Los hermanos Fidel y Raúl Castro, 

cómplices de los narcotraficantes

Cuban narco-trafficker in the Summit of the Americas?

 

Juan C. Varela

President of Panama

 

President Varela:

 

Don’t you know that Fidel y Raúl Castro have been implicated in drug trafficking? For example, according to The New York Times:

 

In his second day of testimony at the Federal Court trial of Gen. Manuel Antonio Noriega, the witness, Carlos Lehder Rivas, said he met twice in Havana with Gen. Raul Castro, Cuba’s Minister of Defense, to gain permission for cocaine shipments to fly over Cuban territory on their way to Florida.”

 

Who was Carlos Lehder Rivas? He was one of the founders of the Medellin Cartel. When he was captured, he was one of the principal chiefs of the drug cartel.

 

After Colombian Minister of Justice Rodrigo Lara Bonilla was assassinated, then president of Colombia Belisario Betancur announced that he would be willing to extradite the nation’s wanted drug-traffickers. In 1987, Carlos Lehder Rivas was captured and extradited to the United States. At the time, his arrest and extradition was the hardest to beat drug cartel. He was tried on drug-smuggling and racketeering charges.

 

The American fugitive Robert L. Vesco died in November 2007 in Cuba. He was wanted in the United States for crimes ranging from securities fraud and drug trafficking to political bribery. He was protected by the Castro brothers since 1982. Fidel Castro said in 1985 that Cuba allowed Vesco to come for medical treatment, accusing U.S. officials of persecuting the fugitive. Cuban dictator did not specify the nature of the medical problems of Vesco.

 

A U.S. federal grand jury indictment accused Vesco of working with Carlos Lehder Rivas to win Cuban permission for drug flights over the island. According to the indictment, Vesco obtained approval from Cuban authorities for this arrangement. Cuban Air Force General Rafael del Pino, who defected in 1987, reported that all the planes flying over Cuba that veered off from the approved air corridors for commercial and private aircraft had to be cleared with the office of Raúl Castro at the Ministry of the Revolutionary Armed Forces.

 

According to ABC News:

 

Federal prosecutors in Miami were prepared to indict Raul Castro as the head of a major cocaine smuggling conspiracy in 1993, but the Clinton Administration Justice Department overruled them, current and former Justice Department officials tell ABC News. The officials say Castro, as Cuban Defense Minister, permitted Colombian drug lords to pay for the use of Cuban waters and airstrips as staging grounds for smuggling runs into the United States in the 1980s and early 1990s. ‘It was a major investigation involving numerous witnesses that was killed at the highest levels in Washington,’ said a former Justice Department official with direct knowledge of the case. ‘There were numerous national security and intelligence issues that would have made the case difficult,’ said Tom Cash, the former head of the Drug Enforcement Administration office in Miami.  Convicted Colombian drug boss Carlos Lehder of the Medellin cartel testified in a 1991 federal trial that he met twice in Havana with Raul Castro to arrange safe passage for cocaine flights over Cuban airspace. The draft indictment, as described by a former Justice Department official who saw it, listed Raul Castro as the leader of a conspiracy involved in smuggling seven and a half tons of cocaine into the United States over a 10-year period. At least a dozen other Cubans were also to be indicted…”

 

There are well known links between the Colombian guerilla groups and the cocaine trade. For decades, Fidel y Raúl Castro have been implicated in narco-trafficking. For example, in July 1982 was published Havana’s Drug-Smuggling Connection:

 

U.S. intelligence received the first informant reports as early as 1975. Scattered, largely unsubstantiated, they were greeted with skepticism. But by the fall of 1981 the proof was undeniable: in return for massive payoffs, Fidel Castro was providing the protection of Cuban ports and territorial waters to major drug smugglers shuttling between Latin America and the southeastern United States

 

…in later 1975, some of Colombians's largest drug smugglers met secretly in Bogotá with Cuban Ambassador Fernando Ravelo-Renedo to negotiate a release of their ships and crews. Ravelo-Renedo responded with Havana's counteroffer. In return for payment of up to $800,000 per vessel, the ambassador said, Cuba was prepared not only to ignore motherships detected in its waters, but to provide refueling and repair services in its ports. Upon leaving port, the vessels would be provided Cuban flags and gunboat escorts to the feeder boats out of the Florida Keys.”

 

In December 1982, four high-ranking Cuban officials were accused in absentia by a U.S. federal grand jury in Miami on drug smuggling charges:

 

1- Aldo Santamaría Cuadrado. At that time he was Vice Admiral and Chief of Cuban Navy. Then he was a member of the Central Committee of the ruling Communist Party of Cuba. He “would supervise in Cuba the protection and re-supply of ships transporting marijuana from Colombia to the United States by way of Cuba”, according to the indictment. Now in the town of Santa Fe, Havana, Cuba, a junior high school named after him! It’s unbelievable, but true.

 

2- René Rodríguez Cruz. At that moment he was president of the Cuban Institute of Friendship with the Peoples -often used as a cover for DGI intelligence activities. Then he was a member of the Central Committee of the ruling Communist Party of Cuba.

 

3- Fernando Ravelo Renedo, who used to be Cuba’s Ambassador in Colombia, and who at that moment are a high official in the Foreign Ministry. He is godfather of the daughter of Colombian drug trafficker Juan (Johnny) Crump. Crump is in the federal witness protection program.

 

4- Gonzalo Bassols Suárez, who at that time are minister-counselor in the Colombia Embassy.

 

Admiral Santamaría Cuadrado and Rodríguez Cruz were always known to be close friends of the Castro brothers.

 

In May 1983 accumulating evidence led Ronald Reagan to say, “We have strong evidence that high-level Cuban government officials have been involved in smuggling drugs into the United States.”

 

President Varela, I invite you to read Raúl Castro, Cartel Linked:

 

Files and a videotape that belonged to slain drug lord Pablo Escobar implicate Cuban leader Fidel Castro’s brother in Medellin cocaine cartel activities, a TV news program reported.

 

The videotape, portions of which were aired by the TV news program QAP on Monday night, showed a man identified only as David pleading with Escobar to let him live after surviving an assassination attempt.

 

You know I helped you with Raul Castro on the island with respect to the shipment,’ David says, referring to Cuba’s defense minister, who is Fidel’s brother.”

 

Pablo Escobar was the world’s most powerful drug trafficker.In 1987, Escobar controlled an estimated 40% of the Medellin drug cartel’s business, and had accumulated at least $3 billion over the years, Forbes reported. 

 

Jhon Jairo Velásquez aka ‘Popeye’ was Military head of the Medellin cartel. One of the closest to Escobar said that Fidel Castro connected to Escobar con his brother Raúl and thus a cocaine trafficking operation starts. Popeye reiterates the drug smuggling charges against Fidel and Raúl Castro

 

I invite you to read Pablo Escobar’s sister says the drug kingpin had relations with Fidel Castro and this book

 

Further evidence of just such Cuban government involvement was offered in the July 1988 trial of a Miami-based drug ring, in the course of which the U.S. government attorney charged “the evidence in the trial demonstrated that Cuban territory was used with the knowledge, approval and cooperation of the Cuban government. These were not simply a few low-level Cuban officials. They demonstrated knowledge at high levels of the Cuban defense establishment.”

 

The Castro brothers knew about the activities of their top officers and their coast guard, because in Cuba nothing moves without the knowledge of them.

 

On February 28, 1988, Cuban drug trafficking Reinaldo Ruíz, was arrested in Panama. Reinaldo was the cousin of Capt. Miguel Ruíz Poo of Cuba’s Ministry of the Interior.Reinaldo and his son Rubén were allowed by Cuban authorities to land their plane at the Varadero Beach airport for refueling after dropping their drug cargoes off the Cuban coast near the Bahamas. Drug smuggling fast boats would come from Florida to pick up the cargoes. Cuban coast guard radar monitored U.S. coast guard cutters and helped the fast boats evade them.

 

On April 10, 1987, Reinaldo Ruíz launched his first cocaine smuggling operation through Cuba with American co-pilot Richard Zzie.  The conspirators were to fly three hundred kilos of Colombian cocaine into Varadero packaged in Marlboro cigarette boxes, transfer them to speedboats and ship them off to Miami.  The returning plane was to fly clean, the drugs aboard the speedboats.  A Cuban MiG had escorted the original flight into Cuba.

 

On a second drug run Reinaldo Ruíz hired another pilot, a former nationalist Chinese air force pilot by the name of Hu Chang. Unbeknownst to Ruíz, Chang was a DEA informant who ran a small air taxi operation at Miami International Airport. Working with DEA agents, Chang and Ruben Ruíz picked up five hundred kilos of cocaine in Colombia and flew to Cuba. They landed at Varadero on May 9, 1987.  As in the previous operation, the cocaine was unloaded, taken to the Cuban Coast Guard safehouses and loaded onto the Miami bound speedboats.  At the end of the mission Chang was debriefed by DEA.  Reinaldo Ruíz eventually paid Chang $100,000.00, later turned over to DEA agents.

 

As part of the investigation DEA agents started videotaping Chang’s office.  Fifty hours of videos during the next few months iced the Cuba case. There were multiple discussions about high ranking officials and protection by the Castro regime. Important names were thrown about.   Raúl and Fidel Castro’s names kept coming up. Rubén Ruíz bragged about flying into military runways. 

 

On April 23, 1989, Reinaldo Ruíz (who died of a heart attack on New Year’s Eve in 1990) and Rubén were convicted of drug trafficking.

 

Two months later, on June 12, Division General Arnaldo Tomás Ochoa Sánchez was arrested in Havana. It was performed a drug-smuggling show trial: Fidel Castro betrayed two of his closest associates and sentenced them to death. I invite you to watch the video that show the show trial. Besides, Raúl Castro appeared on live television and gave an emotional speech.

 

One month later, on July 14, after of a trial of the type of the ‘Moscow Trials’ of the 1930s, Division General Arnaldo Ochoa Sánchez was shot with Colonel Antonio ‘Tony’ de la Guardia and Captains Antonio Padrón and Jorge Martínez.

 

One month later, on August 26, the trial begins against Fidel Castro’s trusted right hand, Division General José Abrantes Fernández, who headed the Ministry of Interior, the Cuban KGB. Seven were jailed for lengthy terms, including General Patricio de la Guardia and Division General Abrantes. Abrantes died in prison just two years later.

 

President Varela, everything indicates that the main purpose of the trials was to protect to Castro brothers from new revelations in U.S. courts about the relations between they and the Medellin cocaine cartel. I invite you to read Castro’s Final Hour, by Andrés Oppenheimer, an Argentine journalist whois the co-winner of the 1987 Pulitzer Prize.

 

On December 20, 1989, three months after of the trial against Division General José Abrantes Fernández, occurred the American invasion to Panama, code-named Operation Just Cause. The dictator Manuel A. Noriega was captured and brought to the United States for trial. He was convicted on charges of racketeering, money laundering and drug trafficking.

 

The federal grand jury that indicted Noriega heard testimony on Castro’s involvement in the drug business. For example, José Isabel Blandón Castillo, former Panama’s Consul-General in New York and one of the closest advisers to the dictator Noriega, declared that Fidel Castro was an active partner with Panamanian military strongman Noriega in a drug smuggling operation.”

 

According to Blandón:

 

Castro also acted as a mediator in a dispute between the Medellin Cartel and Noriega. The dispute when Noriega raided a Cartel laboratory in the Darien province of Panama in June, 1984… The Cartel decided to kill Noriega in revenge, and Noriega turned to Castro for help. At Noriega’s request, Blandon met with Castro in Havana on June 21 or 22, 1984. Castro recommended that Noriega return the $5 million in protection money and return the plant, personnel and equipment to the Cartel.”

 

President Varela, you know that Fidel Castroseverely damaged the Panamanian people. He supported Noriega knowing full well that he was a dictator Papa Doc Duvalier style: corrupt and cruel”. I repeat to you my invitation to read The process of political protest in Panama, 1968-1989, by Brittmarie Janson Pérez, a Panamanian anthropologist.

 

Excuse me,have you received my emails? It is the third time I write you about the Summit of the Americas. Why do not you answer me?

 

President Varela, I repeat the second email I sent to you. Can you answer my request please?

El secreto mejor guardado de Fidel Castro

4 de octubre de 2014

 

El periodista José Manuel Martín Medem indaga en uno de los misterios de la historia de Cuba: los fusilamientos del general Ochoa y el coronel De la Guardia en 1989 por narcotráfico y traición a la patria

 

En el libro ‘El secreto mejor guardado de Fidel’, publicado por La Catarata y del que aquí ofrecemos el primer capítulo, el que fue corresponsal en La Habana desvela una historia que tiene mucho que ver con la guerra secreta de Cuba contra el bloqueo norteamericano y las relaciones de poder dentro del Gobierno cubano

 

“Me llevaré a la tumba la conversación de Fidel con Tony.” Carlos Aldana le contó a un amigo del Partido Comunista de Cuba que estuvo con Fidel Castro en su despacho del Palacio de la Revolución cuando convenció a Antonio de la Guardia de que asumiera toda la responsabilidad por las operaciones de narcotráfico con el Cártel de Medellín.

 

En las grabaciones de esa conversación y de las reuniones de Raúl Castro con el general Arnaldo Ochoa (desarrollando un guión establecido por el Comandante) están las claves de los fusilamientos que serán decisivos en la valoración histórica de Fidel Castro. Es la tiñosa de Fidel, lo que en cubano significa la complicación que no sabes cómo quitarte de encima. Si no los fusilaba, se podía entender que habían cumplido sus órdenes. Al fusilarlos, cabe la posibilidad de que eliminara a los testigos de su intervención. Incluso que temiera el protagonismo del general Ochoa, por su influencia en las Fuerzas Armadas, cuando el Comandante en Jefe ya pronosticaba el desmerengamiento de la Unión Soviética, que iba a provocar severas tensiones en una Cuba sin recursos.

 

El 13 de julio de 1989 fueron fusilados, en las afueras de La Habana, el general Arnaldo Ochoa y el coronel Antonio de la Guardia, condenados por narcotráfico y traición a la patria.

 

La versión oficial publicada por el gobierno de Cuba establece que un grupo de oficiales del Ministerio del Interior, dirigidos por Tony de la Guardia, organizó quince operaciones de narcotráfico, entre enero de 1987 y abril de 1989, para introducir en Estados Unidos, pasando por la isla, seis toneladas de cocaína del Cártel de Medellín, por lo que cobraron tres millones y medio de dólares. El general Ochoa habría intentado, sin conseguirlo, una asociación personal y directa con Pablo Escobar.

 

La traición a la patria se producía porque los fusilados habían puesto en las manos de la Administración Bush la posibilidad de acusar al gobierno de Cuba por su supuesta participación en el narcotráfico, pudiendo justificar así cualquier agresión.

 

Estaban infiltrados por la DEA (Drug Enforcement Administration, en su siglas en inglés; en castellano, Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas) y por la CIA los contactos de los oficiales cubanos con el Cártel de Medellín y los lancheros que llevaban a Miami la cocaína transportada en aviones desde Colombia a Varadero.

 

La solidaridad incondicional considera que Fidel Castro fue traicionado por los corsarios del Departamento MC (Moneda Convertible) que, en el Ministerio del Interior, estaban encargados de las operaciones secretas para romper el bloqueo y abastecer a Cuba de tecnología procedente de Estados Unidos. Los que acusan al Comandante dicen que fusiló a los que cumplían sus órdenes para ocultar así su responsabilidad en el narcotráfico.

 

Veinticinco años después, se repiten las tres preguntas fundamentales: ¿era posible organizar operaciones de narcotráfico a través de Cuba sin la autorización de Fidel Castro?; ¿podía arriesgarse el Comandante en operaciones que Estados Unidos detectaría con facilidad y que le daban a Washington el argumento definitivo para atacar la isla?; ¿por qué la Administración Bush no aprovechó la oportunidad?

 

Carlos Aldana era entonces el jefe del Departamento Ideológico del Partido Comunista de Cuba (PCC). Considerado incluso el número tres, después de los hermanos Castro.

 

Ha confirmado que Fidel Castro habló con Tony de la Guardia, pero dice que se llevará esa conversación a la tumba. Ileana, la hija de Tony, ahora en el exilio, asegura que el Comandante traicionó a su padre porque le prometió que no sería fusilado si asumía toda la responsabilidad del narcotráfico.

 

Fidel Castro no habló con Arnaldo Ochoa, el general con más prestigio en las Fuerzas Armadas de Cuba. Se lo encargó a su hermano Raúl, con instrucciones muy precisas, como él mismo ha reconocido en los dos libros publicados por el gobierno de Cuba con su versión oficial. Buscando en esos textos se encuentran las palabras de Fidel Castro, que confirman el fracaso de la presión sobre Ochoa. “No coopera, no quiso asumir toda la responsabilidad.” Lo dijo el líder en la sesión del Consejo de Estado que ratificó por unanimidad las penas de muerte.

 

Permanece, desde entonces, la sensación de que incluir a Ochoa en aquel juicio pudo ser una operación preventiva contra un general con mucha autoridad entre los militares, considerado simpatizante de la perestroika y que reclamaba reformas.

 

Después de los fusilamientos fue destituido José Abrantes, ministro del Interior, por negligencia al no haber detectado el narcotráfico. Murió en prisión. Si el ministro del Interior tuvo responsabilidad al no controlar a sus subordinados, ¿no se debía aplicar el mismo razonamiento al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Raúl Castro, por la supuesta traición del general Ochoa?

 

El coronel Tocororo asegura que “a Tony, que cumplía sus órdenes, Fidel lo fusiló como si fuera el único responsable del narcotráfico, haciéndole creer que no lo ejecutaría si se sacrificaba por la Revolución, y al general Ochoa, capaz de guapearle al Comandante, lo fusiló por reclamar las reformas que ahora está haciendo Raúl”.

 

El coronel protege su identidad con el nombre del pájaro, el tocororo, que lleva en su plumaje los colores de la bandera cubana: rojo, blanco y azul. El coronel Tocororo sabe bastante más de lo que dice, pero advierte que el cuento completo solo se conocerá si José Abrantes dejó su testimonio para que un amigo lo publique después de la muerte de Fidel Castro. “Solo Pepe —insiste— tenía todo el expediente de la tiñosa.”

 

Fidel Castro dijo de Felipe González y de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) lo mismo que se le puede aplicar al Comandante sobre la conexión cubana del narcotráfico: es imposible que no lo supiera.

 

En La autobiografía de Fidel Castro (2004), Norberto Fuentes imagina el siguiente monólogo: “Una vez Pepe me dijo que los compañeros del M-19 le habían propuesto cambiarnos drogas por fusiles. Yo le respondí que ni loco. Y con el M-19 menos. Nunca han sido de mi confianza. Pero ese es el tipo de asuntos que jamás me pueden plantear y mucho menos bajo techo y con lenguaje tan abierto. Claro, yo me percataba de que eran cuestiones demasiado peliagudas para que Pepe se decidiera a resolverlas solo, por lo que las despachaba conmigo para saber cuál era mi reacción y medir, por mi nivel de ira o rotunda negativa, el margen verdadero de acción que a él le quedaba y si era aconsejable actuar o si lo hacía a riesgo de navegar a solas o si suspendía la jugada”.

 

El general Juan Escalona, fiscal en el juicio militar sumarísimo, fue el artífice de la cuestionable acusación por “un delito de narcotráfico configurante de traición a la patria”.

 

Los editoriales del Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, cuya redacción se atribuye a Fidel Castro1, impusieron la versión oficial de que “han atentado contra el prestigio internacional de Cuba, que es la fuerza fundamental con la que nos defendemos de las agresiones del imperio, poniendo en peligro no solo el prestigio sino la seguridad de nuestro país”, que esa deslealtad “conduce siempre a la traición política” y que hubo incluso “el riesgo de una deserción”. El Tribunal Militar asumió que las operaciones para introducir cocaína en Estados Unidos le daban la excusa a Washington para agredir a la isla y se configuraba así la traición a la patria que, según la Constitución de Cuba, “es el más grave de los crímenes y quien la comete está sujeto a las más severas sanciones”. El Granma llegaba a la conclusión de que “el gobierno de Estados Unidos estaba reuniendo pruebas y preparando un grueso expediente contra nuestra patria, tal vez pensando en reclutar futuros agentes de la CIA entre los implicados sobre la base del chantaje”.

 

Desde el mes de mayo de 1983, se mantenía la acusación del presidente Ronald Reagan: “Estados Unidos tiene claras evidencias de que funcionarios de alto nivel del gobierno de Cuba están involucrados en el narcotráfico hacia Estados Unidos”. Y también la pregunta dirigida a Fidel Castro: “¿Son funcionarios renegados o con autorización del gobierno?”.

 

La gran paradoja era que, mientras desde Washington se acusaba a Cuba, simultáneamente se descubría que, en Estados Unidos, la Administración Reagan había financiado a los contras antisandinistas con los beneficios de una red de narcotraficantes bolivianos, colombianos y mexicanos que introducían la cocaína en territorio norteamericano con aviones de la CIA.

 

¿Por qué no se produjo en 1963 la invasión de Cuba, que era uno de los objetivos del asesinato del presidente Kennedy? ¿Por qué el presidente Johnson ordenó parar las acusaciones contra Fidel Castro, cuando todo había sido preparado por la CIA para presentar a Oswald como el asesino dirigido desde Cuba? ¿Por qué no hubo una represalia de la Administración Bush contra la Revolución Cubana en 1989 cuando tenían las pruebas sobre el narcotráfico desde Colombia hacia Estados Unidos a través de la isla?

 

Cuesta creer que Fidel Castro no supiera que sus corsarios dedicados a romper el bloqueo hubieran organizado una red de narcotráfico. Pero tampoco que Fidel Castro fuera tan imprudente como para facilitarle al gobierno de Estados Unidos las pruebas sobre su implicación en el narcotráfico, que justificarían cualquier agresión.

 

En tres años, Estados Unidos se apoderó de México, Panamá, Nicaragua y Colombia, manejando el narcotráfico como un instrumento de su política internacional. En 1988, 1989 y 1990, los países más afectados por las operaciones del Cártel de Medellín fueron intervenidos por los gobiernos de los presidentes Reagan y Bush. Menos Cuba. En México, Panamá, Nicaragua y Colombia las consecuencias de la triangulación de la CIA con los narcotraficantes y los contras determinaron una drástica reducción de su soberanía nacional. En Cuba, el desenlace de la crisis provocada por la “conexión cubana” con el narcotráfico consolidó el poder absoluto de Fidel Castro.

 

La complicidad de la Administración Reagan con el narcotráfico creó las condiciones en México para su tremendo desarrollo posterior, su hegemonía sobre las mafias colombianas y el establecimiento de un poder, la narcopolítica, que ha corrompido al Estado y carcome la democracia. Reagan consintió el fraude electoral del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1988 y Bush tapó las evidencias sobre la implicación del nuevo presidente en el narcotráfico a cambio de que el neoliberal Carlos Salinas de Gortari entregara a su país en la negociación del Tratado de Libre Comercio.

 

La Administración Bush se apoderó de Panamá con la invasión de 1989. La excusa fue la vinculación con el narcotráfico del general Manuel Antonio Noriega, como si no hubiera sido el cómplice de la Administración Reagan en el acuerdo de la CIA con las mafias de la cocaína de Bolivia, Colombia y México para financiar la guerra terrorista contra el gobierno sandinista de Nicaragua. Los diez años de acoso de los contras dirigidos por Washington provocaron la derrota electoral de los sandinistas en 1990 y la recuperación del control estadounidense sobre Nicaragua.

 

En Colombia, el presidente neoliberal César Gaviria, después recompensado con la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, se sometió a los intereses de Estados Unidos con la apertura económica y rindió la soberanía nacional mediante la alianza de sus fuerzas de seguridad con la CIA, el Cártel de Cali y los paramilitares en la cacería de Pablo Escobar. Eliminaron al colaborador de Reagan en la guerra de los contras. Con esa alianza se fortalecieron los paramilitares, que dominaron el narcotráfico y organizaron con su poder criminal la narcopolítica, que llevaría a la presidencia a Álvaro Uribe.

 

La supuesta guerra contra las drogas fue en realidad una palanca de la política internacional de Estados Unidos en América Latina, que cambió radicalmente el escenario de los países más afectados. Menos en Cuba.

 

Solo se podrá saber la verdad sobre la actitud de los sucesivos gobiernos de Estados Unidos contra la Cuba de Fidel Castro a partir de la verdad en la respuesta a la pregunta fundamental: ¿cuál fue el pacto de 1963, renovado en 1989? 

 

Nota: José Manuel Martín Medem es un comunista español que fue corresponsal de RTVE en Cuba.

Cuba y el narcotráfico en 1984 (Part. I)

Cuba y el narcotráfico en 1984 (Part. II)

El ‘narco’ Lehder implica a Fidel y Raúl Castro

en el tráfico de cocaína

Claudia Baca

22 de noviembre de 1991

 

Raúl Castro, el hermano de Fidel, autorizó al cartel de Medellín a sobrevolar Cuba para transportar droga a EE UU, según testificó el miércoles el narco colombiano Carlos Lehder al declarar en Miami en el juicio contra el ex dirigente panameño Manuel Antonio Noriega. Lehder dijo que se reunió dos veces con Castro entre 1981 y 1983.

 

Lehder, uno de los nueve miembros de la dirección inicial del cartel de Medellín, cumple condena perpetua en Estados Unidos por tráfico de cocaína. Testificó a cambio de una revisión de su sentencia y de su traslado a una institución penal menos rígida. Consiguió también que su familia pueda vivir en Estados Unidos. El narco colombiano aseguró que el cartel estuvo transportando cocaína a través de Nicaragua bajo la “coordinación” del Gobierno cubano. Su “conexión” en Nicaragua, dijo, era Federico Vaughan, un ayudante del ministro del Interior del Gobierno sandinista, Tomás Borge.

 

Carlos Lehder aclaró, sin embargo, que no sabía si Vaughan estaba trabajando con Borge en este tema. Dijo que el máximo jefe del cartel, Pablo Escobar, hizo él mismo los arreglos oportunos en Nicaragua en 1984 para el transporte de las drogas, y aseguró que hubo vuelos con cocaína por ese país. No era sin embargo el Gobierno sandinista, sino el Gobierno cubano, el que dirigía este tráfico, precisó, añadiendo que “los nicaragüenses no movían un dedo a menos que los cubanos se lo dijeran”. Según explicó, el coordinador de las operaciones en Nicaragua, de las que no dio detalles, era el cubano Manuel Piñeiros, Barba Roja, que fue jefe del espionaje en su país, y con quien dijo que se reunió en varias oportunidades en Nicaragua durante los siete meses que vivió en este país en 1984.

 

Lehder también aseguró que Fidel Castro medió en 1984 entre Noriega y el cartel de Medellín para resolver una disputa que surgió a raíz de la destrucción de un laboratorio de cocaína en la selva panameña, por cuya protección los narcotraficantes habían pagado a Noriega cinco millones de dólares. Según Lehder, Castro representó a Noriega en esas negociaciones, mientras el ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen acudió en nombre del cartel. [López Michelsen afirmó ayer a un diario de Miami que las declaraciones de Lehder son “un montón de metiras”.]

 

Lehder ofreció también abundantes detalles sobre sus tratos con Noriega entre 1982 y 1984 para el transporte de cocaína por Panamá. El dirigente panameño tuvo, según dijo, varios encuentros cara a cara con miembros de la plana mayor del cartel tanto en Panamá como en Medellín, y además les dio la bienvenida en mayo de 1984 cuando se trasladaron a Panamá huyendo de Colombia después del asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla.

 

 

De acuerdo con su testimonio, primero pagaron a Noriega mil dólares por kilo transportado. Luego acordaron darle 150.000 dólares por vuelo, suma que subió más tarde a 200.000 dólares. Pero el ex general acabó exigiendo participar como “inversor” en los negocios del cartel. Noriega, añadió Lehder, les proporcionó en 1983 las fotografías, nombres y direcciones de todos los agentes de narcóticos norteamericanos en Panamá.

Seleccione idioma

José Martí: El que se conforma con una situación de villanía, es su cómplice”.

Mi Bandera 

Al volver de distante ribera,

con el alma enlutada y sombría,

afanoso busqué mi bandera

¡y otra he visto además de la mía!

 

¿Dónde está mi bandera cubana,

la bandera más bella que existe?

¡Desde el buque la vi esta mañana,

y no he visto una cosa más triste..!

 

Con la fe de las almas ausentes,

hoy sostengo con honda energía,

que no deben flotar dos banderas

donde basta con una: ¡La mía!

 

En los campos que hoy son un osario

vio a los bravos batiéndose juntos,

y ella ha sido el honroso sudario

de los pobres guerreros difuntos.

 

Orgullosa lució en la pelea,

sin pueril y romántico alarde;

¡al cubano que en ella no crea

se le debe azotar por cobarde!

 

En el fondo de obscuras prisiones

no escuchó ni la queja más leve,

y sus huellas en otras regiones

son letreros de luz en la nieve...

 

¿No la veis? Mi bandera es aquella

que no ha sido jamás mercenaria,

y en la cual resplandece una estrella,

con más luz cuando más solitaria.

 

Del destierro en el alma la traje

entre tantos recuerdos dispersos,

y he sabido rendirle homenaje

al hacerla flotar en mis versos.

 

Aunque lánguida y triste tremola,

mi ambición es que el sol, con su lumbre,

la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!

en el llano, en el mar y en la cumbre.

 

Si desecha en menudos pedazos

llega a ser mi bandera algún día...

¡nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!...

 

Bonifacio Byrne (1861-1936)

Poeta cubano, nacido y fallecido en la ciudad de Matanzas, provincia de igual nombre, autor de Mi Bandera

José Martí Pérez:

Con todos, y para el bien de todos

José Martí en Tampa
José Martí en Tampa

Es criminal quien sonríe al crimen; quien lo ve y no lo ataca; quien se sienta a la mesa de los que se codean con él o le sacan el sombrero interesado; quienes reciben de él el permiso de vivir.

Escudo de Cuba

Cuando salí de Cuba

Luis Aguilé


Nunca podré morirme,
mi corazón no lo tengo aquí.
Alguien me está esperando,
me está aguardando que vuelva aquí.

Cuando salí de Cuba,
dejé mi vida dejé mi amor.
Cuando salí de Cuba,
dejé enterrado mi corazón.

Late y sigue latiendo
porque la tierra vida le da,
pero llegará un día
en que mi mano te alcanzará.

Cuando salí de Cuba,
dejé mi vida dejé mi amor.
Cuando salí de Cuba,
dejé enterrado mi corazón.

Una triste tormenta
te está azotando sin descansar
pero el sol de tus hijos
pronto la calma te hará alcanzar.

Cuando salí de Cuba,
dejé mi vida dejé mi amor.
Cuando salí de Cuba,
dejé enterrado mi corazón.

La sociedad cerrada que impuso el castrismo se resquebraja ante continuas innovaciones de las comunicaciones digitales, que permiten a activistas cubanos socializar la información a escala local e internacional.


 

Por si acaso no regreso

Celia Cruz


Por si acaso no regreso,

yo me llevo tu bandera;

lamentando que mis ojos,

liberada no te vieran.

 

Porque tuve que marcharme,

todos pueden comprender;

Yo pensé que en cualquer momento

a tu suelo iba a volver.

 

Pero el tiempo va pasando,

y tu sol sigue llorando.

Las cadenas siguen atando,

pero yo sigo esperando,

y al cielo rezando.

 

Y siempre me sentí dichosa,

de haber nacido entre tus brazos.

Y anunque ya no esté,

de mi corazón te dejo un pedazo-

por si acaso,

por si acaso no regreso.

 

Pronto llegará el momento

que se borre el sufrimiento;

guardaremos los rencores - Dios mío,

y compartiremos todos,

un mismo sentimiento.

 

Aunque el tiempo haya pasado,

con orgullo y dignidad,

tu nombre lo he llevado;

a todo mundo entero,

le he contado tu verdad.

 

Pero, tierra ya no sufras,

corazón no te quebrantes;

no hay mal que dure cien años,

ni mi cuerpo que aguante.

 

Y nunca quize abandonarte,

te llevaba en cada paso;

y quedará mi amor,

para siempre como flor de un regazo -

por si acaso,

por si acaso no regreso.

 

Si acaso no regreso,

me matará el dolor;

Y si no vuelvo a mi tierra,

me muero de dolor.

 

Si acaso no regreso

me matará el dolor;

A esa tierra yo la adoro,

con todo el corazón.

 

Si acaso no regreso,

me matará el dolor;

Tierra mía, tierra linda,

te quiero con amor.

 

Si acaso no regreso

me matará el dolor;

Tanto tiempo sin verla,

me duele el corazón.

 

Si acaso no regreso,

cuando me muera,

que en mi tumba pongan mi bandera.

 

Si acaso no regreso,

y que me entierren con la música,

de mi tierra querida.

 

Si acaso no regreso,

si no regreso recuerden,

que la quise con mi vida.

 

Si acaso no regreso,

ay, me muero de dolor;

me estoy muriendo ya.

 

Me matará el dolor;

me matará el dolor.

Me matará el dolor.

 

Ay, ya me está matando ese dolor,

me matará el dolor.

Siempre te quise y te querré;

me matará el dolor.

Me matará el dolor, me matará el dolor.

me matará el dolor.

 

Si no regreso a esa tierra,

me duele el corazón

De las entrañas desgarradas levantemos un amor inextinguible por la patria sin la que ningún hombre vive feliz, ni el bueno, ni el malo. Allí está, de allí nos llama, se la oye gemir, nos la violan y nos la befan y nos la gangrenan a nuestro ojos, nos corrompen y nos despedazan a la madre de nuestro corazón! ¡Pues alcémonos de una vez, de una arremetida última de los corazones, alcémonos de manera que no corra peligro la libertad en el triunfo, por el desorden o por la torpeza o por la impaciencia en prepararla; alcémonos, para la república verdadera, los que por nuestra pasión por el derecho y por nuestro hábito del trabajo sabremos mantenerla; alcémonos para darle tumba a los héroes cuyo espíritu vaga por el mundo avergonzado y solitario; alcémonos para que algún día tengan tumba nuestros hijos! Y pongamos alrededor de la estrella, en la bandera nueva, esta fórmula del amor triunfante: “Con todos, y para el bien de todos”.

Como expresó Oswaldo Payá Sardiñas en el Parlamento Europeo el 17 de diciembre de 2002, con motivo de otorgársele el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2002, los cubanos “no podemos, no sabemos y no queremos vivir sin libertad”.