerles una sugerencia parecida a los presentes: “El derecho a la información libre y veraz debiera ser garantizado por los Estados”.

 

Curiosa manera esta que tienen los castristas para definir la nefasta concentración de la información. Para ellos, la información que proveen los disímiles propietarios de los medios está más monopolizada que la que ofrece el Estado como único actor. Imaginamos que la propuesta de Bruno no haya tenido muchos oídos receptivos allá en Ginebra. Que lo compre el que no lo conozca.

Cuba: Internet, acceso y sociedad del conocimiento
Aunque en 2011 Cuba puso en funcionamiento un cable submarino de fibra óptica, en colaboración con Venezuela, no se ha producido una mejoría en el acceso a Internet para el pueblo cubano ni en la democratización informativa del país.
Cuba Internet, acceso y sociedad del con
Documento Adobe Acrobat 1'000.6 KB

“Despenalizar la discrepancia

puede ser el principio de la democracia cubana”

Yoani Sánchez

22 de abril de 2013

Rueda de prensa de Yoani Sánchez en la presentación de su libro Wordpress, un blog para hablar al mundo, en la Fnac de Callao, Madrid, el 22 de abril de 2013.

La alianza entre Pyongyang y la prensa cubana

se mantiene a pesar de la crisis nuclear

Orlando Delgado

19 de abril de 2013

 

Para los cubanos, Corea del Norte está muy lejos. Y como son escasos los que aquí han visitado ese país, se sabe de él apenas lo que cuentan los medios oficiales, que no es mucho y está en extremo parcializado. El enfoque de la decadente prensa oficialista cubana hacia ese régimen comunista hace que muchos crean que la actual escalada de tensiones en la península asiática es obra y gracia de Estados Unidos y su aliado surcoreano.

 

Para los comentaristas oficiales de la televisión cubana, “los medios occidentales se dedican a satanizar a la República Popular Democrática de Corea”. Nada hablan los medios sobre la vida cotidiana en Pyongyang y sus alrededores, sobre las grandes hambrunas y la escasez de automóviles y luz eléctrica; nada de un país que posee el mayor ejército del mundo en relación a su población y donde la fascista ideología Juche cercena irremediablemente la capacidad neuronal de los ciudadanos.

 

La causa de tan elaborado silenciamiento de la realidad norcoreana radica en la alianza de la cúpula gerontocrática-militar cubana y los jerarcas de Pyonyang, con una maquinaria totalitaria similar en el orden interno y en lo externo una común retórica antinorteamericana.

 

A raíz de la muerte del segundo de la dinastía Kim, el gobierno cubano decretó tres días de duelo nacional. Por otra parte, hay escuelas en la Isla que llevan el nombre de Kim IL Sung, con biografías muy bien maquilladas de tan siniestro personaje, y en las bibliotecas la bibliografía sobre la mitad norte de la península coreana se reduce a una compilación de los discursos de Kim IL Sung, similares a las seniles reflexiones de Fidel Castro.

 

Curiosa resulta la diferencia de terminología entre el canal Telesur y la Televisión oficial cubana; mientras el primero llama al país de los Kim por su nombre más periodístico, Corea del Norte, nuestros medios nacionales están obligados a decir el nombre oficial, cansón y burdamente falso.

 

En una de las mesas redondas que transmite Telesur desde La Habana, dedicada a analizar el conflicto coreano, uno de los panelistas tuvo que admitir que el discurso de Pyonyang en la actual escalada de tensión “es fuerte”: fue la única alusión a la parte norcoreana que dejaba traslucir el lenguaje fascista de la dinastía comunista. Pocos cubanos saben de las reiteradas condenas de las Naciones Unidas y los organismos internacionales a las violaciones de los derechos humanos en ese país y los campos de concentración que existen para los que intentan revelarse contra el sistema.

 

La agobiante vida diaria cubana deja poco espacio para calibrar lo desinformada que está la población. En las páginas centrales de cualquier edición del Granma se puede encontrar una defensa del régimen sirio de Bashar Al-Assad, del fundamentalismo iraní o de cualquier dictadura africana que proclame su admiración a la “revolución cubana”. Pero nada de Corea del Norte. Y es que dicho país es el peor aliado del régimen cubano, pues nada le puede dar, salvo una pésima imagen en el concierto de naciones democráticas.

 

Muy lejos están los tiempos en que Cuba estaba dispuesta a enviar sus tropas cuando estalló la guerra de Corea, a principios de la década del cincuenta. La guerra fría despegaba con una fuerza inusitada y el gobierno de Carlos Prío era un aliado de Estados Unidos. El golpe de Estado de Batista abortó esa posibilidad. Si estallara hoy una guerra en la península coreana el gobierno cubano no podría aventurarse a mandar efectivos militares a su aliado. No cuenta ni con la capacidad ni con el deseo, solo le brindará un apoyo retórico total contra el “imperio norteamericano”.

 

Tal vez los cubanos presenciemos el conflicto a través de Telesur, aunque el deseo de cualquier persona sensata sea que las tensiones disminuyan y la cooperación intercoreana se restablezca y aumente hasta la total unión de la península. Pero la paz definitiva en esa región no se vislumbra a corto ni mediano plazo. Mientras tanto, la mayoría de los cubanos seguiremos los acontecimientos a través de la tendenciosa prensa oficial, que dice poco y obliga a buscar otras vías para informarse de ese conflicto que mantiene en vilo a buena parte del mundo.

Venezuela partida en dos mitades

Yoani Sánchez

17 de abril de 2013

 

Cuando se oculta y distorsiona sistemáticamente la información, puede ocurrir que cierto suceso deje al descubierto la tan prolongada manipulación noticiosa. Justamente es lo que ha pasado con las elecciones venezolanas y el tratamiento que de estas habían dado los medios de prensa oficiales en Cuba. Fallecido Hugo Chávez y comenzada la campaña presidencial, tanto la televisión como la prensa escrita de la Isla se volcaron en la tarea de demostrar cuán poca popularidad tenía el candidato opositor Henrique Capriles. Cada día, desde bien comenzada la mañana, la televisión nacional aseguraba que Nicolás Maduro arrasaría en las urnas. Una victoria contundente, nos vaticinaban por todos lados.

 

De manera que el domingo pasado en la noche, cuando finalmente se dieron a conocer los resultados electorales, la mayor parte de la audiencia cubana no entendió qué había pasado. La poca diferencia de votos entre Maduro y Capriles dejó confundidos a muchos que le habían creído al periódico Granma cuando alardeaba del inmenso apoyo popular con el que contaba el “presidente sustituto”. Sin embargo, la pequeña diferencia entre los dos candidatos, menos de un cuarto de millón de votos, no se correspondió con los pronósticos hechos por el oficialismo cubano. La realidad es que las urnas demostraron una Venezuela prácticamente dividida en dos, polarizada y donde tanto el gobierno como sus opositores tienen millones de ciudadanos que los apoyan. Una nación partida a la mitad, en la que el el enfrentamiento idoológico se exacerba y que parece abocada a una crisis de grandes proporciones.

 

A partir de ahora para la prensa cubana será más difícil hablar de Venezuela como un país de un solo color, de un solo partido. Ya hemos escuchado a las urnas y lo que han dicho dista mucho de la unanimidad -que nos quisieron hacer creer- y del apoyo total a Nicolás Maduro.

Tu cárcel cubana es alegre y bonita

Jorge Ferrer

10 de abril de 2013

 

Con vistas a la venidera sesión de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, donde el gobierno de Cuba será sometido al llamado Examen Periódico Universal, un grupo de periodistas nacionales y extranjeros fueron invitados a pasearse este martes por algunos de los centros penitenciarios de la isla de los centros penitenciarios.

 

Una jugada inteligente, claro, porque cuando uno prepara con esmero una visita siempre acaba ganándose comentarios halagüeños. ¿Quién no ha escondido la… —bueno, no voy a dar ejemplos, pero ya saben—, cuando viene la suegra a comer o a pasar un mes en casa?

 

Pero tampoco hay que exagerar, digo yo. Y lo practico, cosa de no exponerme a esa extensión insufrible de la visita que en Cuba llamamos “perromuerto”.

 

Y ahí es donde me parece que los muñidores de esta excursión por las cárceles cubanas se han pasado de la raya. Sobre todo, cuando el cable de la castrista Prensa Latina se cuela en los periódicos que leen los cubanos. Trabajadores, por cierto, que dicho sea en un aparte, se ha convertido de un tiempo acá en el más interesante de todos los periódicos cubanos.

 

Léase lo que dicen los presos cubanos en la edición de hoy de ese diario:

 

“…nos garantizan la alimentación, la atención médica y condiciones decentes de vida, más allá de algún problema”, señaló Emelina González. (…)
“Soy diabética y para tratarme tengo los medicamentos, glucómetro y una dieta de leche, además me permiten la entrada de frutas y un clínico sigue mi caso cada 15 días, por tanto me siento bien atendida”, ilustró. (…)
“Damos instrucción escolar y capacitación en oficios, con cursos de idioma, culinaria, muñequería, computación, secretaria ejecutiva, apreciación de las artes plásticas, tejido y bordado, en los que nos desarrollamos como monitoras”, precisó.


Por su parte, el habanero de 20 años Ernesto Camacho explicó (…): “Hay muchas actividades y mucho por aprender; aquí me hice soldador y ahora estoy en cursos de albañilería y cocina, además de la Facultad Obrero Campesina para alcanzar el preuniversitario” agregó. (…)
Respecto a las condiciones del centro, destacó el trato que recibe, el sistema de pases, las frecuentes visitas familiares y el apoyo de los militares a cargo de la penitenciaría.
“Los oficiales se ponen a la par de nosotros (¡¡¡sic!!!), y siempre están allí cada vez que los necesitamos; eso nos hace sentir bien, aunque nada como la casa”, dijo.
Morejón añadió que recibe un buen trato y “no hay quejas por la atención médica, el contacto con la familia y las condiciones de la instalación”, la cual no tiene rejas.

 

No se fijen en lo de la «muñequería», que sabe Dios a qué se refiere la reclusa. ¡Y no se me pongan tiernos ni tiernas, malpensadas y malpensados!

 

Más me alarma que llegadas estas animosas nuevas a los estanquillos, decenas de miles de cubanos de entre los que viven en la miseria de los barrios periféricos o los solares de La Habana se pongan a delinquir (más) para ganar ese paraíso donde el gobierno les garantiza la alimentación, los militares los miman tratándolos como a iguales, los glucómetros no les llegan de Hialeah ni Madrid y se reciben cursos de apreciación artística en los que, ¡paradoja!, serán los únicos lugares de la isla donde uno no vea rejas por todas partes.

 

De contra:

 

Leo ahora que Elizardo Sánchez viajará a Ginebra para asistir a la sesión de marras. ¡Firme ahí, veterano! ¡Gánese una medalla!

Libertinaje de prensa

Miriam Celaya

8 de abril de 2013  

 

Nota preliminar a los lectores: Por motivos muy ajenos a mi voluntad no tuve la posibilidad de actualizar el blog por muchos días. La página desdecuba.com estuvo nuevamente hackeada por dos veces y debió ser reparada por Yoani Sánchez y otros amigos, que todavía hoy trabajan en ello. Aquí les dejo un nuevo post y espero se restablezca pronto el servicio completo, gracias a los amigos y un abrazo.

 

Cierto que en Cuba no existe libertad de prensa. En cambio, en su lugar se ha desarrollado, fecundo como el marabú y tan espinoso como éste, el libertinaje de prensa. Se trata de una peculiar manera de “informar” que, por disparatada que resulte (o precisamente por ello), es muy coherente con el sistema.

 

La prensa es uno de los indicadores que con mayor acento evidencia el signo de las transformaciones, una constante que incide incluso en las sociedades como la nuestra, donde rige el secretismo. Los más memoriosos lectores recordarán que durante el período de Castro I asistimos a un periodismo absolutamente triunfalista: todos los hitos económicos de las tres primeras décadas de revolución eran positivos, la producción agrícola y pecuaria crecía cada año; los indicadores de salud, educación, deporte y cultura marcaban una línea ascendente indetenible; las zafras eran mayúsculas; y así ocurría con todos los renglones que anunciaban un esplendor económico siempre tocando a las puertas de cada uno de nosotros, sin que acabara de entrar a nuestras vidas.

 

Ni siquiera la crisis de los años 90’ pudo destruir el espíritu vibrante de un optimismo completamente enajenado; así que la prensa repitió cada frase inspirada y encendida del Magno Orate, y no tuvimos alimentos, ni ropa, ni calzado, ni combustible…, pero sí “dignidad”. También tuvimos la celebérrima batalla por Elián, una de las más resonantes victorias pírricas que registra la Historia de Cuba en la que se emplearon cuantiosísimos recursos mientras la gente se moría del hambre, y poco después tuvimos “Cinco Héroes”… que algún día “volverán”, surgieron las tribunas abiertas de cada sábado por distintos municipios de toda Cuba, dilapidando lo que no teníamos, y se instauraron las aberrantes Mesas Redondas. La prensa tenía la misión de inflar los globos que fundamentaran el indestructible éxito y la indiscutible superioridad del sistema socialista tropical, pese al desplome de la URSS y la brusca desaparición de los subsidios.

 

Pero ha sido bajo el período de Castro II que el libertinaje de prensa ha alcanzado su clímax, sobre todo al calor de la “apertura” marcada por las llamadas reformas del gobierno, donde los parámetros económicos signan el pleno apogeo de una novedosa manera de “informar” en virtud de la cual las cosas no son lo que parecen, sino algo completamente diferente.

 

Eso explica que, por ejemplo, las cifras oficiales reportaban a finales del año 2012 un discreto crecimiento del PIB, y paradójicamente, apenas finalizado el primer trimestre de 2013, sesionó una Reunión Ampliada del Consejo de Ministros en la que se reconocieron males antes inconfesables en la economía cubana: improductividad, ineficiencia, impagos, falta de organización, indisciplina, entre otros, que impidieron el cumplimiento de los planes. Nadie se encargó de explicar esta rara forma de “crecer” siendo improductivos.

 

Recientemente fueron publicados los indicadores de la marcha de la zafra y la producción azucarera, con resultados paupérrimos, e igualmente se ha reportado un decrecimiento en la llegada de turistas extranjeros en el mes de febrero de 2013 (plena temporada pico del alza turística), en comparación con igual período del año anterior. No obstante, la prensa asegura que se mantiene el plan de inversiones en ese “sector priorizado” y que se espera un aumento de los ingresos por ese importante renglón económico.

 

La planta niquelífera de Moa cesó su producción, sin embargo, el General-Presidente insiste en “la necesidad de trabajar para garantizar los ingresos externos seguros”, entre ellos los que se derivan de la exportación de níquel y de azúcar, a pesar de que hace años el país se ve obligado a importar azúcar incluso para cubrir la demanda interna. Según sus propias palabras, “avanzamos a buen ritmo a pesar de los obstáculos”. Con tales noticias parece estar claro hacia dónde es el avance, pero no hay dudas de que ese aquelarre informativo dando bandazos entre el caos y el optimismo es el reflejo exacto de la realidad nacional.

 

En resumen, que la prensa resulta más libertina cuanto más representativa de la “transparencia” al estilo Castro II. Pero no hay de qué extrañarse, según el diccionario de la lengua española algunos sinónimos del vocablo “libertinaje” son: impudicia, obscenidad, indecencia, deshonestidad, desvergüenza, entre otros. Supongo que, conocidos los términos, nadie negará que en Cuba el libertinaje de prensa goza de perfecta salud.

La ineficiencia como virtud

de la prensa oficial cubana

Alejandro Armengol

29 de marzo de 2013

 

Por principio, y desde la época leninista, se estableció que la prensa en un país que avanzaba hacia el comunismo tenía que orientar y cumplir una función ideológica

 

La prensa oficial en Cuba no cumple la función de informar, es más bien un órgano de orientación. Solo que a la hora de desempeñar la función orientativa lo hace mal, tarde y por omisión.

 

No se aparta de otros ejemplos que existieron mientras duró la Unión Soviética y el campo socialista. Es por ello que luce tan anacrónica. Pero lo peor es que resulta inútil salvo por un aspecto: ocupa un lugar. No es que logre ocultar una carencia. Se trata de algo más simple: su ineficiencia contribuye a mantener el statu quo, y en ese sentido su desempeño es perfecto.

 

Desde hace algún tiempo se habla en Cuba de incrementar las denuncias de lo mal hecho, así como publicar y dar a conocer ineficiencias, sobre todo en el campo económico y administrativo. Si bien este esfuerzo —de llegar a producirse realmente— resultaría beneficioso, en el mejoramiento de algunas deficiencias administrativas locales y hasta nacionales, no deja de eludir el problema fundamental. La noticia tiene un valor jerárquico en sí misma, dada por su importancia, las condiciones en que se produce, su singularidad, procedencia y otros factores. La lista podría ser larga, pero hay algo común en todos los elementos: el valor noticioso es intrínseco al hecho y no debe estar determinado o adulterado por factores externos. Para decirlo de forma más simple: la noticia surge o se descubre, pero no se fabrica. Al incurrir en esto último se cae en la tergiversación y el engaño. En el mejor de los casos, se entra en el dominio de la publicidad y la propaganda, pero casi siempre se acaba en el fraude.

 

Distinciones de este tipo tienen un carácter político, y de inmediato puede surgir una contraparte que argumente que en los países democráticos, y en general en el capitalismo —desde las grandes cadenas noticiosas hasta los periódicos de provincias— sobran ejemplos de ocultamiento de informaciones, desplazamiento de noticias importantes a los lugares menos visibles y simple alteración de contenidos. También puede afirmarse que la llamada “objetividad” periodística y el balance informativo se han visto reducidos en los últimos años, en particular por la crisis que impera en la prensa escrita. Es cierto, pero lo que constituye un defecto o una limitación no crea una norma o precepto.

 

Por principio, y desde la época leninista, se estableció que la prensa en un país socialista, que avanzaba hacia el comunismo, tenía que orientar y cumplir una función ideológica. De ahí la asignación de grandes recursos a los periódicos partidistas. Como ocurre en muchos otros aspectos en Cuba, el despilfarro ha sido enorme y los resultados de miseria. La prensa permitida en la Isla —un país con un sistema que a estas alturas no es ni un remedo de socialismo— permanece condenada al lastre de limitar la información a sus ciudadanos, de una forma torpe y con el mayor desprecio. Ni siquiera ha sido capaz de desempeñar esa labor orientadora que siempre ha asumido públicamente.


Salvo la divulgación de leyes y algunos discursos del gobernante, poco más de importancia dan a conocer los dos principales periódicos cubanos. Por otra parte, hablar de la función informativa de la radio y la televisión es un ejercicio estéril.

 

En un periódico de limitadas páginas como Granma, buena parte del contenido informativo no tiene actualidad y otra buena parte está referida a noticias baladíes —en que la intrascendencia del hecho pasa a un segundo plano frente a la conveniencia política de darlo a conocer— e informes que carecen de sustentación, simple repetición de datos ofrecidos por determinada instancia o funcionarios, a los que nunca se les cuestiona o se verifica si lo que dicen es cierto.

A esto se añade una carga de documentos y recopilaciones de lo ocurrido en los largos años del proceso revolucionario, o el relativo corto tiempo que necesitó Fidel Castro para derrotar militarmente al gobierno de Fulgencio Batista, que mejor tendrían cabida en una publicación especializada en temas históricos.

 

En este sentido, Granma actúa como biblioteca y mausoleo anticipado, no como un contenido noticioso. La fuente de información que brindan sus páginas —sin entrar ahora en un cuestionamiento de su calidad y exactitud— es en gran medida del tipo de las que se encuentran en museos y bibliotecas, y su ubicación siempre presente en el sitio en internet de la publicación remite a una reafirmación de poder, que aspira a la eternidad y no al momento. De esta forma, asume una característica que se sitúa en las antípodas del periodismo, especialmente en la época digital, donde el sentido de actualidad se acorta cada vez más.

 

La prensa de hoy, en todos sus formatos, es prensa del instante. Sin embargo, en buena medida, Granma no le dice al lector lo que está ocurriendo, sino le reafirma lo que pasó: es prensa del recuerdo.

 

Junto a la rememoración constante de lo ocurrido en torno al triunfo de Fidel Castro, y una selección de acontecimientos posteriores, con demasiada frecuencia aparecen informaciones que de forma sistemática se refieren a celebraciones, seminarios y actividades bélicas que se realizan en toda la Isla. Por momentos, el más importante diario cubano parece una publicación militar, empeñada en recordarle a los ciudadanos cuánto le deben y dependen de los hombres de uniforme.

 

Tal esfuerzo de propaganda no es nuevo en una nación con un gobierno surgido de una guerra civil, que se ha dedicado a engrandecer las instituciones militares y cuyo gobernante por décadas fue identificado primero como “Comandante en Jefe” y luego como presidente o jefe de Estado; un dictador que dedicaba su tiempo tanto a ordenar expediciones militares lejanas como a explicar el procedimiento mejor para cocinar el arroz, de forma más nutritiva y económica. Este absolutismo de la información dio como resultado que los cubanos estuvieran condenados a ser regidos por un “reportero en jefe”, que por supuesto se consideraba mejor que cualquier periódico. Fue García Márquez quien primero vio esa condición de “reportero” en Fidel Castro, lo único que con adulación y servilismo.

 

Desde el uso del lenguaje de los cuarteles, al hablar de los planes cotidianos del Gobierno y los problemas del país, a la recordación constante de la gesta independentista del siglo XIX, el régimen castrista ha apelado al discurso militar para justificar y fundamentarse ideológicamente. Este marco referencial caduco marca una estrechez de propósitos que ha contribuido a la supervivencia del sistema, pero también a su inoperancia y marasmo. La jerga del soldado convertida en instrumento represivo.

 

Por décadas Granma ha establecido una forma de obtener y brindar un tipo de información restringida, que va de la inercia a una lectura entre líneas y por omisión: lo que no aparece cuenta más que lo que se publica.

 

Para citar un ejemplo actual, en estos dos últimos días la prensa cubana no ha informado sobre la tensión creciente entre ambas Coreas y la amenaza de guerra en la zona. La noticia de que el gobernante norcoreano, Kim Jong Un, ha ordenado a su artillería que se prepare para disparar contra bases estadounidenses en Corea del Sur y en el Pacífico no ha aparecido hasta el momento en la prensa.

 

Para explicar esa omisión solo cabe especular. Lo más posible es que los periodistas estén esperando conocer la posición del régimen cubano en la disputa, que por supuesto será de apoyo a Corea del Norte. Prefieren o están obligados a esperar la información oficial, y no van a afrontar el riesgo de lanzar una posición oficiosa. Y mientras tanto guardan silencio y no publican la noticia. Saben que por años Pionyang ha utilizado sus amenazas como instrumento negociador y quizá también conozcan que pese a la escalada en la crisis, Seúl continúa brindando ayuda humanitaria a Norcorea.

 

Sin embargo, hay una diferencia entre, por una parte, asumir una posición —no solo en un gobierno sino también en un órgano de prensa— y por la otra decir lo que está ocurriendo. Todo en este artículo se refiere al periodismo informativo, no al de opinión (salvo, por supuesto, este propio texto). Y aquí radica el principal problema de la prensa oficial cubana: cuando se convierte a todo lo que ocurre en un argumento ideológico, no se informa sino se interpreta.

 

Este uso de la prensa, establecido desde el inicio por el “reportero en jefe” es no solo perjudicial, sino anti-periodístico en su esencia. De esa forma, se contribuye no solo a que el lector esté poco informado, sino que se le limita su capacidad de análisis.

 

Se puede argumentar también que con los problemas cotidianos que enfrentan los cubanos —desde la falta de agua hasta la búsqueda diaria de algo que llevar a la mesa— el conocer de otra crisis más entre las dos Coreas queda fuera de su interés, y agregar que en la mayoría de los países capitalistas la población no solo desconoce sino que tampoco le llama la atención este tipo conflicto, por lo menos hasta el momento en que comienzan a caer las bombas. Es cierto, pero entre ese adocenamiento por el consumo, la inercia y hasta la crisis mundial, y la imposición de la estulticia hay más de una diferencia.

 

Ser cultos no necesariamente nos hace libres, en más de un sentido, pero sí ser libres nos posibilita estar mejor informados. Es cierto que en el mundo actual las limitaciones para ser libres son muchas, pero no por ello hay que aceptar la condena que representa tener a Granma como el órgano oficial de la prensa en Cuba.

Internet, Public Space and Contention in Cuba. Marie Laure Geoffray
Blogosfera y activismo en Cuba.
This paper explores the Cuban case to understand how contentious voices have managed to bridge asymmetries of access to public space thanks to their critical use of new information and communication technologies (NICTs) Internet. I argue that we need to look at how contentious uses of NICTs have reinforced existing processes on the island, while creating new channels of expression and linkage.
The paper was produced by Marie Laure Geoffray during her post-doctoral Fellowship at desiguALdades.net from 11/2010 to 03/2012.
DESIGUALDADES-WP-Geoffray.pdf
Documento Adobe Acrobat 1.2 MB

Y así pasan los días...

Fernando Ravsberg

21 de marzo de 2013

 

...las semanas, los meses y los años sin que Cuba alcance la prometida informatización de la sociedad. Atrás queda el debate sobre internet social o particular, la mayoría de los internautas ya aceptan cualquier opción con tal de que haya acceso.

 

Yo continúo intentando que algún directivo del Ministerio de las Comunicaciones me responda sobre la situación de internet en Cuba. Es verdad que sus acólitos siempre me advierten que no me acerque pero mi optimismo me llevó otra vez a insistir.

 

Logré interceptar a uno de los viceministros en la inauguración de la XV Feria de Informática. Me decidí porque es un hombre bastante joven y un colega cubano me aseguró que “este le sabe al tema”, aclarando así que no se trata de un simple burócrata.

 

He de reconocer que tiene formas más corteses y amables que otros directivos que he conocido en el pasado pero al final la respuesta sigue siendo en esencia la misma: no voy a hacer declaraciones, este no es el lugar, en otra ocasión, etc, etc, etc.

 

Fue una verdadera lástima que se negase a hablar porque quería preguntarle sobre un tema que preocupa a la gran mayoría de los internautas cubanos: las dificultades para conectarse a la red y la lentitud extrema para navegar, mayor incluso que años atrás.

 

La compañía telefónica Etecsa advertía en su último comunicado que la existencia del nuevo cable submarino “no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso”, lo que nunca dijo es que estas posibilidades se reducirían de la manera que lo han hecho.

 

Mi intención al acercarme al viceministro era confirmar o descartar algunos de los rumores que circulan por la isla, especulaciones sobre las razones por las cuales cada día aumentan más las dificultades para lograr una mínima conexión a internet.

 

Cuando hablo de lentitud extrema en la navegación, me refiero a que bajar un video es totalmente imposible, abrir fotos se puede tardar entre diez y 15 minutos y para revisar unas 20 páginas informativas se necesitan alrededor de tres horas.

 

Como siempre están quienes achacan todas las dificultades al bloqueo de Estados Unidos, mientras los opositores nos aseguran que es un complot del gobierno para monopolizar la información. Sin embargo, hay un tercer grupo que reconoce una crisis técnica.

 

Los dos primeros discursos no necesitan mayor explicación, los venimos escuchando desde siempre y se centran en que todo está bien o todo está mal. Como contrapartida la mayor parte de los especialistas que consulté consideran que se trata de dificultades tecnológicas.

 

Una de las fuentes me explicó que esta vez no tiene que ver con el cable de Venezuela, que al parecer no funciona pero tampoco molesta. Ahora habría también un problema con las redes y sistemas internos de la isla, que habrían comenzado a fallar.

 

Según la “versión tecnológica”, los equipos cubanos están tan obsoletos que ni siquiera hay repuestos para ellos. Así se ha ido reduciendo su capacidad y reagrupando a los usuarios en lo que queda funcionando, lo cual explicaría la creciente lentitud.

 

Empiezo a entender el significado del comunicado de Etecsa cuando expresaba que harán falta más “inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones”.

 

Fueron cuatro párrafos en los que no se miente pero en los que hay hacer magia para enterarse de la verdad.

 

Algunos especialistas coinciden en que las roturas continúan agravándose y aseguran que la única solución pasa por la total modernización de la infraestructura interna, lo cual implicará una enorme inversión de dinero y de tiempo, además de molestias para los usuarios.

 

Lo cierto es que a pesar de las inversiones del Estado en ese sector, cada día que pasa existe una peor conectividad. La lentitud es un hecho pero las causas que la provocan son imposibles de confirmar con las autoridades del Ministerio de las Comunicaciones.

 

Todo lo que tiene que ver con internet se mantiene en el mayor de los secretos, el cable submarino continúa en fase de “pruebas”, se habla de nuevas inversiones sin dar detalles y sobre todo se insiste en que hay que tener paciencia, en espera de un “crecimiento paulatino”.

 

Como en aquella vieja canción, a lo mejor estamos perdiendo el tiempo pensando. Al fin y al cabo los internautas cubanos seguirán frente a la pantalla de sus computadoras desesperando mientras el Ministerio continúa contestando, quizás, quizás, quizás.

Nota de Manuel Castro Rodríguez: En su informe anual sobre el estado de internet correspondiente a 2010, la consultora Akamai Technologies informaba que la velocidad de conexión en Cuba era inferior a 95 Kbps, el segundo peor lugar mundial después del archipiélago Mayotte, con solo 56 Kbps. Y la situación no ha cambiado desde entonces. El acceso, que está restringido a entidades y personas autorizadas expresamente por el Estado cubano, cuesta por mes unos 222 pesos cubanos, equivalentes a 9,25 dólares estadounidenses -aproximadamente la mitad del salario promedio nacional. Las entidades extranjeras que desean acceder aeste servicio deben abonar entre 300 y 400 dólares.

 

Pese al extendido consenso de que esa anomalía se debe al embargo, lo cierto es que después del ciclón Andrew de agosto de 1992, la ITT (hoy ATT) obtuvo autorización de Estados Unidos para ofrecerle a Cuba la reparación del cable submarino analógico dañado por esa tormenta y la instalación de otro de fibra óptica, pero Fidel Castro solo permitió la reposición del cable analógico, el cual mantuvo por un tiempo sin darle uso alguno. Actualmente parece repetirse la misma historia. Desde hace un año existe un cable submarino de fibra óptica extendido desde Venezuela –cuya instalación fue mucho más costosa que la ofrecida por la empresa estadounidense 20 años atrás–, pero hasta ahora no se ha autorizado su uso para mejorar la conectividad de todo el país.

El estado de Internet.pdf
Documento Adobe Acrobat 2.7 MB

Para comprender por qué en la Cuba de los hermanos Castro la inmensa mayoría del pueblo no tiene acceso a internet, véase aquí

TeleSur sí, internet no

Iván García

12 de febrero de 2013

 

Los guardianes ideológicos del régimen se resisten a permitir la libertad de información.

 

Todavía no puede verse en vivo un partido de Los Angeles Lakers o seguirse la CNN. Al menos desde casa. Pues desde hace años, en los televisores del lobby de cualquier hotel cubano, se transmiten juegos de Grandes Ligas o la Televisión Española.

 

De cualquier modo, la cerrada y absurda política informativa que con puño de hierro ejecutan los guardianes ideológicos del Partido Comunista ha venido sufriendo lentos cambios en la última década.

 

Primero fue la retrasmisión de las ligas europeas de fútbol —las Copas del Mundo se venían trasmitiendo en vivo desde 1982—. Los domingos, en un programa deportivo del canal Tele Rebelde, se pasaban partidos del circuito Grand Slam de tenis, carreras de Fórmula Uno y extravagantes competencias de forzudos cargando troncos.

 

También podían verse partidos de baloncesto de la Liga ACB española, e incluso los últimos clásicos entre el Barça y el Real Madrid se han emitido en tiempo real.

 

Por otra parte, debido al embargo, las autoridades estadounidenses no han podido multar a Cuba por la emisión de enlatados, competiciones deportivas o filmes made in USA. Sin pagar un centavo, La Habana pasa por la tele lo mismo decenas de películas de la peor factura que series de excelente realización.

 

Sin embargo, en lo referido a la información, los cubanos menos duchos han tenido que conformarse con extractos editados por la tijera de un riguroso talibán ideológico.

 

La información

 

A partir del domingo 20 de enero, los autócratas de verde olivo autorizaron a TeleSur, ese canal multinacional creado con capital del gobierno de Hugo Chávez, a trasmitir 14 horas diarias en la Isla.

 

Al resquicio que el régimen abre a su férreo control informativo, se suman las redes ilegales de canales de TV por cable que pululan en el país. Cuestan 10 pesos convertibles al mes, el salario quincenal de un profesional de calibre. También existe el negocio con las cuentas de internet. Se venden a 2 cuc la hora. Es cierto que navegar a 48 kilobytes resulta desesperante. Pero muchos jóvenes, deseosos de leer noticias sobre moda, artistas, música y deportes, o acceder a Twitter y Facebook, se arman de paciencia.

 

Por supuesto, las prioridades informativas pasan a un segundo plano para la mayoría de los cubanos de a pie, enfocados en resolver comida o reparar sus viviendas. A un amplio segmento de la población le resulta más importante hacer la cola en una pescadería que saber lo que ocurre o lo que se opina en el mundo.

 

Mucha gente ni siquiera compra ya el periódico Granma. Algunos lo adquieren por la cartelera de televisión o como sustituto del papel sanitario.

 

Así que, todavía hoy, quienes quieran estar bien informados, lo primero que deben tener es un buen radio de onda corta.

 

La BBC, VOA, Radio Exterior de España, Radio Nederland o Radio Francia Internacional son emisoras que se escuchan bien y que proporcionan argumentos objetivos e historias diferentes a las contadas por los medios oficiales, controlados por el Gobierno.

 

Radio Martí tiene una programación de 24 horas, y en distintos espacios participan periodistas independientes, blogueros y opositores residentes en el país junto a exiliados anticastristas. Pero es censurada mediante una interferencia tan fuerte que dificulta su audición.

 

TeleSur, por su parte, está lejos de suplir los requerimientos informativos. Pero del lobo, un pelo. Sobre todo después de conocerse que ya está operativo el cable de fibra óptica que permitiría a la Isla conectarse a la red a una velocidad decente.

 

La historia del cable es un conocido culebrón. Funcionarios bajo investigación policial, presuntos desfalcos y una trama de corrupción en una inversión de 70 millones de dólares. Desde que en febrero de 2010 quedamos conectados al estado venezolano de La Guaira, poco se había sabido del cable.

 

ETECSA, única empresa cubana de telecomunicaciones, ha informado que debido a lo costoso de las nuevas inversiones, aquéllos que reclaman una conexión rápida a internet desde sus casas, deben esperar.

 

Pero si de algo se están cansando los cubanos, es de esperar.

Propuestas para una refundación

de la prensa cubana

Espacio Laical

 

Nota de Manuel Castro Rodríguez: Continuando con su línea de colaborar con la tiranía castrista para poder obtener espacios político, educacional, cultural y económico, el arzobispado de La Habana a través de Espacio Laicalha convocado a un grupo de conocedores para que brinden sus opiniones sobre este importante asunto. Participan: el politólogo Esteban Morales, el Premio Nacional de Periodismo Luis Sexto, el investigador Jorge Gómez Barata, el periodista Justo Planas, el sociólogo Aurelio Alonso y el periodista y corresponsal de la BBC en Cuba, Fernando Ravsberg”. Por supuesto que al arzobispado de La Habana no le interesa conocer lo que opinan los periodistas cubanos independientes y mucho menos los periodistas cubanos exilados.

 

Véase http://profesorcastro.jimdo.com/la-jerarquía-católica-y-la-dictadura-de-castro/

 

Todo esto se enmarca en el proyecto del régimen militar que tiraniza a Cuba de que: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

Propuestas para una refundación de la prensa cubana
Continuando con su línea de colaborar con la tiranía castrista para poder obtener espacios político, educacional, cultural y económico, el arzobispado de La Habana a través de Espacio Laical “ha convocado a un grupo de conocedores” sobre la “cuestión de la prensa en Cuba”. Entre los convocados por el arzobispado de La Habana no hay un solo periodista independiente cubano. Todo esto se enmarca en el proyecto del régimen militar que tiraniza a Cuba de que: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.
Prensa Espacio Laical.pdf
Documento Adobe Acrobat 160.8 KB

Sueño con serpientes de mar

Fernando Ravsberg

31 de enero de 2013

 

Finalmente se decidieron a hablar del cable telefónico submarino, desaparecido de los discursos oficiales y de la prensa nacional desde hace un par de años. Dicen que ya lo están probando pero alertan que no nos hagamos ilusiones porque habrá que seguir esperando.

 

“En la paz como en la guerra, mantendremos las comunicaciones”, esa es la consigna oficial del Ministerio del ramo pero su labor ha sido siempre tan deficitaria que el humor del cubano adaptó el lema a la realidad, afirmando que “mal tendremos las comunicaciones”.

 

Pero de todos los fiascos el del cable telefónico submarino es sin lugar a dudas el más sonado. Sin embargo, el escueto comunicado oficial de la telefónica cubana no explica las razones por las cuales la empresa tardó 2 años en poder hacer las pruebas operacionales.

 

El secretismo durante este larguísimo periodo de gestación ha provocado muchas especulaciones, acrecentadas por los reemplazos de dos ministros de comunicaciones y dos de sus vices. Podría tratarse de puras coincidencias pero en política estas no abundan.

 

Los rumores mencionan una estafa millonaria en la que estarían implicados funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones y de la empresa telefónica Etecsa. Al parecer el negocio fue comprar materiales más baratos a costa de reducir la conectividad.

 

Testigos presenciales me informaron de que varios directivos de la compañía telefónica salieron esposados de sus oficinas y de otros que andarían huyendo por el mundo. Sin embargo, oficialmente insisten en hablar como si no hubiera ocurrido ningún problema.

 

El ministerio y Etecsa deberían ofrecer una explicación a los ciudadanos porque ese cable costó US$68.370.141, lo que implica que cada familia cubana pagó US$20, para lograr tener 640 gigabytes, ampliando hasta 3 mil veces la actual conectividad.

 

Ese cable no pertenece a Etecsa porque la empresa telefónica no es dueña ni de sí misma, siendo estatal es propiedad de toda la nación. Sus directivos tienen la obligación de explicar a la ciudadanía en que se gastan el dinero y por qué los proyectos se demoran.

 

Para la telefónica y el ministerio sería muy sencillo eliminar rumores, basta escribir un nuevo comunicado aclarando que se compraron los materiales debidos, que ninguno de sus funcionarios es sospechosos de corrupción y que el cable tiene los gigabytes prometidos.

 

Durante 2 años la escasa información sólo vino del exterior. En mayo del 2012, el ministro de Ciencia y Tecnología de Venezuela, Jorge Arreaza, informó públicamente que el cable telefónico submarino ya estaba operativo. Sin embargo, el silencio cubano continuó inmutable.

 

Hace un par de semanas, una compañía estadounidense que supervisa internet, informó que detectaron mayor actividad en Cuba, a una velocidad por debajo de los 400 milisegundos, que solo podía corresponder a una transmisión por cable.

 

Ante la evidencia Etecsa se confiesa: “Desde el pasado 10 de enero se comenzaron a ejecutar las pruebas de calidad de tráfico de Internet sobre dicho sistema. Las mismas se realizan utilizando tráfico real desde y hacia Cuba, con el fin de normalizar esta vía de comunicación”.

 

El mensaje contiene una gran sorpresa, el cable submarino “está operativo desde el mes de agosto del 2012, inicialmente cursando tráfico de voz correspondiente a telefonía internacional”. Por lo menos ya se sabe que sirve para hablar por teléfono.

 

Respecto a internet la empresa nos lanza otra vez a las tinieblas del misterio cuando nos advierte que “no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso”. Es decir que ni siquiera cuando esté operacional habrá amplia conectividad.

 

Al parecer Etecsa quiere hacer las cosas despacio y con mucha calma porque tiene “el propósito de lograr el crecimiento paulatino”. Verdaderamente si su objetivo inicial era avanzar lentamente nadie puede negarles que han tenido bastante éxito.

 

Ahora aducen que harán falta más “inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones y aumentar los recursos en divisas”. Tras leer esto los cubanos bromean diciendo que piden más dinero porque el del cable no alcanzó para todos los bolsillos.

 

Ciertamente no parece muy sensato entregarles más recursos financieros de la nación. Lo mínimo que se les puede pedir es que antes expliquen cómo se gastaron los US$ 70 millones y presenten un plan detallado que establezca claramente objetivos, plazos y resultados.

Así se engaña a los cubanos

Pablo Alfonso

30 de enero de 2013

 

Desde hace 54 años los cubanos están sometidos a una campaña de desinformación diaria y sistemática.

 

No es cosa de juego eso de vivir en una isla, encerrados dentro de la visión del mundo que dibuja, o mejor dicho, desdibuja, la dictadura castrista.

 

Es enajenante vivir cada día sin conocer y comparar cuán semejante o diferente es el mundo al que nos asomamos a través de la prensa que leemos, la radio que escuchamos o la televisión que vemos.

 

Esta pareja de párrafos introductorios se me escaparon de entre los dedos, cuando esta mañana leí el titular de Granma: Llegó Raúl a la Patria. Dicho así, con el estilo patriotero de una consigna, el titular recordaba otras oportunidades en que el jefe del gobierno regresaba al país luego de un viaje al exterior. Sólo cambiaba el nombre. Entonces era Fidel.

 

El órgano oficial del Partido Comunista elogió la presencia del general presidente en Santiago de Chile en la Cumbre de la CELAC, y le dijo a sus lectores: “Durante estas jornadas, Raúl mantuvo intercambios con casi todos los mandatarios de América Latina y el Caribe, así como con algunos representantes de países europeos”.

 

Falso. Falso de toda falsedad. En la Cumbre de la CELAC participaron 33 mandatarios latinoamericanos y caribeños. Raúl Castro sostuvo encuentros bilaterales con los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de México, Enrique Peña Nieto; de República Dominicana, Danilo Medina; de Colombia, Juan Manuel Santos y de Costa Rica, Laura Chinchilla.

 

Una docena de jefes de estado de Europa asistieron a la cumbre Unión Europea-CELAC. Raúl Castro sólo tuvo un encuentro bilateral con el mandatario de Serbia, Tomislav Nikolic y con el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

 

Esas informaciones están en la prensa internacional que cubrió el evento de Santiago de Chile, pero los cubanos no tienen acceso a una información abierta y libre. A ellos Granma los engaña y les dice que Raúl fue recibido casi como un héroe legendario en Chile.

 

Al engaño contribuyó, con un rostro de consumado jugador de póker profesional el canciller Bruno Rodríguez de la Parrilla.

 

El ministro cubano de Relaciones Exteriores le contó a Telesur y a la televisión cubana que la reunión de Raúl con el presidente de Chile Sebastián Piñera duró casi una hora y su tema central fue la transferencia de la Presidencia Pro Témpore de la CELAC a Cuba.

 

“Para mí, dijo Rodríguez de la Parrilla, la reunión fue fascinante porque se dedicó mucho tiempo a hablar de la etapa insurreccional de la Revolución Cubana, de los sucesos del Moncada, del desembarco del yate Granma, de la lucha en la Sierra Maestra, sobre lo cual nuestros interlocutores mostraron un conocimiento sorprendente”.

 

Así, con toda tranquilidad Rodríguez de la Parrilla le cuenta a los cubanos que el presidente de Chile y su canciller, están interesados en los tiroteos de hace más de medio siglo, ocurridos en las montañas cubanas, y convertidos en gestas militares heroicas por obra y gracia de la propaganda castrista.

 

¿Verdad que hay que tener la cara especial para contar semejante bobería?

Crónica. Un mes y un día en la oposición

Alejandro Hernández Real

29 de enero de 2013

 

Detenciones, expulsión del trabajo, problemas familiares: el autor cuenta su vida en la oposición pacífica.

 

Son las diez y media de la noche. Mi esposa duerme en un banco de una terminal. Una mochila le sirve de almohada y un pulóver mío cubre su cara, obligándome a pensar que con solo 17 años prefiere no ver, quizás no despertar.

 

Yo utilizo como pretexto para no dormir la máxima martiana: “El sueño es culpa mientras falte algo por hacer”. Pero estamos agotados. Han transcurrido apenas ocho horas desde nuestra última detención, y un mes y un día desde que empezáramos como activistas de la Alianza Democrática Oriental (ADO).

 

Como joven enamorado que quiere recordar las fechas importantes vividas con su pareja, utilizo una libreta para tomar apuntes, y así, cronológicamente, llevo conmigo lo sucedido desde que me inicié como activista, de la mano de Rolando Rodríguez Lobaina, a quien conozco desde 2009.

 

Un par de entrevistas concedidas a los programas de radio “Barrio Adentro” (Radio República) y “Contacto Cuba” (Radio Martí) fueron mi bautizo. Quisieron entrevistarme porque fui uno de los estudiantes que en 2008 interpeló en la Universidad de Ciencias Informáticas al presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón de Quesada, cuando terminó su conferencia sobre la importancia del voto unido. En un país con un sistema político unipartidista, donde históricamente el Estado ha llevado a cabo una política represiva contra los que intentan materializar el concepto de revolución, nada me podría sorprender.

 

Apenas un mes después de las entrevistas radiales me expulsaron definitivamente del Ministerio de Salud Pública, al cual pertenecía como trabajador del Hospital General Docente Octavio de la Concepción y de la Pedraja, del municipio de Baracoa. En un período de tres años y siete meses trabajé como Jefe del Departamento de Informática, sin ser cuestionado por ninguna indisciplina. Motivo de la expulsión: dos ausencias injustificadas al centro laboral, que aparecieron justamente a los tres días de mis intervenciones en la radio.

 

Camino a Guantánamo y a Santiago

 

A los pocos días, un amigo, mi esposa y yo, iniciamos una marcha desde el parque Hatuey, de la ciudad de Baracoa, hasta Guantánamo. Nuestra motivación era exigir libertad de expresión.

 

Salimos a las 2:30 de la madrugada, sin dinero ni alimentos. Caminamos más de 153 kilómetros comiendo guayabas, mangos verdes, y tomando agua de manantiales naturales. Llevábamos colgando del cuello, a la altura del pecho, un pedazo de cartón donde podía leerse: “Queremos libertad de expresión”.

 

Muy cerca de Imías, a las 10:30 de la mañana, fuimos interceptados en una comunidad conocida como La Chivera por un Primer Teniente y un Capitán de la Seguridad del Estado, quienes junto a otros oficiales nos detuvieron y trasladaron en una patrulla hasta la Unidad Municipal de Policía, donde nos quitaron el cartón con nuestro mensaje. Nos redactaron a cada uno un acta por alteración del orden público, y a las 9:00 de la noche nos pusieron en libertad muy cerca del parque donde iniciamos la marcha, no sin antes ser sometidos a interrogatorios por parte de oficiales de la Seguridad del Estado.

 

Estábamos nuevamente en Baracoa. Al menos no teníamos que preocuparnos por el dinero para el pasaje de regreso.

 

Pero al día siguiente partimos otra vez, esta vez en guagua. Rolando Rodríguez Lobaina, entre otros activistas de derechos humanos, nos esperaba en Guantánamo. Pasamos unos días paseando por la ciudad, con el temor de ser deportados y bajo la presión que ejercen siempre algunos vecinos, encargados por la Seguridad del Estado de vigilar e informar. Alguna que otra tarde jugamos dominó e intercambiamos ideas sobre nuestra lucha y los vericuetos de la democracia. Así pasó el tiempo, disfrutando de un privilegio que no pueden quitarnos, el de escoger a nuestros amigos.

 

Pasadas unas semanas nos encaminamos a Santiago de Cuba, pero nuestro jeep fue detenido a la salida de Guantánamo por la Seguridad del Estado, en el punto de control policial conocido como Río Frío. Sin ninguna explicación, fuimos trasladados a Operaciones, y se nos negó la posibilidad de saber qué sucedería con nosotros.

 

Conocí Operaciones tal y como me la habían descrito, un perfecto centro de tortura. Allí permanecí hasta el día siguiente, encerrado en una celda tapiada, de las que solo me sacaban para someterme a los interrogatorios que sufren todos los detenidos que se encuentran allí.

 

Me metían en un cuarto helado, para amedrentar el espíritu, y un graduado de la escuela de la contrainteligencia (G2), arropado hasta la copa del materialismo dialectico de Marx y Engels (para mí, fidelismo más que otra cosa), se encargaba de lanzarme preguntas suspicaces para comprobar hasta dónde estaba dispuesto a luchar o si aceptaría ser reclutado como chivato. Al día siguiente fuimos repatriados de nuevo a nuestra ciudad de Baracoa.

 

La represión

 

A los pocos días mi mujer se puso enferma y tuvo que acudir al hospital donde yo trabajaba antes de que me echasen. Los custodios no me permitieron entrar porque así lo había establecido la dirección del centro. Rogué, pero no hubo forma de que me dejasen pasar.

 

En esa ocasión no fui arrestado, pero sí a los pocos días, cuando participé en una marcha en homenaje al primer aniversario de la resistencia cubana. Guiados por el Coordinador General de la ADO, Rolando Rodríguez Lobaina, partimos desde la barriada de La Laguna junto a otros miembros de la oposición, gritando consignas antigubernamentales y exigiendo libertad plena para los cubanos. Pudimos caminar varias cuadras hasta que fuimos interceptados por numerosas fuerzas de la policía nacional y la Seguridad del Estado. Nos llevaron a la unidad de policía ubicada en La Punta, en la misma ciudad. Permanecí allí con otros activistas hasta el mediodía del día siguiente. Después supe que a los otros los enviaron a Guantánamo.

 

Además de estas acciones represivas he tenido que vivir la más cruel de las represiones, la de mi propia familia. Soy hijo de personas integradas al proceso castrista, mis padres son militantes del Partido, mi hermana pertenece a la Unión de Jóvenes Comunistas. Mis inclinaciones a favor de un cambio hacia la democracia en Cuba han creado fuertes contradicciones en el seno de la familia, hasta el punto de tener que irme a dormir en casas de amigos, estaciones de transporte, o incluso en la calle.

 

Lo mismo le ha pasado a mi esposa. Sus padres la echaron en seguida de casa porque no quieren tener problemas con el gobierno. Su madre es doctora y no quiere que suspendan su misión en el extranjero; con esa misión pueden arreglar algunas cosas del hogar.

 

No sé si voy demasiado rápido en esto de formar parte de la resistencia pacífica, pero lo que he vivido en este mes da una idea de lo tanto que han pasado todos aquellos que se levantan cada mañana, como yo, para arreglar este redil en el que nos obligan a vivir.

Cable óptico Venezuela y Cuba: operativo pero no funciona


25/05/2012 - 16:35:31

 

VOA.- El cable de fibra óptica que enlaza a Venezuela y a Cuba está absolutamente operativo, según dijo el ministro de Ciencia y Tecnología venezolano, Jorge Arreaza en un encuentro con medios internacionales; pero la lentitud con que los cibernautas cubanos se conectan a la internet, eso es “asunto soberano” de Cuba, explicó el funcionario.

 

El gobierno de Raúl Castro oficializó el pasado febrero la recepción del cable submarino, que debería haber multiplicado la velocidad de transmisión de datos, imágenes y voz por 3.000.

 

La instalación está a cargo de la empresa franco-china Alcatel Shanghai Bell a un costo estimado en $70 millones. El cable, con una extensión de 1.630 kilómetros, va desde la playa de Camuri en Venezuela a Siboney en Cuba, pero se ha extendido a Jamaica y probablemente se extenderá aún más hasta Haití y República Dominicana.

 

Se supone que el cable sustituiría la vieja y lenta conexión satelital que Cuba utilizaba desde 1996, cuya modificación requería licencia del departamento del Tesoro de Estados Unidos, que mantiene un embargo contra la isla desde hace 50 años.

 

No obstante los cubanos con acceso a internet no han notado ninguna mejora.

 

Conectarse a internet en Cuba es una operación que desafía la paciencia de cualquiera... se puede tardar varios minutos en lograr que baje la página más sencilla y hasta horas para obtener un vídeo o un archivo que simplemente contenga imágenes”, dice uno los internautas entrevistados.

 

Por ejemplo, para los cubanos, YouTube es irrelevante porque no se puede ver; un video de 500 megabytes tarda en descargar entre 28 y 46 horas desde iTunes; artistas y fotógrafos  aseguran que es casi imposible ver en línea el trabajo de otros y las personas prefieren intercambiar fotos digitales usando tarjetas de memorias antes que enviarlas por correo electrónico.

 

Desde el principio, el gobierno aseguró que hospitales y universidades tendrían prioridad en la conexión al nuevo sistema así como el uso que fuera considerado de interés público. Los millones de cubanos con poco o ningún acceso a internet en sus casas tendrían que esperar.

 

Ramón Linares, viceministro de Informática y Comunicaciones de Cuba, dijo a principios de del año que “el despliegue de la conectividad no se resuelve de un día para otro, porque cuesta mucho dinero y son necesarias otras inversiones”.

 

Para el comunicólogo venezolano Antonio Pasquali, la afirmación de Linares explica sólo en forma parcial por qué el cable no se traduciría necesariamente en acceso a internet para todos los cubanos, mientras que podría tener otros usos no declarados públicamente por las partes.

 

Es cierto que el último kilómetro de internet es siempre una línea de teléfono. Cuba es uno de los 13 países del planeta que ha perdido densidad telefónica en los últimos veinte años. Las redes civiles están peor que cuando las dejó (Fulgencio) Batista. (Sin embargo) otra cuestión es si van a abrir políticamente a los cubanos al mundo “, indicó.

 

Las teorías de por qué no funciona el cable van desde que “se lo comieron los tiburones” hasta señalar  que los involucrados en el proyecto se robaron el dineros y están presos.

 

Los más serios indican que la capacidad del cable está sobredimensionada, pero de todos modos, también está destinada a prestar servicios a las operaciones de espionaje electrónico chinas en Cuba, específicamente a la Base Titán China, en Bejucal, provincia de La Habana, y al otro centro de escuchas chino localizado en Santiago de Cuba.

 

Preguntado por el uso de ese cabe en la isla, el ministro Arreaza se limitó a decir “Esta es una pregunta que tiene que hacerle al gobierno cubano”.

 

A Venezuela, agregó Arreaza, “como todo cable submarino, nos da acceso, nos libera conexiones, nos da nuevos caminos para interconectarnos”.

 

Pero quizá no es el caso para  los cubanos.

Eduardo del Llano juega con la cadena

Manuel Castro Rodríguez

 

Eduardo del Llano es un realizador cubano que acostumbra a jugar con la cadena, pero sin atreverse a tocar al mono. Y cuando despierta alguna preocupación en los medios oficiales, sabe dar marcha atrás. Por ejemplo, el corto Monte Rouge

Tal parece que a Eduardo del Llano le llamaron la atención, dado que salió publicada esta entrevista en el sitio oficialista La Jiribilla, donde Eduardo del Llano arremete contra el exilio cubano.

 

En entrevista exclusiva para La Jiribilla, Eduardo del Llano desmiente las manipulaciones de las que ha sido objeto su corto de ficción Monte Rouge 

No se me ocurriría nunca atacar a la Revolución

Nirma Acosta • La Habana

 

http://www.lajiribilla.cu/2005/n199_02/199_29.html

 

“A mí no se me ocurriría  nunca atacar a la Revolución, a Martí, Fidel, son cosas más sagradas.  Todo el mundo sabe lo importante que ha sido el trabajo de la Seguridad cubana que incluso ha evitado más ametrallamiento de gente y sabotajes, o sea, todo eso que han hecho las lanchas de Miami, en los campos de caña y las otras mariconá. La Seguridad ha evitado muchas de esas cosas, son la gente nuestra que han estado presos en las cárceles norteamericanas, por ejemplo, los Cinco héroes... Yo jamás juzgaría a la Seguridad cubana. De pronto me pareció tan obvio que no pensé en algún efecto contrario.”


 

El corto de video Monte Rouge, debut de Eduardo del Llano como director, ha sido el tema mal llevado y traído de los últimos días en algunos medios de prensa en Internet que se empeñan en asegurar que la cinta ha sido prohibida en la Isla y se distribuye “clandestinamente” entre los cubanos.

 

Del Llano, también guionista de la historia, autor de novelas bien conocidas como Aventuras del caballero del Miembro Encogido, Los doce apóstatas, Virus,